Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

¿Predicciones del Clima para el Siglo 23?
El autoengaño sigue rugiendo fuerte

por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC

¿Por qué no programan una martingala para hacer saltar las bancas de los casinos del mundo, así recuperan el dinero que se ha malgastado con los modelos del clima?

Publica el diario La Nación una noticia que resulta un verdadero chiste de gallegos, que presentaremos extractado y resumido, con comentarios intercalados. Presentar la tontería completa es demasiado:
Proyectan el clima del siglo XXIII

Con una megacomputadora, investigadores argentinos
podrán anticipar variables que afectarán a la agricultura.

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1085080&pid=5601767&toi=6380

Lunes 29 de diciembre de 2008 Fabiola Czubaj - LA NACION

Cuando Josefina entró en el enorme recinto refrigerado donde opera la supercomputadora más rápida del mundo para predecir el cambio climático se quedó sin palabras. "No podía creer ver tantos procesadores juntos", dijo sobre la poderosa máquina del Instituto de Ciencias de la Tierra, de Yokohama, Japón.


El edificio de dos plantas del simu-lador de la Tierra ocupa media manzana y mide 17 metros de alto. Foto: Gentileza Cima

Josefina, como todos los pobres argentinos, apenas si hemos visto computadoras como la gente –aparte de las IBM 36 o más modernas que usan algunas empresas industriales de envergadura. La mayoría estamos acostumbrados a los clones armados en un tallercito de computación, y nos sentimos felices cuando llegamos a tener 2GB de RAM, un disco duro de 300 Gigas, los obligados quemadores de DVD y CD, y nuestra tarjetita Ethernet para comunicarnos a la Internet y la infaltable tarjeta G-Force de 128 Megas para los jueguitos. Comprendemos la felicidad de Josefina.

Después de tres semanas de trabajar allí con los datos que procesan los 5120 microproce-sadores del llamado simulador de la Tierra, la licenciada Josefina Blázquez regresó con una gran cantidad de información bajo el brazo para valorar su capacidad real de proyección climática para la Argentina y el resto de América del Sur en este siglo. "Por ahora, pensa-mos que el modelo efectivamente servirá para hacer proyecciones para la Argentina", adelantó la becaria del Conicet en el Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera (CIMA), en el segundo piso de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universi-dad de Buenos Aires.

Se nos ocurre preguntar: ¿En cuál computadora de argentina piensan correr esos “modelos” hechos por un “mainframe” de 5120 microprocesadores refrigerado por nitrógeno líquido? ¿Tenemos el dinero nece-sario para tener una monstruosa computadora de ese tipo? ¿Tiene en el Conicet alguna idea del costo por segundo del funcionamiento de algo así? No me opongo a que tengamos algo así y que le diésemos el uso adecuado para iniciar un siempre postergado progreso de la ciencia argentina -pero por ahora parece que hay otras prioridades.

"Nunca había visto una máquina de ese tamaño y con esa capacidad de procesamiento," -dijo el doctor Núñez, director del CIMA e investigador superior del Conicet- "Aunque dejó de ser la supercomputadora número uno del mundo en velocidad y capacidad, lo sigue siendo para la investigación en ciencias de la Tierra."

Comencemos por donde se debe: el principio. Cualquier profesor de física y muchos de sus más aven-tajados alumnos saben que el clima es un sistema caótico, donde actúan una inmensa cantidad de factores que se desconocen casi en su totalidad, otros no se comprende cómo funciona o interactúan con los demás, y con el resto no hay un acuerdo entre los científicos sobre si su valor en una ecuación debe ser negativo o positivo, si el forzamiento radiativo del CO2 es de 0,9; 1,3 o 3,4 watts/m2.

Cualquier pequeñísimo error en la atribución de una variable se realimenta en el transcurso del programa computado de los modelos climáticos, y llevan a errores gigantescos. Sobre todo cuando demasiadas variables han sido calculadas al principio a "ojo de buen cubero" y luego se fueron ajustando hasta conseguir los resultados que se querían obtener. Depende del "ajuste" que se le hagan tendremos una predicción hacia el calentamiento o hacia en enfriamiento del clima. Siempre me ha parecido algo tram-poso este método de los "ajustes".

No importa si la computadora tiene dos pisos, ocupa una manzana o medio continente, sólo es un idiota sumamente veloz que sigue las instrucciones que se le ha dado. Si las instrucciones no tienen un mínimo de precisión y de sensatez, los resultados terminan siendo un disparate escandaloso. Vuelvo a repetir: el CAOS no puede ser modelado, calculado ni mucho menos controlado dentro del código de un programa para computadoras. Querer hacerlo se equipara a la “cuadratura del círculo” o a lograr el “perpetuum mobile.”

Predicciones computadas: ¿acertaron alguna vez?

Con un análisis detallado de las “predicciones” emitidas por las poderosas computadoras que usan los centros de investigación del clima en la NASA y demás centros americanos y europeos, se puede ver que de haber usado cartas del Tarot o las runas vikingas los resultados podrían haber sido exactamente los mismos, o quizás más acertados. Pero lo primero que hoy salta a la vista es que los resultados de los modelos computados emitidos por esos veloces idiotas (las computadoras, no los modelistas del clima que son mucho más lentos), que durante años han venido prediciendo un aumento en la tempera-tura de la Tierra por causa del aumento del CO2 que emitimos los humanos (y los metanos de vacas, ovejas, caballos, cerdos, los pantanos, el permafrost que se descongela, y los 6400 millones de seres humanos), como bien digo, no han podido predecir que la temperatura se mantendría estable desde alrededor de 1997 hasta 2007 y luego comenzaría un curso descendente como el que se está viendo. Fíjese en el gráfico el disparate de las predicciones del clima del IPCC, y cómo se ha comportado el clima en realidad –haciendo caso omiso a los veloces idiotas y a sus más lentos operadores.

IPCC AR4

Pero repasemos con mayor cuidado las “profecías computadas” como nos muestra Anthony Watts en su blog. Nostradamus debe estar riendo a carcajadas en su tumba.

Y no nos olvidemos de la predicción de Al Gore de 2008: “Todo el hielo del Polo Norte habrá desapare-cido en 5 años”.

Predicciones fallidas

“2008 será el año más caliente en un siglo:”

  • El Old Farmers Almanac, Septiembre 11, 2008
  • Huracanes,
  • Hielo del Ártico,
  • Agua potable,
  • Esquí en Aspen.

Estamos ahora bien dentro del tercer duro invierno consecutivo -pero hacia fines de 2007 fue mucho más difícil de olvidar 22 años seguidos de calentamiento global desde 1976 a 1998. De manera que el Old Farmers Almanac predijo que 2008 sería el más caliente en los últimos 100 años.

Pero las manchas de sol habían estado prediciendo un gran enfriamiento desde el año 2000, y las temperaturas globales comenzaron a descender en enero 2007. Las manchas de sol tuvieron una correlación del 79% con los termómetros desde 1860. Las temprturas de hoy están a la par de las de 1940. Para el año 2008, el Old Farmers Almanac contrató a un nuevo meteorólogo, Joe D'Aleo, quien dice que la desaparición de la manchas solares y la inversión de la PDO –Oscilación Decadal del Pacífico- a una fase fría predicen de 25 a 30 años de temperaturas más frías para el planeta.

  • “Usted podría navegar, hacer canotaje, o aún nadar en el Polo Norte hacia el final del verano. Los científicos climáticos dicen que el hielo del Ártico … están actualmente en vía de derretirse en algún momento de 2008”.

Muy pronto después de esta predicción, un gran rompehielos ruso quedó atrapado en el grueso hielo de Pasaje del Noroeste durante una semana entera. El hielo del Ártico no se había derretido en 2007, había sido compactado por fuertes vientos desde el sur. Ahora los hielos están de regreso, tal como siempre.

Recuerde que el Ártico tiene su propio ciclo de 70 años. El climatólogo polaco Rajmund Przbylak dice: “Las temperaturas más altas desde el comienzo de las observaciones con instrumentos ocurrieron claramente en la década de 1930,” basadas en datos de más de 40 estaciones en el Ártico. Los ciclos de 70 años son más o menos así, y tienen una estrecha relación con la actividad magnética del Sol:

1934 y 1998 corresponden a las máximas temperaturas alcanzadas durante el siglo 20; 1968 indica la época en que se registraron las bajas temperaturas que despertó la alarma entre los científicos por una nueva edad de hielo. También coinciden con la actividad solar. Cuando las temperaturas están en la parte superior e inferior de los ciclos (poco antes de llegar al máximo o al mínimo) los cambios son poco perceptibles y lentos. Cuando los ciclos comienzan su trayecto descendente o ascendente, los cambios en la temperatura son más rápidos, como se aprecia en la relación entre los ejes X e Y. En estos años estamos inciando el trayecto descendiente de la curva después de 1998, y el enfriamiento de la tierra será acelerado, como lo ha sido el calentamiento durante la parte ascendente antes de 1998. [Nota: El gráfico ha sido "estirado" verticalmente para mostrar más claramente la velocidad de ascenso o des-censo durante cada ciclo.]

Esta ignorante predicción sobre la "desaparición" del hielo ártico quizás haya sido el catalítico para Lewis Pugh y su absurdo intento de llegar con kayak hasta el centro del Polo Norte. Falló de manera miserable y tuvo que ser rescatado.

  • "Las ciudades de Australia se quedarán sin agua potable.”
  • Tim Flannery fue nombrado en 2007 el Hombre del Año –por predecir que las ciudades australianas se quedarían agua potable. Predijo que Perth se convertiría en “la primera ciudad fantasma del Siglo 21” y que Sydney no tendría agua en 2007. Sin embargo, los reservorios de agua de Australia están rebal-sando. Andrew Bolt, del Melbourne Herald-Sun nos recuerda que Australia es una verdadera tierra de largas sequías y lluvias torrenciales.

  • "El Efecto de los Huracanes Sólo se Volverá Peor.” Live Science, Sept. 19, 2008
  • Así lo escribió el sitio web del Live Science online, pero el número de huracanes del Atlántico 2006-2008 estuvo por debajo del promedio, con pérdidas de propiedades aseguradas un 50% inferior al promedio. La Marina Británica registró más del doble de grandes huracanes en el Caribe que tocaban tierra duran-te la última parte de la Pequeña Edad de hielo (1700-1850), que durante la mucha más cálida última mitad del siglo 20.

    • “Los corales se harán cada vez más raros en los arrecifes.” Dr. Hans Hoegh-Guldberg, jefe de estudios marinos de la Universidad Queensland, Australia.

    En 2006, el Dr. Hans Hoegh-Guldberg advirtió que las altas temperaturas podrían matar del 30 al 40% de los corales en el Arrecife de la Gran Barrera "dentro de un mes.” En 2007 dijo que las temperaturas del calentamiento global estaban potencialmente matando al arrecife.

    Pero en 2008, la Red Global de Monitoreo de la Gran Barrera dijo que el cambio climático no había daña-do al “bien manejado” arrecife en los cuatro años desde su último informe. El vetarnos buzo Ben Cropp dijo que en 50 años él no ha visto absolutamente ningún daño por calor en el arrecife. “El único cambio que he visto ha sido el resultado de sobre pesca, polución, demasiados turistas o gente arrojando anclas en el arrecife,” dijo. (Entre estos últimos Greenpeace!)

    • “¿No más esquí?”, “Cambio Climático y Aspen,” Estudio del CO2 financiado por la ciudad, Junio 23007.

    El estudio de Aspen predijo que el calentamiento global cambiaría al clima para volverlo parecido al de Armadillo, Texas. Pero en 2008, los centros de esquí europeos abrieron una semana antes, después de que Suiza registrar más nieve en Octubre que nunca antes. Los potenciales esquiadores en Aspen tuvieron demasiada nieve –pero un factor de congelamiento de 27ºC bajo cero los mantuvo cerca de las fogatas en lugar de las pistas.

    Fuentes:

    Predicciones de enfriamiento de 25-30 años debido a la Oscilación Decadal del Pacífico: Scafetta y West, 2006 – “Señal Fenomenológica Solar en 400 años de Reconstrucción del Regis-tro de Temperaturas del Hemisferio Norte,” Geophysical Resarch Letters.

    Ártico más caliente en los años 30: R. Przybylak, 2000, “Variación Temporal y Espacial de la Temperatura del Aire de Superficie durante el Período de Observación Instrumental en el Ártico,” International Journal of Climatology, 20.

    Registros de la Marina Inglesa de huracanes en el Caribe 1700-1850: J.B. Elsner et al., “Variaciones Espaciales en Grandes Huracanes en los Estados Unidos.”, Journal of Climate 13.

    Predicciones de pérdida de corales: Hoegh-Guldberg et al., Science, Vol. 318, 2007. Estado de Arrecifes de Coral en el Mundo 2008, emitido por el Global Coral Ref. Monitoring Netwrok, No. 2008.

    Estudio Aspen del cambio climático: Cambio Climático y Aspen: Una Evaluación de Potenciales Impactos y Respuestas, Aspen Global Change Institute, Junio 2007.

    Prueben con la borra del Café

    Ni las computadoras, ni los sesudos estudios e investigaciones de los “científicos” partidarios del calen-tamiento de Al Gore se arrimaron al tarrito. Ni cerca. Por ello, lo que dice el artículo de La Nación y el Veloz Idiota Electrónico, no puede menos que causarnos una sonora carcajada:

    Las simulaciones, que incluyen hasta realidad virtual, se hacen para tres períodos distintos: a 30 años, para fines de siglo y a 300 años. La tesis doctoral de Josefina consiste justa-mente en procesar esos datos para nuestro país y la región, compararlos con los de los últimos 25 años y proyectar su alcance. "La idea es terminar de validar el modelo japonés y ver cuál será el clima para 2080-2100", resumió ella.

    “Terminar de validar el modelo” –bien dicho. Ahora bien, los modelos, pronósticos y predicciones sólo pueden ser validados mediante la comparación con un hecho consumado. Si se cumplió dentro de un pequeño margen de error el modelo ha sido “validado”. Si no se cumplió ni de cerca (como las predicciones que vimos más arriba del AR4 del IPCC, o las del socio de Al Gore, James Hansen), enton-ces el modelo y sus predicciones, o proyecciones, o “escenarios” no sirven de nada. Pero lo que se dice: NADA de NADA.

    Por desgracia, para saber si esos modelos sirven para algo habrá que esperar entre 50 y 100 años. Para entonces el clima de la tierra habrá cambiado varias veces haciendo ver que los modelistas andan como perro en cancha de bochas, de un lado para el otro –que se calienta, que se enfría, que estamos plan-chados… sin atinar a comprender que el CAOS no se puede modelar!

    La precisión de las simulaciones japonesas varía según las aplicaciones, que son varias. Por ejemplo, es de un 75% cuando se trata de predecir ciclones tropicales y el curso de un tifón a 3 o 4 días, pero del 100% en el caso de simulaciones mecánicas industriales, como las que se necesitan para desarrollar un nanotubo de carbón.

    Me parece que se les fue la mano con ese 75% de certeza para predecir huracanes. Los resultados de estas tres temporadas pasados (2006, 2007 y 2008) nos muestran que el porcentaje anda por el 0%. Por eso se obtiene el 100% en simulaciones mecánicas porque se conocen todos los datos necesarios sobre resistencia de los materiales, respuesta a las temperaturas, coeficientes de fricción, etc, datos que se conocen a fondo desde hacen muchos años. Pero a veces sucede que un modelo de avión no vuela como lo predecía el modelo computado. El ejemplo está en el Airbus 380 que sigue demorado porque el modelo computado no puede predecir el comportamiento caótico de las turbulencias del aire.

    "Cuando en el CIMA tengamos los datos de la región para 2020-2050, haremos una proyec-ción para dársela al Gobierno y a los productores agropecuarios y de energía. Así podrán desarrollar una política de adaptación al nuevo clima."

    Como aconsejo más arriba, "mejor prueben con la Borra del café" -es más rápido y mucho más barato. Total, de los resultados de aquí a 50 años se acordará nadie.

    Lo verdaderamente sensato es que primero comiencen perfeccionando un modelo del tiempo (el clima en pequeña escala) hasta que consigan predecir cuáles serán las condiciones del mismo para 10 días. Hoy no lo pueden hacer –ni aquí ni en Japón o la NASA. Por más idiotas veloces que tengan enfriando con nitrógeno líquido. Luego traten de ver si consiguen predecir el tiempo (o el clima) a un mes en el futuro. Luego salten a los seis meses, y luego al año. Eso es lo lógico porque todo modelo tiene que ser validado por las observaciones y un modelo que deba esperar 50 años para ser validado no es nada más que una basura inútil que malgasta recursos necesarios para otras investigaciones más útiles.

    Por eso mi sugerencia del subtítulo: ¿Por qué no programan un modelo de “martingala” para hacer saltar la banca en todos los casinos del mundo y recuperar parte del dinero malgastado en tanta investiga-ción inútil del clima? Las ruletas y naipes no tienen comportamiento caótico sino una muy constante actuación dentro del cálculo de probabilidades. Matemática pura, aunque las probabilidades pueden a llegar ser de billones contra una. Pero no como las probabilidades de Infinito a Cero que tiene querer modelar el clima a 100 o 300 años. Delirios, sueños, y como decía Calderón de la Barca, "Los sueños, sueños son.”

    Eduardo Ferreyra
    Presidente de FAEC



    Grabe este artículo como PDF



    Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

    Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

    Vea el tiempo en Argentina


    Locations of visitors to this page

    Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

    Speakeasy Speed Test

    Free counter and web stats
    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?
    Ranking entre sitios de la web


    Usted es el visitante número

    desde Noviembre 28, 2008
    Vea aquí nuestras estadísticas


    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?