PARTES de PRENSA - E-MAIL - QUIENES SOMOS - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS -
AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS








EL TABLERO MUNDIAL AL INICIO
DE LA CUMBRE CLIMÁTICA 2004

Por Adolfo C. Farizano (*)

Luego de 12 años de las conversaciones iniciadas en la llamada Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro en 1992, pasando por las Cumbres de Berlín en 1995 (COP 1) y la de Kyoto en 1997, finalmente ha llegado el momento tan esperado por los impulsores de la Teoría de la aceleración del Efecto Invernadero natural, causada por la actividad humana.

La COP 10 se desarrolla en la Sociedad Rural Argentina y se extenderá hasta el 17 de diciembre. La Conferencia tiene 189 países miembros, pero sólo cuenta con el apoyo de 128 de ellos. Participan 6.000 representaciones de 148 países constituidas por científicos, investigadores, funcionarios políticos (unos 60 ministros), 17 organismos intergubernamentales, 1.200 periodistas, ambientalistas, 187 ONGs y otros asistentes, reunidos para debatir la implementación efectiva del Protocolo de Kyoto (PK).

Llegó el día “D” y la hora “H” en Buenos Aires - Argentina

Con la reciente ratificación por parte de Rusia, el PK quedará convertido en ley internacional a partir del 16 de febrero de 2005, dando comienzo a la primera etapa de lo que se pronostica como
“una nueva era”, donde se lo deberá implementar plena y eficazmente. Hay gran expectativa y esperanza, pero no todo es de color de rosa, ya que se trata de un rompecabezas extremadamente complicado, muy difícil de abarcar y explicar, que transcurre en medio de voces pesimistas que predicen futuras catástrofes, otras optimistas que creen que el peligro está lejos o aún puede evitarse, y otras que simplemente no creen en la verdad ni la necesidad de todo esto.

El núcleo central gira alrededor de los países industrializados, que se comprometen a reducir inicialmente sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) a un nivel no inferior al 5 por ciento al registrado en 1990 para el período comprendido entre 2008 y 2012.

Todo el espectro está muy dividido, empezando por los distintos países, siguiendo con las internas de los mismos, la comunidad científica internacional, los diferentes actores del mercado y finalizando con la gente en general.

El Tablero y las piezas del ajedrez climático
Los países y bloques de países

Se visualizan una serie de bloques de países que adoptan diferentes actitudes ante el problema.

A grandes rasgos y a mano levantada, la lucha contra el supuesto calentamiento global está liderada por la Unión Europea. Cuenta con el apoyo de Japón, China y recientemente Rusia, además de muchos países menores.
Por la otra parte, están los Estados Unidos que reiteraron su posición de no adhesión al PK y la decisión de implementar un plan nacional de mitigación de los GEI, acompañados por países que libremente se inclinen por esta postura. Alegan que el PK es injusto al exigir reducciones sólo a los países industrializados.

Paradójicamente China e India que ocupan el segundo y tercer puesto respectivamente en las emisiones de GEI, no tienen responsabilidad de reducción alguna. Además, su aplicación causaría en los Estados Unidos
la pérdida de más de cinco millones de puestos de trabajo.

Argentina, Australia, Brasil, Colombia, China, India, Italia, Japón, México, Nigeria, Reino Unido, Rusia e Ucrania se han unido a la iniciativa de Estados Unidos, en un programa conjunto llamado
Sociedad Metano en el Mercado, que busca recuperar y reutilizar este gas de efecto invernadero (GEI) como fuente de energía limpia.

Latinoamérica, Asia y África dicen ser las regiones más afectadas por el calentamiento global, fenómeno que dicen que va en aumento a partir del incremento en la atmósfera de los
GEI, que en su mayoría, emanan las naciones más industrializadas.

China y el llamado Grupo de los 77, en el que convergen diversos países de América Latina, África y Asia, reclamaron la distinción clara y precisa de las responsabilidades de los países desarrollados y los emergentes" en el recalentamiento de la tierra.

África expuso que su continente perdió este año gran parte de la producción agrícola a causa del cambio climático, lo que impactará negativamente en su PBI y acarreará "inseguridad alimentaria" en esta región azotada por hambrunas.

Los anfitriones

Argentina expresó que la conferencia de Buenos Aires, es una oportunidad única para debatir acerca de las
“medidas de adaptación”, ya que históricamente las deliberaciones y el propio PK se han centrado en la “mitigación” del cambio climático.

La Comunidad Científica Internacional

El espectro científico abarca desde los “reduccionistas” que ven el “todo” en el combate contra las emisiones de CO
2, hasta los que sostienen que aunque la especie humana no estuviese sobre la tierra, esta se calentaría y enfriaría siguiendo los ciclos naturales de calentamiento y enfriamiento del planeta, como lo viene haciendo desde hacen miles de millones de años.

En esta última corriente se inscriben científicos tales como Hartwig Volz, S. Fred Singer y Eduardo Ferreyra, que calificaron en diferentes momentos y respectivamente al supuesto calentamiento como “
cuento de hadas”, “ciencia chatarra” y “que lo único realmente importante que se evaluará en la Cumbre 2004, será la calidad del Dom Perignom y el caviar Ruso (¿provisto por Moscú?)”.

Ganadores y perdedores

Los grandes ganadores son los ideólogos e impulsores del Protocolo de Kyoto, los “supremos cortadores y repartidores” de la inmensa e invisible torta virtual del CO2, los cobradores de multas astronómicas, los fabricantes, instaladores y operadores de las nuevas tecnologías, los empresarios, productores, etcétera, que estén en frecuencia con esta nueva ola energética y los que van a ser beneficiados en forma directa e indirecta con la potencia de este reparto.
Los grandes perdedores son los que no están de acuerdo con esto, los que recibirán la impotencia de ver achicadas sus fábricas e instalaciones, los que pierdan sus trabajos, la gente en general cuando gradual, imperceptible pero inexorablemente, los costos del PK no sean internalizados por las empresas y sean trasladados a los consumidores finales a través del tiempo.

Las Organizaciones ambientalistas

Diferentes organizaciones ambientalistas critican una serie de mecanismos que introduce el PK fin de darle mayor flexibilidad a los países industrializados, para que cumplan con sus compromisos.

Para dar un ejemplo, entre las organizaciones no gubernamentales que asisten a la Cumbre, están Greenpeace y la International Policy Network (IPN), pero con posturas diferentes.

Greenpeace instaló un arca gigante en la plazoleta donde está situado el Obelisco de Buenos Aires, como una forma de "simbolizar el destino de catástrofe que pende sobre la humanidad si no se adoptan medidas urgentes para frenar el cambio climático".

IPN con sede en Londres en cambio, defiende la idea de que es mejor enfrentar el problema de la pobreza que "intentar controlar el clima y las instituciones de las sociedades libres, que incluye derechos de propiedad, contratos privados, el Estado de Derecho, el libre comercio y la gobernabilidad".

Otros opinan que, a pesar del bullicio mediático, los ecologistas buscan más remorder la conciencia de los países desarrollados que aportar soluciones eficaces a un problema que hasta el momento no se ha cobrado una sola víctima. Han logrado instalar en la mente de los señalados como verdugos, la creencia de que una supuesta catástrofe natural se avecina. Muchos ecologistas "arrepentidos" confesaron que “su eficacia radica en traficar con miedo mediante la descripción de escenarios espantosos, afirmaciones simplificadas y dramáticas y mucha dedicación a la política de barricada, la cual le genera cuantiosos beneficios en forma de subvenciones y ayudas varias”.

Una visión abarcativa, como una opinión más

En mi opinión, pese a lo resuelto, hay que buscar LA RESULTANTE, ya que el clima de la tierra varía a través del tiempo en forma normal y permanente. Juegan en ello factores tales como la distancia de la tierra al sol, la cantidad de calor que irradia el sol, la capacidad de retención del calor en la atmósfera en consonancia con el albedo de los diferentes lugares donde inciden los rayos infrarrojos del sol, la distribución del calor en la troposfera por acción fundamentalmente de los vientos del mundo y la circulación oceánica mundial, la actividad geotectónica, el polvillo en suspensión en la atmósfera que frena el ingreso de los rayos solares, los gases de efecto invernadero que son 6 (seis) y no 1 (uno), de los que el CO2 tiene el menor potencial de calentamiento, etcétera.

Lógicamente, los diversos factores actúan en escalas de tiempo diferentes, ya que algunos marcan tendencias a largo plazo y otros inciden en tiempos más cortos. Operan como un sistema de fuerzas componentes que conducen a un cambio permanente, como el del río de Heráclito, cuando dijo “nunca nos bañamos en el mismo río”. Luego, como todas funcionan a cada instante, por similitud a todo sistema de fuerzas en acción, lo que hay que hallar es "
La Resultante" en lugar de tomar una componente muy menor, casi insignificante para el cambio climático pero fundamental para la economía mundial, elevarla a la categoría de "Resultante" y obrar sólo sobre ella ignorando al resto de "las componentes".

En materia GEI, propondría una “inversión” del centro de gravedad, priorizando la lucha contra el Metano y los otros 4 GEI, dejando para lo último al CO2, en un intento por hacer menos traumático el inexorable tránsito de los combustibles fósiles hacia los sucedáneos, que van camino a su agotamiento. A través de la historia del segundo milenio, las crisis energéticas se produjeron por agotamiento de las fuentes (madera, aceite de ballena, etc), o por haberse conseguido un combustible más fácil de extraer y más barato (carbón versus petroleo). Los nucleares y fósiles son los primeros que se buscan de reemplazar mucho antes de su agotamiento. ¿Por qué?.

Conclusiones

Ante esto cabe una vez más preguntarse: ¿Quién tiene la razón?, ¿Las dos posturas tienen la razón?, ¿Hay que buscar la conciliación de ambas para entender mejor el fenómeno y poder atacarlo con mayores posibilidades de éxito?

Finalmente quisiera transcribir una frase leída hace un tiempo en algún medio de la Unión Europea que dice: "la paradoja del PK es que está cada vez más cerca de su firma y cada vez más lejos de su cumplimiento". Yo agrego que, de profundizarse esa tendencia, la espada de Damocles que pendería sobre el PK es que podría entrar en algo así como una "desuetud" mundial, quedando a la larga simplemente en desuso.


(*) Adolfo C. Farizano
Buenos Aires, 1 de diciembre de 2004.
Magíster en Transporte
e–mail: cristianf_50@yahoo.com

Vea el tiempo en Argentina




Volver a la página Cambio Climático             Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?