Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Las Cartas Sobre la Mesa

Por Eduardo Ferreyra

Los ecologistas se oponen al uso de los combustibles fósiles y al uso de la energía eléctrica porque para producirla se emiten a la atmósfera los “malditos” gases de invernadero. Es necesario entonces que la hipocresía sea dejada de lado
y pongamos las cartas sobre la mesa

Vamos a dejar de lado la evidencia científica abrumadora, y sin refutación hasta la fecha, de que:

  1. CO2 es un gas invernadero que no sólo no calienta a la Tierra sino que ayuda, en su poca capacidad, a enfriarla.

  2. Que su aumento en la atmósfera contribuirá cada vez más a enfriarla, de acuerdo con el estudio de G.V. Chilingar, L.F. Khilyuk, y O.G. Sorokhtin (2008) (descargue el .pdf desde aquí)

  3. Que de las investigaciones sobre las muestras de hielo de la Antártida y Groenlandia se comprobó que en toda la historia geológica de la Tierra la temperatura ascendió primero y que ello causó que el CO2 aumentase con un retraso promedio de 800 años (Monnin et al, 2000 (lea el abstracto y los gráficos aquí)

  4. Que a pesar del sostenido y casi lineal aumento de los niveles de CO2 en el aire, las temperaturas del planeta han subido y bajado varias veces durante el siglo 20, sin correlación alguna con la tendencia al aumento del CO2.

  5. Que desde 1997 hasta Enero de 2007 la tendencia de las temperaturas se ha mantenido plana, pero desde Enero 2007 hasta la fecha la disminución ha sido notable, poco más de –0,7º C, casi lo mismo que había aumentado desde 1850; es decir, estamos a foja cero con el calentamiento.

  6. Que las observaciones de la actividad del sol, incluyendo la de la NASA, gran impulsora del mito del calentamiento causado por el hombre, indican que casi no se observan manchas en el Sol desde hace ya 3 años, el ciclo solar 24 será de muy baja intensidad, y la aparición hacia el 2031 del Doble Mínimo Gleissberg (o Landscheidt) hará descender la temperatura media global de la Tierra en hasta 2ºC, lo que nos llevará de regreso a otra Pequeña Edad de Hielo como la ocurrida entre 1500 y 1850.

El siguiente gráfico representa el número Wolf de la actividad magnética del sol, y las manchas solares, a lo largo de la historia que comenzara con las observaciones de Galielo con su telescopio hasta la fe-cha. Las líneas de la gráfica se han dividido en dos para una visualización sorprendente: la línea inferior de color verde indica la progresión de las tendencias del número Wolf desde 1641 hasta 1820, (hasta el final del Mínimo Dalton, 1795-1829), y la arriba, de color celeste, la tendencia desde 1820 hasta nues-tros días. En rojo está la tendencia proyectada de acuerdo con los cálculos astrofísicos hasta el 2041.

La repetición del patrón de aumentos y disminuciones del número Wolf, y su correlación con las tempe-raturas medias globales es impactante. No hay nada que impida decir que la tendencia desde 1795 (antes del Mínimo Dalton) no se vaya a repetir y para el 2031 tengamos el fuerte enfriamiento que se vio durante la Pequeña Edad de Hielo.

Más novedades

El meteorólogo Anthony Watts publicó ayer en su blog el siguiente comentario sobre la actividad solar, que viene reforzar las predicciones de un sol inusualmente quieto y débil para el futuro, de acuerdo a los valores del Índice Geomagnético Planetario Promedio (Ap):

Más Señales de un Sol Frenándose

En mi post de ayer destaqué un párrafo de un parte de prensa de la NASA que tocaba uno de los descubrimientos finales de la misión de la sonda Ulises enviada para estudiar al Sol:

”Ulises termina su carrera después de revelar que el campo magnético que emana de los polos del Sol es mucho más débil que lo previamente observado. Esto puede significar que el próximo período del máximo solar será menos intenso que en la historia reciente.”


Pocos meses atrás, yo hice un ploteo del Índice Geomagnético Planetario Promedio (Ap) que es una medida de la fuerza del campo magnético solar pero también un índice diario determinado de promedios corridos de ocho valores del Índice Ap. Llámenlo una vara de medida común (o metro patrón) para la actividad solar:

Los resultados de la misión Ulysses parecen ser una confirmación más de la fuerte disminución de la actividad del sol, calculada hace ya varios años, y que la repetición de la tendencia solar de 1795 -1821 tiene –como diría el IPCC- un 95% de probabilidades de repetirse.

Pero, como dije más arriba, dejemos de lado toda esta evidencia científica y vayamos a lo que proponía en el título de este artículo: “Pongamos las Cartas Sobre la Mesa.”

Mi propuesta

Mi propuesta es que los ecologistas de Greenpeace, como los que han sido absueltos de culpa y cargo en Inglaterra por causar daños a una generadora de electricidad que quema carbón, sean coherentes con su filosofía y con sus propuestas de no usar energía.

Propongo que se realice un censo de personas e instituciones que impulsan la reducción del consumo de combustibles fósiles y de electricidad, y de quienes se reconozcan como partidarios de esas medidas, sean obligados a practicar sus propuestas y a tomar de la medicina que nos recomiendan a los demás: Sus hogares y las oficinas de sus instituciones "sin fines de lucro" (o lucro sinfín?) deberán ser desconectadas de la red eléctrica y no estarán autorizadas a usar generadores eléctricos en su reemplazo. Podrán usar solamente lo que está especificado en el siguiente listado:

Lo Permitido:

Lo Prohibido:

Será prohibido para todo ecologista proponente de abandonar el uso de los combustibles fósiles, las tecnologías avanzadas en electrónica, modificación genética de variedades de vegetales, energía nuclear, hidroeléctrica, productos de la petroquímica y forestales, el uso de todo aquello producido mediante las tecnologías que tanto reprueban, lo que desde ya incluye:

Conclusión

Esta lista es meramente enunciativa y a título experimental, factible de ser extendida con el agregado de muchas cosas que en este momento se nos escapan. Son de algunas pocas cosas a las que los ecologistas deberían renunciar si fuesen verdaderamente coherentes, honestos con ellos mismos y con los demás, y fieles a su visión del problema y a su filosofía existencial. Deberían dar el ejemplo con su manera de vivir, y no hacer como Al Gore y su desmesurado y escandaloso consumo (o derroche?) de energía en su mansión de Nashville, EEUU, mientras pontifica como el Mesías que tenemos que dejar atrás y abandonar nuestro desmesurado consumo de cualquier cosa y retiranos a vivir en las cavernas o a la toldería.

Si no comienzan ellos primero a enfrentar las consecuencias que sus propuestas tienen, a mostrarnos el camino a seguir hacia la salvación del planeta, se pondrían al nivel de los políticos que se llenan la boca de palabras altisonantes, promesas del Paraíso sobre la Tierra y mientras tanto se enriquecen de modo obsceno, casi pornográfico, en el poder.

No nos digan cómo tenemos que vivir. Demuéstrennos que están verdadera y totalmente convenci-dos de que así salvarán al planeta. Háganlo ustedes primero y luego nosotros seguiremos su ejemplo.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC

Grabe este artículo como PDF



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Vea el tiempo en Argentina


Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web