Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

La Climatocracia Entra,
la Democracia Huye

El Nuevo Gobierno Mundial

Por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC

Un nuevo informe de la Intelligenzia de nuestro conocido G300 vuelve a repetir los escenarios catastróficos que presentaba en 1974 el famoso NSSM-200 de Henry Kissinger, que recomendaba a los EEUU tomar medida contra las amenazas a la "Seguridad Nacional" que representaba el crecimiento de la población. Una película que ya vimos.

Un grupo de “think tanks” de los EEUU, donde siempre están los viejos conocidos patrocinados por las viejas fundaciones “filantrópicas y caritativas” –que financian la muerte a escala global por diversas metodologías- los Rockefellers, los Ford, MacArthur, Hewlett, etc, y donde participa nuestro reciente Nobel de Hollywood, Al Gore, presenta una serie de escenarios catastróficos para la seguridad de los Estados Unidos (esta vez la humanidad no importa) –si, lo adivinó- si no dejamos de emitir CO2 al aire, reducimos el consumo de energía, hacemos las valijas y nos mudamos a las cavernas.

El informe conjunto fue elaborado por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales y el Cen-tro para una Nueva Seguridad Americana. Entre los contribuyentes al diseño de estos escenarios y profecías figura el asesor en seguridad de Al Gore, Leon Fuerth, y el ex jefe del staff de de Bill Clinton, John Podesta. También opina Ralph Cicerone, rabioso calentador, actual Presidente de la Academia de Ciencias de los EEUU. La ciencia ya está ingresando a niveles submarinos de prestigio.

Los organismos que responden al G300 se van turnando en su misión de desinformar y mantener el terror público al nivel adecuado. Antes este trabajo lo hacían la Comisión Trilateral, o el Consejo de Relaciones Extranjeras de Nueva York (CFR), pero estamos en una época en que nuevos combatientes van reemplazando a los que han caído en desprestigio.

Lo que resulta peculiar en este nuevo informe es que los mismos escenarios que presenta como catas-tróficos, creados por el calentamiento global, son exactamente los mismos que presentaba el NSSM-200 de Kissinger en 1974, en medio del frenesí y la histeria causada por la profecía de “los científicos de siempre” –me recuerda a la película “I Vitelloni” (Los inútiles) de Alberto Sordi) de la inminente llegada de la nueva Edad de Hielo. ¿Cómo puede ser que tanto el calor como el frío causen las mismas catástrofes? ¿No tendrán nuevos libretistas, o confiarán en que la memoria de la gente es débil y evaporadiza? Viendo la manera en que la gente los sigue votando en todas partes del mundo, es probable que algo de eso esté sucediendo.

La Associated Press emitió un parte de prensa que fue recogido por el sitio SeattlePi.com con el título escandaloso:

El Clima Afecta la Seguridad

Por Arthur Max
Redactor de Associated Press

AMSTERDAM, HOLANDA – El cambio climático podría ser uno de los desafíos más grandes para la seguridad nacional que hayan enfrentado jamás los hacedores de política, de acuerdo con un nuevo estudio conjunto de dos “tanques de pensamiento” de los Estados Unidos.

El Informe, a ser publicado el Lunes, eleva la amenaza de migraciones de población dramáticas, guerras por el agua y recursos, y una realineación del poder entre las naciones. En las dos últimas décadas, los científicos del clima han subestimado la velocidad en la que la Tierra está cambiando –quizás para evitar ser etiquetados de “alarmistas”, dice el estudio. Pero los planificadores de políticas deberían contar con que habrá una inestabilidad inducida por el cambio climático en los próximos 30 años.

Siempre ponen una fecha en el futuro, 30, 50, o 100 años, que por lo cierto nadie recordará entonces la predicción, o bien los profetas ya habrán muerto sin que nadie les haya impedido mientras tanto que hagan fortunas con su negocio de la profecía –como lo hace Al Gore en la actualidad. ¿Recordamos acaso que en 1968 Paul Ehrlich predecía que para 1980 la mitad de la población de los Estados Unidos habría muerto de hambre? Recordamos acaso que predecía que las hambrunas despoblarían la Tierra por la explotación desmedida de los recursos naturales? Resulta irónico que actualmente las hambrunas hayan desaparecido en el 95% de la Tierra y la enfermedad que más alarma a los políticos de hoy es… la obesidad?

Hace pocos años a Paul Ehrlich le dieron $250.000 dólares como Premio al Genio.

Calentamiento global. Bien. La temperatura no ha subido desde 1998, es decir casi 10 años. ¿Cuántos años más de no calentamiento serán necesarios para que los “creyentes calentadores” acepten que están equivocados, o para convencer a la gente de que el calentamiento dejó de existir?

Lo más probable es que el enfriamiento sostenido del Hemisferio Sur comience a contagiarse al del norte, y la gente empiece a hacer preguntas molestas. El verano de Europa, en especial en Inglaterra, ha sido tirando a fresco y en Austria la estación de esquí se adelantó un mes y medio debido a las abundantes nevadas que comenzaron a caer un mes y medio antes de lo previsto. Cuando hace frío… ¿nieva?

Pero sigamos con el análisis, disección y autopsia del informe de los Algores:

El cambio climático es probable que alimente nuevos conflictos, pero ya está magnificando problemas existentes, desde la desertificación de Darfur y la competencia por el agua en el Oriente Medio hasta los destructores monzones en Asia que aumentan la presión por la tierra, dijo el informe.

Los problemas existentes en Darfur no son empeorados por el calentamiento global detenido sino por la codicia de los gobernantes Africanos, los ancestrales conflictos étnicos que perduran hasta hoy y, si a los países de África no se les permite desarrollarse, seguirán existiendo por toda la eternidad. Si la masacre entre Hutus y Tutsis de Rwanda hubiera sucedido en 2007 y no en 1995, hubiese sido usada como prueba de que el cambio climático agrava los problemas étnicos. La región de Darfur sufre de sequías también tan ancestrales como sus diferencias étnicas y políticas, y la raíz del problema está en los corruptos gobiernos -sostenidos por Occidente porque le conviene mantenerlos en la pobreza.

La competencia en el Medio Oriente poco tiene que ver con el agua sino con problemas de reconoci-miento de soberanías varias, de pueblos diversos, sobre territorios que –curiosamente- han estado en disputa desde tiempos inmemoriales. El cambio de clima nada tiene ni tuvo que ver con el polvorín del Medio Oriente. Saquemos un poco más de basura del infecto informe:

Examinó tres escenarios, yendo desde las consecuencias de un esperado aumento de la temperatura de 1,45ºC para el 2040 hasta las catastróficas implicancias de un aumento de 5,8ºC para el final del siglo.

No repite nada más que lo que contiene el Informe para Políticos del IPCC. Emitido el 7 de febrero pasado. Como siempre, lo primero que se organiza, diseña, redacta y publica es la desinformación política que deben leer los políticos para que, en un ataque de pánico, detengan el desarrollo del mundo, obliguen a todos los países subdesarrollados a detener su industrialización, su desarrollo, y a suicidarse económicamente. Sin embargo, de los restantes capítulos “científicos”, tan sólo dos han visto la luz al día de hoy. Probablemente los redactores tienen severas dificultades para hacer que las observaciones científicas y las evidencias se ajusten a las declaraciones del informe político de febrero 7, 007. Hay mucho que tachar, mucho que tergiversar, y mucho que inventar para que salga algo como lo que se recomienda a los políticos.

Como mínimo, dice el informe, los Estados Unidos pueden esperar más migraciones de población, tanto internas como proveniente a través de sus fronteras; una proliferación de enfermedades; mayores conflictos en estados débiles, especialmente en África donde los climas cambiarán más drásticamen-te; y una reestructuración del poder en línea con la accesibilidad de los recursos naturales.

Todo eso y más ya lo decía el NSSM-200 en 1974. Refresquemos la memoria. En el inciso Political Effects of Population Factors, comienza diciendo:

“Las consecuencias políticas de los factores más comunes en los Países Menos Desarrollados (LDCs- Lesser Developed Countries) -crecimiento rápido, migración interna, altos porcentajes de población joven, bajo desarrollo en los estándares de vida, concentración urbana, y presión de migración de países extranjeros-, están dañando la estabilidad interna y las relaciones interna-cionales de países en donde los intereses de Estados Unidos están más avanzados, creando esto problemas políticos e inclusive de Seguridad Nacional para los Estados Unidos. En un sentido más amplio, radica aquí el riesgo de daños severos para los sistemas económicos, políticos y ecológicos del mundo”.

Vamos, entonces. El asunto era cuestión de plata, no de seguridad nacional. El asunto es que los políticos y las fuerzas armadas de EEUU consideran “seguridad nacional” cualquier cosa que afecte a las corporaciones financieras e industriales de su país. Esas corporaciones pertene-cen al G300, y con el G300 no se juega. El asunto de “si en el tercer mundo se quedan sin agua potable”, o se los comen los mosquitos, o si el piojo más pequeño te pasea en su lomo por la plaza del pueblo, no tiene cabida en el análisis del Departamento de Estado. Como tampoco lo tiene en el Foreign Office de Londres o en el Palais d'Élysée de París. Ni hablar del Kremlin.

El resto de la noticia es el repetido mantra del calentamiento global y el listado de todas las desgracias que nos esperan a la vuelta de la esquina si no hacemos los deberes. Si no lo hacemos, tendremos que encomendarnos a los Santos Goreanos de la Climatocracia. Ora pro nobis…

Si no se controla, “el colapso y el caos asociado con el cambio de clima extremo desestabilizarían virtualmente todos los aspectos de la vida moderna,” dijo el informe, comparando los resultados potenciales con los escenarios apocalípticos de la Guerra Fría y un holocausto atómico.

“El cambio de clima tiene el potencial de ser uno de los desafíos más grandes que esta o cualquier otra generación de hacedores de políticas podría enfrentar,” dijo el informe.

Creo que esto enojará a Mister Bin Laden, que se creía –hasta este informe- la peor amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos desde 1776. No hay que despreciar a un hombre despechado y celoso de su fama. No jueguen con fuego.

El informe lista 10 implicaciones del cambio climático que los hacedores de política deberían conside-rar, incluyendo crecientes tensiones entre las naciones ricas y pobres, las respuestas negativas que resulten de las migraciones masivas, los problemas de salud causados en parte por la escasez de agua y la pérdida de cosechas, y preocupaciones sobre la proliferación de nuclear a medida de que las naciones se apoyan más en la energía nuclear.

La clara posibilidad de que los países en desarrollo elijan la vía nuclear para abastecerse de electricidad es algo que va en contra de todo principio maltusiano, y la población del Tercer Mundo debe ser man-tenida en los niveles reducidos que impidan que consuman sus propios recursos, en perjuicio de los países desarrollados. La ecuación que algunos países que se desarrollan más rápido que otros es bien clara:

Población + recursos naturales + tecnología + maquinas herramientas = desarrollo

Cualquiera de los términos de la ecuación que aumente produce un resultado mayor.

Pero lo importante aquí es que el informe es un paso más en el proyecto del G300 para la instauración de un Gobierno Mundial Único bajo el control de las Naciones Unidas, y de diversos cuerpos dentro de su ejido, del que el IPCC representa la punta de lanza como instigador de políticas de freno al desarro-llo bajo la excusa del cambio climático.

Se trata de la Climatocracia en vías de desplazar a la Democracia. Por desgracia, ni siquiera una catástrofe como un severo enfriamiento global serviría para liberarnos de la Climatocracia: darían un giro de 180 grados y dirían: “Se lo habíamos advertido: el calentamiento global terminaría enfriando al mundo, y si no hacen lo que les decimos que hagan, las cosas se pondrán peor de lo que jamás habíamos previsto.”

Como si no lo hubiésemos escuchado antes. Recuerden que en el casino del clima ellos han apostado a los 37 números de la ruleta. No pueden perder. Algo así como el cuento de la buena pipa.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC


Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Vea el tiempo en Argentina

Vea desde donde nos leen
Locations of visitors to this page

Díganos su opinión!
Nombre:
   Email:

Comentarios:
(Por favor, copie y pegue en su mensaje el link al artículo)


Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web



contador