PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS


Privilegios renovables

por Gabriel Calzada -
27 de agosto, 2006 - Libertad Digital

Los productores de las llamadas energías renovables se han convertido en uno de los grupos sociales más privilegiados de nuestro tiempo plagado de mitos y fraudes medioambientales. El precio de esta energía está subvencionado con cargo al bolsillo del consumidor final en un 575% con respecto a la tarifa eléctrica.

Por otro lado, el "empresario" no tiene que llevar a cabo toda la inversión con sus propios recursos porque un segundo privilegio se encarga de que esté parcialmente subvencionada con dinero de los contribuyentes. Todo este esquema difícilmente funcionaría si no fuese porque existe un tercer privilegio consistente en la compra obligatoria de la electricidad de estas turbias energías "limpias" por parte del distribuidor más cercano.

Todas estas ayudas y coacciones no son suficientes para calmar el apetito insaciable del que se siente con derecho a todos los recursos de la sociedad en su empeño de hacer que un negocio poco o nada rentable se convierta en una mina de oro personal. Los nuevos aristócratas mantienen además que tienen derecho a fondos públicos para desarrollar sus ineficientes sistemas de producción. Por eso, la negativa de la Comisión Europea a concederles su propuesta (aceptada por los parlamentarios europeos) de que dos tercios de los fondos europeos para investigación en energía no-nuclear vayan a parar a sus bolsillos les ha cabreado enormemente.

En España estas formas de producción lograron un 22,2% del total de la producción energética en 2005. Así que quienes producen gracias a todo tipo de ayudas algo menos de un tercio de la energía que no es de origen nuclear protestan porque no se les concede recibir dos tercios de los, por otro lado, injustificables fondos públicos para la investigación energética.

Las excusas para defender estas pretensiones no podían ser más ridículas. Por un lado mantienen que ese dinero les hace falta para que Europa siga liderando la producción de estas energías. Vamos, que sin gigantescas ayudas estas energías tan ineficientes no son capaces mantenerse y progresar y que la UE debe de ser líder en producir ineficientemente la energía.

Por otro, argumentan que ese chorro de dinero arrebatado a los sectores productivos de la sociedad es necesario para que la UE cumpla con la Agenda de Lisboa. En fin, que según ellos, lograr que Europa se convierta en el mercado más dinámico y con mayor crecimiento del mundo depende de subvencionar formas ineficientes de producción. Por último aseguran que esta lluvia de dinero al que creen tener derecho ayudaría a garantizar la seguridad en la provisión de energía.

O sea, que nos quieren hacer creer que instalar centrales que dependen generalmente de las condiciones meteorológicas se traduce en una mayor seguridad en la provisión de la energía. El pasado día 17 se produjo un nuevo record de demanda de electricidad en nuestro país. Curiosamente la energía eólica sólo contribuyó a un exiguo 1,5% de la producción. ¿Es a eso a lo que llaman seguridad en la producción? Más que tres argumentos parece que se trata de tres pésimos chistes.

Así es como, al mismo tiempo que se anunciaba ese record de demanda eléctrica en España, el lobby de las empresas de energías renovables europeas se reunía para exigir otros 226 millones de euros anuales para investigar. Es lo que tiene ser un privilegiado social: empiezas presionando para lograr una "empujoncito" y terminas creyéndote que tienes derecho a la propiedad ajena de forma sistemática y casi absoluta.

Gabriel Calzada Álvarez es representante del CNE (Center for the New Europe) para España y presidente del Instituto Juan de Mariana



Nota de FAEC: los privilegios que han recibido las “energías alternativas” lo han sido el tiempo necesario para que se comprobase la verdad encerrada en una de las máximas favoritas de Joseph Goebbels, el ministro de Propaganda de Adolfo Hitler: “Cuando una mentira se repite las veces necesarias, durante el tiempo suficiente, termina por convertirse en una verdad.”

Sobre todo lo terminan creyendo quienes tendrían la obligación de informarse acabadamente de los asuntos sorbe los que están a punto de legislar o reglamentar. ¿No tienen asesores? y si los tienen ¿estos asesores saben de lo que hablan, o lo hacen de manera objetiva, técnica, e imparcial? Tienen los asesores y los funcionarios que deciden sobre asuntos de importancia vital para el desarrollo y el progreso de las naciones la capacidad técnica, los conocimientos, y sobre todo el pensamiento objetivo alejado de ideologías y filosofías “naturistas”?

Nuestra experiencia nos demuestra que las cámaras legislativas y los ministerios han sido copados desde hace mucho tiempo por asesores que responden incondicionalmente al pensamiento ultraecologista que hoy parece extenderse como una plaga verde que terminará ahogando al raciocinio y a la ciencia. Tarde o temprano, muchos de esos asesores impregnados de ecologismo a ultranza han terminado ocupando puestos de importancia en los gobiernos, como es el caso de la recientemente nombrada Secretaria del Ambiente, la abogada Romina Picolotti, fundadora de una organización dedicada a la promoción de querellas judiciales contra empresas que son consideradas contaminantes, muchas veces en base a científicas pobres y inexistentes.

Este caso es el representado por la asesoría que la Dra. Picolotti prestó a la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú en contra de las plantas de celulosa que se instalan en la ribera del río Uruguay, en Fray Bentos. La asesoría de la ONG que presidía la Dra. Picolotti, el CEDHA (Centro de Derechos Humanos y Ambiente) incitó a los asambleístas, al gobierno de Entre Ríos y al gobierno de la Nación a presentar el caso ante el Tribunal Internacional de Justicia de La haya, en Holanda, para conseguir una medida precautoria que impidiese su construcción.

Es conocida ya la decisión del tribunal que rechazó la postura y la argumentación del CEDHA y la Cancillería argentina en una histórica votación de 14 contra 1 –el voto favorable fue, lógicamente, el del juez que representaba a Argentina en el tribunal.

Por todas estas razones –y muchas más- es que resulta necesario que los legisladores y las autoridades de gobierno tengan un cuidado muy especial en nombrar asesores que hagan escuchar a dos campanas de sonidos diferentes. Quien quiera saber si el automóvil que comprará es bueno, no tiene que preguntárselo al vendedor! ¿Habrá un vendedor de autos que le diga que no malgaste su dinero en un producto de pésima calidad? Si quiere saber –por lo menos una parte de la verdad- pídale su opinión al vendedor de la competencia. Compare ambas respuestas y, si tiene la enorme fortuna de conocer un usuario de esa marca de autos, pregúntele su opinión y encomiéndese a la Virgen y San Cristóbal: correrá el riesgo de recibir una respuesta teñida de subjetividad –porque a muy pocos les gusta reconocer que han sido engañados por la propaganda.

Moraleja: la Regla de Oro de los carpinteros es “medir dos veces, cortar una sola”. La de quienes quieren conocer algo cercano a la verdad, es “informarse en muchas veces fuentes, creer en muy pocas.” Sobre todo, siga la muy sabia pregunta de los viejos romanos: “¿Cui Bono? – “¿Quién se beneficia?”

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC


Volver a la Página Artículos          Volver a la Página de Energías

Usted es el visitante No.:

desde Julio de 2001
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísiticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?



No se enoje! Sólo díganos su opinión!
Nombre:
Email:
Comentarios: