Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Los Ciclos son la Respuesta al Cambio Climático

Por Eduardo Ferreyra

La Tierra está formada por ciclos: el ciclo del agua, el ciclo del carbono, el ciclo de la vida, los ciclos del clima. Los hay cortos y los hay largos. Los hay para todos los gustos. Son importantes y algunos no han sido debidamente considerados

En los últimos meses, especialmente después de la publicación del AR4, o Cuarto Informe del IPCC, Panel Intergu-bernamental del Cambio Climático en febrero de 2007, los medios de prensa escrita, radial y televisiva han enviado una creciente catarata de información alarmista sobre el ya famoso calentamiento global. Toda clase de estudio “científico” ha sido liberada a la opinión pública –antes de su publicación en los “journals” científicos- siempre acompañada del “copete”: “… un estudio recientemente publicado predice que… [llenar este espacio con toda clase de alarmismo inventado, pero efectivo] –como decía textualmente una circular de Greenpeace a sus sucursales de todo el mundo.

Como ya es sabido, las noticias tienen la intención precisa de infundir un miedo cerval sobre la catástrofe que un aumento de otros 0,6 a 2 grados centígrados causará de manera inevitable a la humanidad. El argumento con que está machacando ahora, precisamente antes y durante la reunión del IPCc en Bali , Indonesia, es más o menos la siguiente, con ligeras variantes. El fondo de la cosa parece ser la urgencia, una urgencia espantosa para que los países del mundo consigan que los EEUU reduzcan sus emisiones de CO2 a CERO, y eliminar de esa manera a un poderoso competidor en los mercados mundiales.

No Hay Tiempo Que Perder!

  • “Estamos al borde de entregarle a nuestros hijos un lío que les llevará el resto de sus vidas resolver.”

  • “Por consiguiente no tenemos mucho tiempo para argumentar sobre lo que está sucediendo. Tenemos que llegar a un consenso, pronto, sobre qué clase de cambios sociales estamos dispuestos a hacer, y cuáles estaremos forzados a hacer.”

  • “No hay ya más tiempo que perder discutiendo acerca de los “proxys” y cilindros de hielo, y las varia-ciones de la temperaturas históricas locales versus las globales. Todo lo que importa es: ¿cuánto más caliente que HOY se espera a que llegue el planeta, y cuán PRONTO?

  • “El deshielo de Groenlandia y la Antártida elevará el nivel del mar en 7 metros y dejará a la mitad de la florida bajo el agua.” –etc, etc.

¿Qué hay de verdad en esas afirmaciones? Nadie lo sabe porque las bolas de cristal no sirvieron jamás para ver el futuro. Hay maneras de ver cómo sucedieron las cosas en el pasado y más o menos –nada más que eso- arriesgar una hipótesis de cómo las cosas podrían volver a repetirse en el futuro, viendo que una causa produjo un efecto, y si esa regla de repetición de causas producirá una misma repetición de efectos –o quizás no.

Dios no dijo que todo sería coser y cantar en este mundo, y creo que jamás se le ocurrió que el hombre podría llegar algún día a comprender cómo funciona el Universo y las cosas que lo componen. No lo comprendemos en su totali-dad y estamos muy lejos de poder hacerlo… pero por lo menos estamos en la ruta y todos los días avanzamos un paso en ese camino que llega al infinito. Menudo viaje nos queda por delante.

Pero con lo poco que sabemos sobre algunas ciencias como la física, la química, la geología, la biología, las matemá-ticas, y con una razonable capacidad de ligar pensamientos lógicos hasta producir conclusiones que se conforman a casi todo lo que se conoce sobre este mundo y la manera en que funciona, hay algunas cosas que nos permiten vis-lumbrar lo que podría pasar en el futuro, no sólo con el clima, sino con el resto del planeta Tierra.

Los Ciclos

La historia de la Tierra está formada de ciclos de muchas clases que muestran cómo el clima se fue desarrollando, cómo aparecieron y desaparecieron millones de especies, y cuáles fueron las causas y los efectos de cada una de las cosas que pasaron a lo largo de esos 4.500 millones de años de existencia de este pedacito de rocas, gases y agua vagando perdido entre cientos de billones de otras estrellas –o trillones?

Los ciclos de Milancovitch son los más famosos de todos, y se refieren a los ciclos astronómicos que afectaron a la Tierra y que se clasifican, si alguien tiene interés, en:

Hay otros ciclos que no son orbitales sino relacionados ya con el comportamiento de las capas de hielo que cubrie-ron a la Tierra, eras y períodos conocidos como “glaciaciones”, y los vemos de todos tipo y tamaño. Los ciclos los encontramos largos. Medianos y cortos. Los ciclos de Milancovitch son de 400.000, 100.000, etc, y hay ciclos de las variaciones de la actividad solar de muy diferentes duraciones, entre miles de años y 11,5 años.

Hoy veremos un pequeño análisis de un ciclo de variaciones de temperaturas de corto alcance, pero de gran signi-ficado para explicar lo que está ocurriendo con el clima actual, y lo que ha ocurrido con los cambios del clima ocurridos durante el Siglo 20.

Ciclos Sinusoidales

Casi todos los ciclos tienen una forma sinusoidal en general, es decir, la línea del gráfico asciende y desciende a lo largo de una línea de base arbitraria, tomada como cero, similar a la figura que tiene la representación gráfica de la corriente eléctrica alterna, o las ondas de radio. Por ejemplo, los ciclos de Milancovitch tienen esta forma:

Los ciclos de Milancovitch

Cuando se considera a una onda sinusoidal, conocida también como “ciclo”, hay algunas cosas interesantes para observar:

  1. Cerca de la parte superior o de la inferior la tasa de cambio es muy pequeña. En las temperaturas observadas, 8 a 10 años de altas temperaturas significan de 4 a 5 años antes del pico, y 4 a 5 años después del pico serían todas iguales. Acabamos de pasar por esa fase.

  2. Cerca de la mitad de camino de la onda, la tasa de cambio es máxima. La tasa de cambio entre los años de la década de 1970 y ahora ha sido rápida, como también lo fue la velocidad del cambio entre los años 30 y los 60 en el siglo 20. Habrá ahora una aceleración en la tasa de enfriamiento en el futuro próximo, cuando el ciclo se revierta. Y ya hay señales de que ello ha comenzado.

A partir de las evidencias existentes, parece que la Tierra podría haber llegado al pico máximo de un ciclo de calor. Eso significa que los años anteriores y los años posteriores serían muy similares en sus temperaturas, y si uno no se fija mucho más allá de esos pocos años, se pensaría que no ha sucedido mucho.

Sin embargo, si uno expande esos pocos años hasta incluir por lo menos un medio ciclo, se podrá ver una gran diferencia. Hoy, esa diferencia es llamada “calentamiento global”, dado que es típicamente un promedio de 30 años, una elección particularmente mala a la luz de los ciclos de la historia climática de la Tierra. Pero cuando hace 35 años el clima estaba en el otro extremo de la onda, se le llamaba “enfriamiento global.” Había causado una alarma generalizada entre los científicos, que profetizaban una nueva edad de hielo. Eran los mismo que hoy gritan: “horror! calentamiento global!”.

La tasa de cambio de del enfriamiento global a la de calentamiento global –y viceversa- es muy rápida en compara-ción. La tasa de cambio desde ahora hasta el próximo pico negativo (o sima) será también muy rápido. Ya ha comen-zado, dado que sabemos que la temperatura global ha cesado de aumentar. Hace varios años que la onda sinusoidal ha pasado de su pico máximo y ha comenzado, lentamente primero, a descender hasta la sima de las temperaturas muy frías.

Mirando hacia atrás, se puede ver que el ciclo entero toma 70 años en completarse, desde un pico positivo hasta el siguiente pico positivo o, desde los años 30 hasta el 2000. (1934 a 1998, posiblemente, pero no sabemos exacta-mente cuán largos son los ciclos, o si las porciones positivas y negativas son de la misma duración, o de una dura-ción variable (mi suposición). Sabemos que las fechas alrededor de 1900, 1935, 1968, 1998 indican casi picos máximos. Un ciclo está presente y deberíamos esperar un enfriamiento a un ritmo acelerado en nuestro futuro próximo.

Hacia 2030 deberíamos estar experimentando un clima mucho más frío, y viendo el nacimiento de un nuevo grupo de “escépticos del enfriamiento” –probablemente nosotros mismos. Permanecerá frío durante unos 8 a 10 años, a medida de que se revierte y nuevamente comenzará otro período de calentamiento, alrededor de 2065-2070, a un clima similar al actual. Y otro grupo de “escépticos del calentamiento” surgirá, para tratar de que la gente no sea engañad otra vez con predicciones catastróficas como ahora.

Si uno no se da cuenta de que hay ciclos, y uno comete el error de medir desde el fondo de la onda de un ciclo hasta el pico del próximo, uno llegará a la errada conclusión de que está ocurriendo un calentamiento desbocado, como estuvo sucediendo hasta ahora, con los alarmistas y alarmados, todos gritando “catástrofe, catástrofe!” Dejando de lado todas las hipótesis sobre la manera en que funciona el clima, éste parece seguir cantando su propia canción. A medida de que comienza a enfriarse, se acelera hasta el pico negativo (como ha sido predicho por T. Landscheidt y muchos otros), y una inmensa gritería se alzará vociferando contra el enfriamiento global –que habrá sido causado por el hombre, por supuesto. La historia ser repetirá, como decía Lenín, primero como una tragedia, y luego como una comedia.

El gráfico siguiente debería ser extendido a muchos años más, de modo que podamos ver en donde estamos ubica-dos en el ciclo con mayor precisión:

Los ciclos de temperatura del Siglo 20 desde 1930

En algún punto de nuestro futuro, si somos realmente observadores, reconoceremos a los ciclos naturales de calen-tamiento y enfriamiento, y no saltaremos a conclusiones acerca de las tasa de cambio. Todos los informes de cam-bios deberían cubrir por lo menos 70 años. Si se hiciere así no veríamos ningún cambio de clima. Ninguno.

Los 8 años alrededor de 1998 muestran una tasa muy pequeña de cambio, y por cierto pensamos que la pendiente negativa comienza a ser muy evidente. Hacia 2015 el calentamiento global será una histeria del pasado, lo mismo que fue la histeria del enfriamiento de la década del 70. Pero es seguro de que muchos anunciarán que la alta tasa de enfriamiento y del cambio climático es culpa del Hombre y sus emisiones de dióxido de carbono –causado por los combustibles fósiles. Por lo menos Stepehn Schneider así lo afirmaba hacia 1968, cuando decía que “para llamar la atención, los científicos tenemos que describir escenarios peligrosos, y no hacer mención a las dudas que tengamos. Cada uno deberá decidir cuál es el punto donde estriba la diferencia entre ser honestos y ser efectivos.” Como dice Al Gore, “Negocios son negocios”.


Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC


Grabe este artículo como PDF



Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Vea el tiempo en Argentina


Locations of visitors to this page

Díganos su opinión!
Nombre:
   Email:

Comentarios:
(Por favor, copie y pegue en su mensaje el link al artículo)


Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web



contador