PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS


ENERGÍA EÓLICA: Mitos y realidades

Nota de FAEC: esta es una reproducción adaptada de la página de INVAP sobre energía eólica. INVAP es un empresa que es orgullo de los argentinos, no sólo por su nivel técnico y científico en el campo de la energía nucelar, sino por su desarrollo en otros campos de la ciencia y la tecnología. Recomendamos una visita su excelente sitio de internet en INAVP en la seguridad de que muchos quedarán soprendidos por lo que hallarán allí.

INVAP También fabrica turbinas de viento para la generación de electricidad eólica, y compite en un mercado que debería crecer en nuestro país, si las condiciones de la economía nacional fuesen mejores que las actuales. El último acuerdo firmado por el gobierno impulsando esta actividad podría ser promisoria, si no queda -como muchas otras veces-en nada más que pro-mesas.

En este artículo INVAP trata de explicar la verdad de lo relacionado con la energía eólica, y nos cuenta de los mitos y verdades que abundan en el tema. Nos dice la verdad sobre los reales costos de instalación y producción, y de lo que podemos los argentinos esperar de esta naciente manera de generar energía.


La Generación de energía Eólica

En muchos lugares de la estepa y la costa patagónica la velocidad media anual del viento supera los 9 metros por segundo y en algunos llega a los 11 e incluso 12; mientras que en la Europa continental rara vez superan los 8 metros por segundo. Esto importa, porque la potencia aprovechable del viento es función cúbica de su velocidad: dicho de otro modo, al doble de velocidad corresponde ocho veces más potencia.

Además de raudo, el viento patagónico es pertinaz: da altos "factores de capacidad", que indican el porcentaje de tiempo anual que un equipo alcanza su performance "no-minal" (toda la que indica el fabricante). Si se trata de un equipo de 10 kilovatios, por ejemplo, el factor de capacidad tal o cual lugar indica qué porcentaje del año se al-canza a generar esta potencia cuando el equipo se instala ahí.

Bien, resulta que en la Patagonia los facto-res de capacidad son regularmente mayores del 40 por ciento, mientras que en Europa y Estados Unidos andan entre 20 y el 30 por ciento, y eso en las mejores ubicaciones continentales. Todo esto explica que un mo-lino danés, español o alemán aquí generen dos veces más electricidad anual que en origen. Nuestro recurso es increíble.

También es increíble lo poco que lo usamos. Alemania, país poco ventoso, tiene casi 10.200 megavatios eólicos instalados (y 60.000 puestos de trabajo generados en la industria eólica). Siguen los EEUU, con 4400 megavatios, y con un parque apenas inferior, en tercer lugar, ahora está España, que además desplazó hace poco a Dinamarca del segundo puesto mundial de exportacio-nes de molinos. En el año 2000, el giro económico de toda esta industria superó los 30.000 millones de dólares.


En Comodoro Rivadavia, Chubut, los 16 molinos daneses y españoles de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) constituyen el mayor par-que eólico de Sudamérica. Diseminados en diferen-tes puntos estratégicos del ejido urbano, aportan entre el 7 y 10 por ciento de la demanda eléctrica de la ciudad. Pero es imposible amortizar equipos importados con las tarifas eléctricas actuales: el único despegue posible para la generación eólica a gran escala en Argentina será con molinos naciona-les y precios más razonables que los de los equipos importados. Es uno de los desafíos actuales de Invap

La Argentina, país de paradojas, no llega a los 25 megavatios instalados y sólo fabrica equipos chicos, habiendo importando los pocos de gran porte que se ven en las pampas bonaerenses y patagónicas. El mayor esfuerzo en este sentido lo hicieron algunas cooperativas pioneras, como la de Servicios de Co-modoro Rivadavia, en Chubut (11 megavatios instalados), o municipalidades como la de Pico Truncado, en Santa Cruz (1,2 megavatios instalados).

Aunque las mayores "granjas eólicas" del país se han asentado respectivamente en las dos capitales na-cionales del petróleo y del gas natural, nunca se pretendió que sustituyeran estos combustibles. Durante un tiempo Comodoro y Truncado "cerraron números" combinando generación térmica con eólica. Jamás in-tentaron iluminar sus ciudades a puro viento, sino usarlo para ahorrar hidrocarburos. Pero desde la devalua-ción de fines del 2001 estos molinos importados siguen debiéndose al exterior en dólares y sólo recaudan pesos, de modo que pierden plata.

Hubo sueños mucho más ambiciosos. La provincia de Río Negro, copropietaria de INVAP, participó del mayor programa eólico de toda Sudamérica: 300 megavatios a instalar en diez años, con participación de las provincias de Neuquén y Chubut, y las empresas INVAP y ENARSA, joint venture de ENDESA y ELECNOR de España.

Este programa, llamado Plan Estratégico para la Patagonia, suponía empezar por la ciudad de San Carlos de Bariloche, Río Negro, donde los estudios están más avanzados. En una primera etapa, se pensaba erigir ocho generadores con 5 megavatios de potencia instalada total, y en una segunda se pensaba llegar a los 15 megavatios.

Otros sitios previstos en Río Negro eran –siguen siendo- Viedma, San Antonio, Gral. Conesa, Gral. Roca, Sierra Grande, Pilcaniyeu, El Bolsón, Choele Choel, El Cuy y la zona del Embalse E. Ramos Mejía (Chocón).

En Neuquén los sitios seleccionados son, entre otros, Cutral Co - Plaza Huincul, Zapala, Piedra del Aguila, Chos Malal. En Chubut Puerto Madryn, Pampa del Castillo, Salamanca, Sierra Rosada, Trevelín, Sarmiento, etc.

Pero el Plan Estratégico, como todo el desparejo impulso eólico criollo de mitad de los '90, está parado desde 1998 por la recesión, y desde 2001 por la caída del peso. Antes, los generadores parecían desa-lentados sólo por el incumplimiento de la Ley Nacional de Promoción 25.019 (que premia con 1 centavo por kilovatio generado al fabricante de energía eólica entregada en red). Algunas provincias añadieron sus propios premios a los inversores, como la ley Provincial 4389 de Río Negro, que garantiza medio centavo más. Pero aún con estos salvavidas, nada alcanza a sacar de pérdidas a quien tiene en sus tobillos el ancla de plomo de una deuda en dólares y cobra su electricidad en pesos devaluados.

De todos modos, los problemas del rubro no son exclusivamente locales. La industria eólica de gran escala de Alemania, Dinamarca y España todavía es muy dependiente de los subsidios por el alto costo de los molinos (800 a 1200 dólares el kilovatio instalado). No por nada, el impresionante crecimiento del 31 por ciento de esta industria en los 5 años finales de la década de los '90 se consiguió pagando 8 centavos de dólar por kilovatio generado a los dueños u operadores de granjas, cuando el estándar de mercad para otros generadores estaba entre los 3 y 5 centavos. Y ese crecimiento se empezó a detener ahora, cuando Euro-pa empieza a pagar la electricidad eólica con precios que siguen siendo "premium", pero que irán mermando progresivamente. Tras dos décadas de promoción a rajatabla, esta industria tendrá que empezar a enfren-tarse al impiadoso mercado sin andador.

El alto costo de los equipos –y por lo tanto de la electricidad-, así como de la inconstancia del recurso es común a todas las energías llamadas "alternativas", como la eólica y la solar. En términos ideológicos son muy atractivas, pero en la dura realidad diaria no siempre hay viento o sol disponibles cuando la gente ne-cesita electricidad, y cuando sopla fuerte o brilla el sol no es necesariamente cuando una red pide potencia.

Ésto se expresa en un techo para la componente eólica que admite cualquier red eléctrica, urbana o regio-nal, chica o grande. Este techo se llama "factor de penetración", y el ingeniero Erico Spinadel, del Grupo de Energías No Convencionales (GenCo) de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires, citado varias veces en el diario La Nación, estima que anda en un 15 por ciento. Es la palabra creíble de un abanderado de este tipo de generación en la Argentina, pero uno de buenos quilates académicos y que se responsabiliza de lo que dice ante un público calificado y crític.

Según el ingeniero Florencio Gamallo, también del GenCo, cuando se compran muchos equipos y uno se va acercando al límite teórido del 15 por ciento (como parece haber sucedido en la red de Comodoro Ri-vadavia), el resultado es que hay que empezar a dejar molinos fuera de línea aunque haya viento, deman-da o ambas cosas. O se puede apelar a "plan B" y respaldar estos molinos "sobrantes" con nueva generación térmica (o de alguna otra fuente confiable). De otro modo, los aerogeneradores introducen "desorden" en la red: causan variaciones de tensión o frecuencia traducibles, para el usuario, en lamparitas o motores eléc-tricos quemados. Surge entonces el problema adicional de que los molinos más inactivos tardarán aún más en pagar sus costos de importación. O peor aún, para poder tener todos sus molinos "en línea" el máximo de tiempo posible, el dueño deberá comprar más equipos diesel u otros aparatos térmicos para respaldarlos. De uno u otro modo estará metido en gastos hasta el cuello.

En las redes chicas, como las de la Patagonia o algunas del interior bonaerense, las granjas eólicas tienen entonces por techo el factor de penetración que, insistimos, es del 15 y no el 30 por ciento.

Pero en las redes grandes el límite es el precio: allí las granjas deberían competir contra la generación a gas, gas-oil, fuel-oil, hidroeléctrica y nuclear. Y el hecho es que no son competitivas, y menos que menos con el actual precio del gas, que fija un piso bajísimo para todo el sistema. Si hubiera grandes granjas eólicas en la costa bonaerense, donde los vientos son excelentes, y estuvieran inyectando potencia en el Sistema Interconectado Nacional, tendrían este problema: un kilovatio/hora demasiado caro. Perderían plata. No podrían vender.

Hay modos de salir de este brete, pero por el momento son muy futuristas. Por ejemplo, como propone el citado Spinadel, en una Patagonia con centenares o miles de megavatios eólicos instalados se podrían usar los excedentes de electricidad para fabricar y exportar hidrógeno, un combustible no contaminante que tal vez resuelva los problemas energéticos y ecológicos más cruciales de la Humanidad. Para la Argentina y la Patagonia sería un sueño, algo así como exportar viento.

Pero, aunque la Comunidad Europea está por empezar varias iniciativas importantes al respecto, todavía no existe un mercado mundial del hidrógeno al cual venderle nada. Entre otras cosas, porque la genera-ción, el almacenamiento y transporte barato, compacto y seguro de este elemento a gran escala son pro-blemas técnicos difíciles, aún sin resolver.

La maduración tecnológica y la creación de grandes fábricas de molinos fue bajando el costo de estas máquinas durante los '80 y '90. Pero no lo suficiente como para que puedan dar pelea sin las muletas de grandes subsidios contra el gas natural en la Argentina. O el carbón en Europa. O el átomo en todo el mundo.

En la Argentina las dificultades de crecimiento de la energía eólica reflejan todo esta problemática mundial, pero además tiene componentes propias: gas muy barato, tibias y tardías leyes de promoción, recesión, devaluación, ignorancia en los sectores dirigentes, falta de interés del capital privado. El resultado total desalienta al más pintado. No a nosotros.

Durante dos décadas, INVAP invirtió en evaluación del recursos, investigación, desarrollo y fabricación de equipos eólicos chicos, que hoy sigue fabricando y vendiendo. Ahora está además midiendo el viento en todas las provincias patagónicas. También puso imaginación, energía y dinero en participar del mayor pro-grama eólico sudamericano, aunque hoy esa iniciativa duerma a espera de mejores vientos.

INVAP no se endeudó ni saltó a una pileta sin agua, pero trabajó mucho, sigue en la trinchera y está bien posicionada.

Que los grandes proyectos eólicos se reactiven depende de que los equipos no sean tan caros, de que se puedan fabricar en forma mayoritariamente argentina, y de que además la gente acepte pagar facturas su-bidas sin chistar, como lo hizo en Europa durante dos décadas. En la actual crisis, no parece lo más justo.

Que lo eólico aquí resucite también depende de que en el mundo quienes fabrican kilovatios "sucios" conta-minando con carbono le paguen a quienes fabrican kilovatios "limpios", y esto a través de diversos meca-nismos que se discuten en toda conferencia internacional sobre la atmósfera. Todo esto supone decisiones nacionales e internacionales que escapan terminantemente a nuestro modesto quehacer. Hacemos buenos molinos, pero no podemos cambiar la dirección del viento, y por ahora sopla en contra.

Aún así, somos el referente tecnológico más importante de la Patagonia, el viento aquí seguirá soplando y lo conocemos cada vez mejor. Cuando sea posible aprovecharlo en serio, es probable que seamos interlocu-tores o socios de cualquier emprendimiento de escala. Entre tanto, vendemos equipos chicos. Los mejores.



Nota Final de FAEC: El artículo expone con claridad la situación actual de la energía eólica a nivel mundial, y da una excelente visión de las ventajas de la Patagonia para la instalación de turbinas de viento. También "separa la paja del trigo" en lo relativo a las bondades y promocionadas ventajas de la energía eólica, mostrando que permanece siendo todavía una generación eléctrica muy poco competiti-va que no tendría ningún futuro sin la existencia de grandes subsidios gubernamentales para mante-ner una actividad claramente antieconómica.

Siempre hay que mantener presente que los subsidios los termina pagando el usuario, la gente, el Pueblo, sin que se le retribuya adecuadamente por ese gasto extra. Por otra parte, los beneficios los recogen grupos empresarios pequeños que, de no tener esos fuertes subsidios, dedicarían sus esfuer-zos a cualquier otra actividad productiva, no necesariamente en la generación de electricidad cara. También hay que tener muy presente que hay grandes áreas de actividades altamente productivas y beneficiosas para la población que, no sólo carecen de subsidios sino que además están fuertemente castigadas con irracionales impuestos a la producción, eufemísticamente llamados "retenciones".

Beneficar con subsidios grupos o actividades poco beneficiosas para la población, en detrimento de pro-ductores que son la base de la riqueza nacional parece ser una política rayana con lo irracional. O lo in-moral. Depende de quien se quede finalmente con el dinero de las retenciones.

No es óbice, sin embargo, para que la generación eólica sea conveniente y hasta práctica en aplicacio-nes puntuales y muy específicas, por ejemplo en regiones donde el tendido de líneas eléctricas de alto y/o medio voltaje es económicamente impráctico, como ha sido tradicionalmente el uso de los moline-es eléctricos usados en el campo argentino desde mediados del siglo 20.

Pero disentimos con el artículo cuando habla de los que "fabrican kilovatios sucios" contaminando con carbono (es decir con CO2) dado que ya hemos demostrado que el CO2 no es un "contaminante" sino un elemento vital para la supervividencia de todas las especies en la Tierra. Es el alimento del reino vegetal: sin dióxido de carbono no hay plantas, sin plantas no hay vida sobre el planeta. Punto.

También pudo influir en el redactor de la excelente página de INVAP su afinidad con la energía nuclear -de la que FAEC es ardiente partidaria, también, pero no al punto de cerrar los ojos y dejar pasar gruesos errores de concepto en relación al CO2, el calentamiento global y el mentado cambio climático. Hay una ética científica y profesional que debemos respetar.

Y dado que es información nueva, los últimos datos de satélites meteorológicos de la NASA muestran que el Hemisferio sur se calienta mucho más lentamente que el Hemisferio Norte -siempre que se tomen las tendencias de largo plazo. En el corto plazo, el hemisferio sur se enfría. Los resultados indican que en realidad lo que tenemos es "medio calentamiento global". La tendencia de calen-tamiento del Hemisferio Norte es de 0,0211º C por año, mientras que la del hemisferio Sur es de apenas 0,0057º C por año.

Considerando las grandes diferencias en la relación "tierra/océanos", podemos decir algunas cosas sobre este "medio calentamiento global": Pensamos que la irradiación del Sol es un factor global que afecta de manera diferente a ambos hemisferios. El hemisferio norte tiene mucha mayor cantidad de tierra firme emergida, que se calienta con mayor rapidez que el agua de sus océanos, mientras que el hemisferio sur tiene una cantidad inmensa de océanos que tardan mucho más en calentarse que la poca tierra firme que se observa.

Entre otros factores que han descubierto los oceanógrafos es que en los últimos años los océanos, espe-cialmente los del hemisferio sur se ha enfriado, contribyendo a una mayor absorción de CO2 en sus aguas. De hecho, esto se ha visto reflejado en la tendencia de los últimos tres años a un enfriamiento generalizado del hemisferio sur. La Tierra en general, y el Hemisferio Sur en particular, se han enfriado desde 1998, tendencia que se ha acelerado a partir del año 2003.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC


Volver a la Página Artículos          Volver a la Página de Energías

Usted es el visitante No.:

desde Julio de 2001
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísiticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?



No se enoje! Sólo díganos su opinión!
Nombre:
Email:
Comentarios: