PARTES de PRENSA - E-MAIL QUIENES SOMOS - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - LINKS
AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - VERSION FRANÇAISE - PILOT NOTES









Análisis Crítico de la "Evaluación
de Ecosistemas del Milenio"
por S. Fred Singer

Discúlpenme si analizo los informes sobre inminentes cataclismos con una cierta cantidad de escepticismo. Esto es especialmente cierto con la "Evaluación de Ecosistemas del Mile-nio," preparado por “1360 científicos de 95 países” bajo la dirección del científico jefe del Banco Mundial, Robert Watson, y publicado en Londres por la Royal Society. Watson tiene una notable propensión para producir alarmas ecológicas. Encabezó la primera evaluación del ozono estratosférico que eventualmente llevó al Protocolo de Montreal y la prohibición de los CFC, o Freones.

Después de mucha exageración anticientífica, la mejor información citada por la Organización Meteorológica Mundial muestra que el ozono estratosférico disminuyó
apenas el 4% antes de estabilizarse por completo. No hay evidencia de ninguna clase sobre alguna tendencia al aumento de los muy temidos rayos UV-B acusada de ser responsable de cánceres de la piel.

Watson fue entonces a presidir el IPCC patrocinado por las Naciones Unidas – que nos trajo el bendito Protocolo de Kioto, diseñado para limitar las emisiones de gases de invernadero como el dióxido de carbono proveniente del uso de los combustibles usados para generar energía. Nuevamente, las mejores mediciones que tenemos, de los satélites meteorológicos de la NASA, muestran que
no hay un significativo calentamiento global. – a pesar de un au-mento del 35% en el CO2.

Para nosotros, que tenemos memorias más largas, es un “déjà vu” de todo comenzando otra vez! – citando a un gran jugador de béisbol americano. Fue en 1972 que el libro “Límites al Crecimiento,” del Club de Roma anunciaba el fin del mundo para el año 2000, o muy poco tiempo más tarde, una vez que los recursos naturales se hubieran terminado y la contaminación hubiese matado a la mayor parte de la humanidad. Pero mucho antes, el profeta apocalíptico Paul Ehrlich, había predicho un océano envenenado, epidemias de cáncer causadas por la polución urbana, hambrunas galopantes en todo el mundo, etc, etc.

De manera que estamos aquí enfrentados a la Evaluación del Milenio (EM) – con el
acostum-brado reparto de cientos de científicos de nacionalidades cuidadosamente asignadas. Ellos nos dicen – de acuerdo a los titulares del The Guardian (GB) – que “dos tercios de los recursos mundiales han sido agotados,”. Pero no nos dan ninguna respuesta a nuestra obvia pregunta: “¿Cuánto pasará antes de que se termine de usar el resto?” ¿Y qué puede hacerse en realidad – aparte de eliminar a casi toda la población del mundo? Todo lo que obtiene de la EM son cansadoras y aburridas estadísticas y una “lúgubre advertencia.”

Ahora es un hecho que la presión de la población está conduciendo a la deforestación en muchas partes del mundo. Pero en otros lugares, ayudados por el aumento del CO
2 del aire, los bosques están creciendo a medida de que se necesita menos tierra para la agricultura (USA) o a medida de que muchas áridas áreas deforestadas están siendo convertidas en bosques (Israel). Nos enteramos que muchas pesquerías (aquellas que no tienen derechos de propiedad sobre ellas) están sobre-explotadas, pero la acuacultura está creciendo con rapidez. Nos enteramos que la humanidad está “consumiendo” casi el 50% de los recursos de agua dulce. En realidad, “pidiendo prestado” sería un término más adecuado: el agua no desapa-rece como por arte de magia. Reaparece pero necesita ser limpiada, remover los contaminan-tes o la sal. Esto consume energía, y a pesar del hecho de que se están agotando los combus-tibles fósiles, la energía bajo varias formas es esencialmente inagotable.

El estudio de 2500 páginas patrocinado por el Banco Mundial costó $20 millones, casi $10.000 por página – una relativa pichincha, viendo que no conduce a ninguna nueva burocra-cia. La principal conclusión del informe parece ser que el ambiente dañado hará
imposible eliminar a la pobreza y al hambre del mundo. Pero quizás debería ser al revés: si podemos eliminar la pobreza y elevar los niveles de vida, entonces la gente dará más valor a la educa-ción ambiental y hará las inversiones necesarias para purificar al agua y el aire.

El economista Jagdish Bhagwati, un miembro “senior” del consejo de Relaciones Exteriores, argumenta convincentemente (“Una Oportunidad de Eliminar la Maldición de la Ayuda”, The Wall Street Journal, marzo, 22, 2005) que el mundo desarrollado debería ser precavido sobre cuánto gasta en ayuda extranjera y adonde van los fondos, a causa del derroche y la corrup-ción. Los cínicos han sugerido que el dinero para el desarrollo podría ser puesta con mayor eficiencia directamente en las cuentas Suizas de los cleptocráticos gobernantes en lugar de invertirlo en ambiciosos proyectos de desarrollo; ahorraría un montón de dinero.

Sr. Presidente del Banco Mundial, Paul Wolfwoitz,
¡por favor tome nota!


Vea el tiempo en Argentina




Volver a la página Política y Ecologismo              Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?


No se enoje!
Sólo díganos su opinión!

Nombre:
Email:
Comentarios: