PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Aleluya! El Servicio Meteorológico Nacional
no menciona a los CFC en relación al ozono!

Por Eduardo Ferreyra

Algo raro está pasando en el mundo. Primero, la OMS le da un "certificado de salud" al DDT para combatir a la malaria –y a la vinchuca en Argentina y Sudamérica? Luego vemos que en la página del Servicio Meteorológico Nacional donde se trata el tema de la "destrucción" de la capa de ozono (¿por qué no podrán usar el término correcto: disminución estacional?), la referencia a los villa-nos de antaño, los CFC, o cloro-fluoro-carbonos brilla por su ausencia. Aleluya!

Dice el SMN en su sitio web, aunque de manera extractada para hacer menos penoso el proce-so de conocer finalmente a la verdad, que está muy bien expuesta por los técnicos del SMN - sin embargo no resisto la tentación de insertar algún que otro comentario:

El "AGUJERO DE OZONO" ANTARTICO - Año 2006

Fecha: Buenos Aires, 31 de Agosto de 2006.

Como cada primavera está comenzando el proceso de destrucción de la Capa de Ozono Antár-tica Estratosférica...!

La “destrucción” de la Capa de Ozono es un proceso estacional de disminución de la cantidad de ozono antártico en ese nivel de la atmósfera. Este fenómeno (Agosto-Noviembre), con un máxi-mo generalmente que se presenta en el mes de Octubre. La concentración de ozono disminuye en algunos lugares hasta casi dos tercios de su valor normal. Esta disminución abrupta se denomina “Agujero de Ozono”. […] Las radiaciones del espectro de UV tienen longitudes de onda más breves que la luz visible. Las radiaciones UV con longitudes de onda de 280 a 315 nanómetros* se denomina UV-B y son nocivas para la vida.

En realidad aquí deberían haber dicho la verdad completa y no sólo una “media verdad”. Ya sabemos que todos los problemas que existen en la tierra no son causados por las grandes mentiras sino por la repetición constante de medias verdades, por eso es que hay que decir todo aquello que nos duela –o callar para siempre.

En verdad, si no existiese la radiación UV-B los humanos no habríamos sobrevivido en este mundo. La radiación UV-B en exceso es nociva para la vida, sí. Una ausencia de UV-B es también nociva para la vida. Sin UV-B llegando a la piel los seres humanos son incapaces de sintetizar sobre ella a las vitaminas D y E. Ambas son esenciales para la supervivencia de la especie. Sin vitamina D en el organismo, se produce una deficiencia de la fijación del calcio en los huesos.

Se produce la enfermedad conocida como “raquitismo”, que era endémica entre los niños de Lon-dres de fines del siglo 18 hasta fines del siglo 19, y de otras ciudades donde las espesas nubes de humo de las fábricas que quemaban carbón impedían la llegada de los rayos del Sol a la superficie. Los niños sufrían de una crónica falta de calcio en sus huesos y eran raquíticos. Pero no se detiene allí el asunto de “nocivo para la vida”.

Sin radiación UV-B no existiría la fotosíntesis, y sin ella no existirían las plantas, sin las plantas no habría ni comida ni oxígeno sobre la Tierra. Sigue pensando usted que la radiación UV-B es nociva para la vida –o es realmente indispensable? Sigue el SMN:

Durante el tiempo en que el "agujero de ozono" se encuentra sobre la Antártida o sobre el sur de América del Sur, los seres humanos, la flora y la fauna en dichas regiones están expuestos a intensidades de radiación UV-B superiores a los valores normales, para esas latitudes y época del año.

Esos valores de radiación son ligeramente superiores a los que normalmente se registran en esas latitudes en diciembre y enero. Sin embargo, no hay que alarmarse porque estas radiaciones son similares a las que se registran durante este período, en el centro y norte de la Argentina e infe-riores a los que se registran durante el verano en esta región.

Cuando se habla de normal o anormal en materia de exposición a las radiaciones es siempre bue-no cuantificar los valores que se registran en la superficie. Los científicos del LAGE, de la Univer-sidad de Buenos Aires, Isidro Orlansky y Ernesto A. Martínez, durante el mes de octubre de 1988, midieron los valores de la radiación que pasaba a través de un mini-agujero de ozono sobre Ushuaia, y determinaron que eran de unos 125 watts/m2. De acuerdo a sus declaraciones a la prensa: “Los valores típicos de radiación global (de acuerdo a los promedios anuales) son de 300 watts/ m2 en Buenos Aires; alrededor de 100 a 150 watts/m2 en Tierra del Fuego; y de unos 100 watts/m2 en la Antártida. Los niveles de radiación UV directamente debajo del Agujero de Ozono no alcanzan a los niveles promedio que se encuentran en Buenos Aires».

En otras palabras, cuando en as regiones australes cercanas al polo, o en Tierra del Fuego, la radiación UV-B incidente llega a los 100-150 w/m2, en Buenos Aires o Córdoba, están llegando a más del doble, esto es, de 300 w/m2 para arriba. Decir la verdad completa no cuesta nada.

Entonces, podemos decir que las consecuencias del aumento de la radiación ultravioleta sobre la salud de los habitantes del sur de nuestro continente, donde se encuentra el “Agujero de Ozo-no”, serian similares a las que pueden experimentar las personas que habitan en las regiones del centro o norte argentino en los períodos anteriormente mencionados.

Otra cosa curiosa que se observa en el sitio del SMN es la tabla de los valores de concentración del ozono en diferentes puntos del territorio nacional y la Base Marambio, en la Antártida:

ESTACIONVALOR PROMEDIO
septiembre de 2005
VALOR DIARIO
Base Vicecomodoro Marambio202143
Ushuaia284288
Comodoro Rivadavia320332
Buenos Aires308313

UNIDAD DE MEDIDA:Unidad Dobson

Nos llama la atención la falta de correlación entre la concentración de ozono sobre algunos lugares y la radiación UV-B efectivamente medida. Para un valor de 284 UD sobre Ushuaia corresponden 150 w/m2 (de acuerdo a lo medido por Orlansky y Martínez); luego los 308 DU de ozono sobre buenos Aires corresponden a 300 W/m2, 24 unidades Dobson es lo que corresponden a un valor de 150 W/m2. (la diferencia entre 300 sobre Buenos Aires y 150 en Ushuaia). Pero también nos dijeron Orlansky y Martínez que en la Antártida, sobre la base Marambio, hay 100 W/m2 duran-te la aparición del agujero.

Pero entre Ushuaia (150w/m2) y Marambio (100 w/m2) la diferencia en unidades Dobson es de 82 DU –y causan un descenso de 150 W/m2. Lo que no nos queda claro, y nos gustaría que la gente del SMN nos lo explicara es porque 24 Du de diferencia entre Ushuaia y Buenos Aires equivalen a 150 w/m2, y las 82 DU entre Ushuaia y Marambio apenas equivalen a 50 W/m2. Hay algo que parece indicar que no existe una correlación lineal entre DU y watt/m2. Es una inquietud que siempre he tenido y que me hace postular la idea de que el ozono es un muy pobre escudo o filtro de la radiación UV, algo que ya expuse en el capítulo 2 de mi libro, “Ecología: Mitos y Fraudes” donde trato el mito de la capa de ozono y su tan famoso agujero.

La imagen del TOMS de la NASA le dará una idea de la manera en que se distribuye el ozono el 9 de Septiembre de casi todos los años. Fíjese en los colores de la escala a la derecha del gráfico y compárela con los del mismo. Los ocres y amarillos son cantidades exorbitantes de ozono -casi sobre Australia, donde se afirmaba que los gatos desarrollaban melanomas causados por el aguje-ro de ozono; y antes en el día sobre la Argentina, donde Al Gore juraba por los Santos Evangelios que las ovejas y las liebres de la Patagonia se habían vuelto ciegas por radiación UV-B!

Por otra parte, la concentración de ozono sobre Ushuaia y Puntas Arenas (donde los bebitos! desarrolaban melanomas como los gatos de Australia) tienen los mismos niveles que sobre el Ecuador.



La explicación más plausible es que la variación en la inclinación de los rayos del Sol entre Buenos Aries y Ushuaia es mucho mayor que la existente entre Ushuaia y la Base Marambio. Como la radiación solar es filtrada por la atmósfera, compuesta mayormente de nitrógeno y oxígeno (78 y 21% respectivamente, mientras que el ozono es apenas la 3 millonésima parte por ciento, sí: 0,000003%), el camino que los rayos del sol tienen que seguir atravesando la atmósfera hasta llegar a la superficie es mucho más largo entre Buenos Aires y la Tierra del Fuego que entre ésta y la Base Marambio.

Sin embargo, las concentraciones de ozono no toman cuenta adecuadamente de las diferencias observadas entre la radiación incidente en la superficie, y la ubicación geográfica de esos puntos observados. Siempre me ha gustado saber si el ozono realmente filtra a la radiación UV-B como lo sostienen Rowland, Molina y Crutzen y su nefasta “tonteoría” del agujero de ozono.


Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC

Vea el tiempo en Argentina

Volver a la página Capa de Ozono               Volver a la página Artículos


Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002

FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?



No se enoje! Sólo díganos su opinión!
Nombre:
Email:
Comentarios: