PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Creando Materia de la Nada

Por Eduardo Ferreyra

Algunas organizaciones ecologistas han logrado el sueño dorado de los alquimistas: han conseguido crear materia de la Nada. Las Leyes de la Termodinámica deberán ser revisadas a partir de este sensacional descubrimiento de los ecologistas británicos.

Hay una organización británica llamada el Institute for Public Policy Research, dedicada a promover el fraude científico del calentamiento global y cambio de clima catastrófico, cuya página web está en http://www.ippr.org/pressreleases/?id=2643, Por supuesto, no se trata de una organización dedicada a salvar al mundo de la depredación, ni a las especies en peligro de extinción, ni de disminuir la incidencia de la malaria u otras enfermedades que asolan a la humanidad. Se preocupa de salvarse a sí misma mediante la promoción de la venta de créditos de carbono para individuos que se sienten culpables de contaminar al planeta con su existen-cia. Esta gente vende lo que antiguamente hacía la Iglesia Católica: vende indulgencias para entrar al Paraíso Verde.

Los compradores de bonos de indulgencia –llamados “offsets” en inglés, o “compensaciones”- alivian su culpa ecológica por haber producir CO2 durante sus actividades mundanas –y de paso su billetera se ve “aliviada” también de unas cuantas libras esterlinas, euros, o dólares. Una de sus varias maneras de aliviarle la culpa y el dinero a los incautos es mediante el cálculo de la cantidad de CO2 que producirá una persona durante un vuelo en avión. De más está decir que esta gente está haciendo campaña para que se impongan fuertes impuestos a los vuelos aerocomerciales, con la intención de que la gente deje de volar a cualquier parte. En una palabra, quieren abolir a la aviación.

Un viaje Londres-Buenos Aires

De acuerdo con una organización asociada en el curro –Climate Care- según se nos informa en su página con la “calculadora”, un viaje ida y vuelta de Londres a Buenos Aires pro-duce 3320 kilos (o 3,32 toneladas) de CO2, y el costo de “compensar” por el CO2 producido es de us$ 51.10. Esta es la pantalla donde podrá usted calcular el valor de su culpa por viajar a Miami a comprar electrónica, o dorar su piel bajo los ardientes rayos UV-B de Cancún.

Significa que para quedar con la conciencia tranquila y creer que se ha ganado el ingreso al Paraíso Verde, es menester comprarle a Climate Care y su socio el Instituto de Investigación Política, bonos “offset” por valor de 51.10 dólares americanos. ¿En qué invertirán los socios el dinero recaudado de los ingenuos? Eso no lo sabrán nunca. La “idea” es invertirlo en los países en desarrollo en proyectos como forestaciones, o generación eólica, o alguna otra que ayude a retirar el CO2 de la atmósfera. Quizás meterlo dentro de las botellas de Coca Cola sea un buena manera de tenerlo almacenado un tiempo.

Pero como la cifra de CO2 producida por cada pasajero en un vuelo ida y vuelta desde Londres nos pareció sospechoso, acudimos a la página web de la fábrica de aviones que produce el Airbus 380 y nos enteramos que transporta 555 pasajeros, carga un máximo de 310.000 litros de combustible (unas 270 toneladas), y que en el viaje de ida y vuelta consume alrededor de 540 toneladas.

Luego tomamos la cifra de 3.32 toneladas de CO2 por pasajero y la multiplicamos por los 555 pasajeros y obtuvimos la cifra de 555 x 3,32 ton = 1842,6 toneladas de CO2. Una barbaridad.

Es una verdadera barbaridad porque según Climate Care al ser quemadas las 540 tone-ladas de combustible del A380 se producirán 1842,6 toneladas de CO2, es decir unas 3,41 veces más de lo que tenía en sus tanques. Cualquiera puede ver que la Primera Ley de Termodinámica, aquella de la conservación de la energía, donde se nos habla de que nada se crea y nada se pierde; todo se transforma, ha sido totalmente derrotada y arrojada a la basura. Se han creado de la nada 1302,6 toneladas de CO2.

Aplicando el principio de creación de la energía o de la materia inventado por Climate Care y su socio en el muy británico curro del calentamiento global, se han tornado obsoletas todas las otras formas de generación de electricidad. Como se produce materia de la nada, tomando una tonelada de petróleo la transformaremos en 3,4 toneladas de oro negro y habre-mos evitado quedarnos sin combustibles ni energía para toda la eternidad.

Habría que agradecerles a Climate Care y su amigo el Institute for Public Policy Research haber salvado a la humanidad de la crisis de energía que se avecinaba. Hip-Hip-Hurra!

Pero pensándolo mejor, nos parece que esto es nada más que otra de las picardías a las que nos tienen acostumbrados los enanitos verdes del ecologismo. No es otra cosa que un exce-lente ejemplo de Gorehorrea, o verborragia AlGoreana en acción.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC


Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Vea el tiempo en Argentina

Vea desde donde nos leen
Locations of visitors to this page

Díganos su opinión!
Nombre:
   Email:

Comentarios:
(Por favor, copie y pegue en su mensaje el link al artículo)



¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?


Ingrese una URL larga para acortarla: