PARTES de PRENSA - E-MAIL - QUIENES SOMOS - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS -
AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS








Greenpeace y el Fraude Mediático de Ezeiza
Nuevamente Gr$$npeace hace sus payasadas y se sale con la suya. ¿Hasta cuando, señores que nos gobiernan –pero que hacen la vista gorda?

Por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC

El 19 de marzo de 2005, los diarios y televisoras de Buenos Aires se hicieron un festín de alarmismo –siempre impulsado por Gr$$npeace- a consecuencia de un pedido de informes de un juzgado de la provincia de Buenos sobre el nivel de uranio en los acuíferos y el agua potable de la región en los alrededores del Centro Atómico Ezeiza, donde la Comisión de Energía Atómica (CNEA) tiene instalado un excelente centro de investigación atómica e irradiación de insumos médicos y producción de isótopos radioactivos para la medicina nuclear.

El escándalo se basó en que según un perito judicial y un denunciante en una vieja causa por “contaminación de las napas de agua con uranio,” los niveles que ellos afirmaban que existían en la zona eran peligrosos para la ingesta humana, y que los informes y análisis realizados por la Autoridad Reguladora Nuclear y la CNEA estaban equivocados –dejando entrever que habían sido “dibujados” para restarle importancia al asunto. La prensa, deleitada. Los medios se lanzaron a darse una panzada de sensacionalismo –al más puro estilo Gr$$npeace.

De acuerdo al diario Clarín del 19 de marzo, Juan C. Villalonga, jefe de bulos y fraudes de Gr$$npeace Argentina (ellos le llaman “coordinador de campañas”) consideraba que “Estamos ante un escándalo de enormes proporciones, porque estos resultados implican responsabilidades de autoridades presentes y pasadas en el centro atómico, en la CNEA y, muy especialmente, en la ARN". Más tarde, envanecido por los primeros éxitos del escanda-lete, denunciaba ante las cámaras de TV que “en el Acuífero Puelches había uranio empo-brecido.” Algo así como un Kosovo local.

Allí cometió una de las tantas equivocaciones de su vida (la haber nacido no es suya sino de sus papás) porque, excepto para el arranque de la Central Nuclear de Embalse, nunca más fue usado Uranio empobrecido en la Argentina, y ni en Ezeiza ni la CNEA, ni en CONUAR lo usan para nada. Entonces, ¿de dónde saldría el uranio empobrecido?, visto que en la Argentina no se usó jamás munición de uranio empobrecido para prácticas de tiro como en Puerto Rico, ni en acciones militares como Kosovo, Afganistán e Irak..

Cuando a fines de marzo el globo comenzó a perder aire –porque la verdad científica y técnica sale a la luz, tarde o temprano, Villalonga declaraba a la TV, con toda frescura, que el Uranio natural (porque eso es lo que había en las napas de agua –y en bajísimas concentraciones) "no es radiológicamente peligroso, pero sí lo es desde el punto de vista tóxico." Suges-tivamente, Villalonga no hizo conocer a la gente cuáles son los niveles que son realmente tóxicos para los seres humanos, ni los comparó con los que apenas se detectaron en los acuíferos de la región. Simplemente, tira el anzuelo sin carnada y los giles se enganchan por no saber por donde andan en este mundo.

Pero esa es la vieja técnica de Greenpeace: destripar la almohada de plumas en un campo batido por el viento –y después dejar que la gente seria trate de recoger las plumas… En las sociedades serias esa actitud se llama difamación. Tiene una pena prevista por la Ley. En la Argentina casi siempre se la aplican a los periodistas independientes. Como siempre, la Ley es esa red tan especial que atrapa a los peces chicos y deja escapar a los peces grandes. ¿Tendrá el dinero, el poder, la fama y los amigos algo que ver?

Los Números Fríos

El Diario Clarín había publicado esto: LA PLATA.– Un peritaje que indica que el 74 por ciento de los pozos de agua analizados en lugares cercanos al Centro Atómico de Ezeiza (CAE) está contaminado con uranio y nitratos provocó alarma y preocupación entre los más de 300.000 habitantes de la zona. En el trabajo, el perito de oficio recomienda la provisión urgente de agua potable a la población.” Como se ve, el perito de oficio entiende poco y nada. Sin embargo, cobra su sueldo a fin de mes -puntualmente.

Quizás el perito no sabía que el agua está contaminada de manera normal con uranio, pues-to que los acuíferos en Argentina (y en el resto del mundo) se forman en las montañas altas por el deshielo de las nevadas anuales. Como en la corteza terrestre el uranio natural es abundan-te, las aguas que viajan 1200 kilómetros en túneles y ríos subterráneos se “contamina” (qué linda palabra! ¡Cómo la aman los ecologistas…! les da de comer en abundancia), con todo tipo de minerales –incluido el uranio, el radón, el torio, y una enorme cantidad de metales y metaloi-des. Con sólo fijarnos en la etiqueta de una botellita de agua mineral de mesa podremos ver el análisis químico correspondiente –de los componentes más comunes.

Entre las muchas tonterías que se dijeron, Clarín aportó las suyas: “La investigación fue inicia-da de oficio a raíz de las denuncias públicas que efectuaron varios vecinos. Es que los nive-les elevados de elementos radiactivos en el agua pueden provocar, entre otras enfermeda-des, distintos tipos de cáncer.” Claro que no dijeron que los niveles de radioactividad no eran elevados sino que eran casi indetectables. Por supuesto, Greenpeace tomo ese único grano de arroz y armó una hermosa paella. Sólo ellos saben cómo hacerlo. Entre las payasadas que montaron y representaron para las cámaras de la TV Amarilla vimos a una grotesca banda de “mozos de café” o “camareros”, corriendo con sus bandejas detrás de un Ministro ofreciéndole un vaso de agua “contaminada con uranio de Ezeiza”.

Se plantaron frente al gobierno nacional exigiendo (sí –EXIGIENDO) que se cerrara de inme-diato el Centro Atómico Ezeiza (CAE) y, ya que estamos, todas las centrales nucleares del país –total, eso sale una bicoca, y no tendrá ninguna consecuencia, especialmente cuando apenas hay energía suficiente para mantener sobreviviendo a la moribunda industria Argentina.

Ahora algunos números que demuestran que Greenpeace no se cansa de meter de pata y, sin embargo sale incólume de todas sus trapisondas en Argentina. Afirma Greenpeace que “El peritaje informa que de los 46 pozos analizados, 34, es decir, el 74%, presentan contamina-ción por uranio y nitratos, y que más del 52% de las muestras de agua supera el nivel admi-tido -por el Código Alimentario Nacional- para que el consumo sea apto. El estudio señala al CAE como presunto origen de dicha contaminación.”

La Moneda Tiene Dos Caras (y una de ellas es bastante dura).

Según lo declaró la CNEA, “Las normas ambientales vigentes en Argentina (Leyes N° 24.585 y 24.051) establecen, para el agua de consumo humano, un valor máximo de 100 microgra-mos (0,0001 g) de contenido de uranio por cada litro de agua. Valores similares a los im-puestos en la mayoría de las normas internacionales“. Tenemos que agregar que el Código Alimentario Argentino deja muchísimo que desear como material científico, ya que es una muestra del terror y alarmismo ecologista transformado en código. Sigue diciendo la CNEA.

“De acuerdo a las mediciones difundidas por los medios de comunicación, que surgirían del informe de un perito en una causa judicial, el resultado de una sola muestra de la zona, entre 50 analizadas, dio un valor de 56 microgramos (0,000056 g) por litro, nivel que, como se aprecia, se encuentra muy por debajo de la tolerancia máxima señalada y no resulta peligroso para la población.


Algo que resulta curioso es ver que la Organización Mundial de la Salud (OMS) fija como valor límite aceptable para el consumo la cifra de 15 microgramos/litro, pero en su página web (www.who.int/water_sanitation_health/dwq/chemicals/uranium/en/) expresa que este valor es dudoso y relativamente reciente, ya que el antiguo valor que figuraba en sus tablas en el año 1993 para el uranio en agua, era de 1400 mgramos/litro (!!!) es decir, unas 100 veces más alto que el valor actual. Al revisar los valores hallados dentro de nuestro país, se ven valores como: 50 mgramos/litro en Médanos, Pcia Bs.As.; 48 en Rio Hondo, Sgo. del Estero; 40 en Conlara, S. Luis; 24 en Paraná, E.Rios. No quieran saber los valores de Tanti o Malargüe, donde el uranio natural es más abundante que los desocupados y la envidia.

A pesar de que todos los estudios sobre radioactividad indican que las bajas dosis de radio-actividad resultan enormemente benéficas para la salud humana (UNSCEAR, marzo 1994) la OMS, sin dar razones científicas alguna ni justificación para la elevación del límite de riesgo, bajó la dosis permitida 100 veces de 1400 mg a 100 mg/litro. Se me viene encima la sospecha que se ha debido a las presiones del ecologismo para dar pie a las campañas antinucleares, y vestirlas con un cierto ropaje “científico”, aunque las normas sean absolutamente disparatadas.

El negocio de la denuncia y los juicios indemnizatorios contra los gobiernos es una muy lucrativa actividad en EEUU y en Europa, negocio que se demostró extraordinariamente rentable con Love Canal, Times Beach, y la estafadora Erin Brockovich, entre otras muchas miles de demandas menores.

Lo disparatado y la inutilidad de esta norma de la OMS quedan patentes cuando se comprueba que, de aplicarse con la severidad que sería necesaria, habría que clausurar todos los spas de aguas termales del mundo y evacuar casi todas las ciudades del planeta –a otro menos radioactivo. ¿Conocen ustedes alguno?

¿Las conclusiones? Una risa

No vale la pena seguir mucho más adelante con el tema. No hay que pagar más por el pito que lo que el pito vale. Por lo tanto estos son un resumen de los análisis realizados y las conclusio-nes del tribunal que investigó la denuncia apoyada por Greenpeace, y por la cual exigía la neurótica interrupción de toda actividad nuclear en la Argentina.

4.7 Análisis de uranio total por fluorimetría (R-7) y de isótopos del uranio por
espectrometría alfa (R-10)

4.7.1 Resultados obtenidos

Los resultados obtenidos, expresados en µg/l para el caso de la medición de uranio total por fluorimetría y en Bq/l para el caso de la medición de uranio por espectrometría alfa, se presentan a continuación. También se presenta la estimación del error para cada resultado.

Durante la medición por espectrometría alfa de la muestra 541-101 se descubrió que no se podía detectar ninguna actividad, ni siquiera en la región correspondiente al uranio 232, el trazador radiactivo que se incorpora durante su procesamiento. Por tal motivo el Juzgado indicó realizar el análisis correspondiente a la muestra 541-370, previamente utilizada para determinaciones por espectrometría gamma.

4.7.2 Análisis estadístico

Los 50 resultados de la medición de uranio total por fluorimetría (R-7) son superiores al límite de detección de la técnica empleada Estos resultados parecen provenir de una distribución Log-Normal, de acuerdo a lo indicado por el Test de Wilks-Shapiro para un nivel de significación á=5%, mientras que el Test de Grubbs indica que no hay "Outliers" para á=5%.

4.7.3 Interpretación Radiológica

Los resultados obtenidos permiten inferir que el uranio presente en las muestras de agua enviados por el Juzgado corresponden a uranio natural (composición isotópica, relaciones entre isótopos, especialmente la relación U-234/U-238 incrementada, como típicamente se encuentra en aguas naturales no perturbadas por la acción humana).

Con respecto a los niveles encontrados, estos son coherentes con los determinados en otras mediciones dentro de la República Argentina. Un estudio presentado en 2001 [11] resume los resultados de 345 muestras de agua potable (62% provenientes de agua de red y 38% de pozo) tomadas en todo el país. Para las muestras de agua de pozo de todo el Gran Buenos Aires se obtuvieron concentraciones de uranio entre 2,7 y 11 µg/l, con una media geométrica de 4,5 µg/l (21 muestras), mientras que para toda la provincia de Buenos Aires el rango de concentración fue de 0,10 a 50 µg/l, con una media geométrica de 2,8 µg/l (34 muestras). Como puede verse, este estudio comprende un área geográfica mucho más amplia que el solicitado por el Juzgado, con una menor cantidad de muestras.

Los resultados de uranio en agua obtenidos también son compatibles con las mediciones realizadas en otros lugares del mundo. Como ejemplo puede citarse un amplio conjunto de mediciones compendiadas por el gobierno de Canadá [12], donde se citan mediciones realizadas en aguas provenientes de pozos privados en Canadá con concentraciones de uranio de hasta 700 µg/l [13, 14]. En mediciones realizadas durante 1982-84 en Manitoba, Canadá, la concentración media fue determinada en 58,3 µg/l, con un valor máximo de 2020 µg/l de uranio natural, en 287 pozos de aguas subterráneas muestreados [15]. Así mismo, se determino que los acuíferos situados en rocas Precámbricas poseen niveles de concentración de uranio mayores (promedio de 115,6 µg/l) que los acuíferos situados en rocas sedimentarias Paleozoicas (promedio de 2,5 µg/l) [12].

Por lo tanto, al Tribunal de Lomas de Zamora no les quedó más remedio que mandar a todos los chicos a sus casas, al perito oficial de vuelta al colegio, y a Greenpeace… sí, qué haremos con Greenpeace? ¿Hasta cuando tendremos que soportar sus desplantes y su accionar anti industria, anti desarrollo del país?

EVALUACIÓN DEL CONTENIDO DE MATERIAL RADIACTIVO
EN AGUAS DE POZO DE LOS ALREDEDORES DEL
CENTRO ATÓMICO EZEIZA
Mediciones relacionadas con el peritaje solicitado en la causa 5452
Juzgado Federal de Primera Instancia
en lo Criminal y Correccional N° 1 de
Lomas de Zamora
Ing. Daniel G. Hernández

5. CONCLUSIONES
Los resultados de las mediciones realizadas por indicación del Juzgado Federal de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional N° 1 de Lomas de Zamora, en el marco de la Causa 5452, considerando tanto los radioisótopos como la actividad detectada, son compatibles con niveles de material radiactivo presentes naturalmente en el medio ambiente.

La dosis efectiva comprometida debido a la ingestión de los radioisótopos encontrados en el agua medida resulta no superior a los 13 mSv/año (0,013 mSv/año), evaluándola sobre la base de las medias de las mediciones con más de un resultado positivo, es decir considerando el radio-226 y el uranio, este último contribuyendo en más del 96% a dicha dosis.



FINAL:
Me pregunto ahora: ¿El gobierno no pensará actuar contra una falsa denuncia que está nítidamente tipificada en el Código Penal? ¿Habrá algún fiscal de actúe de oficio? Como dije: todo es una risa. Solo que esto no es gracioso.


Vea el tiempo en Argentina




Volver a la página de Energía              Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?