POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba




Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Compre ahora el libro
Clima Feroz
Por Eduardo Ferreyra
Apoye la edición independiente: compre este libro en Lulu.


EL NIÑO/NIÑA



  • Manchas Solares

    Condiciones en el Sol

    Sea Ice Extent
    Hielo Marino


    Temperatura Polo Norte


    Pronósticos del Tiempo


    Blogs: escépticos del clima en Inglés

    William M. Briggs
    Climate Audit
    Climate Change Facts
    Climate Change Fraud
    Climate Police
    Climate Resistance
    Climate Scam
    Climate Science
    CO2 Science
    CO2 Sceptics
    Friends of Science
    Global Climate Scam
    Global Warming Heretic
    Global Warming Hoax
    Global Warming Skeptic
    GlobalWarming.org
    Greenie Watch
    Bruce Hall
    Warwick Hughes
    Lucia Liljegren
    Jennifer Marohasy
    Warren Meyer
    Maurizio Morabito
    Luboš Motl
    Tom Nelson
    Newsbusters climate
    Niche Modeling
    Planet Gore
    Really Real Climate
    Roger Pielke Sr.
    Fred Singer
    David Stockwell
    Philip Stott
    Anthony Watts
    World Climate Report

    Videos de Interés
    Penn and Teller -Genial!

    El Gran Timo del Calentamiento Global

    El Gran Timo...
    en 8 partes breves
          ARTICULOS
    RECOMENDADOS


    Estudios Solares de Theodor Landscheidt



    Habitantes de Chernobyl desafían el peligro
    y volvieron a la zona prohibida

    Eduardo Ferreyra
    Presidente de FAEC
    Noviembre 29, 2014

    El tema del elevado nivel de radioactividad alrededor de la accidentada central nuclear de Chernobyl y la canti-dad de mitos urbanos y desinformación que plagan este campo, ocupa varios tomos enciclopédicos. Hasta hoy mucha gente, la inmensa mayoría de las personas que leen diarios, revistas y miran la televisión creen que los alrededores de la vieja central y en una gran región donde estaba asentada la ciudad de Prypiat no se puede vivir, ni se podrá hacerlo en 200.000 años, tal como la afirma Greenpeace.

    Sin embargo, desde 1986 se han realizado numerosos estudios de campo e investigaciones epidemiológicas sobre las consecuencias del accidente –que causó 32 muertos entre los “liquidadores” y bomberos que apagaron el incendio– que demuestran sin dejar lugar a dudas que las consecuencias para la salud de la población debidas a la radioactividad fueron descomunalmente exageradas por organizaciones alarmistas como Greenpeace, el grueso de la población mundial sigue creyendo en esos informes falsos y/o exagerados y tienen un miedo irracional a la radioactividad y a las centrales nucleares.

    ¿Fue tan catastrófico el accidente de Chernobyl? Lo fue en el sentido de la neurosis que se creó en la población mundial; en la vida de los cientos de miles de personas evacuadas de la región sin ninguna necesidad; en la vida de los millones de personas en Rusia y Ucrania que debieron aceptar la inmigración forzada de esos “refugiados nucleares” que tuvieron privilegios injustificados. Todo eso lo reflejan los estudios e informes en congresos inter-nacionales promovidos por las Naciones Unidas, como se puede leer en este link que publicáramos ya hace casi 10 años:

    Chernobyl: la verdadera escala del accidente: Veinte años después, un informe de las Naciones Unidas (OMS, OIEA, PNUD, PNUMA, UNSCEAR, etc) da respuestas definitivas y formula sugerencias para reparar las vidas dañadas. A los admiradores de Greenpeace les ha caído muy mal. A Greenpea-ce ni hablar! (19-mayo-2006)

    Si comparamos a Chernobyl con los principales accidentes industriales ocurridos desde 1921, podemos ver que su gravedad, en términos de vidas y de consecuencias para la salud han sido bastante escasos:

    El SIGLO 20, UNA CENTURIA DE DESASTRES

    AÑOTipo de desastreUbicaciónMuertos
    1921Explosión en planta químicaOppau (Alemania)561
    1942Explosión de polvo de carbónMina Honkeiko (China)1.572
    1947Explosión de FertilizanteTexas City (USA)562
    1956Explosión de DinamitaCali (Colombia)1.100
    1957Incendio de ReactorWindscale (Gran Bretaña)0
    1959Fallo en Dique FluvialFrejus (Francia)421
    1963Derrame de Dique, 108 m3)Vaiont (Italia)2.600
    1975Explosión en una minaChasnala (India)431
    1976Derrame químicoSeveso (Italia)0
    1979Accidente en planta de armas bioquímicasNovosibirsk (Rusia)300
    1979Derretido Núcleo de ReactorThree Mile Island (USA)0
    1984Explosión de gas naturalCiudad de México (México)452
    1984Fuga de gas tóxicoBhopal (India)aprox. 15.000
    1986Derretido Núcleo de ReactorChernobyl (Ucrania)30
    2011Derretido Núcleo de ReactorFukushima, Japón0

    Pero el más persistente de los mitos urbanos creados a partir de Chernobyl, es el de la imposibilidad de la vida, humana, animal, y hasta vegetal, en una gran área alrededor de la central y de Prypiat, la ciudad que está a 5 km de la planta atómica. Por lo tanto, cuando aparecen noticias como la que publico más abajo, la gente se re-siste a creer. Hay un fuerte choque emocional causado por una realidad que era ignorada y que viene a derribar creencias arraigadas, y por la sospecha de que uno estuvo engañado durante toda su vida. Sobre todo el reco-nocer que uno no es lo sagaz, inteligente y preparado que se creía, es sumamente doloroso. Entre las grandes citas del gran escritor Mark Twain figura esta que viene como anillo al dedo: “Es mucho más fácil engañar a la gente que convencerla de que ha sido engañada.” Hay una gran resistencia a reconocer nuestra propia estupidez. Pero una vez que hemos reconocido por primera vez que fuimos tontos y crédulos, el camino hacia una vida un poco más inmune a los engaños se hace más fácil.

    Mi experiencia personal me lo confirma a menudo. Yo había sido un ardiente admirador y defensor de la organi-zación ecologista Greenpeace. Cuando comprobé in situ que me mentían de manera insoportable; cuando comprobé que Greenpeace, dos días después del accidente de Chernobyl afirmaba que se había descubierto a una gallina de 1,80 metros, monstruo creado por la radioactividad, y que 20.000 personas estaban siendo sepultadas en fosas comunes en Prypiat mediante topadoras y palas mecánicas, desperté a la realidad y con la capacidad de reconocer más fácilmente cuando me quieren vender un buzón o el obelisco de Buenos Aires.



    Habitantes de Chernobyl desafían el peligro
    y volvieron a la zona prohibida

    Cerca de 270 personas de avanzada edad viven en la zona de exclusión. Las autoridades amenazaban al comienzo con expulsarlas, pero terminaron por resignarse a tolerar su presencia allí.

    Emol Noticias.com
    Noviembre 2011

    Desde el desastre nuclear, hay una zona de 30 kilómetros alrededor de la planta prohibida para las personas. Foto: AFP
    CHERNOBYL.- Cerca de 300 personas, en su mayoría ancianos, regresaron a vivir en la zona de exclusión de Chernobyl, pese a la prohibición tras la catástrofe nuclear de 1986, y sin tomar mayores precauciones cultivan sus huertos y consumen lo que les brinda la tierra. Ganna Konstantynova, de 77 años, vive en la pequeña ciudad de Chernobyl, a sólo 18 km de la central accidentada el 26 de abril de 1986, lo cual no le impide cultivar tomates y papas o comer champiñones de los bosques vecinos.

    Algo que sorprende a los visitantes, que se comprometen por escrito al ingresar en la zona a respetar las reglas de seguridad oficiales: no tocar las plantas ni las instalaciones, no comer ni fumar al aire libre, no sentarse en el suelo. "Yo me encuentro bien, muy bien en Chernobyl", dice la anciana, con un pañuelo color naranja en la cabeza. "El aire es fresco, el río está cerca, todo es como debe ser. La hierba huele bien, y en verano todo florece, hay patatas, hay tomates", añade.

    La anciana se compadece con la desgracia de los japoneses, golpeados por un sismo, un tsunami y explo-siones en la central de Fukushima, aun cuando juzga la crisis nuclear como el menos grave de esos males. "Si su central hubiese estallado, lo habrían soportado, como nosotros, eso es todo", asegura.

    Ganna Konstantynova estima inclusive que las radiaciones no son perjudiciales para la salud. "Mucha de la gente evacuada que conocía ya ha muerto, y yo sigo viva aún", dice. Tras la explosión del reactor Nº 4 de Chernobyl, hasta ahora la peor catástrofe nuclear de la historia, Ganna formó parte de los 130.000 ucra-nianos evacuados de la zona de exclusión, en un radio de 30 km en torno a la central. Regresó un mes después y desde entonces no ha dejado jamás su pequeña casa de madera de color verde.

    En total, cerca de 270 personas de edad viven actualmente en la zona de exclusión. Las autoridades ame-nazaban al comienzo con expulsarlas, pero terminaron por resignarse a tolerar su presencia allí. Los sep-tuagenarios Ivan y María Semeniuk forman parte de los nueve habitantes de Paryshiv, donde la mayoría de las casas están abandonadas y se degradan lentamente.

    Todos siguen de cerca los acontecimientos en Japón, y sentados en un lecho miran un programa de tele-visión sobre esta otra crisis nuclear. Ivan y María estiman también que el peligro de las radiaciones es "un poco exagerado", y llevan una vida idéntica a la de antes de la catástrofe, cultivando su huerta, criando un cerdo y una docena de gallinas. "No le hará daño, se lo garantizo", promete Ivan con una sonrisa, invitando a los periodistas a probar la bebida que ha fabricado con los frutos de su jardín y las bayas de los montes vecinos.

    Numerosos ucranianos que deben entrar en la zona para las obras de neutralización de la central acciden-tada comparten la misma negligencia con respecto a las reglas de seguridad. Algunos prefieren consumir los alimentos del lugar en vez de la comida "limpia" del restaurante local. Los iniciados afirman conocer astucias para evitar tragar demasiado cesio. "Los peces, mejor pescarlos en el agua que fluye, y no en las estancadas", dice Oleg, de 30 años, quien llega con frecuencia al lugar a causa de su trabajo. Vira, su joven colega, trabaja en la zona desde hace tres meses, y observa una rara prudencia: toma vitaminas, se lava con frecuencia las manos, limpia sus zapatos y no come productos locales. Pero la prudencia se atenúa con el tiempo: cuando llegó a la zona evitaba caminar sobre la hierba y tocar la vegetación, precauciones que ya ha olvidado.



    Lecturas adicionales sobre el gran mito urbano Chernobyl

    La vida silvestre desafía a la radiación en Chernobyl : por Stephen Mulvey, BBC - La zona de exclusión alrededor de la planta nuclear Chernobyl está rebosante de vida. Cuando los humanos fueron evacuados del área hace 24 años, los animales se mudaron a la región. Las especies existentes se multiplicaron y las especies no vistas durante décadas –tales como el lince y el búho águila- comenzaron a regresar. Pregunta: Según Greenpeace, ¿la región no sería inhabitable durante 200.000 mil años o algo así?

    Chernobyl: la verdadera escala del accidente: Veinte años después, un informe de las Naciones Unidas (OMS, OIEA, PNUD, PNUMA, UNSCEAR, etc) da respuestas definitivas y formula sugerencias para reparar las vidas dañadas. A los admiradores de Greenpeace les ha caído muy mal. A Greenpeace ni hablar! (19-mayo-2006)

    Chernobyl: El Más Grande Fraude del Siglo 20: Un nuevo aniversario de Chernobyl, y nueva arremetida de la campaña desin-formadora del lobby antinuclear. Vuelva a leer toda la información sobre lo que que realmente pasó en 1986. La explosión en el reactor nuclear de Chernobyl no fue una de las peores tragedias del Siglo 20. La explosión no mató a miles de personas, ni tampoco contaminó a enormes áreas durante cientos de años. Es más, Noruega tiene un nivel de radioactividad de fondo natural más alto que el actual nivel de radioactividad en la región de Chernobyl! (18-abril-2006)

    El UNSCEAR Dice la Verdad Sobre Chernobyl: El reciente informe del Comité Científico de las Naciones Unidas sobre Efectos de la Radiación Atómica (UNSCEAR), está en total desacuerdo con las opiniones ampliamente propagadas por los medios de internacionales de prensa, por los Verdes, y por los gobiernos de Bielorusia y Ucrania, de que han ocurrido decenas de miles de muertes por cáncer y epidemias de desórdenes genéticos, presuntamente causados por el accidente de Chernobyl. (5-julio-2004)



    Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:


    comments powered by Disqus


    Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

    Usted es el visitante No:
    desde Diciembre 2006


    Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

    Locations of visitors to this page

    Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

    Speakeasy Speed Test


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?
    Ranking entre sitios de la web


    Usted es el visitante número

    desde Noviembre 28, 2008
    Vea aquí nuestras estadísticas


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?