Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Salven al planeta!:
Prohíban las cumbres del clima!

Por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC
diciembre 4, 2008

O por lo menos cóbrenles a los asistentes y organizadores un impuesto por las toneladas de CO2 que emiten en sus miles de viajes. Ley pareja no es rigurosa. Pero, ¿soltar ellos un dólar por lo que predican? Ni lo piense.

Nadie es más gaseoso que un alarmista del cambio climático:

Se calculó que alrededor de 13.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) serán añadidas al efecto invernadero de la Tierra a causa de la reunión de la Convención Marco sobre Cambio Climático en Poznan, Polonia, dijo la UNFCC.

Esa estimación está basada en una asistencia de 8.000 personas, pero hasta el domingo se habían registrado 10.657 personas para las conversaciones.

(Qué bonita la cigüeña! -contribuyente a la explosión poblacional. Por lo menos no quema combustible fósiles en sus vuelos con bebitos.)

Antes de esta COP-14 en Poznan, a la conferencia en Bali asistieron unas 20.000 bolsas de gas, donde al CO2 emitido por,

  1. los aviones que llevaron y trajeron a las bolsas,
  2. más el emitido por las bolsas durante las conversaciones,
  3. más el producido por la quema de combustible necesario para cocinar comida para tantas bolsas,
  4. más el producido por la generación de electricidad usada por los acondicionadores de aire,
  5. más el CO2 del champagne que bajaba a ríos por las gargantas de las bolsas,
  6. más el emitido por los vehículos que transportaron a 20.000 bolsas de gas hasta y desde los aeropuertos,

el tonelaje de CO2 debe haber alcanzado niveles escandalosos. Resulta curioso que a pesar de todo ese CO2 emitido para reducir las emisiones de CO2 (cosas absurdas vederes Sancho, diría el Quijote), la temperatura del planeta… disminuyó.

Digo yo, ¿el CO2 tiene alguna relación con la temperatura?

Esos más de 10.000 delegados, a quienes todos los años les pagamos esas lujosas vacaciones, además de estar emitiendo enormes cantidades de aire caliente, también lo estaban escuchando con devoción:

Los delegados verán un video de Barack Obama, en apenas su segundo gran compromiso político, anunciando que Estados Unidos está ahora listo para asumir el rol principal en la lucha para “salvar al planeta” del calentamiento global.”

Afuera rugía el “efecto Gore” de bajas temperaturas.

Mr. Obama comienza diciendo que “la ciencia está más allá de toda discusión y los hechos son cla-ros.” “El nivel de los océanos,” afirma, “están creciendo, las costas se están encogiendo, hemos visto una sequía récord, la extensión de las hambrunas y las tormentas están haciéndose cada vez más fuertes con cada temporada que pasa.”

Me pregunto si esta gente alguna vez mira por la ventana para ver cómo es el mundo real, o si continúan viviendo dentro de un termo Lumilagro. O si los asesores y consejeros que tienen alguna vez se limpian ese hilito de baba que fluye de la boca de los idiotas irrecuperables.

Lejos de estar la ciencia “más allá de discusión”, podemos sólo deducir de sus palabras es que se ha traga-do todo lo que Al Gore le dijo en su premiado film, “Una Verdad Inconveniente”, sin tomarse la molestia de verlo o de averiguar si lo que Gore dice allí tiene algún atisbo de realidad. Lo mismo que sus babeantes ase-sores climáticos, Obama se tragó el anzuelo, la plomada, el sedal y sin mayor esfuerzo, al pescador y al bote también.

Cada una de las afirmaciones hechas por Obama en tan pocas palabras, están tan salvajemente alejadas de la realidad, que este hecho debería comenzar seriamente a preocuparnos. Se nos viene encima un asalto indiscriminado sobre nuestras billeteras.

Lea esto y alármese por la determinación de Don Obama para gastar miles de millones luchando contra los molinos de vientos del cambio climático. Luchar contra la fantasía no es recomendable para ningún gober-nante. (Si sabremos eso los argentinos!) Dice el The Telegraph de Londres, en el link dado más arriba:

El Presidente Electo Obama propone el suicidio económico de los EEUU.

Por Chistopher Broker

Si el poseedor del más poderoso gobierno del mundo propone una política garantizada de infligir un daño sin precedentes a su propio país y a muchos otros, en base a afirmaciones demostradas tan falaces que equivalen a un rosario de mentiras para auto engañarse, deberíamos estar preocupados.

Es cierto que los niveles promedio de los océanos está ascendiendo modestamente, pero no lo hacen más rápido que lo estuvieron haciendo durante 300 años. El film de Al Gore puede predecir una subida en este siglo de 7 metros, pro hasta el mismo IPCC predice apenas un aumento entre 10 y 28 cm. El principal foco de alarma aquí ha sido el futuro de las islas de coral de las Maldivas y Tuvalu.

De acuerdo con la comisión Internacional sobre Cambios en el Nivel del Mar y otros estudios, el nivel del mar alrededor de esas islas en realidad ha descendido. El Océano Índico ha sido más alto entre 1900 y 1970 de lo que ha sido desde 1970 hasta ahora. Las mediciones de los satélites muestran que desde 1933 el nivel del mar alrededor de Tuvalu ha bajado 10 centímetros.

Las costas no se están “encogiendo” excepto donde se están hundiendo, como la costa este de Inglaterra, donde lo estuvo haciendo desde hace 4000 años. Gore está muy confundido sobre esto, ya que cuenta las veces que la Barrera del Támesis tuvo que ser cerrada en años recientes, sin caer en cuenta que esto fue hecho más a menudo para mantener las aguas del río sin escapar al mar durante las sequías, que para impedir el ingreso del mar durante la marea alta.

Lejos de haber causado el calentamiento global un aumento en las sequías, ocurre exactamente lo contra-rio. El estudio más completo sobre el tema (Narisma et al, 2007) mostró que, de los 30 más grandes episo-dios de sequías del siglo 20, 22 fueron durante las primeras 6 décadas, y sólo cinco entre 1961 y 1980. Durante las últimas dos décadas se registraron solamente tres.

El Sr. Obama se las ha tomado otra vez con los huracanes. A pesar del reciente parte de prensa de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de que la temperada de huracanes 2008 “estable-ció récords”, hasta el mismo parte de prensa admite que sólo ha empatado con el quinto puesto de los “más activos” desde 1944. Los propios gráficos del NOAA muestran una actividad de huracanes mayor en los años 50 que ahora. Un reciente estudio de la Universidad estatal de Florida sobre la actividad ciclónica tropical en todo el mundo, muestra una sostenida reducción durante los últimos cuatro años.

Pobre Obama, vaga como una pulga perdida en el Gran Colchón de la Ignorancia, y eso resulta preocupante. Propone gastar, tirándole margaritas a los cerdos, $15 mil millones anuales para alentar “fuentes de energía limpias,” tales como miles de turbinas de viento más. Queda claro que desconoce totalmente (o si lo sabe no le importa!) que la energía eólica es tan inefectiva que las 10.000 turbinas que ya tiene los Estados Unidos, representando “18 Gigawatts de capacidad instalada”, apenas genera 4,6 Ggawatts de electricidad, menos que la provista por una sola gran estación de carbón.

Habla Obama de “generar 5 millones de nuevos puestos de trabajo verdes,” lo que nos hace pensar que piensa contratar a 5 millones de americanos (¿al Negro Desempleado de Alabama?) para que generen electricidad pedaleando generadores mecánicos de la Segunda guerra Mundial, para reemplazar toda esa electricidad “sucia” de las estaciones de carbón que actualmente abastecen al 50% de la energía de su país.

Tiene todo el aspecto de un elaborado suicidio económico recomendado para una nación que es todavía la más rica del mundo. Pero si esto no es bastante, los ecologistas quieren todavía cosas peores. El ultra ecologista inglés George Monbiot dijo que las desventuras del planeta son tan graves (?) que propuestas como la de Obama son ahora irrelevantes.” La única manera de salvar al planeta y evitar el colapso de la civilización humana, según Monbiot, sería “la descarbonización total de la economía global para el 2050.”

En otras palabras, es lo que viene proponiendo el socio de Al Gore, Maurice Strong, desde que dijo que “la única manera de salvar al planeta es la de destruir a la civilización industrial occidental.” Y a todos nosotros con ella, claro.

Durante 300 años la ciencia ayudó al hombre a convertir a la civilización occidental en el mundo más rico y confortable que jamás se haya visto. Pero parece que los ciclos de progreso son reemplazados periódica-mente por ciclos de religiosidad donde la ciencia es ahuyentada a puntapiés, la superstición se abate sobre los espíritus “sensibles” y las evidencias científicas ya no son tomadas en cuenta por ir en contra del Dogma Oficial. El hecho de que un país como Estados Unidos, que fue punta de lanza en la investigación científica y desarrollo de las ciencias, vaya a ser dirigido por un émulo de Torquemada, impulsado una histeria post-científica, nos debería poner los pelos de punta.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC



Grabe este artículo como PDF



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Vea el tiempo en Argentina


Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web


Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?