NOTICIAS - EMAIL - CORREO RECIBIDO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Uno de los tantos cebúes que pastan dentro del "Paisaje Prote-gido" (según categoría IV de la IUCN) de Cayo Coco. Como es sabido, estos animales destruyen la fina capa vegetal que protege a las arenas de las dunas y evita su erosión.

cueva sirve de arsenal
Entrada a la "Cueva del Indio" en Tapaste (Escaleras de Jaruco). Como se ve, la revolución no sólo desaloja a los seres humanos de sus casas, sino también a los preciosos miembros de nuestra fauna cavernícola y con el único objetivo de dar cobertura a los tanques del ejército.
marabú reemplaza bosque semicaducidófilo
La pérdida de los bósques semicaducifolios de la Ciénaga de Zapata da paso a la aparición de grandes marabuzales (Caillea glomerata), que como bien se sabe es parte del paisaje cubano sólo por la voluntad revolucionaria de los comandantes de Castro, aficionados a la flora y la fauna africana.
Ecologistas Norteamericanos
Descubren Ecosistema Virgen en Cuba

"Carlos, estos ecologistas de los Estados Unidos se llevan muy bien con el gallero (Guillermo García Frías) y compañía, de manera que parecen más políticos interesados en cómo funciona el sistema represivo antes que científicos preocupados en cómo este destruye a Cuba. (...) Los caracteriza la arrogancia y la apatía, e ignoran a los jóvenes investigadores que se les acercan preocupados por los desastres ecológicos del país."

Observaciones de un científico cubano al autor

Por Carlos Wotzkow

Durante casi 4 largas décadas, Fidel Castro y su revolución ejercieron un férreo bloqueo a todos los científicos del país. A tal extremo llegaba el espionaje institucional, que las relaciones personales de los investigadores cubanos con los colegas norteamericanos eran inicialmente castigadas con “amo-nestaciones privadas” en caso de ser descubiertas, con “amonestaciones públicas” en caso de repetirse, o con la “expulsión definitiva” del centro de trabajo, si el rebelde científico no hacía caso a las órdenes del Partido. Sin embargo, la literatura científica producida en nuestro país durante las décadas del 60 al 80 demuestra que Cuba era el paraíso tropical para los investigadores rusos, checos y alemanes que venían del CAME a “enseñarnos” como hacer y publicar ciencia socialista.

Un gran amigo norteamericano me explicaba que Cuba, dada las prohibiciones y limitaciones del Estado Cubano, representaba el mosaico perdido del rompecabezas del Caribe y por ende, un territorio clave para poder explicar muchos de los procesos evolutivos que habían tenido lugar en la región. En este caso, eran de particular interés los lagartos del género Anolis, y por supuesto, los fósiles. Pero Cuba no dejaba entrar libremente a los científicos norteamericanos, y ponía todo tipo de obstáculos y altos aranceles aduaneros a cualquiera que quisiera visitarnos con su equipo de trabajo. Por ello, y no por culpa del embargo como falsamente pretenden algunos hacer ver, las cartas, los contactos a través de terceras personas, o algunas tímidas visitas fueron, so pena de despidos, una realidad.

Pero ahora la situación ha cambiado. Ahora es el régimen de Fidel Castro el que pide a gritos que los norteamericanos le visiten y entre ellos, acuden alegres y pintorescos toda una fauna de am-bientalistas liberales interesados en hacer política a costa de nuestras bellezas naturales. Ninguno de ellos tiene la menor idea de todo lo que la revolución destruyó. En cambio, todos ellos hablan de los esfuerzos que caracterizan a la revolución en el ámbito ecológico”. Entre estos alegres y políticos embajadores de la ecología he de citar los comentarios de Mike Garvey, del WWF de Canadá (creo que quiere decir World Wide Fraud), y que este año afirmó que “Cuba ha devenido conocida por sus esfuerzos de conservación" (1).

La noticia interesante no obstante, me llega fresca de la mano de un colega que trabaja en un Museo Polivalente en Cuba, y que para su sorpresa fue invitado a participar en la Conferencia de Ecosistemas Costeros celebrada en la Playa Ancón, bajo el control absoluto de la Empresa para la Protección de la Flora y la Fauna y el dinero que pusieron diferentes instituciones ecologistas de la izquierda Norteamericana. Según él, nadie hizo alusión a la subasta desesperada que lleva a cabo el gobierno de Cuba para vender nuestro mar en lotes a la búsqueda de petróleo (2). Ni que decir de lo bochornoso que le resultó ver a los gringos estrechando la mano del Comandante Guillermo García Frías, como si se tratara de un defensor de la naturaleza, y no del rancheador de fauna africana que ha introducido en Cuba para que los huéspedes de Castro se diviertan cazándola.

¿Por qué el petróleo que explotan en el Golfo de México los Estados Unidos es una amenaza para el ecosistema de la región, mientras el que explotará Castro al norte de Pinar del Río no? ¿No sería justo que las asociaciones Center for Marine Conservation, The Windstar Foundation, Environmental Defense Fund, Greenpeace USA, National Audubon Society, Sierra Club, Nature Conservancy, etc, protestaran de manera profiláctica contra los posibles derramamientos de crudo que esto puede conllevar? ¿O será que los daños ocasionados al “Mar de las Américas” (como ellos le llaman) por un estado comunista son menos peligrosos que los que ocasiona el coloso capitalista en el que ellos viven y que les permite protestar y ganarse la vida divulgando histéricas noticias?

Para demostrar lo hipócritas que son todas las asociaciones ecologistas que de mencionar, valga que les ponga un ejemplo. Todas ellas son copartícipes del manual que pretende ayudar a preservar el Golfo de México (3) y se supone que todas hagan campaña por la producción de energía de una manera ecológica y renovable. Pues bien, todas firman un documento en el que hacen abiertas críticas a las represas que se han hecho en algunos ríos de los estados del sur norteamericano porque ello impide que a los estuarios llegue la cantidad de agua que debiera. Protestan por el uso del agua para el regadío y recomiendan algunos productos “más ecológicos ” en contra de otros. En fin, toda una receta comercial que hace gala de un eslogan que yo definiría así: “compre lo que yo vendo y no lo que yo consumo”

El gobierno cubano es signatario de la Convención de Cartagena (desde Septiembre 15, 1988) y ha ratificado además todos los protocolos posteriores (desde Agosto 4, 1998) en los que se comprome-te a no contaminar el Gran Caribe. Sin embargo, cuando el buque petrolero venezolano chocó cerca de Cayo Largo del Sur, o cuando Venezuela envía a Cuba barcos monocasco con más de 25 años y fuera de los estándares de PDVSA (como el “Victoria”) repletos de crudo, ninguna de esas organizaciones ecologistas abre la boca. ¿No sabrán que las corrientes del Caribe van a parar inexorablemente a la costa sur de EEUU? ¿Por qué nadie le pregunta a Castro cuánto crudo derramó al Estrecho de la Florida la avería ocurrida en el desatendido oleoducto de Holguín en abril pasado? ¿Cuánto combustible puede ir al manto freático a través de 100 hectáreas anegadas de petróleo?

"Carlos, estos ecologistas de los Estados Unidos se llevan muy bien con el gallero (Guillermo García Frías) y compañía, de manera que parecen más políticos interesados en cómo funciona el sistema antes que científicos preocupados en cómo este destruye Cuba. Esta gente, a lo menos que vino fue a hablar de la maltratada naturaleza que se nos apaga como vela en medio de un vendaval. Son instituciones norteamericanas de corte liberal (adictos tradicionales a negociar con el dictador Castro) que están haciendo campaña para que el único país del planeta que posee una postura más o menos coherente de cara a Cuba levante las limitaciones a viajar y tenga acceso a los negocios del turismo en Cuba. Ellos lo camuflaron con alternativas y ecoturismo, pero no son más que burdos pretextos.”

Y en efecto, las palabras de mi amigo, llegadas a mis oídos por la vía del teléfono, merecen ser escritas y ganar así un poco de posteridad. Fidel Castro comercia y negocia deudas con el mundo entero. Más de 187 países tienen acuerdos comerciales con Cuba sin que ello haya contribuido a mejorar la situación desastrosa que vive nuestro país (antiguamente el 7mo en Las Américas) ni las penurias que esa dictadura impone a nuestro pueblo. Para colmo de males, varias instituciones norteamericanas, como la Florida Gulf Coast University, o el Institute for the “Sustainabi-lity (palabrita de connotación sagrada en la religión de los ecologistas), se han unido al coro de propaganda pro-castrista que ya formaban las universidades de Harvard, Berkeley, o Tulane, o medios propagandísticos como el de la CNN, la National Geographic, o la Smithsonian Institution.

“A estos (omito la palabrota original de mi amigo), los caracteriza la arrogancia y la apatía, e ignoran a los jóvenes investigadores que se les acercan preocupados por los desastres ecológicos del país.” Y debo confesar que experimento una tristeza increíble, pues conozco y mantengo relaciones con muy buenos investigadores norteamericanos, pero debo salir al paso de cada bazofia publicada en USA con exquisita calidad editorial, en el nombre de los que desde Cuba quieren y no se pueden expresar. ¿Cómo puede un científico norteamericano hablar de “maravi-llas ecológicas” en Cuba si no tiene ni la más mínima idea de lo que se ha destruido durante los últimos 45 años? ¿Cómo puede un periodista en la Florida escribir una serie de 3 artículos e ignorar un libro que tuve a bien enviarle para su información? Y si no cree en la experiencia de uno que vivió allá 30 años, por qué debo yo creerme sus delirios de fraternidad?

El Sr. Ralph Kircher del Naples Daily News me pidió una copia de mi libro Natumaleza Cubana. Copia de ese libro le fue enviada de manera gratuita y hasta con un mensaje de amistad. Pero su labor a favor de la ciencia en Cuba contradice sus propios deseos. Él quisiera que no todo se mezclara con la política, pero la conservación de la naturaleza en Cuba sería más efectiva si en cada artículo, en cada entrevista, escogiera cada una de las palabras y a los interlocutores adecuados. Con su serie de 3 artículos, Kircher se proclama embajador gratuito de la política de Fidel Castro e ignora el rosario de calamidades que agobian a nuestro pueblo (el destinatario principal y frecuentemente olvidado de nuestras bellezas naturales), así como las múltiples limitaciones que crea el estado totalitario al científico cubano para preservar los ecosistemas de nuestro archipiélago.

En las ciencias Sr. Kircher, debe haber también una ética política y nuestra comunidad científica, extremadamente bien formada, preferiría un poco más de ayuda bibliográfica y logística antes que usted perdiera el tiempo y el dinero de su viaje escribiendo la gloria de una revolución que no se merece tanto protagonismo mediático. Usted puede permitirse el lujo de escribir lo que le parezca ya que vive en un país libre, pero no nos diga que el embargo norteamericano a Cuba es la consecuen-cia de 600.000 votos. ¿Cómo cree usted tan poderosa a la comunidad cubana en la Florida, o es que su intención es la de culparla? Usted me recuerda el pasaje de Frankenstein cuando entra en la cabaña del sabio ciego y se quema con el chorro de café hirviendo que no atina a recoger en su taza. Sólo que en el caso cubano, el chorro que a usted se le escapa es el de las verdades contadas con palabras.

Si observamos el papel que juega el periodismo mundial en la protección del Ambiente nos damos cuenta que el estilo de Kircher no es único. Habla maravillas de la revolución, e ignora las alertas ecologistas de su propio país. Al hablar de los países desarrollados todos los ecologistas dicen que la industrialización es un monstruo y que el ecosistema sufre a pasos agigantados sus efectos.

O sea, todo lo contrario a lo que ocurre en países como el nuestro, al cual ellos quisieran que los estados civilizados enviaran gratuitamente y sin demora las mismas tec-nologías (ya en este caso no tan malas) para preservar el ambiente. Es llamativo que ninguno de los directivos del WWF (que tanto les gusta comer cocodrilos endémi-cos en las instalaciones turísticas cubanas), ni ninguna de estas organizaciones eco-políticas se preocupen o protesten por la destrucción que han padecido los ecosis-temas cubanos en manos de Castro.

Por eso creo y estoy firmemente convencido, que si los cubanos no nos ocupamos de nuestros propios problemas ambientales y nos manifestamos abiertamente contra todo tipo de interés político, en breve estaremos arrepin-tiéndonos de tan lamentable error. No nos hagamos ilusio-nes. El campo de la biología es uno de los más competitivos en el mundo moderno.

Lo que esos ecologistas liberales norteamericanos y europeos quieren es sencillamente inmiscuir sus agendas políticas en nuestra soberanía y controlar más tarde (desaparecido el viejo dinosaurio que nos gobierna) nuestra ya maltrecha naturaleza. Para ello se servirán de las Naciones Unidas y sus desastrosos “Programas de Desarrollo”, que no son más que una nueva forma de imperialismo de izquierda subvencionado con presupuestos obtenidos a golpes de impuestos, o por donaciones de fundaciones políticamente interesadas.

Los llamados Parques Naturales “Patrimonio de la Humanidad” no son más que una burda injeren-cia en la soberanía de los estados libres. Naciones Unidas no pretende otra cosa que acabar con el derecho a la propiedad privada y apoderarse de la tierra bajo el supuesto pretexto de su protec-ción. El Parque Nacional que antiguamente constituía la Ciénaga de Zapata no hace más que reducir su área protegida en función de diferentes categorías de múltiples uso. Por tanto, lo que antes consti-tuía el mayor humedal de la región Neotropical (con 2.400 kilómetros cuadrados) apenas conserva hoy 15.000 hectáreas (150 kilómetros cuadrados) declaradas como Reserva de la Biosfera. Y esto no es más que el inicio, pues proteger ecosistemas (según el vocabulario legal de la Nueva Ley de Medio Ambiente promovida por el CITMA y aprobada de inmediato por la Asamblea Nacional del Poder Popular), no es más que un eufemismo al cual se le irán adicionando “licencias ambientales” de “interés nacional”.

Nadie está obligado a escribir u opinar lo que no crea. Menos lo está un científico. Pero los científicos cubanos que cada día se enfrentan a esa parte tolerada de la prensa norteamericana que visita Cuba deberían también decir lo que no se atreven a decir en una asamblea del partido. Deberían llamar a esos interlocutores libres a un lado y decirles, “mira, yo sé que tu no lo puedes publicar porque al igual que yo, tu dependes de ese trabajo, pero eso que tu quieres defender en Cuba es inmoral. En Cuba se han creado más Cotos de Caza que Reservas Naturales desde que se aprobó la ley que pretendía salvaguardar nuestro entorno. Hay más de 20 grandes Cotos de Caza y todos han sido construidos recientemente y dentro de lo que antiguamente eran Reservas Naturales. Allí, los españoles, los italianos, los franceses y los alemanes le tiran lo mismo a un Pato de la Florida que a un raro ejemplar de Halcón de la Tundra.

Creo ha llegado la hora de que el científico cubano rompa su silencio y aproveche cada oportunidad para denunciar que hoy hay más centros dedicados a la exclusividad que los que había cuando Batista. Los turistas que visitan Cuba pueden pescar donde y cuanto quieran en cualquiera de los santuarios marinos prohibidos a los cubanos. Los cayos de Jardines de la Reina son prácticamente propiedad de los empresarios italianos. Jara y Cedal (un programa de la televisión española) los ha filmado allí pescando decenas de Barracudas por diversión. A la ausencia de tiburones provocada por la pesca irracional del gobierno “ecologista” de Castro, habrá que añadir ahora esta amenaza que permite a los señores del turismo exterminar esos depredadores necesarios de nuestra plataforma. Ni que decir los centenares de toneladas (Cuba ha declarado menos de 2 docenas desde el 2000) de Pepinos de Mar que exportan los españoles desde Cuba para mayor desvergüenza del CITES.

El trabajo de un científico depende de los datos, de las interpretaciones y del material que le facilitan otros vía la colaboración. Sería bueno que nuestros científicos demanden al régimen de Castro libre acceso a Internet. Cada científico cubano debe poseer la mayor cantidad de textos relacionados a su disciplina para que esto repercuta positivamente en su trabajo. Por tanto, los científicos cubanos deberían tener acceso y ver toda la hipocresía editorial que practican instituciones como las previamente citadas. Si un científico cubano pudiera ver como los responsables de la Whale and Dolphin Conservation (WDCS) acusa y descalifica a los gobiernos de Japón y México, se sorprendería al saber que con Castro ellos dialogan en silencio y de espaldas al público que les abona un salario (5). En otras palabras, a los colegas comunistas hay que tratarles cariñosamente y sin que nadie se entere.

Todos los científicos saben que en el mundo hay una cultura de crédito. Por tanto, yo pido a los científicos cubanos que la respeten. Que se nieguen a seguir las órdenes de los comisarios políticos que deambulan por sus instituciones y que empiecen a interesarse por los trabajos que les han precedido y que son parte del esfuerzo de colegas que hoy se encuentran en el exilio. Nadie tiene derecho a exterminar social o científicamente el trabajo ajeno. La ciencia es parte de un proceso humano y todos debemos respetar su naturaleza colaboradora. Los descubrimientos, las hipótesis, los legados, las denuncias de los que nos han antecedido deben formar parte de nuestra literatura y de nuestra ética muy a pesar de las presiones institucionales. Pero por encima de todo, los científicos cubanos debieran no desperdiciar la menor oportunidad editorial para rendir tributo a la verdad.

Nuestro país se desmorona en pedazos y a sus ecosistemas no los salva la piedad, sino el coraje. Hace falta que la comunidad científica cubana se llene del coraje suficiente y que le permita denunciar lo mal hecho, que le permita decírselo al periodista de Naples, o al oficial de Villa Marista que lo amenace con un expediente disciplinario. Hace falta que la comunidad científica cubana en el exilio hable lo que sabe, que asuma el exilio de lleno y no a medias para regresar cada año a Cuba y representar un Rey Mago a puerta cerrada frente a sus familiares. Los que en Cuba se quejaban (o se quejan) de no tener dónde publicar ahora tienen donde hacerlo. Cuéntenle las miserias humanas, botánicas y zoológicas a los enviados de la Smithsonian Institution, o de la National Geographic. Cuéntenle la desidia que carac-teriza a un régimen comunista apadrinado por las universidades norteamericanas de California, Florida, y Washington. Si no lo hacen ustedes, tal vez nadie lo haga.

Los científicos cubanos deben saber que llegará un día en el que su sueldo dependerá de una férrea competencia. Entonces sabrán lo que es competir en base resultados en un laboradorio a fin de tener un puesto de trabajo y un salario digno. Los científicos cubanos pueden por tanto olvidar el ego del protago-nismo publicitario y jugar un papel imprescindible en la protección de la naturaleza cubana desde ahora mismo. Díganle a la prensa extranjera todo lo bueno que todavía es posible rescatar en nuestro país, pero también díganle lo que se ha perdido. Denuncien todo lo que la revolución ha talado, cazado, destrui-do, vendido, expropiado. Sean honestos con ustedes mismos. Callarse ahora y no utilizar a estos ecolo-gistas para sacar de Cuba esas denuncias es tan infame como permitirles entrar a congraciarse con el todopoderoso desgobierno que degrada de manera ininterrumpida nuestro ambiente.

Los norteamericanos han descubierto el ecosistema virgen que representa la comunidad científica cubana, así como a sus especies endémicas más apreciadas: la hospitalidad sincera, la colaboración desinteresada y la amistad de los cubanos. Por eso están fascinados y es lógico que así sea. Pero debo aclarar que nuestros científicos más jóvenes ignoran el inmenso bestiario de egocentrismo, falsedad, robo de datos, y falta de ética que puede caracterizar a muchos de esos honorables científicos norteamericanos que hoy visitan Cuba. Sus marcados intereses en el fomento del ecoturismo y sus entuertos propagandísticos para describir como “esfuerzos ecológicos de la revolución” lo que sólo es pura y dura degradación ambiental no me dejan otra alternativa que la de desconfiar de su presunta honestidad. Les remito a la revista Science (6) para que vean lo que les digo y con su lectura, les deseo a todos un feliz año nuevo.

 

Bienne, Enero 12, 2004
Publicado originalmente por La Nueva Cuba

Notas.

1.- Kircher, Ralph 2003. The Changing Face of Cuba. Three-part series. Naples Daily News. Florida.
2.- Boadle, Anthony 2003. Cuba hace apuesta millonaria al petróleo del Golfo de México. Reuters. La Habana
     (Reuters), Latino Noticias. Diciembre 2, 2003.
3.- Mississipi State University Extension Service. The Gulf of Mexico – “America’s Sea” Issues of Environmmental
    Concern. Gulf of Mexico Program. Citizens’ Pollution Prevention Handbook. Document in PDF 22pp.
4.- Wotzkow, Carlos 1998. Natumaleza Cubana. Ediciones Universal. Miami, Florida. 294 pp.
5.- WDCS. Un alto responsable de la organización citada (del cual omito su nombre por respeto) me escribió un
     e-mail en el que me explicaba que ellos negociaban con Cuba sin mucho ruido mediático, pues eran
     los mecanismos apropiados para el caso.
6.- Benditt, John 1995. Conduct in Science. A special News Report. Vol 268. 23 June 1995. pp 1705-1718.


Volver a Ecología en Cuba             Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?