POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba




Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra
Apoye la edición independiente: compre este libro en Lulu.


EL NIÑO/NIÑA



  • Manchas Solares

    Condiciones en el Sol

    Sea Ice Extent
    Hielo Marino


    Temperatura Polo Norte


    Pronósticos del Tiempo


    Blogs: escépticos del clima en Inglés

    William M. Briggs
    Climate Audit
    Climate Change Facts
    Climate Change Fraud
    Climate Police
    Climate Resistance
    Climate Scam
    Climate Science
    CO2 Science
    CO2 Sceptics
    Friends of Science
    Global Climate Scam
    Global Warming Heretic
    Global Warming Hoax
    Global Warming Skeptic
    GlobalWarming.org
    Greenie Watch
    Bruce Hall
    Warwick Hughes
    Lucia Liljegren
    Jennifer Marohasy
    Warren Meyer
    Maurizio Morabito
    Luboš Motl
    Tom Nelson
    Newsbusters climate
    Niche Modeling
    Planet Gore
    Really Real Climate
    Roger Pielke Sr.
    Fred Singer
    David Stockwell
    Philip Stott
    Anthony Watts
    World Climate Report

    Videos de Interés
    Penn and Teller -Genial!

    El Gran Timo del Calentamiento Global

    El Gran Timo...
    en 8 partes breves
          ARTICULOS
    RECOMENDADOS


    Estudios Solares de Theodor Landscheidt



    Ingenieros de Google dicen: Energías Renovables,
    'Simplemente, no funcionarán”

    Eric Worral

    WUWT
    Noviembre 22, 2014

    Un esfuerzo de investigación de la corporación Google para hacer viables a las energías renovables ha sido un fracaso total, de acuerdo con los científicos que condujeron al programa. Después de 4 años de esfuerzos sus conclusiones fueron que esa energía renovable “simplemente, no funcionará”.

    Según una entrevista a los ingenieros, publicada en el sitio web de energías renovables, IEEE:

    "Al comienzo del programa REC, habíamos compartido la actitud de muchos empedernidos ecolo-gistas: sentíamos que con mejoras contantes a las actuales tecnologías de energías renovables, nuestra sociedad podría evitar al catastrófico cambio climático. Ahora sabemos que eso es una falsa esperanza … Las tecnologías de energía renovable simplemente no funcionarán; necesitamos de un acercamiento fundamentalmente diferente.”

    No hay ninguna cláusula de escape para los propulsores de las renovables. La gente que realizó el estudios están muy comprometidos con la creencia de que el CO2 es peligroso –ellos apoyan a James Hansen. Su sincera intención no sólo fue instalar algunos paneles solares, sino encontrar una manera de transformar de manera fundamental a la economía de la producción de energía –hacer que las renovables fuesen más baratas que el carbón. Para ese fin, el estudio consideró innovaciones exóticas que estaban apenas en el tablero de diseño, tal como turbinas de viento auto erigible, usar tecnología robótica para crear granjas eólicas sin intervención humana. Sin embargo, el resultado fue un fracaso total –aún esas posibilidades exóticas no podían proveer al modelo económico necesario.

    El problema clave parece ser que el costo de fabricación de los componentes de las instalaciones de energía renovable está demasiado cerca del total de la energía recuperable –las instalaciones nunca, o casi apenas, producen la energía suficiente para compensar al total de lo que se consumió en su construcción. Esto lleva a un ciclo debocado de construcción de más y más plantas de renovables simplemente para producir la energía requerida para fabricar y mantener a las plantas de energía renovable –algo obviamente absurdo en la práctica.

    Tal como lo declara una revisión del The Register sobre el informe de IEEE :

    Aun si se electrificase a todo el transporte, industria, calefacción y así por delante, sería necesario tanta generación de energía y equipos de almacenamiento/equilibrio para alimentar al sistema, que los nuevos requerimientos de acero, concreto, cobre, vidrio, fibra de carbono, neodimio, transporte y movimientos, etc, etc, lo harían inviable porque serían astronómicos. Todas esas cosas se hacen usando cantidades energía monumentales; lejos de lograr ahorros masivos de energía, algo que la mayoría de los planes para un futuro renovable considera de manera implícita, terminaríamos necesi-tando mucha más energía que significa que necesitaríamos todavía muchas más granjas de energía renovable –y todavía más materiales para construirlas y mantenerlas. La escala de las construccio-nes sería algo como nunca antes intentado por la raza humana.”
    Debo decir que, personalmente, estoy sorprendido de la conclusión de este estudio. Yo creía genuinamente que estábamos apenas a unas pocas innovaciones solares y en tecnologías de baterías de distancia de una verdade-ramente viable energía solar. Pero si debemos creer en este estudio, la energía solar y otras renovables nunca proveerán en el futuro con significativas cantidades de energía.



    Comentario de Eduardo Ferreyra: La explicación para el fracaso de las energía renovables, ya sean solar o eólica, es una cuestión de física y aplicación de las leyes de la termodinámica. Como lo expliqué hacen ya unos 20 años, en mi libro Ecología: Mitos y Fraudes, al informar sobre las energías nuclear, solar, eólica y otras alternativas:

    Fuentes alternativas de energía

    De todas las alternativas propuestas, ninguna tiene tanto atractivo como la energía solar. Después de todo, el Sol nos está enviando ­ gratis ­ inmensas cantidades de energía todos los días. ¿Por qué no aprovecharla? Sólo es necesario agacharse para recogerla, como parecen sugerir los ecologistas. Es algo que tiene mucho sentido y se está usando en todas partes del mundo en donde el Sol llega con la fuerza suficiente. Por desgracia ­ siempre existe un «pero» ­ la energía solar no es, hoy por hoy, la panacea que todo el mundo cree. Tampoco la eólica.

    Primero está el asunto de que la cantidad de energía que cae por metro cuadrado de terreno es fija (se mide en watts/m2), no es uniforme, y no está disponible durante los días nublados ni durante las noches. Luego está el problema del bajo rendimiento de los paneles fotovoltaicos, el costo inicial de instalación, mantenimiento y reposición, etc.

    El calor del Sol, o energía termosolar, se usa para calentar agua para usos domésticos, pero un par de días nublados obligará a encender el calefón a gas. Aún con los grandes incentivos fiscales que existen en algunos países, el uso de los termotanques o calefones a gas natural sigue resultando más eficiente, más barato y suministra agua caliente a toda hora del día, sin importar la cantidad de días nublados que estén ocurriendo. Hasta la fecha, los sistemas de almacenar el calor del Sol son caros e ineficientes por lo que estos sistemas no han conseguido imponerse por sus propios méritos ­ lo que sería algo realmente deseable. Sin embargo, la cruda realidad dice otra cosa.

    A pesar de todo, en países tropicales con fuerte irradiación solar y elevadas temperaturas ambientales, estos sistemas se usan con alguna frecuencia y dan buenos resultados. También es posible producir electricidad a partir del Sol si ­y aquí existe un enorme "si" ­ sólo se requieren unos pocos watts y no kilowatts o megawatts de potencia, y uno está dispuesto a pagar precios exorbitantes por Kw de potencia instalada. En la vida real existe una relación costo/beneficio de la cual es muy difícil escapar o querer ignorar y la misma naturaleza, en sus infinitos procesos biológicos, químicos y físicos la usa y nos la ha impuesto.

    El programa espacial de Rusia y los Estados Unidos son un ejemplo del uso adecuado de la energía solar. Los satélites en órbita tienen enormes paneles solares que les proporcionan la electricidad necesaria (aunque no se usaron para la sonda Galileo y otras que se enviaron a Júpiter y más allá. En su lugar se usaron pequeños reactores nucleares). También se usan paneles solares para alimentar de electricidad a sensores, boyas y faros electrónicos, dispositivos de grabación en lugares remotos e inaccesibles. Pero, cuando se requieren grandes cantidades de energía, como para usar en una casa artefactos domésticos como planchas, aspiradoras, horno microondas, máquinas de lavar, freezers, tostadoras, cortadoras de césped, y luz en abundancia, etc., la energía solar ­ por desgracia ­ no resulta por ahora una alternativa viable.

    ¿Por qué no? Primero, porque la luz solar es difusa. Para poder usarla como medio de producir electricidad es necesario concentrarla. Dos analogías nos ayudarán a comprender esto. Supongamos que usted quiere hacer hervir un litro de agua en una olla y todo lo que tiene es una caja de fósforos. No importa cuántos millones de fósforos utilice, si emplea el método de encenderlos uno por uno y ponerlos debajo de la olla, jamás logrará su objetivo. El calor que se aplica de esta manera es muy difuso.

    Aún si encendemos todos los fósforos de una caja juntos, esto no surtirá efecto porque la cantidad de calor generada en tan poco tiempo no es suficiente. Simplemente, no existe la cantidad de calor suficiente aplicada durante el tiempo adecuado para lograr elevar la temperatura del agua. Para conseguir la temperatura es necesario aplicar la energía de forma concentrada, y para ello es preciso usar combustibles de energía concentrada como el gas, la madera, el petróleo, la hulla, el uranio, etc.

    La otra analogía es la favorita de muchos físicos y biólogos, porque demuestra de manera dramática la importancia de la energía concentrada. En biología existe el término «biomasa», que se refiere al total de material viviente en cualquier cuerpo o conjunto de cosas vivas. De esta forma, es posible comparar las biomasas equivalentes de especies diferentes. Por ejemplo, existe la misma biomasa en el cuerpo de un elefante que en 100 millones de pulgas.

    Entonces, si queremos arrastrar un peso de una tonelada, ¿usaríamos un elefante, o a 100 millones de pulgas? En el caso de las pulgas sería necesario comprar 100 millones de arneses para pulgas (a un costo que resultaría ridículamente desproporcionado) y luego, que todas las pulgas salten al mismo tiempo y en la misma dirección. Aquí, como en el caso de la energía solar, la naturaleza nos aplica el tema del costo/beneficio: la energía solar es demasiado difusa y, como las pulgas, resulta demasiado caro de organizar y concentrar.

    Eduardo Ferreyra

    Presidente de FAEC



    Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

    comments powered by Disqus


    Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

    Usted es el visitante No:
    desde Diciembre 2006


    Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

    Locations of visitors to this page

    Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

    Speakeasy Speed Test


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?
    Ranking entre sitios de la web


    Usted es el visitante número

    desde Noviembre 28, 2008
    Vea aquí nuestras estadísticas


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?