Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

El Fraude de los Números
del Cambio Climático del IPCC

Por Tom Harris y John McLean [*]
Del sitio OnLineOpinion.com.au
Publicado el 30 de junio, 2008

Una aseveración repetida por políticos y activistas del clima de todo el mundo: “2500 científicos del IPCC están de acuerdo en que los humanos están causando una crisis climática.”

Pero no es verdad. Y, por primera vez en la historia, el público puede ver ahora hasta donde ha sido engañado. A medida de que las mentiras se suceden, se transforman en escándalo. Esta es la verdadera situación.

Como los otros tres “informes de evaluación” anteriores, el Cuarto Informe (AR4) publicado en el 2007 (sobre el que se basó la Conferencia de Bali) incluye los informes de tres grupos de trabajo. El Grupo de Trabajo No.1 (WG I) se le asignó informar el alcance y causas posibles de los cambios climáticos del pasado como también las futuras “proyecciones”. Su informe llevqa el título de “Las Bases Físicas de la Ciencia”.

Los informes de los grupos de trabajo II y III están titulados “Impactos, Adaptación y Vulnerabilidad” y “Miti-gación del Cambio Climático” respectivamente, y dado que están basados en los resultados del WG I, es de importancia crucial que el informe WG I resista el escrutinio más estrecho.

Por supuesto, existe un serio debate entre los científicos acerca del real contenido de las aproximadamente 1000 páginas del WG I, en especial su políticamente motivado Resumen Para Políticos que es a menudo la única parte leída por políticos y no científicos. El contenido técnico puede ser difícil de seguir para los no científicos de manera que la mayoría de la gente supone, erróneamente, que si una gran cantidad de científicos están de acuerdo en algo, seguramente deben de estar en lo cierto.

El consenso jamás ha probado la verdad de alguna afirmación científica, pero de alguna manera es ampliamente creído que sí lo hace para los informes del IPCC, de modo que es necesario preguntar ¿Cuántos científicos realmente están de acuerdo con la conclusión más importante del IPCC, concretamente que los humanos están causando un significativo cambio climático –en otras palabras, los cimientos del WG I?

La cantidad de científicos revisores que están involucrados en el WG I es en realidad menos de la cuarta parte de los alegados “2500”, algo menos de 600 en total. Los otros 1900 revisores evaluaron los reportes de los otros dos grupos de trabajo. Ellos no tienen nada que decir acerca de las causas del cambio climático o sobre su futura trayectoria. Sin embargo, 600 “expertos revisores científicos” suena impresionante. Después del todo, ellos enviaron sus comentarios a los editores del IPCC que nos aseguran que “todos los comentarios de gobier-nos y expertos revisores recibieron apropiada consideración.” Y como todos estos revisores están listados en el Anexo III del Informe, ellos tienen que haberlo rubricado y aprobado, no es verdad?

Equivocado!

Por primera vez en su historia, las Naciones Unidas han publicado en la web los comentarios de revisores que evaluaron los borradores del Informe del WG I y las respuestas de los editores del IPCC. Esta publicación ha sido el resultado de la intensa presión aplicada por Steve McIntyre, (quien fue el co-autor del desenmascara-miento del fraude del “Palo de Hockey” de Michael Mann), y sus aliados en Toronto, Canadá. A diferencia de los tros grupos de trabajo del IPCC, el WG I tiene su base en los Estados Unidos y McIntyre usó la robusta legisla-ción de Libertad de Información para exigir ciertos detalles cuando los comoentarios completos fueron publicados.

El examen de los comentarios de los revisores en el último borrador del informe WG I antes del ensamble final del Informe principal (vbgr.: “Revisión de Segundo Orden” o SOR, en inglés) desmantela completamente la ilusión de cientos de expertos diligente inclinados a estudiar los capítulos del informe y suministrando extensa realimentación a los equipos de editores. Esta es la realidad.

Un total de 308 revisores comentaron sobre el SOR, pero solamente 32 revisores comentaron más de tres capítulos y sólo cinco revisores comentaron en todos los 11 capítulos del Informe final. Tan sólo la mitad de los revisores comentaron en más de un capítulo. Es lógico que los revisores generalmente limiten sus comentarios a sus áreas de experticia, pero eso está muy lejos de la idea de “miles de científicos de acuerdo en algo.”

Añadido a esto, está el hecho que los editores del IPCC podía, y a menudo lo hicieron, ignorar los comentarios de los revisores. Algunas respuestas de los editores eran banales y otras mostraban inconsistencias con otros comentarios. Los revisores debían justificar sus pedidos de cambios pero los editores parecen no tener esa misma obligación. Algunas veces a los revisores se les dijo llanamente que estaban equivocados, pero ni se les explicó por qué ni se le dio ulteriores referencias confiables para apoyar el rechazo de sus comentarios.

En otros casos los revisores intentaron diluir la certeza expresada en el informe y a menudo proveían de la evidencia científica para apoyar sus argumentos, pero sus comentarios fueron de todos modos rechazados de plano. Algunos comentarios fueron rechazados basados en una falta de espacio -una increíble excusa para un documento de tamaña importancia.

La actitud de los editores pareció ser de se aceptaban las correcciones simples, se toleraban los pedidos de una mejora en la claridad del texto, pero las afirmaciones e interpretaciones que aparecían ya en el texto a revisión debían ser defendidas a capa y espada contra toda modificación.

Un ejemplo de cruda mala representación de los informes del IPCC es la frecuente afirmación de que es cono-cido que “cientos de científicos del IPCC” apoyan la siguiente afirmación, sin dudas la más importante del Informe del WG I. que “El forzamiento de los gases de invernadero es muy posible que haya causado la mayor parte del observado calentamiento global de los últimos 50 años.”

En total, solamente 62 científicos revisaron el capitulo donde aparece esta afirmación. El crítico Capítulo 9, “Comprendiendo y Atribuyendo el Cambio Climático”. De los comentarios recibidos de los 62 revisores de este crítico capítulo, casi el 60 por ciento de ellos fueron rechazados por los editores del IPCC. Y de los 62 expertos revisores de este capítulo, 55 tenían serios intereses personales o corporativos que los inhabilitaban para opinar, dejando a sólo 7 revisores expertos que parecían ser imparciales.

Dos de estos siete revisores fueron contactados por NRSP (Natural Resources Stewardship Project) para el propósito de este artículo, el Dr. Vincent Gray de Nueva Zelanda, y el Dr. Ross McKitrick de la Universidad de Guelph, Canadá. En relación a la declaración de más arriba, “Forzamiento de los Gases de Invernadero” el profesor McKitrick explicó, “Una declaración categóricamente resumida como esta no está apoyada por la evidencia contenida en el Informe GW I del IPCC. La evidencia mostrada en el informe sugieren que hay otros factores involucrados en el tema que juegan roles importantes en el cambio climático, y los efectos específicos esperados de los gases de invernadero no se han observado.”

El Dr. Gray etiquetó a las declaraciones del WG I como “Típica doble charla del IPCC” asegurando que “El texto del Informe del IPCC muestra que esto es decidido por suposiciones de personas que tienen un conflicto de intereses, no por un modelo probado”.

Determinar el nivel de apoyo expresado por los comentarios de los revisores es subjetivo, pero una ligeramente generosa evaluación indica que solamente cinco revisores respaldaron al crítico Capítulo 9. Cuatro tenían con-flicto de intereses y el otro hizo tan sólo un único comentario para todo el Capitulo 11. La afirmación que 2500 científicos revisores independientes están de acuerdo con esto, la declaración más importante de los informes climáticos de las Naciones Unidas publicados este año, o cualquier otra declaración contenida en los informes del clima del IPCC, es simplemente una tontería inexacta.

“El IPCC le debe al mundo una explicación sobre quienes entre sus expertos revisores en verdad están de acuer-do con sus conclusiones y quienes no lo están,” dice el presidente del NRSP, el climatólogo Timothy Ball. “De otra manera, su credibilidad, y la confianza del público en la ciencia en general serán erosionadas más todavía.”

Es una desgracia y una vergüenza que el IPCC haya permitido que este engaño llegase tan lejos. El Secretario General Ban Ki-Moon debe instruir al cuerpo climático de la ONU para revisar completamente sus procedi-mientos de operación, dando la bienvenida a opiniones en disidencia de revisores científicos, indicando si los revisores del IPCC tienen conflicto de intereses, o sino cerrar la agencia por completo.

Hasta entonces, sus conclusiones, y cualquiera a las que se llegaron en la Conferencia de Bali, basadas en las conclusiones del IPCC, deberían ser ignoradas.



* Nota de FAEC: Tom Harris y John McLean forman parte del grupo de discusión en internet Climate Sceptics (Escépticos del Clima), en http://groups.yahoo.com/group/climatesceptics.com del que Eduardo Ferreyra, presidente de FAEC es miembro por invitación desde mediados de 2006.

Grabe este artículo como PDF



Escriba su comentario o debata sobre el artículo:

Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Vea el tiempo en Argentina


Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web