PARTES de PRENSA - E-MAIL - QUIENES SOMOS - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS -
AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS








Más Problemas para el Registro
de Temperaturas de Mann et al.


Volumen 7, Number 50: 15, Diciembre 2004

por Sherwood, Keith, y Craig Idso

(Centro de Investigación del CO2 y Cambio Global)



En la introducción a su muy interesante y esclarecedor estudio, Rein et al. (2004) notan lo que está siendo dolorosamente obvio para la mayor parte de la gente pensante (y causándoles consternación), el hecho de que "existen discrepancias entre la curva de Mann y series de tiempo alternativas para el Período Medieval."  Muy notablemente, como ellos lo ponen, "la curva global de Mann no tiene un óptimo de temperatura, mientras que la reconstrucción de Esper et al. (2002) muestra a las temperaturas del Hemisferio Norte casi tan altas como las del Siglo 20," durante el período Medieval, cuando la concentración del CO2 en la atmósfera era mucho más baja que las de hoy, y claramente no fue, en consecuencia, responsable de las altas temperaturas de esos tiempos, lo que a su turno sugiere que los mayores niveles de CO2 actuales pueden muy bien no ser los responsables de las temperaturas más altas del Período Cálido Moderno, en relación a aquellas de la anterior Pequeña Edad de Hielo.

Al introducir su enfrentamiento tan original para ayudar a resolver esta discrepancia, Rein et al. notan además que "la variabilidad climática interanual a lo largo y fuera de las costas de Perú está dominada por ENSO," [El Niño] y que "en los hiper-áridos desiertos de la costa peruana, las grandes lluvias ocurren únicamente ... durante los años de máxima potencia de El Niño. (Philander, 1990)."  Por ello, a causa de que períodos de calor global típicamente producen menos El Niños que los períodos más fríos [ver El Niño (Relación con el Calenta-miento Global) en nuestro Índice de Temas], ellos se dedicaron a ver qué podrían aprender sobre los méritos relativos de dos historias contrastantes de temperaturas de los últimos 1000 años y poco más (en especial en relación a la existencia o inexistencia de un verdaderamente cálido Período Cálido Medieval), buscando señales de la actividad de ENSO en los sedimentos de una protegida bacía situada al borde de la placa Peruana a unos 80 km al oeste de Lima.

Lo que Rein et al. descubrieron fue que "las concentraciones líticas eran sumamente bajas durante los 450 años de la anomalía climática medieval (ACM) desde 800 DC hasta 1250 DC," lo que realmente sugeriría la existencia de temperaturas significativamente más cálidas durante este período.  Además, ellos descubrieron que "todos los depósitos terrestres conocidos de mega inundaciones de El Niño (Magillian y Goldstein, 2001; Wells, 1990) preceden o siguen a la anomalía medieval en nuestros registros marinos, y ninguna de las mega inundaciones de El Niño conocidas en el continente tienen fecha dentro de la anomalía marina," lo que también sugiere que el Período Cálido Medieval era más caliente que los períodos que lo precedieron y los que le siguieron.

Otros estudios proveen de evidencia independiente para la llegar a la misma conclusión.  Rein et al. notan, por ejemplo, que "a partir del registro de un lago del Ecuador en donde se registran de moderadas a fuertes inundaciones de El Niño (Moy et al., 2002), se informa de un mínimo de eventos durante el período Medieval superior."  También, ellos notan que la más antigua (928-961 DC) de las cinco "ventanas de tiempo" en la actividad del El Niño del Pacífico Central que es provista por los corales que fueron investigados por Cobb et al. (2003) exhibe evidencia de El Niños más débiles que todas las subsecuentes ventanas de tiempo que se extienden hasta 1998.  Además, ellos informan que sequías extremas de larga duración que tuvieron picos coincidentes con los del registro Peruano alrededor de 1160 DC, fueron informados a partir de varios archivos en el oeste de los EEUU y el sur de la Patagonia (Stine, 1994)," y dicen que períodos secos casi contemporáneos "también ocurrieron en los Andes tropicales (Abbot et al., 1997; Binford et al., 1997), Oman (Fleitmann et al., 2003) y en el este de Africa (De Putter et al., 1998; Verschuren et al., 2000)."  Por último, ellos declaran que "pistas para que estas sequías no son sólo los eventos coincidentes sino relacionados con anomalías de El Niño, provienen del registro de salinidad de alta resolución de Moon Lake (Dakota del Norte, USA) (Laird et al., 1996)."

El significado de estas observaciones residen en el hecho de que mucha investigación paleoclimática ha demostrado que la actividad de El Niño casi siempre disminuye, y disminuye sustancialmente, a medida de que el planeta se calienta [ver otra vez: El Niño (Relación con el Calentamiento Global) en nuestro Índice de Temas]; y como resultado de este hacho, Rein et al. pueden declarar con confianza en su párrafo final que "la ocurrencia de una anomalía climática Medieval (A.D. 800-1250) con El Niños persistentemente más débiles pueden así asistir a la interpretación de algunas de las discrepancias en las recosntrucciones térmicas de los tiempos Medievales."  Y que la asistencia, como debería ser abundantemente claro, ayuda a darnos cuenta, como es también evidente de una cantidad de registros proxy de temperatura, (ver Período Cáñido Medieval en nuestro Índice de Tamas), que las temperaturas eran significativamente más frías antes y después del Período Cálido medieval de 800-1250 DC. como también a lo largo del Siglo 20, porque con respecto a pasado reciente, los datos de Cobb et al. (2003) testifican del hecho que la actual actividad de El Niño no ha caído aún al nivel característico de Período Cálido Medieval.

A la luz de estas muchas observaciones, no nos queda otra alternativa sino concluir con que la reconstrucción de las temperaturas del Hemisferio Norte de Esper et al. (2002) es superior a la de Mann et al. (1998, 1999), como también es superior a la reconstrucción de la temperatura global de Mann y Jones (2003), tanto con respecto a su demostración de la existencia de un verdadero período cálido en el Período Cálido Medieval, y la probabilidad de que ese período de significa-tivo calor era más caliente que Período Cálido Moderno hasta la fecha, todo sin ninguna ayuda de elevados niveles de CO2 (de hecho, en presencia de muy reducidas concentraciones de CO2 en el Período Cálido Medieval), lo que sugiere que la concentración variable de CO2 en el planeta ha sido vastamente sobreestimada como un agente del cambio climático.

Sherwood, Keith and Craig Idso

Referencias:

  1. Abbot, M.B., Binford, M.W., Brenner, M. and Kelts, K.R.  1997.  A 3500 C14 yr high-resolution record of water-level changes in Lake Titicaca, Bolivia/Peru.  Quaternary Research 47: 169-180.

  2. Binford, M.A., Kolata, M., Brenner, M., Janusek, L., Seddon, M., Abbott, M. and Curtis, J.  1997.  Climate variation and the rise and fall of an Andean civilization.  Quaternary Research 47: 235-248.

  3. Cobb, K.M., Charles, C.D., Cheng, H. and Edwards, R.L.  2003.  El Niño/Southern Oscillation and tropical Pacific climate during the last millennium.  Nature 424: 271-276.

  4. De Putter, T., Loutre, M.-F. and Wansard, G.  1998.  Decadal periodicities of Nile River historical discharge (A.D. 622-1470) and climatic implications.  Geophysical Research Letters 25: 3193-3196.

  5. Esper, J., Cook, E.R. and Schweingruber, F.H.  2002.  Low-frequency signals in long tree-ring chronologies for reconstructing past temperature variability.  Science 295: 2250-2253.

  6. Fleitmann, D., Burns, S.J., Mudelsee, M., Neff, U., Kramers, J., Mangini, A. and Matter, A.  2003.  Holocene forcing of the Indian monsoon recorded in a stalagmite from southern Oman.  Science 300: 1737-1739.

  7. Laird, K.R., Fritz, S.C., Maasch, K.A. and Cumming, B.F.  1996.  Greater drought intensity and frequency before AD 1200 in the northern Great Plains, USA.  Nature 384: 552-554.

  8. Magillian, F.J. and Goldstein, P.S.  2001.  El Niño floods and culture change: A late Holocene flood history for the Rio Moquegua, southern Peru.  Geology 29: 431-434.

  9. Mann, M.E., Bradley, R.S. and Hughes, M.K.  1998.  Global-scale temperature patterns and climate forcing over the past six centuries.  Nature 392: 779-787.

  10. Mann, M.E., Bradley, R.S. and Hughes, M.K.  1999.  Northern Hemisphere temperatures during the past millennium: Inferences, uncertainties, and limitations.  Geophysical Research Letters 26: 759-762.

  11. Mann, M.E. and Jones, P.D.  2003.  Global surface temperatures over the past two millennia.  Geophysical Research Letters 30: 10.1029/2003GL017814.

  12. Moy, C.M., Seltzer, G.O., Rodbell, D.T. and Anderson D.M.  2002.  Variability of El Niño/Southern Oscillation activity at millennial timescales during the Holocene epoch.  Nature 420: 162-165.

  13. Philander, S.G.H.  1990.  El Niño, La Niña, and the Southern Oscillation.  Academic Press, San Diego, California, USA.

  14. Rein, B., Luckge, A. and Sirocko, F.  2004.  A major Holocene ENSO anomaly during the Medieval period.  Geophysical Research Letters 31: 10.1029/2004GL020161.

  15. Stine, S.  1994.  Extreme and persistent drought in California and Patagonia during mediaeval time.  Nature 369: 546-549.

  16. Verschuren, D., Laird, K.R. and Cumming, B.F.  2000.  Rainfall and drought in equatorial east Africa during the past 1,100 years.  Nature 403: 410-414.

  17. Wells, L.E.  1990.  Holocene history of the El Niño phenomenon as recorded in flood sediments of northern coastal Peru.  Geology 18: 1134-1137.



Página traducida del sitio http://www.co2science.org/edit/v7/v7n50edit.htm
Copyright © Center for the Study of Carbon Dioxide and Global Change

Vea el tiempo en Argentina




Volver a la página Cambio Climático             Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?