PARTES de PRENSA - E-MAIL - QUIENES SOMOS - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS -
AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS







El Cambio Climático Hecho Fácil: Es el Sol

por Bob Foster
The Australian Geologist
No.133 p. 18/19, 30 Diciembre, 2004

El consenso no es ciencia, sino política, y el avance de la entendimiento científico no es un asunto de votos. El consenso científico que invoca un clima pre-industrial estable, perturbado sólo por la intervención del hombre es una tontería sin sentido alguno. Los científicos que sueñan con volver a ganar esa (imaginaria) estabilidad de aquellos días pacíficos primero tendrían que estabilizar al Sol.

La tendencia de 300 años de calentamiento desde el Mínimo Maunder ha seguido la actividad del Sol, porque sus enérgicas erupciones impulsan a nuestro clima siempre cambiante. El calentamiento global ocurre en tiempos de aumento de la actividad solar, y la reducción de la nubosidad modulada magnéticamente lleva a una reducción de la reflectividad, aumento de la penetración de la poco variable irradiación, y más calor llega hasta la superficie de la Tierra. La variabilidad erup-tiva calculada se corresponde con la historia climática durante el Máximo medieval y el subsiguiente mínimo de la Pequeña Edad de Hielo; y desde 1940, el Sol ha sido más activo que en cualquier otro momento en el pasado milenio. Cálculos similares predicen el Mínimo Landscheidt para el año 2030.


Nota de FAEC: Theodor Landscheidt, notable astrofísico alemán, fallecido el 24 de marzo de 2004, realizó importantes estudios de la actividad solar y su estrecha relación con el clima de la Tierra. Algunos de sus muchos estudios científicos fueron traducidos al español y publicados en exclusividad en este sitio de FAEC. El Dr. Landscheidt había cimentado una sólida amistad con Eduardo Ferreyra, y fue un asiduo contribuyente con estudios y artículos de este sitio de Internet, y al momento de su deceso estaban trabajando en un proyecto conjunto de establecer si había una relación entre la actividad solar y la fuerza de la Corriente de Chorro, la gran modeladora del clima y el tiempo del Hemisferio Norte. Vemos con sorpresa y agrado que el mínimo solar predicho por Theodor Landscheidt bajo el nombre de Doble Mínimo Gleissberg, ha sido ahora rebautizado en su honor. Todos sus estudios pueden leerse accediendo a este link


.

El Cambio Climático Global de 1976-77 es el evento climático más influyente en 50 años; y es el último paso de calentamiento en un ciclo de calor/frío de 60, años sobreimpreso encima de una tendencia al calentamiento de más largo plazo. El último paso de enfriamiento ocurrió en los años 40, y ambos están asociados con vastos cambios en la cantidad del afloramiento de agua fría, profunda, en el Pacífi-co Oriental ecuatorial. Mientras que el transporte de calor oceánico y su variabilidad son “redistribución” y no “calentamiento”, los consecuentes cambios en la tem-peratura superficial del mar impulsa al clima global a escalas decanuales. En la es-cala intra-decanual, los eventos de afloramiento de El Niño y La Niña en el Pacífico afectan al clima de manera similar. Todos involucran intercambio de momento an-gular entre la Tierra rocosa y su cobertura líquida de océanos y atmósfera. Estos son eventos inerciales, como lo confirman los cambios en la tasa de rotación de la Tierra. Los seres humanos no pueden hacer eso.

El Resumen Para Formadores de Políticas del Tercer Informe, “Cambio Climático 2001: Las Bases Científicas”, del IPCC, ignora dos claves prominentes: la variable actividad eruptiva del Sol, y la variable duración del día terrestre. El Resumen del IPCC abandona a la ciencia a favor del catastrofismo, en particular:

  • Hace un retrato (Figura 1b) de un clima pre industrial estable entre los años 1000-1990 – a pesar de cientos de estudios con peer-review en respetadas publicaciones científicas que prueban lo contrario.

  • Opina que “es probable que la década de 1990 haya sido la más cálida y 1998 el año más caliente del milenio”. Esta conjetura podría ser cierta, pero nadie tiene los detalles para saberlo.

  • Afirma que “la mayor parte del calentamiento observado durante los pasados 50 años es atribuible a las actividades humanas”. Pero 2/3 del aumento de 0,6º C en el Siglo 20 se produjo en la primera mitad del siglo, anticipándose así al uso de combustibles que supuestamente lo habría causado. Esta falta de coherencia en el tiempo es una convincente prueba empírica que refuta la hipótesis del calentamiento del IPCC.

  • Hace a los “forzamientos naturales” (figura 4a) más alto en 1860-80 que en los últimos 50 años. De tal manera, más que todo el calentamiento del Siglo 20 tiene que ser antrópico – y sin el libertinaje y degeneración de los humanos la Tierra sería más fría y mejor ahora que en 1860. Equivocado! La actividad solar ha sido más grande desde 1940 que en cualquier otro momento desde el 6000 antes de Cristo.

  • El Informe proyecta calentamiento de 1,4 a 5,8º C para el año 2100, basado en dudosas suposiciones secuenciales acerca del crecimiento económico, resultante de las emisiones de dióxido de carbono; tiempo de residencia media del CO2; y finalmente, la sensibilidad del clima global al aumento del CO2 en la atmósfera.



El caso extremo del IPCC hace que el CO2 aumente desde 380 hasta unas asom-brosas 970 ppm para el 2100 = 5,8º C de calentamiento. De manera probable, hace creer al PBI per cápita de los EEUU en un factor X5, desde 22 en el año base de 1990, hasta 114 en el 2100 (todo en miles de US$ de 1990); pero le otorga a los países en vías de desarrollo un inimaginable promedio de crecimiento de X65!. En el siglo pasado, el milagro económico Japonés fue de X20. El IPCC favorece a Sudáfrica –la economía más basada en el carbón en el mundo (el carbón es el 76% del uso primario de energía) – con un X170 de aumento, desde 2,8 a 474 para el 2100, y le otorga a China/India (también intensivo uso del carbón – 68 y 54% res-petivamente), con un saludable aumento de X240 y X120. De tales galeras sacó al conejo del CO2; un aumento anual de 1,5 ppm anual desde 1960, se transforma desde ahora en adelante en 6 ppm.

El análisis del IPCC, que aparenta tanta autoridad, no tiene valor alguno como guía para formadores de políticas, pero ha desencadenado una tormenta de afirmacio-nes por parte de los formadores de opinión:

  • “Podemos derrotar al cambio climático si nos lo proponemos” (Tony Blair, Primer payaso Británico - perdón, Ministro)


  • “El cambio climático es la mayor amenaza que enfrenta hoy el planeta… miles de millones de los más pobres y vulnerables del mundo morirán si no se toman medidas urgentes.” (Greenpeace GB)

  • “El calentamiento global provoca el blanqueo de los arrecifes de corales y su muerte. La única esperanza que tenemos … es reducir masivamente las emisiones que atrapan calor y estabilizar al clima de la Tierra dentro de dos grados Celsius de los niveles pre-industriales”. (Profesor Ove Hoeegh-Gulberg, para el WWF, del Consejo de la Industria Turística de Australia y Queensland.)


  • “Los líderes políticos de Australia tienen que trabajar con los negocios y la gente para tomar acción inmediata para cortar las emisiones de gases de invernadero en un 60% para el 2050.” (“Cambio Climático: Soluciones para Australia, “ para el WWF Australia y el Grupo de Seguros de Australia).


  • “La ciencia ya no es más un problema. El nuevo debate es cómo es la mejor y más rápida de las formas de estabilizar al clima.” (Cameron Burns, en el Instituto de las Montañas Rocosas, de Amory Lovins, en USA).


  • “Es muy probable que la Antártida sea el único continente habitable para el fin de este siglo, si no se controla al calentamiento global.” (Sir David King, Científico Jefe de Gran Bretaña)


¿Por qué no reducir la contaminación de CO2, de todos modos? Porque este gas no es ningún “contaminante”, sino un constituyente natural de la atmósfera y alimen-to vital para las plantas. Su concentración durante el Cenozoico era X5 más alta que ahora, y la mayor parte de nuestras plantas terrestres evolucionaron en un ambiente de alta concentración de CO2. Los horticultores comerciales enriquecen sus invernaderos con él, de manera que las plantas crecen mejor. Las observacio-nes satelitales realizadas durante 24 años sobre el aumento atmosférico del CO2, ven un verdecer continental.

Los medios masivos de prensa ofrecen una opción fraudulenta: descarbonizar a la economía global (“descarbonizar” significa “empobrecer”), o sino enfrentar la retri-bución climática. Sólo dando nuestras contribuciones monetarias a la industria del invernadero podremos ser salvados. Pero la intangible, distante y global naturaleza de la “catástrofe del invernadero” les permite a los políticos ignorar las irreversibles amenazas ambientales regionales y locales. Las reales amenazas actuales perma-necerán sin ser atendidas mientras el creciente ejército de buscadores de suculen-tos negocios del invernadero controle a la agenda verde.

Vea el tiempo en Argentina



Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002

FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?



No se enoje!
Sólo díganos su opinión!

Nombre:
Email:
Comentarios: