PARTES de PRENSA - E-MAIL QUIENES SOMOS - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - LINKS
AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - VERSION FRANÇAISE - PILOT NOTES









La Teoría de los Gases de Invernadero:
Una Vuelta de Tuerca Que Roba la Rosca


por Eduardo Ferreyra
presidente de FAEC


El mito actualmente aceptado declara:

"Muchos compuestos químicos hallados en la atmósfera de la Tierra actúan como "gases de invernadero". Estos gases permiten que la luz del Sol, irradiada en el espectro visible y del ultravioleta, ingresen a la atmósfera sin impedimentos. Cuando alcanza a la superficie, algo de la radiación solar es reflejada como radiación infrarroja (calor). Los gases de invernadero tienden a absorber esta radiación infrarroja a medida de que es reflejada de regreso al espacio, atrapando al calor en la atmósfera."

¿Qué hay acerca de la radiación infrarroja que llega desde el Sol? ¿Y qué de la atmósfera cuando atrapa al calor? El mito persiste. Dejemos que el profesor de Física, Alastair B. Fraser, nos explique este asunto. Esta es una explicación muy simplificada, destinada a aquelos que no tienen un conocimiento profundo de la ciencia, de manera que muchos hallarán algo que enseñarle al profesor Fraser. Veamos lo que nos dice:



Existe un efecto invernadero, pero, si no existiese, todos estaríamos muertos - o mejor dicho, no habríamos nacido! El "efecto invernadero" es el nombre aplicado al proceso que hace que la superficie de la Tierra sea más cálida de lo que sería en ausencia de una atmósfera. Desgraciadamente, el nombre "efecto invernadero" es un nombre nada apropiado - más sobre esta equivocación, más adelante.

"Calentamiento global" es el nombre dado a un aumento esperado en la magnitud del efecto invernadero, en donde la superficie de la Tierra inevitablemente se volvería más caliente de lo que es ahora. La superficie de la Tierra es más caliente de lo que sería si no tuviese una atmósfera porque recibe energía de dos fuentes: del Sol y de la atmósfera.

La atmósfera emite energía por la misma razón que el Sol lo hace: cada uno tien una temperatura finita. De modo que, lo mismo que uno estaría más caliente sentado al lado de dos estufas en vez de una sola, uno está más caliente al recibir radiación tanto del Sol y de la atmósfera que si no existiese una atmósfera. Una perogrullada, pero es lo que pasa.

Curiosamente, la superficie de la Tierra recibe casi el doble de energía de la atmósfera que la que recibe directamente del Sol. Aún cuando el Sol es mucho más caliente, no cubre tanta porción del cielo como lo hace la atmósfera. Una gran cantidad de la radiación que proviene de la dirección del Sol no añade tanta energía como lo hace una porción más pequeña de radiación emitida por cada porción de la atmósfera - pero ahora proviniendo de todo el cielo (Se necesitarían unos 90.000 soles para cubrir toda la superficie del cielo).

Entonces, nuestra atmósfera no tiene una influencia menor en la temperatura de la superficie, sino que su influencia es profunda. En ausencia de una atmósfera, la Tierrra tendría una temperatura promedio de unos 30º C menos de lo que tiene ahora. Es decir, la temerpatura media global sería de uos 15º a 18º C bajo cero. La vida -tal como la conocemos- no podría existir.

Vamos a examinar algunas de las tonterías que se ofrecen con frecuencia en nombre de la ciencia:

1. ¿Es el efecto invernadero algo bueno?

Bueno, sí, si a usted le gusta vivir.

2. ¿Actúa la atmósfera (o algún gas de invernadero) como una manta?

Cunado menos, la referencia a una "manta" es una mala metáfora. Las mantas actúan primariamente para suprimir la convencción; mientras que la atmósfera actúa facilitando la convección. Afirmar que la atmósfera actúa como una manta, es admitir que usted no sabe cómo operan ni la manta ni la atmósfera.

3. ¿Atrapa la atmósfera radiación?

No, la atmósfera absorbe la radiación emitida por la Tierra. Pero, una vez que la radiación ha sido absorbida, ha dejado de existir al haber sido transformada en energía cinética y potencial de las moléculas. No se puede decir que la atmósfera ha atrapado algo que ha dejado de existir.

4. ¿La atmósfera, reirradia energía?

Se escucha a menudo decir que la atmósfera absorbe la radiación emitida por la Tierra (correcto) y que luego la reirradia de regreso a la Tierra (falso). La atmósfera irradia porque tiene una temperatura finita, y no porque haya recibido radiación. Cuando la atmósfera emite radiación, no es la misma radiación (que había dejado de existir al momento de haber sido absorbida) que la que ha recibido. La radiación absorbida y la emitida después ni siquiera tienen el mismo espectro y por cierto no está compuesta de los mismos fotones. El término "reirradiar" es un sinsentido que no debería ser usado jamás para explicar nada.

Algunas veces se dibujan diagramas que muestran a la radiación de la superficie de la Tierra elevándose hacia el cielo y siendo reflejada por la atmósfera (nubes, o gases de invernadero). También esto es un sinsentido físico. La radiación no ha sido "reflejada"; ha sido absorbida y una radiación diferente ha sido subsecuentemente emitida.

5. ¿Atrapa la atmósfera calor (al producir el efecto invernadero)?

Cielos, no! Tan rápido como la atmósfera absorbe energía la pierde de inmediato. Nada queda atrapado. Si la energía fuese "atrapada", o "retenida", entonces la temperatura estaría, necesariamente, subiendo de manera constante y sostenida. En su lugar, en promedio, la temperatura es constante y la energía transcurre por el sistema sin quedar atrapada dentro del mismo.

6. ¿Se comporta la atmósfera com un inveradero?

El nombre efecto invernadero es desafortunado, ya que un verdadero inverna-dero no se comporta de la manera que lo hace la atmósfera. En un inveradero real, el mecanismo primario que mantiene el calor dentro del recinto es la supresión de la convección. (el intercambio de aire entre el interior y el exterior). De tal forma, un invernadero de veras actúa como una manta para impedir que burbujas de calor sean arrastradas lejos de la superficie. Como hemos visto, no es así como la atmósfera mantiene el calor de la superficie de la Tierra. En verdad, la atmósfera facilita la convección en lugar de suprimirla.

A veces escuchamos la comparación entre el efecto invernadero en la atmósfera (no en los verdaderos invernaderos) y el interior de una automóvil estacionado al rayo del Sol en pleno verano, con las ventanillas cerradas. Esta comparación es tan falsa como la compara-ción con un invernadero verdadero. Una vez más, mantener las ventanillas cerradas suprime la convección.

Ya fuere que el topico sea un invernadero de veras o un auto estacionado, uno todavía oye el viejo dicho de que ambos mantienen calientes al interior porque la radiación (luz) visible puede traspasar el vidrio, y la radiación infrarroja (calor) no lo puede hacer. En realidad, se ha sabido desde principios del siglo 20 que esto tiene muy poca importancia en el asunto.



De "Forzamientos muy Forzados" y Otros Errores

Sin el CO2, el mundo sería inhabitable para las cosas vivas, por supuesto. Pero no por la influencia que tiene el CO2 sobre la temperatura atmosférica. Junto con el oxígeno y el nitrógeno, el CO2 no es un "contaminante", como lo sugieren los proponentes del "calentamiento catastrófico", sino que es uno de los pilares fundamentales que sostienen a la vida. La fotosíntesis depende del CO2, y el resto ya pueden imaginarlo ustedes.

La Teoría de los Gases de Invernadero del IPCC y seguidores declara:

Concentraciones Pre-1750 de CO2 = 280 ppm
Actuales concentraciones troposféricas = 379 ppm
Aumento del forzamiento radiativo = 1.46 W/metro2


El Dr. Sherwood Idso, entonces en el Water Conservation Laboratory en Phoenix, Arizo-na., publicó en 1980 un corto estudio en Science (adecuadamente revisado por los pares, con las normas de "peer review" de esa época, mucho más confiables por ser mucho más estrictas) en donde sugería que todos los modelos del clima estaban cometiendo el mismo error al predecir un aumento de 2º C en las temperaturas futuras para una duplica-ción del CO2 en la atmósfera. Dijo que las predicciones eran 10 veces más altas de lo que realmente serían.

Según Idso, la duplicación de las concentraciones de CO2 causarían un aumento no mayor a los 0,2ºC. Idso hizo la presentación de su tesis en una reunión del Scripps Institution of Oceanography, en 1981, presentando los estudios con el "peer-review" de la re-vista Science. En lugar de modelar a la atmósfera, él investigó la manera en que la temperatura varía sobre la superficie de la Tierra, en el mundo real, cuando las condi-ciones atmosféricas varían y, a partir de esas observaciones de un mundo real, él calculó una “función de respuesta” (o "forzamiento") que nos dirá la manera en que la tempe-ratura responderá al efecto invernadero del CO2.

A través de mediciones que cubren 50 años, Idso decubrió que un aumento del vapor de agua en la atmósfera, suficiente para aumentar la presión del vapor de agua de 4 a 20 hectopascales, corresonde a un aumento de la temperatura atmosférica de superficie de 11,4º C al amanecer. Este gran aumento en la temperatura mínima en el ciclo diario, se manifiesta de una manera notable: el efecto protector del vapor de agua. De un estudio conjunto de polvo y monzones, Idso calculó que por cada watt extra de energía radiante que pasa a través de una capa de aire cercana al suelo, en un área de un metro cuadrado, la temperatura del aire en superficie responde con un aumento de 0,196º C. Esta es la “función de forzamiento" o “forzado radiativo”.

Idso comparó este valor con 105 estaciones de observación en los Estados Uni-dos y comparó las fluctuaciones estacionales. Descubrió que los lugares tierra adentro mostraban la misma "función de forzamiento" de 0,19º C w/m2, pero para las regiones costeras, la fución de respuesta se reducía a la mitad. Asumiendo que esto representa la máxima respuesta posible de los océanos, y considerando que los océanos cubren al 70% de nuestro planeta, Idso estimó que la "respuesta de forzamiento" media global no puede ser mayor que 0,113º C W/m2.

¿Qué relación tiene esto con el efecto invernadero? Es fácil de calcular el aumento de la energía radiante en la superficie que se produciría si la cantidad de CO2 subiese de 300 hasta 600 ppm. Entonces, 2,28 "/m2 por la función de forzamiento 0,112 equivale a un aumento de la temperatura media global de 0,25º C

Resultado similares fueron obtenidos por Reginald Newll (MIT) y Thomas Dopplick (USAF Scott Base). Pero, Stepehen Schenider, Will Kellog y V. Ramanathan (National Center for Atmospheric Research, Boulder, Co.) estuvieron en desacuerdo, argumentando que Idso <b>no había tomado en cuenta el efecto de realimentación del aumento de la evaporación de agua., que incrementaría al efecto invernadero.

Era un argumento muy simple que mostraba poca investigación y un apresuramiento para desechar un trabajo hecho sobre datos obtenido en el lugar, de un mundo real, que podría demostrar cuán errados estaban los modelos de juguete, esos costosos video juegos computarizados que simulaban al clima, con los que los científicos perdían su tiempo jugando.

De manera que Idso demostró que para una temperatura del aire de 15º C, el aumento en la presión del vapor de agua causado por un aumento de 0,25º C en la temperatura, es exactamente 0.2 hectopascales. Esto, a su vez, produce un efecto invernadero adicional de sólo 0.01º C en las temperaturas medias globales. Hemos llegado así muy rápidamente al punto en donde los efectos de realimentación se hacen cada vez más peqeños, y aún tomando en cuenta tales efectos de realimentación extras, la cifra esta todavía por debajo de los 0,3º C, para una duplicación de las concentraciones del CO2.

Idso hace mención de algo peor para los modelistas del clima. De acuerdo a los estudios rfealizados por Manabe y Wetherald, en 1967, un mundo sin atmósfera (y sin efecto invernadero) tendría una temperatura media global de -23º C. pero estudios posteriores que ahora acpeta todo el mundo, dicen que la cifra real es -19º C. Como la actual temperatura media global es de 15º C, podemos concluir que el efecto invernadero de la Tierra es equivalente a 34º C. Esto incluye a todos los mecanismos de realimentación que podamos imaginar. El responsable de esto es la absorción parcial de la energía que es emitida por la superficie de la Tierra a la atmósfera. El flujo total de esta energía radiante es 348 w/m2. De esa manera, la "función de respuesta" apropiada a lo largo de escalas de tiempo geológico es de 0,1º C W/m2. Esto se obtiene dividiendo de manera simple esos 34º C de efecto invernadero por el flujo medido de energía.

Nuevamente, el valor está cercano a los hallados en estudios locales. y el último argumento que presentó Sherwood Idso es muy simple: él ha estudiado un fenómeno físico que se conoce como “emisividad” de la atrmósfera, esto es, una medida de lo cerca que están sus propiedades como absorbente y emisor de energía a las del radiador más efectivo que se conoce (por lo menos en nuestra imaginación), el CUERPO NEGRO.

Sabemos que el cuerpo negro es una abstracción, pero algunos cuerpos celestiales, como el Sol, actúan como cuerpos negros en diversas maneras. Un cuerpo negro perfecto absor-be el 100% de la energía que recibe, y en relación a la energía emitida por la superfi-cie de la tierra, su atmósfera tiene unos 90% de la capacidad de un cuerpo negro en cuanto se refiere a la energía absorbida. En cualquier caso, la atmósfera no podría ser jamás igual de efectiva a un cuerpo negro, y actuando ahora con el 90% de la efectividad del cuerpo negro en el espectro infrarrojo, la atmósfera terrestre ha producido un efecto invernadero de 34º C. "Ese 10% restante," dice Idso, "no puede producir otro 10% más de efecto invernadero, es decir, no más que un aumento final de la temperatura de 3,4º C –siempre y cuando la atmósfera se convirtiese en un cuerpo negro perfecto..

De acuerdo con John Gribbin, un proponente de la teoría del calentamiento global (no muy fanático), cuando revisó la teoría de Sherwood Idso dijo que, "La evidencia geológica apoya a los argumentos de Idso. Durante millones de años, y probablemente por un tiempo mucho más largo, la Tierra nunca tuvo una temperatura media global de 2º C por encima de las actuales, aún cuando los niveles de CO2 y otros gases de invernadero han sido mucho más altas que las actuales, y han variado de manera considerable."

Gribbin está acertado aquí, Las concentraciones de CO2 durante el período Cretácico variaron entre 2600 y 6000 ppm, más de 20 veces más altas que ahora.- y la temperatura media global era apenas de 1,5 a 2º C más elevada que hoy.

entonces, amigos míos, el mentado “Aumento de Forzamiento Radiativo = 1.46 W/metro2” reclamado por el IPCC y sus amigos tiene que leerse como: 0,113º C W/m2, lo que le da un giro totalmente diferente al debate del calentamiento catastrófico.

Ahora haré una profecía: los calentadores del Kiotismo saltarán aullando que el Dr. Sherwood Idso y sus colaboradores están a sueldo de los lobbies petroleros, de manera que su trabajo científico, la Física que usan, las revisiones de peer-review que se le han hecho, y yo también, son cosas que están equivocadas, mortalmente erradas. En vez de leer el mensaje y analizarlo, prefieren matar al mensajero. Problema resuelto.

La Falacia del Ignorante Invencible establece claramente que "Si sus argumentos son buenos, entonces mi posición es falsa. Pero como mi posición no es falsa, entonces sus argumentos son los que están equivocados."

"Si usted está financiado por EXXON, entonces usted es un mentiroso; si yo estoy financiado por Greenpeace y los amigos de Tony Blair, entonces no soy mentiroso!".




Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC


Vea el tiempo en Argentina




Volver a la página Cambio Climático             Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?




No se enoje!
Sólo díganos su opinión!

Nombre:
Email:
Comentarios: