NOTICIAS - EMAIL - CORREO RECIBIDO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS




Puntodoc y la Subestación Sobral:
Desinformación Que Debe Ser Corregida


El Jueves 24 de julio de 2003, la audición periodística "puntodoc", de Canal América, conducida por su presentador Daniel Tognetti, emitió una continuación de la saga "La Lista de la Muerte", comenzada en septiembre del 2002, sobre los presuntos efectos cancerígenos que tendrían los campos eléctricos y magnéticos de la subestación Sobral, en el partido de Ezpeleta, provincia de Buenos Aires, Argentina.

Para quienes no hayan visto ninguna de las emisiones de "puntodoc" sobre el tema, sugerimos acceder a su sitio web en www.puntodoc.com, en donde podrán encontrar la nota bajo el título "Subestación Sobral", y algunos detalles sobre este sórdido asunto.

Como todas las evidencias científicas serias y comprobadas no apoyan la tesis que presenta esta nota de puntodoc, es decir el violento efecto cancerígeno de los campos eléctricos y magnéticos de subestaciones, transformadores y tendidos de líneas de alta tensión, es que FAEC envió a la producción del programa la información que se reproduce más abajo, como una colaboración para echar un poco de luz sobre el tema y contribuir a esclarecer la muy abundante y preniciosa desinformación que existe en Argentina acerca de este mito tan popular.

Es nuestro convencimiento que el Sr. Daniel Tognetti ha seguido el libreto redactado por la producción de su programa, confinado en que la investigación sobre el tema fue realizada a fondo y a conciencia. Los hechos demuestran que no fue así, y se ha omitido toda mención a los estudios científicos y opiniones de científicos que contradicen la tesis expuesta en el programa. Por ello es que recomendamos al Sr. Tognetti y a los productores de su programa que dediquen algunos momentos - los que fueren necesarios - para informarse acabadamente sobre el tema y rectifiquen su postura, haciendo mención de que en verdad, no hay bases científicas para afirmar que la subestación Sobral es la causante de los casos de cáncer observados en la zona.

A continuación, el texto del mansaje enviado a la producción de puntodoc.




Córdoba, 25 de julio de 2003

Sres. de Puntodoc:

De nuestra consideración:

La Fundación Argentina de Ecología Científica (FAEC), se dedica a informar al público en general y asesorar a organismos provinciales y nacionales sobre temas ambientales, haciendo énfasis sobre la abundante desinformación existente en los medios de comunicación televisiva y la prensa escrita.

Nuestro sitio web en http://mitosyfraudes.8k.com
, ha sido visitado por más de 240.000 personas, en su mayoría de universidades de toda Latinoamérica y España, de donde nos llegan felicitaciones por la calidad científica de nuestro material. Asimismo, científicos de las Universidades de Harvard, Stanford, de California en Berkeley, y de otros centros científicos del mundo, nos envían sus artículos científicos para publicar en nuestra sección en Inglés y ser traducidos para publicación en nuestra sección en Castellano.

Hemos visto con suma atención el programa del Jueves 24 de julio pasado sobre la subestación eléctrica Sobral y su "Lista de la Muerte" y deseamos hacerles llegar nuestra opinión. Como se dice comúnmente en el mercado periodístico, les han vendido a ustedes "carne podrida", y la han pasado ustedes al público. Nos permitimos fundamentar ante ustedes esta aseveración, sin ánimo de entrar en polémica alguna, esperando que la crítica y la información que les proporcionamos sea analizada imparcial y desapasionadamente.

  1. El tema de los efectos de las líneas eléctricas y los campos magnéticos y eléctricos (que son dos cosas diferentes) es uno de los más estudiados a fondo por la ciencia médica y la epidemiología, y todo lo que se sabe hasta la fecha está disponible en una extensa página de nuestro sitio: http://mitosyfraudes.8k.com/Ondas.html donde hallarán varios artículos y links a completos estudios sobre el tema. De especial interés para el asunto que nos ocupa ahora, es http://www.mcw.edu/gcrc/cop/lineas-electricas-cancer/toc.html, traducción al Español del trabajo del Medical College de la Universidad de Madison, Wisconsin, EEUU, donde hallarán todas las respuestas a las preguntas que se les ocurra hacer.

  2. Otra página que deben leer para saber cómo se deben realizar los estudios epidemioló-gicos que nos dirán si existe algún motivo de preocupación por sospechas de problemas ambientales como el de la subestación Sobral de Ezpeleta, y qué se puede esperar de sus resultados, es: http://mitosyfraudes.8k.com/Articulos/Epidem.html "Cómo Entender los Estudios Científicos y la Epidemiología", que les permitirá darse cuenta de falta de ciencia y sentido común con que fue realizada la "Lista de la Muerte". De la fugaz visión de esta lista que se pudo apreciar durante la emisión del programa, se pudo ver que en la misma manzana de la subestación casi no hay "cruces rojas o verdes", lo que indica una falta de correlación con la proximidad a la subestación y la aparición de síntomas.

  3. Para hacer una verdadera Lista de la Muerte debe hacerse un censo completo de la zona, lo que descubrirá detalles como que la distribución de los casos no guarda relación con la ubicación o cercanía de la subestación. También demostrará que la cantidad de cánceres y leucemias de la región probablemente no supere lo que es normal esperar para la población en general. Mientras no se realice un censo a fondo, y un estudio del historial médico familiar de la población (predisposición genética a distintos tipos de cáncer), no se puede afirmar que la subestación causa – o no causa – problemas médicos sobre la población cercana. Todo el tema se basa en lo que en ciencia se conoce como "relatos anecdóticos". Relatos de personas, incluidos médicos y otros profesionales, que no tienen los conocimientos necesarios sobre epidemiología y riesgos de cáncer de las líneas eléctricas y campos magnéticos y/o eléctricos, y que han ayudado a la formación de una generalizada neurosis pública.

Como se expresa en el artículo recomendado más arriba: "Cómo entender los estudios científicos ..." - - - "Si usted lee que un doctor dijo que un cáncer X fue provocado por un agente Z, usted puede suponer que el doctor está equivocado al tratar a su opinión como un hecho, o que los medios han interpretado erróneamente lo que dijo el doctor."

"Entonces, cuando alguien dice: "Yo contraje cáncer por haber trabajado en tal o cual fábrica, o porque viví muy cerca de esa planta atómica, o porque comí esto y aquello", él no puede estar seguro, como tampoco su médico, ni el más sabio de los médicos de diagnóstico del mundo. Lo que nos lleva al Axioma 5:"

"Axioma 5: "Ser la víctima de alguna enfermedad no lo convierte a uno en experto en cómo fue adquirida. Es un fenómeno curioso cómo una persona que es afligida por alguna enfermedad es tratada con frecuencia como un experto, sólo porque la sufre. Un hombre que afirma haber contraído cáncer por trabajar en algún lugar, automáticamente se le da total credibilidad."


Este tipo de "show circense" lo realizó hacia 1988 en una audición de televisión en Córdoba, conducida por el entonces exitoso periodista Santiago Danielle, (de la cual participé como invitado) en la época que comenzaron los ataques contra los transportes de "cola de procesamiento" de uranio natural al sitio en las Sierras Grandes (de donde había sido extraído) para su disposición final. Usando un contador "Geiger" de bolsillo (no tenía un cuadrante graduado, sino solamente sonido, lo que no provee una indicación del nivel de radioactividad) lo aproximaba a un tubo con pastillas de combustible nuclear de uranio natural de la central de Embalse, lo que provocaba que el instrumento comenzara a "chillar". Lo aproximaba luego a un vaso con agua de la canilla, y el instrumento callaba. Con ello, Montenegro pretendía demostrar la peligrosidad del uranio natural y la "criminalidad" del acto de regresar las colas (residuos o sobrante arenoso) de producción a su lugar de origen.

Se había hecho acompañar de una multitud de vecinos de la localidad serrana de Tanti, por donde pasarían los camiones con el material –que por otra parte, es totalmente inofensivo para la salud y el ambiente. Los vecinos aplaudían a rabiar las demostraciones de Montenegro y abucheaban las explicaciones científicas de los miembros de CNEA. Durante una pausa comercial del programa, tomé el Geiger de Montenegro y lo acerqué a mi reloj pulsera (Citizen) con esfera luminosa, y el instrumentó comenzó a chirriar con la misma intensidad que antes. Demostré con ello que las pastillas de combustible nuclear usado en Embalse tenían la misma peligrosidad que mi reloj pulsera. Las colas de producción que transportaban los camiones tienen algo así como una centésima de la radioactividad de las pastillas de combustible. Pero la exageración y el "show" rinden pingües beneficios a quienes saben usarlos de manera conveniente.

El Sr. Montenegro es un conocido activista y agitador ultraecologista de Córdoba, presidente de la Fundación para la Defensa del Ambiente, (FUNAM), y ex vicepresidente de Greenpeace Argentina. Sus denuncias sobre supuestos peligros ambientales terminan rutinaria (y sospechosamente) en aguas de borraja, como sus repetidas denuncias contra la central nuclear de Embalse, o sus campañas en contra la fábrica de combustible nuclear de uranio natural Dioxitek, del barrio Alta Córdoba; o sus perennes denuncias y campañas contra las líneas eléctricas en la ciudad de Córdoba (Barrio Poeta Lugones, Ituzaingó Anexo, etc), y los transformadores con PCB de la provincia.

En el caso de su última campaña, la de Barrio Ituzaingó Anexo, de la ciudad de Córdoba, la neurosis y paranoia creada por Montenegro llegó a niveles escandalosos. Hasta se hizo presente un "epidemiólogo" de la Capital Federal (Diciembre, 2002) prometiendo realizar las investigaciones correspondientes y publicar los resultados. Hasta la fecha no se ha tenido noticias sobre este señor y los resultados de su estudio. Sin embargo sirvió para publicitarlo ampliamente en la televisión y diarios, dándole un falso ropaje científico a las denuncias y campaña gestada por el Sr. Montenegro.

A todo este alarmismo injustificado se ha sumado el deficiente accionar del Ministerio de Salud Pública de la provincia de Córdoba, quienes nunca han sabido (o querido) explicar a la población la verdadera situación y complejidad del problema, cosa que ha sido apoyada por la Agencia Córdoba Ambiente, y su director el Ing. Sergio Nirich, quien parece apoyar implícitamente las denuncias de Montenegro al no haber explicado de manera científica las bases del problema y provisto la inmensa lista de estudios científicos que contradicen las teorías y denuncias de Montenegro.

El tema de Barrio Ituzaingó Anexo es paradigmático: comenzó culpando a los PCB de los transformadores eléctricos del barrio por el "exceso de cánceres y leucemias" entre los vecinos. Como los análisis de contaminación de PCB sobre los equipos eléctricos no dieron positivo, se cambió de enfoque y se culpó a la fumigación de pesticidas agrícolas en campos vecinos, y la acumulación de los residuos en los tanques de agua del barrio. Cuando los análisis de los sedimentos de los tanques y del agua en ellos dieron por resultado una cantidad casi inexistente de metales pesados o residuos de pesticidas o sustancias tóxicas, los cañones apuntaron a otro lado y ahora se trata de las líneas eléctricas y los campos magnéticos, tal como lo está promoviendo en Ezpeleta. Vino el "experto" en epidemiología de Buenos Aires, y no se obtuvo ningún resultado. Y el mapa que hicieron los vecinos de Barrio Ituzaingó, tiene una similitud sospechosa con el "Mapa de la Muerte" de Ezpeleta.

Para no hacer esta comunicación demasiado extensa, les sugerimos la lectura de los siguientes artículos y estudios científicos sobre el tema "líneas eléctricas, campos eléctricos y magnéticos", y "PCB", a los que se puede añadir el excelente estudio del Dr. Bruce Ames, mundialmente reconocido como la máxima autoridad en tóxicos y cancerígenos en todo el mundo: "Bruce Ames: Sustancias Químicas Sintéticas y Naturales: Toxicología Comparativa",
http://mitosyfraudes.8k.com/articulos-2/AmesPesti.html

1) Preguntas Frecuentes sobre el DDT:
http://mitosyfraudes.8k.com/Articulos/DDT-FAQ-Esp.html

2) Hechos Científicos sobre los PCB:
http://mitosyfraudes.8k.com/Pesti/HechosPCB.html

3) "Preguntas y respuestas sobre líneas eléctricas y cáncer" (Winsconsin Medical College):
http://www.mcw.edu/gcrc/cop/lineas-electricas-cancer/toc.html

4) "Preguntas y respuestas sobre campos eléctricos y magnéticos estáticos y cáncer"
http://www.mcw.edu/gcrc/cop/campos-estaticos-cancer/toc.html

5) "Preguntas y respuestas sobre antenas de telefonía móvil y salud humana":
http://www.mcw.edu/gcrc/cop/telefonos-moviles-salud/toc.html

6) "Cómo Entender los Estudios Científicos y la Epidemiología" http://mitosyfraudes.8k.com/Articulos/Epidem.html

En cuanto la resolución judicial sobre la subestación Sobral, como lo hacen notar ustedes, se basa en el nefasto "principio precautorio", donde se sostiene que "no es necesario la prueba científica de que algo causa daño para prohibirlo, cuando existan temores de que pueda causar daño". No es otra cosa que el pensamiento fascista en su más pura esencia: "La acusación es la condena". No hacen falta pruebas, con la acusación ya es suficiente. Siguiendo la misma lógica y filosofía, se debería prohibir el agua, porque es altamente peligrosa para la vida humana (millones de ahogados así lo prueban, millones de afectados por las inundaciones también), Luego se deben prohibir por ser peligrosos los aviones, los autos, los trenes, los barcos, la electricidad, el gas natural, los combustibles, todas las sustancias químicas, los medicamentos, y casi todas las comidas.

Y siguiendo la misma tónica, cualquiera podría mandar a la cárcel a su vecino con sólo denunciarlo: no hacen falta pruebas concretas de que se trata de un loco peligroso y un asesino serial: sólo por precaución hay que retirarlo de la sociedad.

La historia reciente nos presenta muchos ejemplos del criminal uso del Principio Precautorio: la prohibición del insecticida DDT, hecha sin base científica de ninguna naturaleza – sólo por la presión política de grupos interesados en controlar el crecimiento de la población mundial mediante el regreso de la malaria, cosa que la prohibición del DDT garantizaba al 100%.

Y si alguna duda queda sobre quienes son los que pretenden poner freno al desarrollo de las naciones del Tercer Mundo (como nosotros) lo da el reciente "regalo" de George Bush a Kirchner hacen dos días: el espantoso libro de Thomas Malthus, donde se recomiendan toda clase de medidas para eliminar al exceso de población, en especial a los pobres. Cito sus palabras, que son palabra santa para el movimiento ecologista internacional, extractadas de mi libro: "Ecología: Mitos y Fraudes", del capítulo 14, Análisis Político: (en la dirección: Capítulo 14: Análisis Político

"El perfil de este caballero británico queda brillantemente delineado en todo su esplendor en su famosa Ley de los Pobres, en la que (a pesar de ser un Pastor de la Iglesia), se opone enérgicamente a la beneficencia pública, considerando que la ayuda a los pobres es un incentivo para agravar el problema de las diferencias entre los medios de subsistencia y la cantidad de población. Es decir: que los pobres se mueran de hambre, así no hay tanta gente molesta, sobre todo si no son Ingleses. Por último, la médula de su teoría, y tomada como bandera por el Hiper-ecologismo, es la parte que dice:"

"Todos los niños nacidos más allá de lo que se requeriría para mantener a la población en un nivel deseado, necesariamente perecerán a menos que se les haga lugar mediante la muerte de personas adultas... En vez de necia y vanamente procurar impedirlas, debiéramos facilitar las operaciones con que la Naturaleza produce esa mortalidad; y si tememos la aparición demasiado frecuente de la horrenda figura de la hambruna, debiéramos alentar asiduamente otras formas de destrucción que invitamos a la Naturaleza a usar... Antes que recomendarle la higiene a los pobres, debiéramos alentar costumbres contrarias. En nuestros poblados debemos hacer más estrechas las calles, hacinar a la gente en las casas e invitar el retorno de la peste. En el campo, las aldeas deben construirse junto a ciénagas estancadas, y en particular, fomentar la urbanización de todo lugar pantanoso y malsano. Pero sobre todo debemos reprobar los remedios específicos a enfermedades devastadoras y reprimir a aquellos hombres benévolos, pero muy equivocados, que han pensado servir a la Humanidad mediante planes para la extirpación total de ciertos males..."

Esta es, básicamente, la filosofía Maltusiana que el genocida Bush elípticamente le recomienda practicar a Kirchner mediante la entrega de la Biblia Ecológica. El mensaje es claro: "Olvídense de sus esperanzas de crecer y desarrollarse. La globalización cuenta con ustedes sólo como proveedores de materias primas baratas (los precios los ponemos nosotros, por supuesto) y compradores de nuestras tecnologías y armas obsoletas (a precios que ponemos nosotros, por supuesto)."

Y en ese plan malévolo, el ecologismo internacional ha venido jugando un papel fundamental como herramienta del colonialismo. Thomas Malthus fue contratado por la Compañía de las Indias Orientales (propiedad de la Corona Británica, y encargada de extender y administrar el sistema colonial Inglés), precisamente para desarrollar e imponer a las colonias una política de freno al desarrollo basado en conceptos pseudocientíficos (peor aún: anticientíficos), de freno al desarrollo de las colonias, disminución de su población para que el exceso de producción local pudiese ser exportado a la metrópolis, procesado por la mano de obra inglesa y reexportado a las colonias a precios usurarios, creando así y aumentando luego, las famosas deudas externas del Tercer Mundo.

Perdón por haberme extendido más allá del tema concreto de la subestación Sobral, pero las cosas deben encuadrarse dentro del marco de referencia adecuado, para poder comprender la extensión y gravedad del problema. La salud de la población no está en peligro; es el desarrollo y el progreso de nuestra patria el que está en peligro, al tener que obedecer designios y prohibiciones de productos y actividades productivas. Se podrán enterar de todo y mucho más leyendo el libro (que está disponible gratis en internet: en la página Capítulo 14: Análisis Político
en versión html o en versión PDF.

Espero que este aporte sea tomado con la seriedad necesaria y que, después de haber analizado el material que recomiendo leer, nos respondan haciéndonos conocer su opinión al respecto. Mientras tanto, este mensaje estará publicado en nuestro sitio, para que sus visitantes puedan comprobar si las investigaciones que hace Puntodoc sobre el material que emite al aire son suficientemente profundas y exhaustivas, y si en verdad agotan las fuentes de información – que en el caso de la subestación Sobral, parece no haber ocurrido.

Agradeciendo desde ya la atención prestada, les saludo con mi mayor consideración,

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC
Fundación Argentina de Ecología Científica
shuara@fullzero.com.ar
http://mitosyfraudes.8k.com/




25 de julio de 2003
Esta pàgina seguirá publicada en este sitio de la web hasta que la producción de puntodoc haya respondido a nuestro email - que publicaremos en esta misma página - para darles el derecho a réplica que todo el mundo tiene. Con el material sugerido por nosotros, y la futura (aunque muy improbable) respuesta de la producción de puntodoc, nuestos lectores podrán juzgar por sí mismos la calidad de la ciencia usada por cada uno y la seriedad - investigativa y periodística - que cada uno hace gala.

Mucho nos agradaría que la seriedad con que puntodoc ha conducido muchas de sus notables investigaciones (algunas realmente valiosas) sea aplicada en este caso específico, y se hagan las correcciones necesarias.



Volver a la página Ondas Electromagnéticas        Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?