If you like our work, you could help us very much by
looking at the great offer Globat has for you. Thanks!


300 MB Hosting, 300 Email Accounts only $7.50/mo.

    Fig.10 - Ancho de Anillos de Pino Huon del Lago Johnston en Tasmania Occidental

    Del registro de anillos de Pinos Huon mostrado arriba, es claro que hubo fuertes oleadas de crecimiento entre los años 940 y 1,000 y desde 1100 al 1200, durante el Período Cálido Medieval. Cook reconoce este hecho en su estudio.

    En este registro proxy la Pequeña Edad de Hielo aparece débilmente, atribuído por Cook a la influencia moderadora de los Mares del Sur, en una isla tan pequeña.

    El arranque de crecimiento de los Pinos Huon a fines del siglo 20 (coloreado de amarillo con una etiqueta de identificación añadida) no puede atribuirse solamente al clima, sino que debe ser de manera inevitable el resultado del Efecto Fertilizante del CO2, un fenómeno no permitido por Cook, pero que ha se ha encontrado desde entonces que acelera el crecimiento de las plantas en todas partes del mundo, exactamente como lo predijeron los biólogos vegetales. Cuando se descuenta el crecimiento de la parte final de siglo 20 a causa de este factor, es claro que clima fue más cálido en Tasmania durante los tiempos medievales que ahora.

    Al dibujar Cook un gruesa línea curva que actúa como su 'línea cero', que él cree que en gran medida no tiene un origen climático, claramente impone su propia visión subjetiva sobre lo que los datos significan. Si, por otro lado, la 'forma general de la tendencia de crecimiento' (cómo él la llama) es climática en su origen, todo el registro indicaría entonces una marca aún más fuerte del Período Cálido Medieval.

    En el mismo artículo, Cook usó esa línea de cero subjetiva como una base para reconstruir temperaturas de las estaciones de crecimiento en Tasmania, produciendo un "filtro de paso bajo" que suaviza al gráfico, lo que lo hace aparecer fuertemente similar al posterior 'Palo de Hockey' producido por Mann. El resultado de este proceso estadístico se muestra en la Figura 11.

    Fig.11 - Reconstrucción de Temperaturas a partir de anillos de árboles según Cook [xx]

    Según la explicación dada por Cook sobre cómo convirtió el ancho de los anillos de árboles del gráfico de la Fig. 9 en la reconstrucción de temperaturas de la Fig. 10, (haciendo que el Período Cálido Medieval desapareciese en el proceso), él calibró el crecimiento de los anillos contra las temperaturas superficiales registradas en tres estaciones meteorológicas en Tasmania. Usó a Hobart (la ciudad capital de la sila, pob. 130,000), Launceston (pob. 70,000), y el Faro de Low Head en la costa norte. Hobart es una documentada "isla de calor" [21], Launceston está afectada de modo similar, mientras que Low Head tiene una comprobada anomalía diurna [4] haciendo que la temperatura diurna se eleve en las décadas recientes debido al crecimiento de vegetación cercana al instrumento creando una mini trampa solar. Cook elaboró toda su reconstrucción sobre estos registros deficientes.

    Una deficiencia ulterior en su estudio era la geografía misma de la isla. Tasmania tiene dos bien diferenciados regímenes climáticos - un clima húmedo y frío en la mitad occidental, y un clima cálido y seco en la parte oriental. El agudo contraste entre ambos resulta muy evidente aúna para los visitantes que manejan atravesando la isla. (Fig.12).

    Fig.12 - Zonas Climáticas de Tasmania y ubicaciones

    Los pinos Huon estaban en la parte occidental, cerca de Mt. Read, en una región de muy elevadas lluvias, pero las ters temperaturas de calibración de Cook vienen de la parte oriental mucho más seca y caliente. Aaaaaunque su tratamiento estadístico fue elegante y esotérico, los deficientes registros supeficiales que utilizó invalidan totalmente al ejercicio de reconstrucción.

    De manera clara, esto debe ser también una deficiencia fundamental en el 'Palo de Hockey' mismo, ya que también está basado de manera predominante en anillos de árboles, particularmente para la primera parte del milenio, habiendo calibrado a los anillos contra las temperaturas supeficiales del hemisferio norte, cuyo registro está severamente contaminado con 'islas de calor urbano' y otros efectos de errores locales [4]. Otro defecto en el intento de tal calibración occurrirá debido al Efecto Fertilizante del CO2 acentuando el crecimiento de los anillos de los árboles, insertando así un error estructural en la calibración.

    Evidencia No. 9 - Sud Africa

    En un reciente "paper" en el South African Journal of Science, Tyson et al [27] desarrollaron una historia climática a partir de isótopos del oxígeno 18 (un proxy de la temperatura), isótopos del carbono 14 (un proxy para la actiividad solar), e información de densidad de color de una bien fechada estalagmita en una cueva en el Valle Makapansgat. De acuerdo a los autores -

      "El clima del interior de Sudáfrica era de alrededor de 1°C más frío en la Pequeña Edad de Hielo, y puede haber sido unos 3°C más alto que ahora durante los extremos del Período Cálido Medieval. Ha sido variable a lo largo de todo el milenio, pero considerablemente más durante el calentamiento del siglo 11 al siglo 13. Eventos extremos en el registro muestran nítidas teleconexiones con eventos similares en otras partes del mundo, tanto en el Hemisferio Sur como en el Norte."

    Ellos fecharon al Período Cálido Medieval hacia pre-1000 D.C. hasta 1300 D.C., con temperaturas medias de hasta 6 y 7°Farenheit más altas que hoy, y fecharon a la Pequeña Edad de Hielo desde el 1300 hasta el 1800, con temperaturas medias de hasta 2°Farenheit más frías que hoy.

    Los autores procedieron entonces a atribuir una causa a estos dos eventos.

      Los eventos de temperaturas más bajas registrados en la Pequeña Edad de Hielo en Sudáfrica se muestran como contemporáneos con los Mínimos Maunder y Sporer de irradiación solar. El calentamiento medieval se muestra coincidente con los máximos isotópicos cosmogénicos 10Be y 14C registrados en los anillos de árboles de todas partes del mundo durante el Máximo Medieval de irradiación solar."

    La variabilidad del Sol causando impactos sobre el clima de la tierra fue reafirmada por este estudio Sudafricano. Todos los cambios climáticos que ellos notaron se correlacionaron con cambios conocidos del Sol.

    Evidencia No. 10 - Centro-Este de Idaho, EEUU

    Un estudio de anillos de árboles hecho por F. Biondi et al, [1] usó un registro proxy de 850 años de temperaturas estivales en el centro-Este del estado de Idaho. Sin embargo, como se dijo antes que los anillos de árboles no son una medida confiable de las temperaturas anuales, este conjunto particular no estaba incluido en el estudio de Mann. Biondi encontró períoos de 'enfriamiento extremo' alrededor de 1300, 1340, 1460 y después de 1600. Esto confirma los descubrimientos de otros estudios en pruebas previas donde parece haber existido dos pequeñas edades de hielo, una menor durante el Mínimo Sporer del Sol, y la segunda, la principal Pequeña Edad de Hielo, durante el Mínimo Maunder en el siglo 15 (1600s).

    Los autores también declaran - "Ni la información instrumental ni la de proxys en los valles noreste de Idaho muestran un calentamiento desusado durante el siglo 20" Esto también desafía la 'punta' del 'Palo de Hockey' que presenta al siglo 20 como sin precedentes y calentándose rápidamente. Pero la declaración está confirmada por este registro de largo plazo de temperaturas rurales de Ashton en el Este de Idaho. (Fig.13)

    Fig.13 - Temperaturas Medias Anuales en Ashton, Idaho

    Hubo muy pocos cambios en Ashton en los último 100 años, justificando plenamente las afirmaciones hechas por Biondi et al.

    Evidencia No.11 - Argentina

    Los estudios multi-proxy publicados en 1994 por Villalba [30] y Cioccale en 1999 [2] confirman la existencia del Período Cálido Medieval y la Pequeña Edad de Hielo en la Argentina.

    En las regiones centrales de Argentina, hubo un clima cálido desde el año 600 hasta alrededor del 1320, permitiendo el asentamiento de poblaciones humanas que cultivaron áreas de mayor altitud, ajustándose con el Período Cálido Medieval. Después de 1320, se notaron dos 'pulsos' frios. Durante el segundo 'pulso' (la fase principal de la Pequeña Edad de Hielo), los glaciares en los Andes del sur comenzaron a avanzar y los residentes abandonaron sus asentamientos en las mayores altitudes. Según Cioccale, "Ambos pulsos fríos pueden relacionarse respectivamente con los Mínimos Sporer y Maunder". Una vez más, el Sol fue el responsable de estos eventos.

    La Argentina completa el círculo del profundo Hemisferio Sur, desde Argentina hacia el este hasta África del Sur, y de alli hasta Tasmania. De esa manera, nuestros dos eventos climáticos dieron la vuelta por las latitudes medias del Hemisferio Sur, agregado a su estridente presencia en el Hemisferio Norte.

    Evidencia No. 12 - California, USA

    En un estudio de 1993 [25], información de anillos de árboles de coníferas sub-alpinas en la parte sur de la Sierra Nevada, EEUU, fue usada para reconstruir temperaturas y precipitaciones hasta el año 800. La reconstrucción de las temperaturas mostró un período con temperaturas que excedían los valores de la última parte del siglo 20, desde 1110 hasta 1375, correspondiente al Período Cálido Medieval. También hubo un período de temperaturas frías desde 1450 hasta 1850, al mismo tiempo que la Pequeña Edad de Hielo.

    Evidencia No. 13 - Islas del Océano Índico Occidental

    Dullo et al [7] estudiaron largas 'probetas' de coral de los arrecifes en La Réunion, Mayotte y Madagascar. La información de isótopos de oxígeno se calibró con información instrumental local para derivar un 'proxy' para las temperaturas históricas de la superficie del mar. El registro más largo de Madagascar se remonta a 1540, y registró claramente el impacto de la Pequeña Edad de Hielo. Los datos también revelaron la marca de El Niño/ENSO con un ciclo de 3 a 5 años, similar al actual.

    Evidencia No. 14 - Nivel de los Mares

    Las actuales predicciones sobre el aumento del nivel de los mares son predicadas sobre la suposición de que el siglo 20 ha visto un calentamiento de +0,7°C, con un ulterior calentamiento esperado por los modelos. En base a este reclamado calentamiento, el IPCC estimó que el nivel de lo mares se había elevado 10 a 25 cm durante los últimos 100 años. Dado que esta estimación se basa en gran parte en modelos, y ya que el calentamiento del siglo 20 es mucho menor que el afirmado debido a errores en los datos de las estaciones (urbanización, etc.), el nivel de los mares del siglo 20 ha visto muy poco aumento real. [5].

    Sin embargo, la noción de que el nivel de los mares debería aumentar debido a un significativo calentamiento, o descender cuando ocurra un enfriamiento, debido a la expansión y contracción térmica de la masa oceánica, es razonable. Esto va con algunas reservas sobre que la cambiante acumulación de hielo en las regiones polares afecta también al nivel de los mares.

    Dicho eso, los niveles del mar proveen proxys para determinar la existencia del Período Cálido Medieval, ya que un calentamiento global de tal magnitud debería causar un aumento del nivel de los mares. De manera similar, la Pequeña Edad de Hielo debería provocar un descenso del nivel de los mares.

    En un estudio del nivel de los mares para los últimos 1,400 años, van de Plassche y van der Borg de la Free University Amsterdam, y Utrecht University, Holanda, [28] determinaron una alta curva de aguas para los cenagales del Hammock River, en Clinton, Connecticut, EEUU. Esto se basó en la elevación del cenagal calculada a partir del análisis de foraminíferas de un turbal, en una 'probeta' de 2 metros de largo.

    Los cambios en el nivel del mar fue validado contra tendencias similares en los niveles del mar durante los pasados 1400 años, a partir de pantanos de agua salada 10 millas más al oeste. Basado en los datos del promedio de agua alta en Clinton, ellos llegaron a la conclusión que el verdadero nivel del mar oscilaba en centímetros a decímetros en una escala de tiempo secular durante los últimos 1400 años. Se demostró así que la idea de que los niveles del mar no habían cambiado antes del siglo 20 era falsa. La conclusión del estudio:

      En base a la curva del promedio de agua alta de Clinton, llegamos a la conclusión que el verdadero nivel del mar oscilaba centímetros a decímetros en una escala de tiempo de un siglo, durante los últimos 1400 años, y eran 25±25 cm mas altos circa 1050 D.C. (Período Cálido Medieval) que en 1650 (Pequeña Edad de Hielo)."

    Una diferencia de 25 cm en el nivel del mar entre el Período Cálido Medieval y la Pequeña Edad de Hielo confirmarían la existencia de ambos eventos basados puramente en el efecto que ambos tuvieron sobre el nivel de los mares.

    En otro estudio del nivel de los mares [31], Wang Wen y Xie Zhiren de la Nanjing University, China, analizaron más de 2000 registros sobre desastres mareomotrices que acontecieron durante los últimos 2000 años en China. Los tiempos de la Dinastía T'ang (AD 618 - 900) y la dinastía Sung (AD 960 - 1279) comparten los períodos picos de desastres mareomotrices, mientras que las centurias subsiguientes vieron menos de tales eventos. La respuesta de los Chinos fue la construcción de muros para contener al mar, pero sólo después de que el desastre hubo ocurrido. Ellos concluyen diciendo:

      Un análisis ulterior muestra que los picos de temperatura de las fluctuaciones climáticas que tuvieron lugar en el Período Cálido Medieval y la subsiguiente Pequeña Edad de Hielo, coinciden con los picos de intensidad de los desastres mareomotrices, mientras que los picos de construcción de muros y escolleras ocurren mucho después. La investigación revela la relación entre el clima, el nivel del mar, los desastres marítimos y la construcción de escolleras, es decir, los períodos cálidos coinciden con niveles del mar relativamente altos, los picos de desastres mareomotrices, y los siguientes períodos picos de construcción de escolleras."

      La Ciencia Que Perdió el Rumbo

      Está ahora claro que la historia climática del hemisferio norte y del planeta como un todo no guarda ninguna similitud con la mostrada por el 'Palo de Hockey' de Mann. Es inconcebible que dos mayores eventos climáticos del pasado milenio, el Período Cálido Medieval y la Pequeña Edad de Hielo, puedan haber sido observadas en los mismos puntos en el tiempo, en tal variedad de lugares, y con tal variedad de proxys alrededor del mundo y, sin embargo, haber sido ignorados por el estudio de Mann. Una explicación posible para esta discrepancia es que los anillos de árboles son inapropiados como proxys para la temperatura, algo que muchos dendrocronólogos se rehusan a reconocer.

      Debe preguntarse entonces, ¿por qué la gente que dice tener credenciales científicas en el campo se aferran tan tenazmente a una caracterización de climas pasados que es tan notoriamente falsa? ¿Por qué hubo tan poco cuestionamiento a la teoría de Mann entre sus pares? ¿Por qué existe una negativa colectiva al papel que juega el Sol, cuando la evidencia publicada y con "peer-review" de los científicos solares demuestra que existe una clara relación entre los cambios solares y los cambios del clima?

      Un folleto titulado "Ser un Científico: Conducta Responsable en la Invetigación" [18], publicado por la Academia Nacional de Ciencia en 1995, nos provee de un bien presentado conjunto de criterios para guiar la conducta de los científicos a medida que navegan su rumbo a través de las difíciles elecciones que deben hacer sobre la manera en que deben conducirse éticamente.

        La falibilidad de los métodos es un valioso recordatorio de la importancia del escepticismo en la Ciencia. El conocimiento científico y los métodos científicos, ya sean nuevos o viejos, deben ser constantemente escrutados para descubrir posibles errores. Tal escepticismo puede tener conflictos con otros aspectos de la ciencia, como la necesidad de creatividad y para la convicción en argumentar una nueva posición. Pero el escepticismo organizado e inquisidor, como también una mente abierta a las nuevas ideas son esenciales para estar en guardia contra la intrusión de dogmas o sesgos colectivos en los resultados científicos."

      Aquí, el escepticismo es tomado como una virtud, en contraste con el hostil tratamiento dado a los 'escépticos' en las ciencias climáticas. Pero también tenemos esta convincente advertencia contra los dogmas y el sesgo colectivo introduciéndose en la ciencia. Esta precaución es directamente aplicable a aquellos involucrados en la investigación del cambio climático ya que han demostrado demasiadas veces un sesgo colectivo en su trabajo, un sesgo que debe contaminar de manera inevitable al mismo proceso de "peer review" (evaluación por los pares).

      Una falla común en los científicos, particularmente en aquellos ocupados en la investigación que puede tener impactos sobre el público, es rechazar cualquier aporte del público en la conducta de su trabajo. El proceso de peer-review provee una barrera efectiva al escrutinio público de una ciencia, como es la tendencia de considerar al público como gente 'a ser educada' en vez de aprender de ella. La resultante arrogancia intelectual tiene el efecto de convertir a los científicos en una suerte de hermandad medieval, guardianes de secretos y conocimiento exclusivo, y que deben ser mantenidos lejos de los ojos inquisidores del público. Tal actitud, común a tantos científicos, es imperdonable ya que la mayor parte de las investigaciones son pagadas con dinero público. Sin embargo, esto no impide que dichos científicos adopten una visión de propietarios de los resultados de sus trabajos. El folleto de la Academia Nacional de Ciencias nos advierte:

        Al cumplir con estas responsabilidades los científicos deben tomarse el tiempo para pasar el conocimiento científico al público en una manera que los miembreos del público puedan hacer decisiones informadas sobre la relevancia de la investigación. Algunas veces, los científicos reservan este derecho para sí mismos, considerando que lo 'no-expertos' no están calificados para realizar tales juicios. Pero la ciencia ofrece solamente una ventana a la experiencia humana. Mientras mantienen el honor de su profesión, los científicos deben evitar poner al conocimiento científico en un pedestal por encima del conocimiento obtenido por otros medios"

      Este es una crítica directa al "cientificismo", una creencia compartida por muchos científicos de que el conocimiento no adquirido por científicos profesionales es conocimiento que no merece tenerse. El cientificismo es una afrenta a las personas libres en todo el mundo ya que niega el derecho al público para juzgar el trabajo de la ciencia, aún cuando este trabajo está financiado por el dinero de los contribuyentes. Es una fórmula que mantiene a los científicos por encima de la crítica, y de todos los demás que no sean sus propios pares. Es una visión antidemocrática del mundo y está claramente condenada por la Academia Nacional de Ciencias.

      Y así, en la ciencia climática, tenemos numerosos ejemplos de crítica pública y preocupaciones que son desechadas por medio de graciosas estadísticas y llamados espúreos a la autoridad académica.

      Michael Mann

      Al momento en que publicó su estudio del 'Palo de Hockey', Michael Mann tenía una posición de adjunto de facultad en la Universidad de Massachussetts, en el Departamento de Geociencias. Recibió su diploma de PhD en 1998, y un año más tarde fue promovido a profesor Asistente en la Universidad de Virgina, en el Departamento de Ciencias Ambientales, a la edad de 34 años.

      Es ahora el Autor Principal (Lead Author) del capítulo `Variabilidad y Cambio Climático' del Tercer Informe de Evaluación del IPCC (Third Assessment Report) (TAR-2000), y un autor contribuyente en varios otros capítulos del mismo informe. El Resumen Técnico del informe, haciéndose eco del estudio de Mann,, dijo: "La década de los 90s es muy probablemente la más caliente del milenio, y 1998 es probablemenet el año más caliente."

      Mann también es conocido en el panel editorial del `Journal of Climate' y fue un editor invitado para una edición especial de "Cambio Climático". También es un "árbitro" para las revistas Nature, Science, Climatic Change, Geophysical Research Letters, Journal of Climate, JGR-Oceans, JGR-Atmospheres, Paleo Oceanography, Eos, International Journal of Climatology, y NSF, NOAA, y programas de becas DOE. (En el sistema de "peer-review" de las ciencias, el rol del árbitro anónimo confiere el poder de rechazar estudios y artículos que, en opinión del árbitro, no alcanzan cumplir con las normas científicas.)

      Fue nombrado "Consejero Científico" del gobierno de los Estados Unidos (White House OSTP) sobre asuntos del cambio climático.

      Mann lista su 'exposición en los medios populares' como incluyendo a: "CBS, NBC, ABC, CNN, CNN headline news, BBC, NPR, PBS (NOVA/FRONTLINE), WCBS, Time, Newsweek, Life, US News & World Report, Economist, Scientific American, Science News, Science, Rolling Stone, Popular Science, USA Today, New York Times, New York Times (Science Times), Washington Post, Boston Globe, London Times, Irish Times, AP, UPI, Reuters, y muchos otros medios TV/impresos" [17].

      En la carrera de Mann se destaca un serio problema son las ciencias climáticas modernas, particularmente el sistema "estrella" donde científicos de alto perfil son promovidos velozmente a posiciones influyentes en la industria. Tal sistema de "estrellas" reduce a la ciencia al nivel de Hollywood.

      Conclusión

      Las pruebas presentadas como "Evidencias No. X" son abrumadoras. De todos los rincones del mundo el Período Cálido Medieval y la Pequeña Edad de Hielo se muestran claramente en una gran variedad de indicadores proxys, más representativos de la temperatura que los inadecuados anillos de árboles usados por Michael Mann.

      Lo que es inquietante en el asunto del 'Palo de Hockey' no es la presentación original de Mann. Como con cualquier "paper", se habría hundido en el olvido si se hubiese hallado defectuoso de alguna manera. Lo inquietante fue la reacción de la industria del invernadero al mismo - el coro de aprobación, la completa ausencia de una evaluación crítica de la teoría, la ciega aceptación de evidencia que era tan endeble. La industria abrazó la teoría por una sola y única razón: les dijo exactamente lo que ellos querían escuchar

      Los proponentes del 'Palo de Hockey' deberían recordar "1984" de George Orwell, un negro drama de ciencia ficción en donde su ficticio régimen totalitario usaba 'agujeros de memoria' para reinventar a la historia pasada. [22]. En esta época de comunicación instantánea, no existen 'agujeros de memoria' bastante grandes como para dar vuelta la verdad histórica sobre el Período Cálido Medieval y la Pequeña Edad de Hielo.


      Referencias

      [1] Biondi F. et al., "July Temperature During the Second Millennium Reconstructed from Idaho Tree Rings", Geophysical Research Letters, v.26, no.10, p.1445, 1998

      [2] Cioccale M., "Climatic Fluctuations in the Central Region of Argentina in the last 1000 Years", Quaternary International 62, p.35-37, 1999 (informado por el Center for the Study of Carbon Dioxide and Global Change - )

      [3] Cook et al., "Climatic Change over the Last Millennium in Tasmania Reconstructed from Tree-Rings", The Holocene, 2.3 pp.205-217, 1992

      [4] Daly J., "The Surface Record: Global Mean Temperature and How it is Determined at Surface Level" April 2000, http://www.greeningearthsociety.org/Articles/2000/surface1.htm

      [5] Daly J., "Testing the Waters: A Report on Sea Levels", June 2000 http://www.greeningearthsociety.org/Articles/2000/sea.htm

      [6] deMenocal P. et al. "Coherent High- and Low-Latitude Climate Variability During the Holocene Warm Period", Science, v.288, p.2198-2202, Jun 23

      [7] Dullo, W. et al., "Stable Isotope Record from Holocene Reef Corals, Western Indian Ocean", Journal of Conference Abstracts v.4 no.1, Symposium B02, http://www.campublic.co.uk/science/publications/JConfAbs/4/164.html

      [8] Fligge & Solanki, "The Solar Spectral Irradiance since 1700", Geophysical Research Letters, v.27, No.14, p.2157, July 15 2000

      [9] Hong Y. et al., "Response of Climate to Solar Forcing Recorded in a 6000-year delta18O Time-Series of Chines Peat Cellulose", The Holocene, v.10, p.1-7, 2000

      [10] Houghton, J. et al. "Climate Change 1995: The Science of Climate Change", Cambridge Univ. Press, UK, 1995

      [11] IPCC, Third Assessment Report (draft), January 2000

      [12] Keigwin L.D., "The Little Ice Age and Medieval Warm Period in the Sargasso Sea", Science, v.274 pp.1504-1508, 1996

      [13] Kuo-Yen Wei et al, "Documenting Past Environmental Changes in Taiwan and Adjacent Areas", Department of Geology, National Taiwan University, 1996. http://www.gcc.ntu.edu.tw/gcc/research/igbp/1996_igbp/sec3-4/3-4.html

      [14] Lean J., "Evolution of the Sun's Spectral Irradiance Since the Maunder Minimum", Geophysical Research Letters, v.27, no.16, p.2425, August 15 2000

      [15] Magnuson J. et al., "Historical Trends in Lake and River Ice Cover in the Northern Hemisphere", Science, v.289, p.1743, 8 Sept 2000

      [16] Mann M.E. et al, "Northern Hemisphere Temperatures During the Past Millennium: Inferences, Uncertainties, and Limitations", AGU GRL, v.3.1, 1999

      [17] Mann M.E., Personal Website - http://www.people.virginia.edu/~mem6u

      [18] National Academy of Science, "On being a Scientist: Responsible Conduct in Research", National Academy Press, 1995

      [19] National Assessment Synthesis Team (NAST), "Climate Change Impacts on the United States: The Potential Consequences of Climate Variability and Change" - Overview document, USGCRP, June 2000

      [20] National Research Council, "Reconciling Observations of Global Temperature Change", National Academy Press, 2000

      [21] Nunez, M., "The Urban Heat Island: Some Aspects of the Phenomenon in Hobart", University of Tasmania, ISBN 0-85901-121-6, 1979

      [22] Orwell, George, "Nineteen Eighty-Four", Penguin Books, London.

      [23] Peru ice core http://academic.emporia.edu/aberjame/ice/lec19/fig19d.htm

      [24] Svensmark H., "Influence of Cosmic Rays on Earth's Climate", Physical Review Letters, v.81, no.22, p.5027, 30 Nov 1998

      [25] ---, "A 1000-year Record of Temperature and Precipitation in the Sierra Nevada", Quaternary Research, v.39, p.249-255, 1993.

      [26] Tagami, Y. Reconstruction of Climate in the Medieval Warm Period http://edcgeo.edu.toyama-u.ac.jp/Geohome/IntN/Abs.htm

      [27] Tyson, P.D. et al., "The Little Ice Age and Medieval Warming in South Africa". South African Journal of Science, v96. p.121-126, 2000

      [28] van de Plassche & van der Borg, "Sea level-climate correlation during the past 1400 yr", Free University Amsterdam & Utrecht University, http://www.fys.ruu.nl/~adejong/radiocarbon_dating/Sea-level/sea_level-climate_correlation.htm

      [29] Verschuren D., "Rainfall and Drought in Equatorial East Africa during the past 1,100 Years", Nature v.403(6768) pp.410-414, 27 Jan 2000

      [30] Villalba, R., "Tree-ring and Glacial Evidence for the Medieval Warm Epoch and the Little Ice Age in Southern South America". Climate Change, 26: 183-197, 1994

      [31] Wang Wen & Xie Zhiren, "Historical Sea Level Fluctuations in China: Tidal Disaster Intensity and Sea Level Change", Nanjing University, http://www.chinainfo.gov.cn/periodical/hhdxxb/hhdx99/hhdx9905/990509.htm

      [32] Winter et al. "Caribbean Sea Surface Temperatures: Two-to-Three Degrees Cooler than Present During the Little Ice Age", Geophysical Research Letters, v.27, 20, p.3365, Oct 15 2000

      Conectar con "Still Waiting For Greenhouse" la página de John Daly.



    Back to TOP        Back to Warming        Go to FAEC's Spanish Version

    You are visitor No.:

    since July, 2001

    FastCounter by bCentral

    If you want to contribute with our work, sending no money,
    please click the icons below, Thanks you, very much!


    The Terapin mine stores thousands of your digital photographs easily
    without expensive memory cards nor laptop. See how it works here...



    Faster MP3 Burning

    234x60 Consumer Headset Solution