NOTICIAS - EMAIL - CORREO RECIBIDO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Las Energías Renovables Son un Fraude

Todo lo que usted necesita saber para probar
que las propuestas para el desarrollo y uso masivo
de las llamadas "energías renovables" son un fraude total.

Por Greg Murphy
(Artículo original en Inglés en:
http://www.21stcenturysciencetech.com

Crítica del libro:

The Solar Fraud: Why Solar
EnergyWon't Run the World
Por Howard C. Hayden, 220 páginas
Pueblo West, Colo.,
Vales Lake Publishing, 2001,

Cuando se me dio este libro para su revisión, me pregunté si no sería otro esfuerzo desorganizado para demostrar que la energía solar no es el sueño dorado de todos. Fui agradablemente sorprendido al encontrar un libro que ataca a la energía solar sobre la base de que no puede suministrar la cantidad de energía necesaria para abastecer a una economía industrial –y lo hace con mucho humor.

El autor, Howard C. Hayden hace notar acertadamente que todos los libros sobre energía solar y los libros de texto sobre economía ni siquiera cubren el tópico de la energía, excepto para relacionarla con su costo. La idea de que la energía es sólo importante en términos de costo, y no en relación al nivel de desarrollo de la sociedad, está completamente desconectado de la realidad –y es totalmente insano.

Para demostrar esta relación, el Dr. Hayden proporciona una corta revisión de uso de la energía, y echa un vistazo sobre la manera en que está atado a los avances económicos en los Estados Unidos. Durante los primeros 100 años, los Estados Unidos produjeron su energía mediante la quema de carbón de piedra y madera. Antes de 1850, la principal fuente de energía era la madera, y la hulla se usaba primariamente para la industria y los ferrocarriles. Después de 1880, el uso de la madera como fuente de energía se redujo, y el carbón se convirtió la fuente dominante de energía, y se mantuvo así hasta la era del petróleo. Sólo en el período reciente hemos añadido la energía nuclear, sólo que en una muy pequeña fracción: la energía nuclear es el 20% de la electricidad producida por las usinas, pero sólo el 18.6% de toda la producción combinada de electricidad.

La Energía Renovable es un Fraude

El "fraude" al que el autor se refiere en el título de su libro, son los mercachifles que afirman que la energía solar, lo mismo que todas las demás llamadas "energías renovables", son la respuesta a las necesidades de energía del mundo. Tales estafadores usan una contabilidad falsa y exageraciones mediáticas para apoyar sus afirmaciones.

Parte de la falsificación de las cifras se hace declarando que se instalará cierta capacidad de generación de electricidad. Con la implicación de que
"capacidad" es igual a "producción". Pero existe una enorme diferencia entre la capacidad instalada y la cantidad de energía producida. El factor capacidad –el porcentaje de energía producido por la cantidad de capacidad instalada – está entre el 20 y el 35 por ciento en las llamadas energías renovables.

Como ejemplo, demos una mirada a la declarada "capacidad agregada" para la energía eólica. En los años 90s: alrededor de 5.000 Megawatts anuales en todo el mundo. Pero la producción eléctrica promedio constante es de un 30%, si uno tiene suerte. Eso lleva a la cifra de 1.500 Megawatts anuales de crecimiento en la producción real de electricidad para las granjas eólicas – comparado con los 5.000 Megawatts reclamados.

Esto representa el 15% del crecimiento anual promedio de electricidad producido por las plantas nucleares. Sólo un charlatán profesional podría hacer que el aumento anual de 9.900 Megawatts en energía nuclear parezca insignificante comparado con los 1.500 Megawatts de la estocástica energía eólica.

Derecha: Una de las muchas turbinas caídas en el "parque eólico" de Altamont Pass, California. Para fabricar otra vez esa turbina es necesario gastar más energía que la que esa turbina producirá.

 


Renovables "no-renovables"

El Dr. Hayden expone sistemáticamente el fraude de las energías renovables al mostrar que en todos casos de energía solar, eólica, biomasa, y demás,
ni siquiera producen la energía necesaria para fabricar nuevamente la fuente! En otras palabras, una turbina de viento no produce la electricidad necesaria para fabricar otra turbina de viento (a causa de la gran cantidad de electricidad necesaria para fundir al aluminio y al acero).

El autor dedica un capítulo entero a cada una de las "energías solares" para darle al lector una imagen realista de la densidad de energía que puede ser producida por cada una de estas fuentes –opuesto a al reclamo exagerado de los medios sobre la capacidad planeada, o cualquier otro cuento de hadas.

La característica común de las energías renovables es que cada una de ellas puede funcionar para un problema puntual en un ambiente especial en particular. Por ejemplo, existen ranchos en el Oeste donde el agua está demasiado profunda para ser extraída mediante el tradicional sistema de molinos de viento. Se necesitan bombas eléctricas, pero las líneas eléctricas están demasiado lejos, y la energía solar es adecuada para la tarea. En este caso, el problema puede ser resuelto por paneles solares, o una moderna turbina de viento acoplada a un generador eléctrico. Pero ninguna de estas soluciones tiene la potencia y cantidad necesaria para proveer la energía que exige la economía industrial en constante aumento.

La intrínseca incapacidad de la energía solar "para hacer funcionar al mundo" (usando las palabras del autor), hace ridícula y absurda la actual corriente que pretende promover a las energías renovables como un manera de garantizar la seguridad nacional energética después del 11 de Septiembre, 2001. El director de los Laboratorios Nacionales de Energías Renovables, Almirante Richard Truly, por ejemplo, hizo un llamado para el desarrollo del etanol, el Sol, la biomasa y el viento, como las fuentes de energía necesarias para alcanzar la "seguridad energética".
[1] La idea de que los Estados Unidos pude alcanzar la "seguridad en energía" quemando astillas de madera y usando rayos de Sol, en lugar de financiar totalmente a las tecnologías avanzadas de energías densas como la fisión y la fusión nuclear, es ridícula –a menos que uno admire a los hombres de las cavernas.

La "Civilización Hiede a Muchedumbre"

Algunos de los más vocingleros cabecillas del movimiento para el desarrollo de la energía solar y de otro tipo, son el grupo que está alrededor de Amory Lovins y Paul y Anne Ehrlich, a quienes el Dr. Hayden llama apropiadamente los "La civilización hiede a muchedumbre".

Para dar un ejemplo, y uno muy revelador, Lovins dice es moralmente erróneo usar energía y, más todavía,
"para el 90% de los usos de la energía, la electricidad es un lujo indefendible". Lovins se opone a tener cualquier clase de energía en abundancia. Él dice: "Si la energía nuclear fuese limpia, segura, asegurase gran cantidad de combustible, aún seguiría siendo no atractiva a causa de las implicaciones políticas por el tipo de economía en las que nos encerraría".

En otras palabras, el mundo no merece tener el "atractivo" estilo de vida de suficiente cantidad de energía para iluminar, calentar, o refrigerar hogares, escuelas, y hospitales, hacer funcionar las industrias y así por el estilo.

Otro ejemplo del empuje antihumano de este grupo de la energía solar y otras renovables, es el equipo del "más pequeño es mejor" Paul y Anne Ehrlich:
"En la próxima década o dos, los Norteamericanos deberían cortar en dos su consumo de energía per cápita. No se requiere menos que la total reorganización del estilo de vida Norteamericano".

Esta pandilla de antihumanos neomaltusianos predican a los países en desarrollo que deberían usar los rayos del Sol y el guano de las gallinas, que siempre han usado, porque cualquier otra cosa sería
"incivilizado".

En cuanto a la
"conservación", como una fuente de energía, otro de los temas favoritos de los Maltusianos, el autor hace notar que la conservación no es una fuente de energía, de la misma manera en que ponerse a dieta no es una fuente de nutrición. El Dr. Hayden reta a cualquiera a que se encierren en una habitación hermética y vacía, y usen cualquier método de "conservación" para llenar un vaso con gasolina.

Una Completa Guía de Referencia

Las tablas de conversión de energía incluidas en el libro lo hacen una guía de referencia invalorable, dándole a los lectores los hechos sobre las cuestiones de energías renovables y la manera en que los "expertos" retuercen los números. Las tablas son importantes, porque otra de las formas en que se mantiene el fraude es a través del intencionado uso de diferentes unidades de medición en el mismo parte de prensa o artículo. Las tablas en la parte posterior de este libro serán de gran ayuda para los lectores cuando deban calcular las cifras codificadas para obtener algo que el lector pueda entender y no resultar confundido.



Figura 1: El consumo promedio per cápita de energía en los Estados Unidos fue de 3,7 kilowatts térmicos hasta la década de los 1890, cuando la electricidad y el uso extendido de los ferrocarriles aumentó el consumo a alrededor de 5,4 kW térmicos por persona. Desde el primier embargo de la OPEP en 1973, el consumo per cápita ha sido casi constante en unos 11,5 kW térmicos por persona.
Como lo hace notar el autor, "La tasa de consumo de energía promedio per cápita en los Estados Unidos de 11,5 kW-térmicos corresponde al trabajo de 115 atléticos sirvientes trabajando las 24 horas para cada uno de nosotros. La fácil disponibilidad de energía pone fuera del negocio a los dueños de esclavos."

En una de las tablas, el Dr. Hayden suministra el contenido de calor de los combustibles, de manera que pueden ser comparados. Por ejemplo, tome la cantidad de kilogramos de hulla y multiplíquelo por 24,1 a la 106 para obtener la cantidad de joules de calor por masa. Para un kilogramo de biomasa seca, se debe multiplicar por 15 a la 106.

Otra tabla da la cantidad de intensidad solar por unidad de superficie. Por ejemplo, al mediodía en los trópicos, con cielos despejados, la intensidad del Sol en la superficie de la tierra es de 950 watts por metro cuadrado
[watts/m2], pero en Hartford, Connecticut, la intensidad del Sol es apenas de 160 watts/m2

El apéndice también contiene un corto estudio científico sobre cómo determinar la eficiencia de un motor de calor, que provee al lector con otra manera de exponer las mentiras usadas para promover la energía solar y las demás energías renovables.

Para resumir: recomiendo calurosamente este libro a la gente que quiere una mejor comprensión de las cuestiones sobre las energías renovables, presentadas con un gran sentido del humor.

Nota:

  1. Esto es de un discurso pronunciado el 14 de Marzo de 2002 en el National Press Club, por el Almirante Richard H. Truly, Director del National Renewable Energey Lab, titulado "Los Nuevos Sistemas de Energía Acentúan la Seguridad Nacional".




Volver a la página Calentamiento        Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?