POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba




Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra
Apoye la edición independiente: compre este libro en Lulu.


Click to get your own widget
CO2 vs. Temps



Estado del Niño/Niña


Hielo Marino


Temperatura Polo Norte


Pronósticos del Tiempo


Blogs: escépticos del clima en Inglés

William M. Briggs
Climate Audit
Climate Change Facts
Climate Change Fraud
Climate Police
Climate Resistance
Climate Scam
Climate Science
CO2 Science
CO2 Sceptics
Friends of Science
Global Climate Scam
Global Warming Heretic
Global Warming Hoax
Global Warming Skeptic
GlobalWarming.org
Greenie Watch
Bruce Hall
Warwick Hughes
Lucia Liljegren
Jennifer Marohasy
Warren Meyer
Maurizio Morabito
Luboš Motl
Tom Nelson
Newsbusters climate
Niche Modeling
Planet Gore
Really Real Climate
Roger Pielke Sr.
Fred Singer
David Stockwell
Philip Stott
Anthony Watts
World Climate Report

Videos de Interés
Penn and Teller -Genial!

El Gran Timo del Calentamiento Global

El Gran Timo...
en 8 partes breves
      ARTICULOS
RECOMENDADOS


Estudios Solares de Theodor Landscheidt



¿Cómo destruyen la capa de ozono los halógenos?


Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC

Agosto 8, 2010

Quora es un sitio web donde se pueden encontrar las preguntas más disparatadas que alguien pueda imaginar. La mayoría son expresiones de una ingenuidad cando-rosa y conmovedora que, más que causarnos gracia, en realidad deberían de preocuparnos muy seriamente porque revela la pasmosa ignorancia que cunde por el mundo sobre temas que tienen la importancia suficiente como alterar y modificar de manera catastrófica a nuestra sociedad y nuestros modos de vida.

Otra característica predominante de las preguntas en Quora es que parten de bases aceptadas por la ignorancia colectiva, y dan por ciertos conceptos o teorías que no lo son. De manera abrumadora, esos conocimientos errados se circunscriben a temas como el “cambio climático”, la “capa de ozono, su agujero y los CFC”, y algunos otros pocos temas más, como el socialismo, capitalismo, y comunismo. Esta vez alguien preguntó lo que es el titular de este artículo: “¿Cómo destruyen la capa de ozono los halógenos?”. Mi respuesta a continuación, y al final algún agregado aclaratorio.

Dejando de lado al hecho que se trata de un fenómeno natural, dinámico, sin participación de la química en la disminución de la concentración de ozono en la Antártida, hay varias evidencias de que los CFCs no reaccionan con las moléculas de ozono en ninguna parte del mundo. Vamos por partes:
  1. Los CFCs tienen un peso atómico que varía entre 121 y 137. Eso los hace entre 4,10 y 4,66 veces más pesados que la atmósfera, cuya densidad es 29,01. Molécula por molécula, los freones (F11 y F-12), pesan 2,46 veces más que el hierro cuya densidad es 55,8. Eso significa que, cuando los CFCs son liberados de los dispositivos de refrigeración caen al suelo de inmediato. Eran usados ampliamente en la industria fotográfica para formar una lámina de pocos micrones de espesor sobre las cubetas con reveladores (altamente oxidables), para impedir que el oxígeno tomase contacto con ellos y degradasen su potencia reductora de las sales de plata. Los CFC no se evapo-ran, sino que se mantienen estables sobre la superficie de los líquidos, y no se combinan con ningún otro elemento o producto en la Tierra. Por ello, al no combinarse con el oxígeno no son inflamables y los halones eran usados como los más efectivos gases para apagar incendios de manera instantánea. La prohibición de los halones ha causado una gran cantidad de muertes en incendios que podrían haberse evitado a segundos haberse iniciado, en especial en accidentes de aviones de pasajeros durante el aterrizaje.

    Los CFCs se introducen en grietas y agujeros en el suelo donde no están sujetos a la acción de vientos y corrientes convectivas que podrían llevarlos hasta la estratosfera. De tal manera, los CFCs han sido llevados por los vientos hasta los océanos en cuyo fondo se encuentran millones de tonela-das. Este gráfico lo muestra claramente:

  2. Sin embargo, los huracanes y tornados tienen la fuerza convectiva como para elevar grandes pesos hacia la estratosfera y la tropopausa, como polvo volcánico, hojas, y moléculas de CFCs. De los estudios hechos sobre este tema muestran que la cantidad de freones presentes en la estratosfera es insignificante, del orden de las 5 partes por billón en volumen (5 ppt, en trillones america-nos), y la altura máxima a las que son detectados es entre los 32 y 35 kilómetros de altitud.

    La radiación ultravioleta de la banda C (UV-C) es la necesaria para que la molécula de los CFCs pueda ser disociada y pierda su átomo de cloro, ese átomo que es acusado de ir vagando por el espacio y destruyendo a la capa de ozono. Lo real es que la radiación UV-C no alcanza a llegar hasta esos 32 km donde estarían las escasísimas moléculas de freones, porque es absorbida en su totalidad por el nitrógeno (N2) y el oxígeno (O2). De tal manera los rayos UV-C no llegan a tocar a las moléculas de CFCs.

    La radiación UVB, por otro lado, estuvo disminuyendo en los Estados Unidos desde 1974 hasta 1984, según el monitoreo que hacía la red nacional de monitores de UV, precisamente du-rante el período de la mayor alarma por la supuesta disminución del ozono en la famosa capa. El Dr. Joseph Scotto, del Biostatistic Branch del National Cancer Institute de Estados Unidos, presentó dura evidencia de que la concentración de ozono estuvo aumentando (y la radiación UV disminu-yendo) por medio de datos que se reflejan en el gráfico de abajo:

    Scotto et al., "Biological Effective Ultraviolet Radiation: Surface
    Measurements in the United States, 1974–1985", Science, Feb. 12, 1988

    La información que alarmaba a la población y a los grandes medios la daba el Ozone Trends Panel de la NASA el 15 de marzo de 1988 anunciando que la capa de ozono sobre EEUU y Europa había disminuido un 3% entre 1969 y 1968. La información de Scotto y de los monitores de radiación UV indicaron que, al contrario, la radiación UV sobre EEUU había disminuido 7% entre 1974 y 1985. El establishment alarmista reaccionó de inmediato y los fondos para investigación del Dr. Scotto fueron cancelados y la red de monitores de radiación UV fue desmantelada. Además, Scotto, que era una autoridad mundial sobre cáncer, dejó de recibir subsidios de investigación y por ellos no puede viajar dando conferencias sobre sus descubrimientos acerca de la disminución de la radiación UV es escala mundial. El establishment alarmista es muy eficaz a la hora de mantener silenciados a los disidentes y escépticos de sus hipótesis, manteniéndolos en el famoso "Cono del silencio" tan famoso desde las aventuras del Super Agente 86, el espía del Recontraespionaje.



    Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:


    comments powered by Disqus


    Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

    Usted es el visitante No:
    desde Diciembre 2006


    Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

    Locations of visitors to this page

    Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

    Speakeasy Speed Test


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?
    Ranking entre sitios de la web


    Usted es el visitante número

    desde Noviembre 28, 2008
    Vea aquí nuestras estadísticas


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?