POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba




Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra
Apoye la edición independiente: compre este libro en Lulu.


EL NIÑO/NIÑA



  • Manchas Solares

    Condiciones en el Sol

    Sea Ice Extent
    Hielo Marino


    Temperatura Polo Norte


    Pronósticos del Tiempo


    Blogs: escépticos del clima en Inglés

    William M. Briggs
    Climate Audit
    Climate Change Facts
    Climate Change Fraud
    Climate Police
    Climate Resistance
    Climate Scam
    Climate Science
    CO2 Science
    CO2 Sceptics
    Friends of Science
    Global Climate Scam
    Global Warming Heretic
    Global Warming Hoax
    Global Warming Skeptic
    GlobalWarming.org
    Greenie Watch
    Bruce Hall
    Warwick Hughes
    Lucia Liljegren
    Jennifer Marohasy
    Warren Meyer
    Maurizio Morabito
    Luboš Motl
    Tom Nelson
    Newsbusters climate
    Niche Modeling
    Planet Gore
    Really Real Climate
    Roger Pielke Sr.
    Fred Singer
    David Stockwell
    Philip Stott
    Anthony Watts
    World Climate Report

    Videos de Interés
    Penn and Teller -Genial!

    El Gran Timo del Calentamiento Global

    El Gran Timo...
    en 8 partes breves
          ARTICULOS
    RECOMENDADOS


    Estudios Solares de Theodor Landscheidt



    Demostrado el Efecto Hormético
    de la Radiación de Bajo Nivel

    Requiere una Revisión Total
    de la Teoría LNT “Lineal Sin Umbral”

    Por Eduardo Ferreyra
    Presidente de FAEC
    Marzo 31, 2014

    Durante demasiados años estuvo firme la teoría llamada “Lineal Sin Umbral”, más conocida por sus siglas en inglés, LNT por “Lineal No Threshold”, cuyo postulado afirma que cualquier nivel de radioactividad o radiación ionizante tiene un efecto perjudicial sobre la salud de los seres vivientes dado que destruye cadenas del ADN en las células. Toda la información seria disponible indica que no es así y que la teoría LNT tiene que ser eliminada de la literatura científica, o cuando menos revisada y actualizados los valores de radiación donde comienzan a observarse efectos negativos sobre el ADN.

    En Agosto de 2006 se publicó un largo y profundo estudio sobre los residentes de Taiwán que habitaron durante muchos años en 180 edificios con unos 1700 departamentos contaminados con la radioactividad de Cobalto-60 contenida en el acero de sus vigas. Todo el estudio está traducido a continuación, y desde su publicación nadie lo ha rebatido o aportaron pruebas de que hubiese algún fallo en la metodología científica usado para obtener las conclusiones.

    Las principales y asombrosas conclusiones son:

    • "Esta experiencia indica que la exposición crónica a cuerpo entero a bajas dosis de radiación, aún acumulada a una elevada dosis anual, puede ser benéfica para la salud humana."

    • Aproximadamente 10.000 personas ocuparon esos edificios y recibieron una dosis promedio de radiación de 0,4 Sv, sin saberlo, durante un período de 9 a 20 años. Ellos no sufrieron una mayor incidencia de mortalidad por cáncer, como lo predeciría la teoría LNT. Por el contrario, la incidencia de muertes por cáncer en esta población fue reducida grandemente –a alrededor de un 3% de la incidencia de cánceres espontáneos en la población general de Taiwán.

    • Además, la incidencia de malformaciones congénitas también se redujo a alrededor del 7% de la incidencia en la población general. Estas observaciones parecen ser compatibles con el modelo de la hormesis de radiación.



    Efectos de la Exposición de Residentes de Taiwán al Cobalto-60 Sugieren que es Necesario un Nuevo Acercamiento a la Protección de la Radiación

    Publicado online Agosto 25, 2006. Doi: 10.2203/dose-response.06-105.Chen

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2477708/

    (Effects of Cobalt-60 Exposure on Health of Taiwan Residents
    Suggest New Approach Needed in Radiation Protection)

    W.L. Chen,a Y.C. Luan,b M.C. Shieh,b S.T. Chen,b H.T. Kung,b K.L Soong,b Y.C. Yeh,b T.S. Chou,c S.H. Mong,c J.T. Wu,c C.P. Sun,c W.P. Deng,d M.F. Wu,e and M.L. Shene Author information
    Este artículo ha sido citado por otros artículos en PMC.

    Abstracto

    El enfrentamiento convencional a la protección radiológica se basa en el modelo lineal ICRP, sin umbral (LNT) de la carcinogénesis de radiación, que implica que la radiación ionizante es siempre perjudicial, no importa cuán pequeña pueda ser la dosis. Pero un enfrentamiento diferente puede derivarse de los efectos observados sobre la salud de la fortuita contaminación de 1700 apartamentos en Taiwán con cobalto-60 (T1/2 = 5,3 año). Esta experiencia indica que la exposición crónica a cuerpo entero a bajas dosis de radia-ción, aún acumulada a una elevada dosis anual, puede ser benéfica para la salud humana.
          Aproximadamente 10.000 personas ocuparon esos edificios y recibieron una dosis promedio de radiación de 0,4 Sv, sin saberlo, durante un período de 9 a 20 años. Ellos no sufrieron una mayor incidencia de mortalidad por cáncer, como lo predeciría la teoría LNT. Por el contrario, la incidencia de muertes por cáncer en esta población fue reducida grandemente –a alrededor de un 3% de la incidencia de cánceres espontáneos en la población general de Taiwán.
          Además, la incidencia de malformaciones congénitas también se redujo a alrededor del 7% de la incidencia en la población general. Estas observaciones parecen ser compatibles con el modelo de la hormesis de radiación. La información acerca de esta experiencia en Taiwán debería ser comunicada al público de todo el mundo para ayudar aliviar su miedo a la radiación y para crear una impresión positiva sobre importantes aplicaciones de la radiación. El gasto de muchos miles de millones de dólares en la operación de reactores nucleares podrían evitarse y podría facilitarse una expansión de la generación eléctrica nuclear.
          Además, este conocimiento podría alentar posteriores investigaciones e implementación de importantes aplicaciones de irradiación de cuerpo entero, de bajas dosis para tratar y curar muchas enfermedades, incluyendo al cáncer. Los descubrimientos de este estudio son un alejamiento tan grande de los esperados por el criterio ICRP que es importante que sean cuidadosamente revisados por otras organizaciones independientes y que sea suministrada la información sobre población no disponible para los autores, de manera que se pueda hacer totalmente calificado y válido análisis epidemiológico. Muchos de los factores confundentes que limitan a otros estudios usados hasta la fecha, tales como los sobrevivientes de la bomba atómica, los trabajadores Mayak y los evacuados de Chernobyl, no están presentes en esta exposición de la población. Podría y debería ser uno de los estudios más importantes sobre los que se basen las normas de protección radiológica.

    I. INTRODUCCION
    Hace 22 años en Taiwán ocurrió un incidente extraordinario. Acero reciclado, contaminado accidental-mente con fuentes descartadas de cobalto-60 (T1/2 = 5.3 año), fue convertido en acero de construcción para más de 180 edificios conteniendo 1700 apartamentos, como también escuelas públicas y privadas y pequeños comercios, en la ciudad de Taipei y condados vecinos. Alrededor de 10.000 personas ocuparon estos edificios por 9 a 22 años. Mientras que esta construcción ocurrió durante 1982-84, la mayoría de los edificios fueron terminados en 1983. [1, 2,]
          En esta evaluación preliminar consideramos a 1983 como el primer año del incidente. El estado radio-activo de los edificios fue descubierto gradualmente, comenzando el 31 de julio de 1992. [2,] Menos de 100 departamentos contaminados fueron identificados en 1992. El número aumentó a más de 200 en 1993; luego a un total de 896 en 1995, 1206 en 1996, y 1277 en 1997. En 1998 se condujo un extenso programa de investigación, y más de 1600 departamentos fueron finalmente documentados por el Consejo de Energía Atómica (AEC) de Taiwán. Después de aproximadamente cuatro vidas medias del cobalto-60, la mayor parte de los departamentos tienen ahora bajos niveles de radiación, menos de 5 mSv (500 mrem) por año, y está hoy todavía en uso. La mitad de los residentes en departamentos con alta radiación fueron evacuados, comenzando en 1996. Todos ellos vivieron en esos edificios por lo menos durante 9 años, con algunos con estadías de 22 años.

    II. MEDICIÓN DE TASAS DE RADIACIÓN DE APARTAMENTOS
    Tasas de dosis fueron medidas con medidores GM muy precisos calibrados en unidades de dosis equivalen-tes, mSv/hr. Las dosis fueron determinadas cuidadosamente usando un procedimiento AEC específicamente diseñado para este proyecto. Para evaluar la dosis promedio a los residentes, su tiempo de ocupación promedio fue tomado conservativamente como 12 horas en las salas, 8 horas en dormitorios, y 4 horas en otros lugares. (por ej.: la mitad de los residentes asumieron haber estado fuera 8 horas/día). [1] Las eva-luaciones de dosis fueron usadas para clasificar a los moradores de los apartamentos en tres cohortes, basados en el nivel de contaminación (tasa de dosis promedio), para las medidas gubernamentales de remediación y cuidado. [3]

    • Cohorte de Alta Contaminación: (~11%) < 15 mSv/año
    • Contaminación Moderada: : 5-15
    • Contaminación Baja: (~80%) 1-5

    III. CANTIDAD DE PERSONAS AFECTADAS
    Se registraron más de 1600, que vivieron en apartamentos que eran alta o moderadamente radioactivos (tasa de dosis > 5 mSv/año), y más de 2400 en los apartamentos con baja radioactividad.
          Los estudios de AEC, comenzaron en 1992, indicaron que la tasa promedio de dosis en 20% de los apartamentos fue mayor que 5 mSV/año. Asumiendo que el restante 80% de los apartamentos tuvo la misma tasa de ocupación, la cantidad en esos apartamentos fue estimadas en 1600 x 0,8/0,2 = 6400, dando un total de aproximadamente 8.000 residentes.
          Un niño en jardín de infantes, que había ocupado un aula radioactiva, murió de leucemia en 1996, y otro alumno murió de leucemia en 2000. Como resultado, nos 2.000 estudiantes fueron registrados como afectados. En simposios internacionales en Taiwán y Japón, los especialistas recomendaron aumentar la cantidad de personas afectadas a aproximadamente 10.000. Por consiguiente, hemos usados esta cantidad en esta evaluación.
          La cantidad de personas afectadas está abierta a alguna discusión. La Asociación de Seguridad de Radiación y Protección en Taiwán (RSPAT) estimó que la cantidad total de residentes podría ser de unos 15.000, pero esa cifra incluirían a personas presentes en las áreas públicas de los edificios que habrían recibido sólo exposiciones muy cortas.

    IV. ESTIMADO DE DOSIS EN APARTAMENTOS
    Fue necesaria una estimación de las dosis integradas a los residentes para evaluar los efectos de la expo-sición a la radiación sobre la salud. Se realizaron varias reconstrucciones de dosis y se informaron en revistas nacionales e internacionales. Algunas usaron detectores termo luminiscentes (TLDs) en diferentes posiciones del cuerpo; [4] algunas usaron TLDs suspendidos en el aire; [5] algunas confiaron en collares TD; [6] y algunas usaron espectros Rondo. [7] Nuestra evaluación usó un método simplificado para aproxi-mar las dosis recibidas por los residentes y modificar las dosis AEC, estimadas por el equipo de tareas del Instituto de Investigación de Energía Nuclear (INER), con factores razonables.
          En diciembre de 1996 el AEC estimó que el 20% de los residentes recibieron una dosis anual (1996) en el rango de 5 a 160 mSv, por consiguiente, 80% de los residentes recibieron una dosis de menos de 5 mSV. [1]. Una estimación cruda de la dosis promedio para cada cohorte es:

    • Cohorte Alta: (~11%): (160 + 15)/2 = 87,5 mSv
    • Cohorte Media: (~9%): (15 + 5)/2 = 10 mSv
    • Cohorte Baja: (~80%): (5 + 1)/2 = 3 mSv

    Por consiguiente, en 1996 la dosis media anual recibida por todos los residentes fue de unos 13 mSv (es decir: 87,5 x 0,11 + 10 x 0,09 + 3 x 0,8), y la dosis máxima fue de 160 mSv.
          Para el año 1983 hemos calculado la dosis media como de 74 mSv y la máxima como de 910 mSv. Ajustando la dosis media para un factor de residencia de 0,7 y una corrección de 0,95 a dosis TLD resulta 49 mSv. La dosis media individual desde 1983 hasta 2003 fue de 0,40 Sv para todas las cohortes. Para la cohorte más alta, la dosis media fue 4 Sv, con un máximo de 6 Sv, asumiendo que la mitad de los residen-tes se mudaron afuera en 1996. Las dosis están resumidas en la Tabla 1.


    Tabla 1: Dosis anuales y acumuladas

    Una reconstrucción detallada de dosis individuales de residentes de apartamentos de contaminación media y baja fue publicada recientemente [8] Estas dosis reconstruidas son varias veces más bajas que la dosis máximas evaluadas por el AEC.

    V. EFECTOS OBSERVADOS SOBRE LA SALUD
    Exámenes Médicos

    Los residentes con dosis anuales mayores que 5 mSv recibieron exámenes médicos en hospitales contrata-dos por AEC [1], y aquellos con dosis de 1 a 5 mSv se le dio exámenes por la ciudad de Taipéi [9]. Los residentes de apartamentos que tenían radiación de fondo normal (> 1 mSv/año) recibieron exámenes médicos sobre pedido. Adicionalmente, 13 de los residentes altamente expuestos fueron enviados al Hospital Mazda en Japón, para hacerles el protocolo de exámen médico conducido para los sobrevivientes de las bombas atómicas. [10]

    Efectos sobre la Salud
    Aunque muchos de los residentes habían recibido dosis bastante elevadas de radiación, los exámenes médicos no revelaron la presencia de ningún síndrome de enfermedad por radiación –como se vieron en sobrevivientes de los bombardeos atómicos en trabajadores de reactores nucleares agudamente irradiados después del accidente de Chernobyl. [11], [12]
          Cuando los residentes de uno de los edificios altamente radioactivos demandaron judicialmente al gobierno por una indemnización, los hospitales concernidos testificaron que ellos no tenían evidencia de que la radiación hubiese causado algún efecto perjudicial [1] Cuando un niño en jardín de infantes que asistió a una escuela con el marco de una ventana radioactivo murió más tarde de leucemia y otro alumno que estaba en un aula radioactiva también murió de leucemia, los medios informaron la opinión de un especialista en radiación de que unos pocos niños tenían una estatura menor que la normal y algunos niños mostraban indicaciones de una tiroides anormal. Estos informes no fueron sustanciados por nuestro estudio.

    Daño Citogenético
    Dado que muchos estudios de aberraciones cromosómicas fueron hechos sobre los sobrevivientes japo-neses de las bombas atómicas y en trabajadores del reactor de Chrnobyl, se realizaron análisis sobre aberración cromosómica sobre los residentes irradiados. Todos aquellos que recibieron dosis anuales mayores de 15mSv/año o acumularon dosis mayores que 1 Sv se les pidió que diesen una muestra de sangre para los estudios de aberraciones cromosómicas. Los análisis de estas muestras fueron hechos por el laboratorio del INER.
          No se observaron aberraciones significativas, comparadas con los resultados de ensayos hechos sobre empleados nuevos del INER [13]. Los informes también fueron publicados en el simposio anual de logros de AEC R & D y en varias revistas científicas internacionales. Los informes indicaron que no se observaron cambios cromosómicos, como tampoco se observaron relaciones dosis/efectos. [14], [15]. Un grupo de especialistas, estudiando a los residentes en la Villa Min-Sheng –un edificio altamente radioac-tivo, encontró que la frecuencia de la formación de radionúclidos era mayor que la vista en controles y que los linfocitos de otro grpo de residentes eran diferentes de los del grupo de control [16], [17].
          La interpretación de estos hallazgos es que la radiación gama de las bajas dosis y de la tasa de bajas dosis de cualquier fuente de radiación induce cambio celulares, pero no hay ninguna indicación que estos cambios produzcan algún efecto adverso. La conclusión general del AEC es que los estudios de aberración cromosómica indicaron que los grupos que recibieron dosis mayores parecen tener menos niveles de aberraciones cromosómicas. [1]

    Comparación con Modelos ICRP
          La “dosis colectiva” de la población expuesta es aproximadamente 4000 personas-Sv. Si la exposición a la radiación hubiese sido corta (aguda), la hipótesis LNT, lineal sin umbral de la carcinogénesis por radiación predeciría 4000 x 7,8 10-2 = 312 excesos “estocásticos” de muertes por cáncer, con un período de latencia de aproximadamente 20 años. Dado que fue una exposición crónica, podría aplicarse un factor de reducción del riesgo hipotético de entre 2 y 10. [18]
          De la experiencia del Estudio de Duración de Vida (LSS = Life Span Study) de la Fundación Investiga-ción de Efectos de la Radiación (RERF), tal exceso en muertes hipotéticas por cánceres sólidos serían difíciles de discernir de las muertes por cánceres naturales (espontáneos) de los residentes, especialmente después de 20 años. Pero el exceso de muertes por leucemia, que tienen un período de latencia mucho más corto, deberían de ser rápidamente observables, especialmente entre quienes recibieron una dosis total mayor que 1 Sv. [19] Basados en el modelo ICRP, 70 muertes por leucemia y cánceres sólidos debe-rían ser razonablemente esperados después de 20 años, además del número de muertes por cánceres espontáneos. De hecho, un total de sólo 2 casos de leucemia y sólo 5 casos de cánceres sólidos fueron de verdad observados. La ARC no atribuyó las 2 (niños) muertes a la exposición a la radiación.
          Asumiendo que la población expuesta tiene la misma distribución de edad como la población de Taiwán en 2002, un 40% de ellos estaban en el rango de la edad reproductiva, y su dosis colectiva sería 40% x 4000 = 1600 persona-Sv. Para esa dosis el modelo estándar ICRP predice que 1600 x 1.3 x 10-2 o 21 hijos nacidos con malformaciones congénitas observables, en exceso del número usual de niños nacidos con tales defectos hereditarios. [18] De hecho, sólo 3 niños en total nacieron con enfermedad cardíaca congénita, y ellos están todavía en buenas condiciones. No se observaron ninguna otra malformación congénita.
         En estas comparaciones, los efectos en la salud observados contradicen fuertemente las predicciones de los modelos ICRP. El verdadero número de muertes por cáncer y el verdadero número de malformacio-nes congénitas son muchas veces más pequeñas que los números esperados basados en la incidencia natural de la mortalidad por cáncer y la incidencia natural de las malformaciones congénitas (ver abajo), mientras que los modelos ICRP predicen números en exceso de las incidencias naturales.

    Comparación de Efectos en la Salud: Expuestos vs. No-Expuestos
    La mortalidad media por cáncer en Taiwán durante el período 1983-2002 (Figura 1) es 116 muertes por 100.000 personas/año. [20] La incidencia creciente posiblemente es debida al aumento en la expectativa de vida de la población como en la mayoría de los países modernos.) Asumiendo que la mortalidad por cáncer en 2003 es la misma que en 2002, el número de muertes por cánceres espontáneos que sería de esperar entre las 10.000 personas, durante 20 años, sería de 232 muertes (10.000 x 20 x 116/100.000).


    Figura 1 Mortalidad por cáncer del público en general y de la gente irradiada.

    Basado en la investigación conducida por RSPAT, [10], el número total de muertes por cáncer entre estos residentes es sólo 7 en 200.000 personas-año o 3,5 muertes en 100.000 personas-año –sólo el 3% de la tasa (es decir 116) esperada para la población en general!
          La tasa de mortalidad por cáncer en la población expuesta es también mostrada en la Figura 1. Tanto las diferencias de las muertes por cáncer como la tasa de mortalidad por cáncer tienen alta significancia estadística (p > 0.001). La tasa de mortalidad por todas las causas no fue estudiada; sólo la mortalidad por cáncer y malformaciones congénitas eran de interés en esta población.
          Aunque no hay una completa oficial prevalencia de las malformaciones congénitas en Taiwán, algunas estimaciones están disponibles. Basados en estadísticas parcialmente oficiales [20] y experiencias hospita-larias descritas en los medios, hay unos 23 casos por 1000 niños, incluyendo dos muertes infantiles atribuidas a malfunciones congénitas en 1000 nacimientos, alrededor de 2 casos de síndrome de Down y 0,4 casos de parálisis cerebral por 1000 niños.
    Asumiendo una población de 2.000 niños por debajo de los 19 años de edad entre los residentes, sería esperable una incidencia de unos 46 niños con anormalidades congénitas. Sin embargo, sólo 3 niños que aún están en buenas condiciones, fueron observados como teniendo malformaciones congénitas (enfer-medad cardíaca) [10]. La tasa de anormalidad congénitas para esta población parece ser de sólo 6.5% de la tasa para la población en general (3/46). Esta diferencia es también altamente significativa (P > 0.001).
    La Tabla 2 resume las comparaciones entre poblaciones expuestas y no expuestas.


    Tabla 2: Los resultados naturales, predichos y observados en 20 años

    VI. DISCUSIÓN
    Los resultados de estudio sugieren fuertemente que la irradiación crónica de cuerpo entero, en el rango de dosis que recibieron los residentes de los apartamentos, no causaron efectos sintomáticos adversos en la salud, tales como enfermedad por radiación, o el aumento de cáncer o de enfermedades y malformaciones congénitas que son predichas por las teorías ICRP. Por el contrario, aquellos que fueron expuestos tuvie-ron menor incidencia de mortalidad por cáncer y malformaciones congénitas.
          En tales estudios es muy importante examinar a los factores de confusión que posiblemente podrían afectar a las comparaciones hechas entre la población expuesta y la población en general de Taiwán. ¿Hay diferencias cualitativas entre las dos poblaciones? Aunque es un factor crítico, la distribución de edades de la población expuesta no ha sido todavía determinada, y se ha asumido que la distribución etaria de la población expuesta es la misma que la de la población general de Taiwán.
          Sin embargo, los 2000 estudiantes que fueron incluidos definitivamente tienen una distribución dife-rente. Aquellos en jardín de infantes son de edades de 3 a 5 años, y los de la escuela primaria son de 6 a 12 años. Su mortalidad promedio por cáncer es de apenas 2-4 personas/100.000. Ellos no debieran ser incluidos en el cohorte afectado, y deberían de ser sujetos de un estudios separado. Si los estudiantes no son incluidos, las tasas de muerte por cáncer esperables en el cohorte de 8000 personas sería un 20% menor que el cohorte de 10.000 personas, y el número de muertes por cáncer sería de 5, como se mues-tra en la Tabla 3. Pero el número de malformaciones congénitas permanecerá siendo el mismo porque los 2000 estudiantes no nacieron en los apartamentos afectados.

    Tabla 3: Los resultados naturales, los predichos y los observados en 20 años (estudiantres no incluidos).

    Otra consideración importante es el estándar de vida, ya que afecta la dieta y la calidad de la atención médica. Este factor fue revisado y fue determinado que los residentes tienen aproximadamente la misma distribución de ingresos que la población en general.
          ¿Cómo pueden explicarse reducciones tan dramáticas en cánceres y defectos congénitos?
         Los científicos de radiación, médicos y toxicólogos han reconocido desde hace mucho tiempo los efectos benéficos de exposiciones agudas, de cuerpo entero, a dosis bajas y de exposiciones crónicas a tasas de dosis bajas de radiación ionizante. Muchos científicos durante el siglo pasado estudiaron este fenómeno de la hormesis por radiación. Es una respuesta adaptativa de organismos biológicos a los bajos niveles de estrés de radiación o daño –una modesta sobrecompensación a una disrupción- dando por resultado en una mejora en el estado físico. Recientes evaluaciones de más de un siglo de información llevaron a la formulación de un modelo científicamente bien fundado [21-[24].
         Los organismos vivientes tienen mecanismos de defensa muy capaces, que están afectados significativamente por la radiación [24]. La forma típica, no lineal del efecto se muestra en la Figura 2 [23]. A diferencia de los efectos adversos de las tasas de cáncer y enfermedades congénitas en aumento asociadas con dosis más altas que 10 Gy/año o dosis agudas mayores que 0,3 Sv, que son “estocásticas” y tienen largos períodos de latencia, los efectos benéficos de las dosis bajas son observadas típicamente muy temprano después de la exposición inicial a la radiación y afectan a todos los individuos afectados. En el caso de exposiciones crónicas, se observan significativos efectos biopositivos a lo largo de un amplio rango de tasas de dosis: cuatro órdenes de magnitud, desde 1 a 10.000 mGy/año. Por lo tanto serían es-perables efectos benéficos similares para las tres cohortes expuestas. Recientes estudios sobre humanos sugieren que las exposiciones agudas pueden emplearse para tratar cánceres y prevenir metástasis [25]


    Figura 2 Curva completa idealizada de dosis/respuesta. La ordenada indica respuestas aproximadas comparadas con los controles. La abscisa sugiere exposiciones de cuerpo completo a mamíferos como mGy/año. Las áreas numeradas son: (1) deficiente, (2) ambiente, (3) hormético, (4) óptimo, …

    El concepto de efectos benéficos para la salud a continuación de cualquier exposición a radiación ionizante es muy controvertido porque la hipótesis LNT de carcinogénesis de radiación, que está basado en la extrapolación lineal LSS Hiroshima-Nagasaki a dosis cero, está muy viene establecida. Sin embargo, la evidencia presentada en esta evaluación es muy diferente que la evaluación LSS y más relevante para la exposición crónica de la población a la contaminación radioactiva de larga vida. En concordancia, debería hacerse un estudio epidemiológico oficial patrocinado por el gobierno sobre estos residentes para estudiar las incertidumbres que surgen de la suposición hecha en este estudio, y tales estudios han sido prometidos [26]-[28]

    Los métodos usados para la estimación de la dosis en esta revisión son simplificados. Probablemente sean tan exactos como los métodos de estimación usados en la revisión de los efectos de la radiación en la salud de los sobrevivientes japoneses de las bombas atómicas y del público afectado por el accidente de Chernobyl. En 1997 Caradarelli et al., estimaron que las dosis podrían ser hasta 500 veces el nivel de radiación natural de fondo [4]

    . En 1998, Tung et al., estimaron que la dosis máxima anual en 1983 era tan alta como 600 mSv/año y que, en 1996, las dosis individuales variaron de pocos mSv a muchos Sv. [5] Aún así, creemos que evaluaciones refinadas de dosis no afectarían de manera significativa a las conclusiones.

    VII. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
    La observación que la tasa de mortalidad por cáncer de la población expuesta es sólo del 3% de la tasa de mortalidad por cáncer del público en general (2,7% si se excluyen a los estudiantes) es particularmente impactante y es consistente que con el modelo de hormesis de radiación. Esta evaluación sugiere que la radiación crónica podría ser una muy efectiva profilaxis contra el cáncer.
    Los descubrimientos de este estudio son un alejamiento tan grande de los esperados por el criterio ICRP que es importante que sean cuidadosamente revisados por otras organizaciones independientes y que sea suministrada la información sobre población no disponible para los autores, de manera que se pueda hacer totalmente calificado y válido análisis epidemiológico. Muchos de los factores confundentes que limitan a otros estudios usados hasta la fecha, tales como los sobrevivientes de la bomba atómica, los trabajadores Mayak y los evacuados de Chernobyl, no están presentes en esta exposición de la población. Podría y debería ser uno de los estudios más importantes sobre los que se basen las normas de protección radiológica.
         La hipótesis LNT de carcinogénesis de radiación resulta en la noción de todas las exposiciones a cualquier cantidad de radiación son potencialmente perjudiciales. A causa de que esta hipótesis esté my asentada y porque muchas organizaciones de protección a fuerte radiación están establecidas, los científicos y los funcionarios gubernamentales son muy reticentes a considerar seriamente las implicaciones del fenómeno de la hormesis de radiación, que tiene consecuencias muy importantes para la salud pública.
         La evidencia médica de esta exposición sugiere muy claramente que las políticas y normas actuales de protección radiológica son inapropiadas. Por consiguiente recomendamos que las autoridades de protección radiológica las cambien para reflejar con exactitud los actuales beneficios y riesgos de las exposiciones a la radiación. Esto tendría consecuencias muy importantes para todas las evaluaciones de riesgo realizadas y las actitudes públicas hacia todas las aplicaciones de la tecnología nuclear y otras que involucren radiación ionizante. El temor a pequeñas dosis de radiación es la base para las barreras políticas que bloquean la construcción de centrales nucleares y repositorios de desechos nucleares.
          Los tratamientos médicos a largo plazo con dosis bajas de radiación o con exposiciones agudas a bajas dosis de radiación podrían emplearse para prevenir y controlar enfermedades serias sin efectos secundarios sintomáticos. [25]. Por ejemplo, la evidencia sugiere que un suplemento anual de radiación a cuerpo entero -50 mSV en varas exposiciones fraccionadas- a voluntarios de edad avanzada estimularían sus defensas y darían protección contra la plaga del cáncer. Desafortunadamente, a los médicos en general no se les enseña y por ello no están al tanto del fenómeno y las evidencias científicas. En vista de los grandes esfuerzos en la mayoría de los países para comprender al cáncer y hallar nuevos tratamientos y curaciones, recomendamos que todos los científicos médicos presten una cuidadosa atención a los resultados de este “experimento fortuito” en esta población expuesta.
         Durante los pasados 25 años, los científicos en medicina y biología de la radiación en Japón estuvieron realizando muchos estudios dieñados para revelar tanto los efectos benéficos como adversos de las bajas dosis de radiación en animales y en humanos [29]. En los últimos tiempos se estuvieron haciendo investigaciones científicas en muchos otros países sobre los efectos de las bajas dosis de radiación. Sin embargo, en la mayoría de los casos los experimentos no están diseñados para detectar los efectos benéficos o, cuando esos efectos se observan, son ignorados [21]. Recomendamos que los biólogos de radiación y científicos médicos presten estrecha atención a los estudios que indican evidencia de efectos horméticos.

    RECONOCIMIENTOS
    Los autores están agradecidos por la asistencia provista por el Dr. Jerry M. Cutler en la preparación del manuscrito para esta conferencia.

    PERFIL DE LOS AUTORES
    • WL Chen Director, Departmento of Medical Radiation Technology, National Yang-ming University; Head, Radiation Protection Department of AEC, and former Head, Health Physics Division of INER
    • YC Luan Senior Scientist and Manager of Radiation Protection, NUSTA; consultant to NBC Society, and former Manager, Radioactive Waste Management Plant and Manager, Cobalt-60 Irradiation Plant of INER, AEC
    • MC Shieh General Secretary, NUSTA; Professor of National Chung-Kung University, and former Manager, Uranium Conversion Project of INER, AEC
    • ST Chen Senior Scientist and Head, Nuclear Reactor Engineering, NUSTA, and former Director, Nuclear Engineering Division of INER, AEC
    • HT Kung Senior Scientist and Nuclear Material Manager, NUSTA, and former Manager, Nuclear Fuel Fabrication Plant of INER, AEC
    • KL Soong Senior Scientist, NUSTA, and former Senior Scientist and Leading Scientist, Geology and Mineralogy Research Project of INER, AEC
    • YC Yeh Secretary General, Chinese Nuclear Society; Senior Scientist, NUSTA, and former Director, Analysis Center of INER, AEC
    • TS Chou Head, Radiation Research Group, NBC Society; Professor of Feng Chia University, and former Head, Chemical Engineering Division of INER, AEC
    • SH Mong Head, Protection Research Group, NBC Society; former NBC consultant to Saudi Arabia, and Commandant, Army NBC School, Taiwan
    • JT Wu Biology Consultant, NBC Protection Society, Taiwan; Professor of Pathology, School of Medicine, University of Utah, USA, and Medical Director, Special Chemistry and Reagent Development Laboratory at ARUP
    • CP Sun Board Member, NBC Protection Society, and Assistant Professor of Risk Analysis, National Chiao Tung University
    • WP Deng Associate Professor, Biological Material Institute, Taipei Medical University, and former Associate Professor, Graduate Institute of Biomedical Materials, Harvard University, USA
    • MF Wu Professor of Pathology and Director, Animal Testing Center, College of Medicine, National Taiwan University, Taipei
    • ML Shen Professor, Biometry Division, Department of Agronomy, National Taiwan University, Taipei

    REFERENCIAS
    1.  Taiwan AEC technical reports: “AEC Annual Report 1993”, section describing the Co-60 contamination incident from 1992; “Contaminated Rebars Incident Report”, AEC-083-010201, 0221013630091, August 1994 (in Chinese and in English); “The Contamination Source Analysis Report (Edition V)”, March 1997; “The National Investigation of 60Co Contaminated Buildings Operation and Result Report”, INER-1805, December 1998 (with abstract in English); “The Final Co-60 Contamination Incident Administration Report”, March 1999, Executive Yuan (in Chinese).
    2.  Chang WP, Chan CC, Wang JD. “60Co Contamination in Recycled Steel Resulting in Elevated Civilian Radiation Dose: Cause and Challenges” Health Phys. 1997;73(3):465–472. [PubMed]
    3.  “Regulation for Preventive Measures and Management Plans for the Incident of Radioactivity Contaminated Buildings”, AEC-083-01-202, Executive Yuan, December 1994 (in Chinese and English).
    4.  Cardarelli J, Elliott L, Hornung R, Chang WP. “Proposed Model for Estimating Dose to Inhabitants of60Co Contaminated Buildings” Health Phys. 1997;72(3):351–360. [PubMed]
    5.  Tung CJ, Chao TC, Chen TR, Hsu FY, Lee LT, Chang SL, Liao CC, Chen WL. “Dose Reconstruction for Residents Living in 60Co Contaminated Rebar Buildings” Health Phys. 1998;(6):74, 707–713. [PubMed]
    6.  Chen WL, Liao CC, Wang MT, Chen FD. “Preliminary Study of Dose Equivalent Evaluation for Residents in Radioactivity Contaminated Rebar Buildings” Appl Radiat Isotopes. 1998; 49(12):1641–1647.[PubMed]
    7.  Lee JS, Dong SL, Hu TH. “Estimation of Organ Dose Equivalents from Residents of Radiation Contaminated Buildings with Rando Phantom Measurements” Appl Radiat Isotopes. 1999;50(5):867–873. [PubMed]
    8.  Hsu FY, Tsai HY, Hsu CY, Tung CJ, Liao CC, Tsay YS. “Dose Reconstruction for Residents Living in Buildings with Moderate and Minor 60Co Contamination in Rebar” Health Phys. 2003;85:357–364.[PubMed]
    9.  Taipei letter to NBC Protection Society describing the medical care status of the irradiated residents Taipei City government letter No. 8700012400, 1998 January 7 (in Chinese).
    10.  “The White Book of Radiation Contamination in Taiwan, Volume II” The Radiation Contamination Victim Association. The Radiation Protection and Safety Association in Taiwan (RPSAT). 1996 February 8 (in Chinese).
    11.  “Chernobyl-Ten Years On: Radiological and Health Impact, An Appraisal by the NEA Committee on Radiation Protection and Public Health”, Nuclear Energy Agency, OECD 1996, Report No. 79256.
    12.  “Sources and Effects of Ionizing Radiation”2000. United Nations Scientific Committee on the Effects of Atomic Radiation. The UNSCEAR 2000 Report to the General Assembly.
    13.  Ma MS, Chen LH, Chen MD, Chen WL. “The Biological Dose Evaluation on Chromosome Aberration Analysis of Residents of Rad-Contaminated Buildings” Nuclear Science Journal.1998;35(6):447–452.
    14.  Proceedings of the Annual R&D Achievement Symposium of (Taiwan) AEC since 1993 and NSC-AEC Combined Symposium Executive Yuan. 1998 (in Chinese with abstract in English).
    15.  Chen WL, Taur CL, Tai JJ, Wuu KD, Wang-Wun S. “Chromosomal Study in Lymphocytes from Subjects Living or Working in Buildings Constructed with Radioactively Contaminated Rebar” Mutation Research. 1997;377:247–254. [PubMed]
    16.  Chang WP, Hwang BF, Wang D, Wang JD. Cytogenetic “Effect of Low-Dose, Low-Dose-Rate Gamma Radiation in Residents of Irradiated Buildings”, Lancet. 1997;350:330–333. [PubMed]
    17.  Chang WP, Hwang JS, Hung MC, Hu TH, Lee SD, Hwang BF. “Chronic Low-Dose Gamma-Radiation Exposure and the Alteration of the Distribution of Lymphocyte Sub-population in Residents of Radioactive Buildings” Int J Radiat Biol. 1999;75(10):1231–9. [PubMed]
    18.  The Recommendations of the International Commission on Radiological Protection. Oxford: Pergamon Press; 1991. ICRP Publication 60.
    19.  Pierce DA, Shimizu Y, Preston DL, Vaeth M, Mabuchi K. “Studies of the Mortality of Atomic Bomb Survivors, Report 12, Part 1, Cancer: 1950–1990” Radiat Res. 1996; 146:1 [PubMed]
    20.  “Annual Health and Vital Statistics: 1983–2001”, Department of Health, Taiwan. 21. Calabrese EJ, Baldwin LA. “Scientific Foundations of Hormesis” Critical Reviews in Toxicology. 2001;31(4 & 5):351–624. CRC Press. [PubMed]
    21.  Calabrese EJ, Baldwin LA. “Radiation Hormesis: Its Historical Foundations as a Biological Hypothesis” Hum Exp Toxicol. 2000;19:41–75. [PubMed]
    22.  Luckey TD. Radiation Hormesis. Boca Raton, Florida: CRC Press; 1991. Figure 9.1.
    23.  Pollycove M, Feinendegen LE. “Radiation-Induced Versus Endogenous DNA Damage: Possible Effects of Inducible Protective Responses in Mitigating Endogenous Damage” Hum Exp Toxicol.2003;22:290–306. [PubMed]
    24.  Cuttler JM, Pollycove M. “Can Cancer Be Treated with Low Doses of Radiation?” J Am Phys Surg.2003;8(4):108–111.
    25.  NBC letter to the Department of Health (DOH) requesting an official study be conducted on the statistics of cancer deaths of the residents in the 60Co contaminated apartments NBC Society letter No. 86051, 1997 May 13 (in Chinese).
    26.  DOH reply to NBC Society indicating that an official statistical study would be conducted DOH letter No. 86028525, 1997 June 17 (in Chinese).
    27.  DOH letter to the NBC Society indicating that the role of evaluation of the health effects observed in the residents of the contaminated apartments had shifted to AECDOH letter No: 87071105, 1998 December 16 (in Chinese).
    28.  Hattori S. “The Research on the Health Effects of Low-Level Radiation in Japan”. Proceedings of 11th Pacific Basin Nuclear Conference; 1998 May 3–7; Banff, Alberta, Canada.



      Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

      comments powered by Disqus


      Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

      Usted es el visitante No:
      desde Diciembre 2006


      Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

      Locations of visitors to this page

      Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

      Speakeasy Speed Test


      ¿Desde qué países nos visitan?
      ¿Quiénes son los visitantes?
      Ranking entre sitios de la web


      Usted es el visitante número

      desde Noviembre 28, 2008
      Vea aquí nuestras estadísticas


      ¿Desde qué países nos visitan?
      ¿Quiénes son los visitantes?