PARTES de PRENSA - E-MAIL - QUIENES SOMOS - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS -
AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS








COP 10 = Circo, Oligofrenia, Payasadas x 10

Por Eduardo Ferreyra
11-diciembre-2004

COP 10 significaría la
10ª Conferencia de las Partes, del Tratado de Kioto, pero lo visto hasta ahora nos hace pesar que Circo, Oligofrenia, y Payasadas le cae mucho mejor. El circo lo pone –como siempre – la acostumbrada pandilla de Greenpeace y sus payasos disfrazados de ranas verdes, corriendo un maratón desde el Zoológico hasta Puerto Madero, en un evento que uno de sus organizadores dijo que era “de una importancia enorme para Buenos Aires.” No se ve que correr por las calles interrumpiendo el tráfico de una ciudad de tránsito congestionado sea de mucha importancia para la ciudad – pero si ellos lo dicen, sus razones tendrán. Nadie las conoce, pero deben ser de la misma validez de las que reúne a más de 5000 burócratas de todo el mundo para discutir un NO-Problema.

Uno de nuestros amigos visitó el Arca de Noé que
Greenpeace instaló en la entrada del sitio de la conferencia, y tuvo una larga entrevista con las dos únicas personas que había en el lugar: dos voluntarios casi oligofrénicos que Greenpeace había puesto allí para desinformar a la gente sobre todo lo referente al ambiente y la ecología. Un breve resumen de lo que sucedió permite ver la calidad de la organización que Greenpeace pone en sus campañas. Según una versión resumida de nuestro amigo (un experto en meteorología y climatología), la escena transcurrió más o menos así:
“Estimado Eduardo:

Quiero contarle que tuve el desagrado de visitar la patética Arca de Noé que Greenpeace había instalado en la entrada de la convención del fraude y la mentira.

Estuve hablando con los dos “voluntarios” apostados en el arca. Al principio los pobres pibes (típicos idiotas útiles) no entendían nada, ya que apenas entré en el Arca (en la cual estábamos sólo ellos dos, otro “pasajero” y yo), les dije que traía unas fotos de desastres meteorológicos.

Los ojitos les brillaron ya que pensaron que les traía material nuevo sobre desastres –lo que estos canallas muestran siempre– y cuando les empecé a mostrar las fotos se pusieron pálidos, ya que eran fotos de desastres climáticos viejísimos, y eran fotos mucho más conmovedoras que las de ellos. Eran, por ejemplo:

  1. Fotos del huracán de Galveston, Texas, de 1900, en el cual murieron más de 10.000 personas (El huracán que dejó más muertos en la historia de los EEUU).

  2. Fotos del huracán de septiembre de 1935 que destrozó Florida con vientos que, al momento de tocar tierra, eran de 320 kmph, con ráfagas de de 350 kmph (El huracán de 1935 fue el más fuerte en azotar EEUU desde que se anotan datos. Tiene el récord de velocidad máxima del viento y de presión más baja registrada,

  3. Fotos de un huracán que hubo en 1938 en el noreste de EEUU, que fue el huracán más fuerte en tocar tierra en un punto tan al norte del país.

  4. Fotos del desastre de Lynmouth, Inglaterra, de 1952, que fue una atroz inundación provocada por fuertes tormentas y una lluvia de 250 milímetros en menos de un día.

  5. Fotos del terrible temporal de lluvia y viento que azotó el Reino Unido y a los Países Bajos en 1953, en el cual murieron 2000 personas (contra las apenas 100 que murieron en las inundaciones Europeas de hace dos años, que tanto usa de ejemplo Greenpeace.

Y algunas fotos más de huracanes que destrozaron a los EEUU hacen muchísimos años. Los pibes no entendían nada y no sabían qué decir. Además, les dejé un sobre para ser entregado a los organizadores de la campaña de Greenpeace, conteniendo más de 70 páginas en la cual doy datos, datos y más datos de un montón de desastres y récords meteorológicos de hace muchísimos años.

Y el remate final fue cuando uno de los pibes me dijo: “Mirá, lo único que sé es que este año está lloviendo muchísimo en Buenos Aires,” y yo le hice dos preguntas claves que lo terminaron de descolocar:

  1. "¿Vos sabés cuánto llovió este año en Buenos Aires?”
  2. "¿Vos sabés cuál es el promedio anual de lluvias para Buenos Aires?”

El idiota útil me respondió que no tenía ni la menor idea, a lo que le agregué: “Mirá, el promedio anual de lluvias para Buenos Aires es de 1000 mm anuales, y en lo que va del año, (faltan sólo 20 días para terminarlo) cayeron en Buenos 900 milímetros en todo el 2004.” A lo que no supo que decir. Entonces le dije que no podía seguir hablando con una persona que distribuye propaganda de Greenpeace sobre inundaciones y desastres meteorológicos, que me dice que en Buenos Aires ha llovido mucho, y que no sabe cuál es el promedio de lluvia ni cuánto ha llovido este año!

Terminada nuestra charla (que duró unas dos horas) me despedí diciéndole: “No te parece poco ecológico e inconsecuente con la postura ecológica de Greenpeace que el Arca que instalaron sea toda de “madera” – y que las oficinas que tienen en calle mansilla tengan un importante cartel de Greenpeace hecho de “madera”, y la puerta de entrada a las oficinas sea una de las pesadas y típicas puertas de gruesísima madera. ¿No es que Greenpeace quiere impedir a toda costa la tala de árboles? ¿Y esa madera que usan ello. No sale de los árboles?”
Nuestro amigo e informante hace mucho tiempo que está indignado con Greenpeace, con los burócratas del Servicio Meteorológico Nacional, con los “charletas” que pasan el pronóstico del tiempo en la TV, y con algunos pseudo periodistas de los noticiarios que se toman la libertad (y tienen la osadía) de agregar sus comentarios personales a las noticias sobre ecología, el cambio climático y demás desinformación que les llega de los medios –sin tener ni la más remota idea de lo que están hablando.

Su indignación está justificada, como lo está la de mucha gente que nos escribe comentando la falta de seriedad y la abyecta actitud de servilismo que muestran los periodistas del montón cuando se trata de asuntos de la ciencia, del clima y del IPCC. Les contesto que las cosas hay que tomarlas como de quien vienen. Los periodistas del montón, con muy contadas excepciones, saben tanto de tema clima, meteorología, ecología y otras ciencias, como de mecánica cuántica aplicada a la partícula Omega Minus. Nunca hay que pagar por el pito más de lo que el pito vale, decían aquellos viejos filósofos que lo sabían casi todo.

Paren las Rotativas!

Noticia de último momento: FAEC está en condiciones de publicar cuáles son las conclusiones a las que la COP 10 arribará a la finalización de las deliberaciones y de la profusa ingesta de Dom Perignom. De lo que nunca podremos saber nada (por lo menos publicado por el IPCC) serán las conclusiones a las que arribaron los “brokers”, agentes de bolsa y dueños de bancos y cor-poraciones financieras que le echarán el guante a las transacciones de “créditos y permisos de emisión” de CO2 entre los “culpables” países emisores y los pobres países no emisores. No se sorprendan si ven entre ellos a George Soros. Los buitres revolotean cuando hay carroña.

Otra cosa que tardaremos en enterarnos es el mecanismo por el cual los países altamente emisores de CO2 evadirán con elegancia las exigencias de Kioto – porque si las cumplen tal como lo exige el Tratado, sus economías se harán insostenibles. De modo que no hay mucho que tengamos que preocuparnos por la próxima entrada en vigor del Tratado. Será simplemente un acto “pour la gallerie”, un show para los “giles de goma” que aún creen que el Tratado detendrá un futuro calentamiento inexistente, y que creen que los países
realmente lo pondrán en práctica.

Por lo pronto, las conclusiones “científicas” de la COP 10 serán (son, porque
ya vinieron redactadas desde Europa) las que se muestran acto seguido:


CONCLUSIONES DE LA COP 10

Si la contaminación sigue al ritmo actual, para fines del siglo 21 la temperatura habrá aumentado entre 1,5 y 5,8º C, con las siguientes consecuencias

  1. Todas las islitas del Pacífico habrán quedado cubiertas por el mar, con consecuencias catastróficas para sus pobres habitantes.


  2. Enormes áreas costeras quedarán bajo las aguas, con consecuencias catastróficas.

  3. Aumentará la intensidad y frecuencia de los huracanes y tormentas tropicales, con consecuencias catastróficas para el Caribe y los EEUU.

  4. El hielo del Ártico de derretirá, con consecuencias catastróficas para los osos polares, renos caribúes, y los pueblos esquimales.

  5. La Capa de Hielo de Groenlandia se derretirá con consecuencias catastróficas para la circulación termohalina de la Corriente del Golfo, lo que hará ciertas las profecías de “El Día Después de Mañana”.

  6. La Capa de hielo de la Antártida se derretirá haciendo que el nivel del mar ascienda entre 10 y 60 metros, con consecuencias catastróficas para la humanidad.

  7. Muchas regiones del mundo sufrirán inundaciones con consecuencias catastróficas.

  8. En muchas regiones del mundo las sequías tendrán consecuencias catastróficas.

  9. Los desiertos avanzarán sobre las regiones fértiles con consecuencias catastróficas.

  10. Las enfermedades tropicales como el paludismo y el dengue avanzarán sobre los países de regiones templadas, con consecuencias catastróficas.

  11. La biodiversidad sufrirá efectos devastadores, y la extinción de especies tendrá proporciones y consecuencias catastróficas.

  12. La capa de ozono desaparecerá casi totalmente, con consecuencias catastróficas para la humanidad, los animales y las plantas.

  13. El krill de la Antártida habrá desaparecido y con ellos las focas, ballenas y demás especies que se alimentan con él, con las previsibles consecuencias catastróficas para el ambiente.

  14. Las organizaciones ecologistas recaudarán descomunales sumas de dinero en concepto de donaciones de ingenuos que creen que será usado para salvarnos de la catástrofe que se les avecina. Esto tendrá consecuencias catastróficas para las economías de los donantes, pero altamente beneficiosas para los “Verdes que Buscan Verdes”




Como pueden darse cuenta, todas estas conclusiones (menos la última que es mía) son la base de la Doctrina Ecologista, la llamada Letanía Verde identificada por Bjorn Lomborg en su libro “El Ecologista Escéptico” (¿Alguien sabe si está traducido al Español? ¿Por qué ninguna editorial lo ha publicado en España, o en Latinoamérica? ¿Serán las mismas razones por las que ninguna editorial se anima a publicar mi libro “Ecología: Mitos y Fraudes”?

Además, habrán comprobado ustedes que siempre – pero siempre de veras – las predicciones ecologistas empiezan con "peor que lo previsto" y "peor de lo que se creía", y terminan con “consecuencias catastróficas”. Es algo así como la “marca en el orillo” del Ecologismo de denuncia. Si el accionar de esta gente no tuviese consecuencias tan graves para la Humanidad en general. el asunto resultaría gracioso, por la porfía en mostrar un futuro Apocalíptico, y por la falta de evidencias científicas para sostener sus afirmaciones. Su principal argumento es la "autoridad" de las Sacrosantas Organizaciones de las Naciones Unidas (grandes tramposos, ellos), un inexistente "consenso", y el consabido "sígannos, no los vamos a defraudar."

Esta película ya la hemos visto en otra parte... y esa apelación a que les sigamos mansamente, siempre ha terminado llevando las ovejas al matadero.

No olvide que usted vio publicadas en este sitio web las conclusiones “secretas” de la COP 10 antes que en ninguna otra parte. El IPCC y sus muchachos son tan, pero tan previsibles, que ya están resultando graciosos.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC
Córdoba, 11 de diciembre, 2004


Vea el tiempo en Argentina




Volver a la página Cambio Climático             Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?