Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

El Pasado y el Futuro del Clima
El Hemisferio Sur se Enfría

Por David Archibald(1) y Eduardo Ferreyra (2)

(1) Summa Development Limited, Perth, WA, Australia - (2) Presidente de FAEC

En este artículo presentaremos una predicción del clima hasta 2030 que difiere de la visión política-mente correcta prevaleciente en parte de la comunidad científica. Se trata de una predicción que todos podrán ir comprobando todos los días, basada en estudios de la actividad del sol y la duración de los ciclos solares, hechos por muchos y reconocidos astrofísicos y climatólogos.

Comenzaremos haciendo una revisión al registro de las actuales temperaturas y luego iremos retroce-diendo en el tiempo revisando al rango de temperaturas en el registro histórico y luego en el registro geológico. Luego veremos el rol del Sol en el clima cambiante a lo largo de la historia de la Tierra y el rol que tiene en estos momentos y, a continuación, la contribución del dióxido de carbono contribuido por las actividades humanas.

Terminaremos este estudio de una predicción del clima hasta el 2030 combinando la actividad solar y la contribución humana de CO2.

28 Años de Alta Calidad de Información Satelital

El Hemisferio Sur tiene la misma temperatura de hace 28 años, aunque en los últimos años se observa una tendencia al enfriamiento. El Hemisferio Norte se ha calentado ligeramente.

Figura 1: El registro de temperaturas satelital

El registro de las temperaturas obtenidas mediante satélites es de la más alta calidad en el conjunto de datos del registro climático. Muestra que la curva de la temperatura del Hemisferio Sur ha permaneci-do plana, con un ligero aumento en el Hemisferio Norte. Nótese el pico de temperatura causado por El Niño de 1998.

Un Conjunto de Datos Rurales de los Estados Unidos

El promedio anual de la temperatura de Hawkinsville (32,3ºN, 82,3ºW), Glenville (31,3ºN, 89,1ºW), la estación de investigación Calhoun (32,5N, 92,3W) y Talboton (32,7ºN – 84,5ºW) son representativos del perfil de temperaturas de los Estados Unidos, y difieren del efecto de isla de calor urbano de los últimos 100 años. (Fuente de datos: NASA/GISS)

Figura 2: Un conjunto de datos rurales de los Estados Unidos

La mayoría de las temperaturas rurales en los Estados Unidos se establecieron en las décadas del 1930 y 1940. Groenlandia tuvo sus temperaturas más altas en los años 30 y se ha enfriado desde entonces. Por ello es que es posible seleccionar una cantidad de estaciones rurales que no están afectadas por el “efecto de calor urbano” que muestran que es más frío ahora que hace setenta años. En los Estados Unidos el año más caliente hasta la fecha ha sido 1936.

La disminución de la temperatura entre fines de los años 50 y mitad de los 70 se debió a un débil ciclo solar 20, después del fuerte ciclo solar 19.

Un Registro Termométrico de 300 Años

Figura 3: El registro de la temperatura del centro de Inglaterra

El efecto de “isla urbana de calor” en Inglaterra.

Figura 4: Mapa de Inglaterra durante la ola de calor de 2003
Fuente: MET y Hadley Center

Los registros de la temperatura comenzaron a llevarse a partir de la invención del termómetro. Esta es una de las series de temperaturas más largas y es un compendio de una cantidad de sitios diferentes. El registro reciente ha comenzado a estar contaminado por el “Efecto de calor urbano”, que es suma-mente severo en los alrededores de Londres, como se aprecia en el gráfico de la figura 4, del MET, o Servicio Meteorológico Británico.

La fecha del gráfico corresponde al 10 de agosto 2003, el día más caliente de la ola de calor de 2003, cuando se registró 38,5º C en el aeropuerto de Heathrow. Sin embargo, a pocos kilómetros de distan-cia, sobre la costa, la temperatura era de hasta 12º C más bajas. El efecto de isla de calor urbano está denotado por las líneas de las isotermas alrededor de la ciudad de Londres.

En el gráfico de la figura 3 se pueden observar algunas cosas interesantes, incluyendo la profundidad de la pequeña Edad de Hielo a fines del Siglo 17, cuando el río Támesis se congelaba con regularidad en la ciudad de Londres. La última vez que se congeló aguas arriba fue en Oxford, en 1963.

El período cálido en los años 30 y 40 se ve en el conjunto de registros rurales de los Estados Unidos, y en la subida sufrida durante El Niño de 1998. Para mayor información sobre las temperaturas en los Estados Unidos desde 1900 hasta el año 2000, ver el artículo en este mismo sitio: Espantando Temperaturas Fantasmas, donde se presenta un extenso análisis de más de 1230 estaciones meteorológicas del país del norte con sus respectivas tendencias.

Lo que es también interesante en el registro de las temperaturas de Inglaterra es la subida de tempe-ratura de 2,2º C desde 7,8º C en 1696 hasta 10.1º C en 1732. Esto es un aumento de 2,2º C en sólo 36 años. En comparación, el mundo ha visto un aumento de 0,7º C en los 100 años del Siglo 20. Sin em-bargo, es necesario estar advertido sobre una afirmación que se ve con frecuencia sobre el registro de temperaturas del Centro de Inglaterra, conocido como CET (Central England Temperature): “Es el registro de temperaturas más largo conocido en el mundo ya que se remonta a 1659”. Esto conjura una imagen de temperaturas que han sido tomadas diariamente, año tras año, en un grupo fijo de estacio-nes en el centro de Inglaterra, de modo que podemos compararlas con las demás a lo largo del tiempo.


Figura 5: Análisis del registro CET de Inglaterra

De hecho, esto no es más que más humo y espejitos. No sólo han cambiado las estaciones varias veces, sino que la media mensual proviene de diferentes estaciones que las que suministran la media diaria, que a su vez vienen de diferentes estaciones que proveen la información de máxima y mínima diarias. Este es el resumen:

Esto no es el “registro de temperaturas más largo”. Es un pastiche de una gran cantidad de registros diferentes. ¿Por qué los registros para la max-mín están sacados de diferentes estaciones que las que dan las medias diarias?

Además, esto es nada más que el registro desde 1878. Antes de esa fecha, de acuerdo a Parker y Hor-ton, (http://hadobs.metoffice.com/hadcet/ParkerHorton_CET_IJOC_2005.pdf) “Aunque la serie mensual y diaria se extienden hasta 1659 y 1772, respectivamente, nosotros solamente evaluamos las series desde 1878, cuando se comienza a tener información valedera y confiable para que el CET diario esté basado en por lo menos tres de estas estaciones (Parker et al., 1992). Antes de 1878 las incerti-dumbres son mucho más grandes y más difíciles de estimar, debido al uso de equipamientos diferen-tes, como ser termómetros en montaje Glaisher, paredes mirando al norte, o en habitaciones sin calefacción mirando al norte; el pegado de registros de temperaturas de muchos y diferentes obser-vadores, el uso de nada más que un único sitio en algunas ocasiones y, para la primera parte de estas series, el uso de diarios y evidencias anecdóticas para corroborar los registros de temperaturas”.

Todo esto nos hace recordar la historia del “hacha muy antigua”: En una remota aldea, a un antropólo-go se le muestra un hacha que parece muy vieja. “¿Es muy vieja?” pregunta el científico. “Oh, sí,” es la respuesta, “es muy vieja, es el hacha más vieja de la aldea. Estuvo por aquí hace más tiempo que…”, el aldeano mira socarronamente al antropólogo… “más tiempo del que tiene el registro de temperatu-ras del CET.”

“Bueno! Eso es mucho tiempo,” dice el antropólogo, “¿Cómo sabe que es tan vieja?” “Porque estuvo en la familia desde entonces. De hecho, de acuerdo con los relatos de la familia, mi abuelo le reem-plazó el cabo cuando se rompió… y mi padre le reemplazó la cabeza del hacha cuando se gastó…”

Entonces, hay que andar con pies de plomo cuando se nos menciona al “más viejo registro de tempe-raturas del mundo.“ Le han cambiado el cabo y la hoja del hacha varias veces.

Ese aumento de temperatura a principios del Siglo 18 fue cuatro veces más grande y tres veces más rápido que en el siglo 20. Esto significa que el mundo puede sufrir cambios de temperatura muy rápidos y profundos debidos a causas totalmente naturales, sin relación alguna con los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera.

Período Cálido Medieval – Pequeña Edad de Hielo

Figura 6. Período Cálido Medieval y Pequeña Edad de Hielo

Para reconstruir al clima anterior a los registros termométricos se usan las relaciones isotópicas y los anillos de los árboles. Este gráfico muestra al Período Cálido Medieval y a la Pequeña Edad de Hielo. El pico de la Edad Cálida del medioevo fue 2º C más alto que la temperatura actual, y la Pequeña Edad de Hielo mostró en su fase más fría 2º C menos que en la actualidad. El rango total de la amplitud térmica registrada es de 4º C.

En comparación, el calentamiento durante el Siglo 20 fue de 0,6º C. Este reciente calentamiento ha de-rretido el hielo en algunos pasos altos en los Alpes suizos, dejando al descubierto implementos de mine-ría del Período Cálido Medieval y del anterior período cálido, el Período Cálido Romano.

Gráfico del IPCC


Figura 7: Gráfico del IPCC 1999 del Período Cálido Medieval
y la Pequeña Edad de Hielo.

El gráfico de la figura 6 está derivado de este gráfico producido en el informe de 1990 del IPCC, o Panel Intergubernamental del Cambio Climático. El Período Cálido Medieval se ha tornado actualmente in-conveniente para el IPCC, de manera que no lo han mencionado desde entonces. En su lugar, publica-ron en 1999 el famoso “Palo de Hockey” de Mann et al, donde tanto la Pequeña Edad de Hielo como el Período Cálido Medieval han “desaparecido” en el ruido estadístico:


Fig 8: El Palo de Hockey de Mann et al, 1998.

El Óptimo del Holoceno

Figura 9: El Óptimo del Holoceno

Fue otra vez cálido no mucho después de que terminase la última edad de hielo. El nivel del mar era 2 metros más alto que ahora. Desde el Óptimo del Holoceno hemos estado en una larga declinación de la temperatura a razón de 0,25ºC cada mil años.

Las Edades de Hielo

Figura 10: Las Últimas Cuatro Glaciaciones

Los últimos tres millones de años han visto fluctuaciones extremas de la temperatura en latitudes medias y altas. Este gráfico muestra los últimos 400.000 años de información. La amplitud térmica entre máximo y el mínimo es de 10º C. Nótese que los niveles de dióxido de carbono vienen retrasados de la temperatura en unos 800 años.

También interesante es la cantidad de polvo. Generalmente más frío es más seco y más cálido es más húmedo. Grandes áreas de Australia están cubiertas por dunas de arenas que se formaron en esas épocas de hielo y están ahora estabilizadas por la vegetación.

Actualmente nos encontramos en una era interglacial que ha durado ya 11,500 años. Se puede ver en este gráfico que los interglaciales han sido mucho más cortos que eso, de manera que la llegada de una próxima edad de hielo está ya vencida.

Edades de Hielo – Un Registro Más Largo

Figura 11: Las edades de hielo en los últimos 5,5 millones de años

Las edades de hielo comenzaron alrededor de unos tres millones de años atrás, inicialmente con un ciclo de 41.000 años y luego con uno de 100.000 años.

El Clima a Escala Geológica

Figura 12: El Clima a lo largo de la escala geológica
Fuente: Scotese, 1999

Durante la mayor parte de los últimos 600 millones de años, el clima de la Tierra estuvo estable en una temperatura media de 22º C, aparte de los períodos de hielo. Las edades de hielo han ocurrido aproximadamente en intervalos separados entre si por 140 millones de años, controlados por la posición del Sol en los brazos en espiral de la Vía Láctea.

Lo que muestra este gráfico es que no existe correlación en el registro geológico entre la concentración de dióxido de carbono y la temperatura global. La Tierra entró a una edad glacial hace 450 millones de años a pesar de que el nivel de dióxido de carbono era diez veces el nivel actual, pero eso no detuvo a la glaciación del Cretácico.

Más adelante en este estudio se verá por qué no se espera que los niveles de CO2 hayan tenido ningu-na influencia sobre las temperaturas globales durante el tiempo geológico. Antes de que dejemos este gráfico, debería mencionarse que los proponentes del Calentamiento Global causado por el hombre declaran que los mayores niveles del dióxido de carbono atmosférico harán que los océanos se vuelvan más ácido lo que matará a los arrecifes de coral y otros tipos de vida marina. Los arrecifes coralinos se formaron por primera vez durante el Período Devoniano cuando los niveles de dióxido de carbono eran diez veces más altos que ahora.

El Impulso Solar

Figura 13: Ciclos Solares 1700 – 2030

La energía que impide que la Tierra se parezca a Plutón proviene del Sol, y los niveles de esta energía por cierto que cambian. Este gráfico corresponde a los ciclos solares desde 1700. El largo promedio del ciclo solar es de 10.7 años. El Mínimo Dalton es un período de bajas temperaturas que van desde 1796 hasta 1820 causado por la baja amplitud de los ciclos solares 4 y 5. Estamos ahora al final del ciclo solar 23, y el momento en que este ciclo 23 termine es muy importante, como se verá en los párrafos siguientes.

El Mínimo Dalton en Tres Estaciones Europeas – 1770 a 1840


Figura 14: El Mínimo Dalton en Europa

Esta gráfica muestra la respuesta de la temperatura a los ciclos solares 4 y 5 en tres estaciones europeas. Hubo un descenso de 2º C en Oberlach, alemania en ese período.

Ciclo de Manchas Solares en Relación a la Temperatura

Figura 15: El Ciclo de Manchas Solares en relación
con la Temperatura – De Bilt, Holanda

Existe una mejor correlación entre la temperatura y el largo (o duración) del ciclo solar, más que con la amplitud del ciclo. Este gráfico fue realizado en base a los datos de la estación de De Bilt en Holanda. La pendiente de la línea es 0,6º C por año del ciclo solar. El promedio del largo del ciclo solar durante los últimos cuatrocientos años es de 10.7.

Armagh, Irlanda del Norte 1796 – 1992

Figura 16: El Ciclo de Manchas Solares en relación con la Temperatura – Armagh

Se ve una fuerte relación entre el largo del ciclo solar y la temperatura en otros conjuntos de datos. Esta es una figura de un estudio de Butler y Johnson de 1996 sobre los datos del observatorio de Armagh, Irlanda. La pendiente de la línea es de 0,5º C por año de cambio en el largo del ciclo solar, que es de 1.4 milésimas de grado centígrado por día. Vamos a asumir que la relación demostrada en casi 200 años de los datos de Armagh, y 300 años de los de De Bilt son válidos hoy. Hemos ploteado sobre la figura original del ciclo solar 22, cuya longitud fue de 9,6 años. El ciclo 23 no ha terminado aún. Si fuese de un largo promedio de 10.7 años, habría finalizado en Enero de 2007. Estamos ahora en julio de 2007 y como no hemos visto todavía la primera mancha del ciclo 24, el ciclo 23 será de por lo menos 12 años. Si resulta ser de 12 años de duración, se infiere en consecuencia que la temperatura en Armagh será 1,2º C menor.

Si el ciclo solar 24 es tan débil como una gran cantidad de astrofísicos predicen, entonces es probable que el ciclo solar 23 será de 13 años o más largo. Es necesario tener en mente que el ciclo solar 4, que precedió al Minimo Dalton fue de 13,6 años de duración.

Se ha ploteado en esta figura lo que podría ser el ciclo 23. Daría por resultado una disminución de la temperatura de 1,6º C. Este efecto ya está encima nuestro en estos momentos, y se puede observar en la disminución de la temperatura en el hemisferio sur y las anormalmente bajas temperaturas en Argentina, Chile, y demás países de la parte sur del continente Sudamericano. En unos pocos años más tendremos una inversión del calentamiento del Siglo 20.

La Transición del Ciclo Solar 22 al Ciclo 23

Figura 17: La Transición del Ciclo Solar 22 al Ciclo 23

En este gráfico se muestra la transición de un ciclo solar al siguiente, usando el ejemplo de la transición del ciclo solar 22 al ciclo 23. El Sol invierte la polaridad magnética en cada ciclo, y las manchas del nuevo ciclo comienzan a formarse antes de que viejo ciclo haya terminado de morir. Ya vimos que el largo promedio de los ciclos es de 10,7 años. El ciclo solar 23 comenzó en Mayo 1996, llegando a su pico máximo de 120.9 manchas en Abril de 2000. Para que el ciclo 23 sea del largo promedio, el ciclo 24 debería haber comenzado en Enero 2007.

Las primeras manchas de un nuevo ciclo solar aparecen de manera normal a más de 20º de latitud de la superficie del Sol. De acuerdo con los dos últimos ciclos, las primeras manchas aparecen entre 12 y 20 meses antes del comienzo del nuevo ciclo. Aparte de uno pocos dipolos magnéticos sin manchas, no hubo hasta la fecha ninguna mancha de sol de polaridad inversa con una latitud de más de 20º. Esto significa que el ciclo solar está por lo menos a una año de distancia, o la regla de la observación está equivocada –pero hasta ahora nunca lo estuvo.

Los grandes ciclos solares llegan usualmente temprano y los ciclos cortos lo hacen tarde. Si la regla de la observación referida a la relación entre la primera mancha del nuevo ciclo y el tempo de aparición se mantiene, entonces el ciclo solar 23 será de cuando menos de 12 años de duración. Se desprende de esto, obviamente, que mientras más larga sea la demora hasta el mes del mínimo solar, probablemente menor será la amplitud del Ciclo Solar 24.

Como afirmé al principio, se puede comprobar esta predicción de un enfriamiento inminente todos los días. Y esto se puede hacer gracias a los radioaficionados. Ellos necesitan de un Sol activo con mucho viento solar para obtener grandes distancias para la propagación de sus transmisiones. Un buen sitio web de radioaficionados es: http://www.solarcycle24.com. Se actualiza cada seis minutos.

Según los cálculos, cada día de retraso en la iniciación del Ciclo 24 hará que las temperaturas medias durante ese ciclo sean más bajas en 1,4 milésimas de grado centígrado por día. Como ay estamos retrasados más de un año, eso se traduce en una declinación de la temperatura media global de 0,5º C.

También indican los cálculos que un aumento de 1 parte por millón (ppm) de la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera aumenta la temperatura en 1 milésimo de grado. De manera que sólo toma dos días de retraso en el inicio del ciclo 24 para compensar el aumento de temperatura producido por un año de emisiones de dióxido de carbono.

Si el Ciclo 23 tiene la misma longitud que el Ciclo 4 (el ciclo que precedió al Mínimo Dalton), entonces el mínimo solar no se habrá alcanzado hasta noviembre de 2010, y no veremos manchas de sol del Ciclo 24 hasta noviembre de 2009. Cada día de atraso hasta la aparición de las primeras manchas de Sol del Ciclo 24 significa que el clima de la Tierra será más duro en la segunda década del siglo 21.

Progresión de los Ciclos Solares 19 al 23


Figura 18: Progresión de los Ciclos Solares 19 al 23
Fuente: Jan Janssens, Sección Solar de Bélgica

El gráfico de la figura 18 muestra la progresión de los últimos 5 ciclos. Las curvas de los ciclos solares se elevan mucho más rápido de lo que caen. Los ciclos largos son más débiles, y el Ciclo Solar 20, que es la línea verde, es más largo que los demás. Este fue el ciclo que causó el frío y el miedo a una nueva glaciación durante la década de los 70.

Cantidad de Días Acumulados Sin Manchas de Sol

Ciclos Solares 10 al 15 comparados con los Ciclos Solares 16 al 23

Figura 19: Cantidad acumulada de días sin manchas de Sol

Este gráfico es otro indicador de que estamos en dirección hacia los ciclos solares débiles del Siglo 19, con inviernos de tipo siglo 19 que les acompañarán.

Los ciclos solares del 10 al 15, desde 1860 hasta 1917, tuvieron un promedio de 66 meses desde el primer día sin manchas en la superficie del Sol hasta mínimo del ciclo solar. Este fue un tiempo de considerable avance glacial en los Alpes Europeos. Desde entonces, los ciclos solares han tenido un promedio de 33 meses desde el primer día sin manchas hasta el mínimo del ciclo.

Hasta ahora, el ciclo solar 24 está previsto dentro de la tendencia de los ciclos del siglo 19. Con el primer día sin manchas en Enero de 2004, y si los 66 meses de observación se mantienen firmes, entonces el mínimo solar tendrá lugar alrededor de Julio de 2009. Y esto haría que el Ciclo Solar tuviese 13 años de longitud.

Predicción del Mínimo Solar de la NASA

  • Marzo, 2008 (+ 6 meses)
  • Marca el final del ciclo 23 y comienzo del Ciclo 24.
  • El largo del Ciclo 23 será entonces de 11.75 años.

    Debido a la ausencia de las señales esperadas del mínimo

  • Condiciones probables en Marzo 2007
  • Ninguna mancha solar en latitudes altas observadas con la polaridad del Ciclo 24
  • La corona a gran escala no se ha relajado aún a un simple dipolo
  • La hoja de corriente heliosférica aún no se ha aplanado
  • Medidas de actividad, por ej,: flujo de rayos cósmicos, flujo de radio, y número de manchas, no han llegado aún a los valores típicos del mínimo solar.

La NASA no lo sabe, pero como se supone que ellos deberían saberlo, entonces tienen que decir algo. Fuente: http://www.sec.noaa.gov/SolarCycle/SC24/Biesecker.ppt

Está supuesto que la NASA tiene que saber acerca de ciclos solares. Ellos han asegurado su apuesta haciendo dos predicciones sobre la amplitud del Ciclo Solar 24 horquillando el resultado del Ciclo Solar 23. Un tiro largo y otro corto. Las predicciones son 140 y 90. Hemos incluido esta información porque se ve a la NASA declarando que las signaturas esperadas del mínimo del ciclo solar no han sido vistas todavía.

Predicciones del Ciclo solar 24

Figura 20: Predicciones del Ciclo solar 24

Este es un gráfico muy significativo. Existen actualmente unas 24 predicciones publicadas acerca de la amplitud del Ciclo Solar 24. Hemos elegido siete de ellas para ilustrar el actual rango de predicciones. Todas estas predicciones fueron hechas por investigadores de gran renombre. La importancia viene del hecho de que la predicción más alta dará por resultado una temperatura 2º C más alta que la temperatura predicha por la predicción más baja.

Por ejemplo, si la predicción más baja resulta ser cierta resultará que, por ejemplo, tendrá un efecto grande y negativo sobre la producción de granos de Canadá y Ucrania, y demás cosechas agrícolas de latitudes altas, tanto en el hemisferio norte como en el sur. La experiencia del Mínimo Dalton fue que los inviernos fueron más largos y duros. Y este efecto estará encima nuestro muy pronto.

El Índice de la Dínamo solar

Figura 21: El Índice de la Dínamo solar 1975 - 2006

Esta es la base de la predicción de Ken Schatten. La línea roja es la fuerza de los campos magnéticos polares en el Sol y la línea azul es la fuerza de los ampos magnéticos toroidales. Durante ciclo solar, los campos magnéticos polares se convierten en toroidales.

Esta es la base de la predicción de Ken Schatten. La línea roja es la fuerza de los campos magnéticos del Sol y la línea azul es la fuerza de los campos magnéticos toroidales. Durante un ciclo solar, los campos magnéticos son convertidos en campos magnéticos toroidales y nuevo hacia su forma polar. Las man-chas de sol se forman de la ruptura de los campos magnéticos toroidales a través de la superficie del sol. La línea negra es la suma de las fuerzas de los campos magnéticos polares. Esto ha demostrado una tendencia a disminuir desde principios de la década de 1990.

Esta disminución significa que hay mucha menos fuerza magnética disponible para formar manchas solares, de manera que el Ciclo Solar 14 será mucho más débil que actual Ciclo solar 23.

Perfil de las Temperaturas Predichas hasta 2030

Figura 22: Temperaturas Predichas hasta 2030

Combinando al conjunto rural de datos de los EEUU que hemos visto más arriba, y la respuesta pro-yectada de la temperatura a un ciclo solar 24 y 25 más débiles, este gráfico muestra la declinación esperable para el 2030. La declinación de la temperatura será tan pronunciada como la de la alarma de enfriamiento de los años 70, pero no se mantendrá por mucho tiempo.

¿Otro Mínimo Dalton, o Peor?

“El sorprendente resultado de estas predicciones a largo plazo es una rápida declinación de la actividad solar, comenzando con el ciclo #24. Si esta tendencia continúa, podríamos ver al Sol dirigirse hacia una actividad solar del tipo Mínimo Maunder –un extenso período de redu-cidos niveles de la actividad solar.”

K.H. Schatten y W.K. Tobiska, 34º Encuentro de la División de Física Solar.
Junio, 2003, Sociedad Astronómica Americana.

Puede ponerse peor que una repetición del Mínimo Dalton. Ken Schatten es el físico solar con el mejor registro de aciertos en la predicción de ciclos solares. Su trabajo sugiere un retorno a glaciares que avanzan y al derretimiento tardío de la nieve en primavera de la Pequeña Edad de Hielo durante un período no determinado.

El Efecto Calentador del dióxido de Carbono

Figura 23: El efecto calentador del dióxido de carbono

El calentamiento antrópico es real, pero también es minúsculo. Usando el programa MODTRAN de la Universidad de Chicago, la relación entre el dióxido de carbono atmosférico y el aumento de la tempe-atura media global, se muestra en el gráfico de arriba.

El efecto del dióxido de carbono sobre la temperatura es logarítmico y así la sensibilidad climática dis-minuye con el aumento de la concentración. Las primeras 20 ppm de dióxido de carbono tienen una mayor influencia sobre la tempeatura que las próximas 400 ppm. El ritmo de aumento anual del dióxido de carbono en los últimos 30 años ha tenido un promedio de 1,7 partes por millón.

Desde las actuales 378 ppm se proyecta un aumento hasta las 420 ppm para el año 2030. El proyecta-do aumento de 40 ppm reduce la emisión de la estratosfera hacia el espacio de 279,6 watt/m2 a 279,2 watt/m2.

Usando la respuesta de la temperatura demostrada por S. Idso (1998) de 0,1ºC por watt/m2, esta diferencia de 0,4 watt/m2 equivale a un aumento de la temperatura de la atmósfera de 0,04ºC.

Aumentando el contenido de CO2 atmosférico en otras 200 ppm hasta llegar a las 620 ppm, proyec-tado para el 2150, el resultado es otro 0,16ºC de aumento de la temperatura atmosférica de la Tierra.

Desde el comienzo de la Revolución Industrial, el aumento del dióxido de carbono de la atmósfera ha aumentado su temperatura en 0,1ºC.

Contribución Relativa del CO2 Pre-Industrial y Antrópico

Figura 24: Contribución Relativa del CO2 Pre Industrial y Antrópico

Este gráfico toma la información del previo gráfico, ilustrando el efecto logarítmico, y lo condensa en una sola barra. Se calcula que el dióxido de carbono antrópico ha contribuido hasta la fecha con 0,1º C. El efecto antrópico total se calcula que es de 0,4ºC.

El Aumento de Temperatura Debido al Aumento del CO2


Figura 25: Aumento de la temperatura debido al CO2 – 1900-2200.

Este gráfico muestra la contribución calculada del efecto del dióxido de carbono sobre la temperatura atmosférica durante los 300 años entre 1900 y 2200. Ha sido de 0,1ºC hasta la fecha y durante los próximos 200 años alcanzará a 0,4ºC en total. Está en escala con el rango de 2ºC de la temperatura experimentada en el siglo 20. El gráfico asume que el dióxido de carbono seguirá aumentando a razón de 1,7 partes por millón por año.

Contribuciones Históricas y Proyectadas
de los Estados Unidos, China y Australia


Figura 26: Contribuciones Históricas y Proyectadas
de los Estados Unidos, China y Australia

El aumento proyectado es probable que sea mayor aún si la expansión económica de China continúa durante los próximos 10 años al mismo ritmo demostrado durante los últimos 10 años. Este gráfico muestra las emisiones de carbono a la atmósfera por los Estados Unidos, Australia y China, con información histórica hasta 2005 y una proyección hasta el 2020.

Las emisiones de China han sobrepasado desde Abril pasado las de Estados Unidos y se duplicarán para el año 2016. Las emisiones per cápita de los tres países serán equivalentes en el año 2020.

La Contribución Antropogénica


Figura 27: Contribución antropogénica calculada
a la temperatura atmosférica 1893-2030

Este gráfico muestra lo que las temperaturas podrían ser, con y sin, el CO2 de origen humano. Es posible calcular el efecto antropogénico aunque se muy pequeño en relación con la variación natural.

¿Puede Ser Tan Malo el Dióxido de Carbono?

El dióxido de carbono no es ni tan siquiera un poquito prejudicial. Es totalmente benéfico.

Este gráfico de un estudio reciente de S. Idso muestra la respuesta del crecimiento de las plantas al enriquecimiento de dióxido de carbono en la atmósfera. El aumento de 100 ppm de CO2 desde el comienzo de la industrialización ha sido el responsable del aumento promedio en el crecimiento del ritmo de crecimiento de las plantas de un 15% en general.

Para mediados del próximo siglo se puede esperar un aumento en la tasa de crecimiento de las plantas del 50%, debido a un aumento de otras 300 ppm de CO2 en la atmósfera. ¡Qué tiempo maravilloso que será!

Realce del Crecimiento Promedio de las Plantas
Debido a un aumento de 300 ppm en el CO2 atmosférico

Cereales C3 = 49%
Cereales C4 = 20%
Frutas y Melones = 24%
Legumbres = 44%
Raícess y Tubérculos = 48%
Verduras = 37%

Fuente:
Idso Mayo 2007

Un aumento de 300 ppm en el dióxido de carbono atmosférico es algo que sólo podemos soñar, pero algunas generaciones futuras recibirán esa clase de beneficio de las actividades industriales de China y de sus minas de carbón. Los Cereales C3 y C4 incluyen al maíz.

Respuestas de las plantas estresadas
en relación a las no estresadas


Figura 28: Respuestas de las plantas estresadas en relación a las no estresadas

Esto son buenas noticias para Australia, África, y grandes partes de América del Sur, donde las plantas pasan gran parte del tiempo bajo estrés por escasez de lluvias. En un mundo de mayor concentración de CO2, las cosechas usarán menos agua por unidad de ingesta de dióxido de carbono. Además, los cultivos tienen mayor resistencia a la falta de agua en una atmósfera rica en dióxido de carbono. Esto será necesario para aumentar la productividad agrícola en un mundo de creciente población y de tiempos más fríos que se avecinan.

De esto se desprende que, si los países industrializados desean ser considerados y cuidar a los del tercer mundo, la mejor cosa para hacer al respecto es aumentar el contenido de CO” en la atmósfera. ¿Quién querría negarle al Tercer Mundo tal maravilloso beneficio?

RESUMEN

  1. El Sol gobierna los cambios climáticos y será más frío en la próxima década en alrededor de 2º C.

  2. El efecto del CO2 antropogénico es real, minúsculo y demasiado pequeño para ser medido con precisión.


  3. Una mayor concentración de CO2 en la atmósfera producirá un boom en la producción agrícola.


  4. El aumento del CO2 atmosférico es totalmente beneficioso.

Lo que hemos mostrado en este artículo es que el dióxido de carbono es prácticamente irrelevante para el clima de la Tierra. El dióxido de Carbo que la humanidad pondrá en la atmósfera en los próximos cientos de años compensará un par de milenios de enfriamiento Post Óptimo del Holoceno antes de sumergirnos en la próxima edad de hielo. En el corto plazo, la Tierra experimentará un enfriamiento significativo debido a una más reducida actividad solar.

No hay consecuencias adversas por un aumento de la concentración de CO2 atmosférico. Las mayores concentraciones son totalmente beneficiosas.

El calentamiento global es tan minúsculo que el efecto no puede ser medido de una año para otro, y aún de una generación a otra.

Nuestra generación estuvo bañada por un aura de Sol benigno y complaciente, pero la próxima gene-ración sufrirá un Sol que no será tan dadivoso y la Tierra menos fructífera.

Fuente de las figuras y gráficos

  1. UAH MSU http://vortex.nsstc.uah.edu/data/msu/t2lt/tltglhmam_5.2
  2. Archibald, D. 2006, Solar Cycles 24 and 25 and Predicted Climate Response Energy and Environment, 17, 29-38.
  3. NASA GISS http://data.giss.nasa.gov/gistemp/station_data/
  4. Sitio web del Hadley Center.
  5. Análisis del climatólogo alemán Hans Erren.
  6. Modificado de IPCC 1990 TAR
  7. IPCC 1990 TAR
  8. IPCC 1990 TAR
  9. Gráfico desarrollado de Dansgaard et al., 1969, y Schonwiese, 1995
  10. Muestras de hielo de Vostok de los últimos 400,000 años (Gráfico Wikipedia)
  11. Registros sedimentarios (Gráfico de Wikipedia)
  12. Temperature after C.R.Scotese, CO2 after R.A.Berner, 2001
  13. Archibald, D. 2006, Solar Cycles 24 and 25 and Predicted Climate Response Energy and Environment, 17, 29-38.
  14. Archibald, D. 2006, Solar Cycles 24 and 25 and Predicted Climate Response Energy and Environment, 17, 29-38.
  15. Archibald, D. 2006, Solar Cycles 24 and 25 and Predicted Climate Response Energy and Environment, 17, 29-38.
  16. Butler, C. J. and D.J.Johnston., 1996, A provisional long mean air temperature series for Armagh Observatory. J. Atmos. Terrestrial Phys., 58, 1657-1672.
  17. Archibald, D. 2007, Climate Outlook to 2030 Energy and Environment, in press. Datos originales provistos por Jan Janssens, Belgian Solar Section
  18. Archibald, D. 2007, Climate Outlook to 2030 Energy and Environment, in press. Datos originales de: http://members.chello.be/j.janssens/SC24.html
  19. K.Schatten comunicación personal
  20. Archibald, D. 2007, Climate Outlook to 2030 Energy and Environment, in press.
  21. Archibald, D. 2007, Climate Outlook to 2030 Energy and Environment, in press.
  22. Schatten, K.H. and W.K.Tobiska 2003, Solar Activity Heading for a Maunder Minimum?, Bulletin of the American Astronomical Society, 35 (3), 6.03
  23. Archibald, D. 2007, Climate Outlook to 2030 Energy and Environment, in press.
  24. Desarrollado para este artículo
  25. Archibald, D. 2007, Climate Outlook to 2030 Energy and Environment, in press.
  26. Desarrollado para este artículo de http://cdiac.ornl.gov/trends/emis/aus.htm
  27. Desarrollado para este artículo
  28. Idso, C. 2007, “A Science-Based Rebuttal to the Testimony of Al Gore before the United State Senate Environment and Public Works Committee” Center for Science and Public Policy.

  29. Referencias

    Idso, S. 1998, “CO2-induced global warming: a skeptic's view of potential climate change”, Climate Research, 10, 69-82.


    Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

    Vea el tiempo en Argentina

    Vea desde donde nos leen
    Locations of visitors to this page

    Díganos su opinión!
    Nombre:
       Email:

    Comentarios:
    (Por favor, copie y pegue en su mensaje el link al artículo)



    ¿Desde qué países nos visitan?
    ¿Quiénes son los visitantes?