PARTES de PRENSA - E-MAIL - QUIENES SOMOS - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS -
AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS









LOS CONVERTIDORES CATALÍTICOS

Extractado del "Capítulo 6: Asbestos y Otros Mitos",
del libro Ecología: Mitos y Fraudes de Eduardo Ferreyra

Originariamente, se suponía que estos dispositivos eliminarían de la atmósfera a dos de los más "peligrosos" contaminantes conocidos por el hombre, el dióxido de azufre y el dióxido de nitrógeno que, como todos saben, son gases rutinaria-mente presentes en los escapes de los automóviles. Veamos una lista de estos componentes:

  • monóxido de carbono (CO), de la combustión incompleta del combustible
  • dióxido de carbono (CO2), de la combustión completa del combustible
  • vapor de agua (H2O)
  • óxidos de nitrógeno (NO, N2, N2O, NO2, etc.)
  • óxidos de azufre (SO, SO2, etc.)
  • hidrocarburos varios (HX – CY, etc.) cíclicos y cadenas de todo tipo.

Básicamente, estos gases pasan desde el motor al convertidor catalítico en casi todos los vehículos actualmente en uso. Todo aquello que ingresa al convertidor sale por el otro extremo, átomo por átomo. Nada "desaparece", nada permanece en el convertidor. Todo lo que el convertidor hace es "convertir" una substancia en otra, y lo hace mediante la ionización de los diferentes gases que pasan a través suyo.

De manera breve, cuando el dióxido de carbono pasa por un convertidor, hace contacto con el platino que está en su interior, y es descompuesto en iones de carbono y oxígeno. Cuando el agua es descompuesta, forma iones de hidrógeno y oxígeno. Lo mismo sucede con cualquier otro gas que ingresa al convertidor catalítico.

Sin embargo, ninguno de los iones así formado sale del convertidor bajo la forma de ion. Sólo pueden permanecer en la forma de iones en presencia del platino catalizador. A medida que salen del convertidor y viajan por el caño de escape hacia su salida al exterior, todos los iones negativos se combinan otra vez con cualquier otro ion positivo que se ponga a su alcance, sin ninguna discrimi-nación ni regla fija.

Así es como un ion de azufre libre puede combinarse con uno de hidrógeno, en lugar de hacerlo con uno de oxígeno. De la misma forma, también un ion de nitrógeno puede combinarse con uno de hidrógeno y uno de carbono.

La misma reacción elimina algo del dióxido de azufre del escape al formar sulfito de hidrógeno, que es un gas letal. La otra reacción elimina algo del dióxido de nitrógeno formando cianuro de hidrógeno, un gas tan letal que se usaba para ejecutar criminales en las cámaras de gas de muchos estados de Norteamérica.

Otro problema es que mucho de lo que ingresa al convertidor pasa a través suyo sin ser "convertido" a nada. Esto es porque nada que lo que la humanidad ha diseñado es 100% eficiente. También se debe a que ninguna reacción química puede llegar jamás a completarse totalmente. (El sensor que los inspectores colocan en la salida de los escapes es prueba de esto, porque no se está midiendo si uno contamina o no al aire, sino cuánta es la contaminación que se produce).

De manera que los automovilistas en realidad están cambiando los relativamente inofensivos dióxidos de nitrógeno y azufre por dos de los más peligrosos gases conocidos por el hombre. Todos están familiarizados con el olor a "huevo podrido" que sus autos emiten de vez en cuando: es el olor al sulfito de hidrógeno. También hemos olido a veces un "aroma perfumado" proveniente de los escapes: no sólo es el olor del cianuro sino también de anilinas, nitrilos y otros compuestos producto de la combinación de hidrocarburos y nitrógeno.

Un componente final de la polución de los automóviles puede incluir hidrocarburos, o grandes moléculas de combustible sin quemar. Un buen afinado del motor puede reducir esto a niveles tolerables, aún para los ecologistas más empedernidos. Al mismo tiempo, si el azufre y el nitrógeno fuesen eliminados de la gasolina en las mismas refinerías, el uso de los convertidores catalíticos sería totalmente inútil e innecesario. ¿Por qué no se le ha ocurrido antes a nadie?

Sin embargo, existe otra fuente de hidrocarburos atmosféricos que no ha sido controlada: las vacas! Las vacas de Norteamérica "eructan" anualmente unas 50 millones de toneladas de hidrocarburos a la atmósfera. Súmele la producida por el resto de todos los rumiantes del mundo y trate de imaginar el efecto que tiene sobre la atmósfera. No existe ninguna tecnología para controlar estas emisiones y, si contribuyen o no a formación de ozono, es algo que se ignora, pero demuestra la complejidad de la química atmosférica.



Volver ARRIBA           Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral


Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?