PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS







No Hubo Calentamiento Global
Durante los Pasados 70 Años

del sitio web Center for the Study of Carbon Dioxide and Global Change,
(Centro Para el Estudio del Dióxido de Carbono y Cambio Global)
Volumen 3, Número 13: 1º Julio, 2000


En nuestro editorial del 15 de junio, 2000 - 'El Registro de las Temperaturas Globales de Superficie Tiene Que Estar Equivocado' - nosotros revisamos una inmensa cantidad de evidencias que sugieren que el tan promocionado "calentamiento global sin precedentes" de las últimas dos décadas, en realidad nunca ocurrió.

Esta evidencia incluye (1) el registro de temperatura MSU de los satélites de NOAA, que en ausencia del masivo pico de calor de El Niño de 1998 no muestra absolutamente ningún calentamiento desde 1979 hasta el presente, (2) el registro de temperaturas de los globos radiosondas meteorológicos, que por la misma circunstancia tampoco muestra ningún calentamiento, (3) los registros de superficie y de satélites de las regiones polares de la Tierra, que tampoco muestran calentamiento, y (4) la base de datos de alta calidad del U.S. Historical Climatology Network que, no es sorprendente, tampoco muestra ningún calentamiento estadísticamente significativo durante este período. Ahora aumentamos este sustancial cuerpo de evidencias empíricas de un no-calentamiento durante las últimas dos décadas con observaciones derivadas de las reconstrucciones de las temperaturas de superficie mediante el análisis de los anillos de árboles.

Primero, está el historial de las estaciones de crecimiento de la entera región boscosa boreal, que ha sido publicado muy recientemente en la revisión de Briffa (2000) y está referido por él como "el mejor indicador general hasta la fecha de los cambios de temperatura a largo plazo en las altas regiones del norte."  Derivadas de una gran cantidad de cronologías de la densidad de anillos de árboles obtenidos de unos 400 sitios en el oeste de los EEUU, Canadà, Europa, Fennoscandia y la Siberia del norte, este registro de temperaturas muestra un dramático alejamiento del registro de temperaturas instrumentales durante los últimos 70 años. Mientras que el registro instrumental muestra un calentamiento sin precedentes durante el siglo 20, el registro de los anillos de árboles no muestra nada similar.  ¿Y cuál es la razón para la discrepancia? En las palabras de Briffa, "la razón no se conoce"  sin embargo, nosotros creemos que la razón es obvia: el registro instrumental simplemente está errado.

Segundo, existe una contradictoria historia contada por una cantidad de reconstrucciones de temperaturas derivadas de las cronologías del espesor de los anillos de árboles. Como Briffa (2000) lo cuenta, "el crecimiento de los árboles, como se representa en varias cronologías normalizadas de anillos de árboles, en varias partes del muindo, a menudo parecen anómalas en el siglo 20 comparadas con siglos anteriores."  Esta extendida anomalía es extremadamente importante, y él hace notar que, ""las recientes altas tasas de crecimiento . . . suministran mayores piezas de evidencia que se usan para armar un caso para un anómalo calentamiento global, interpretado por muchos como evidencia de la actividad antropogénica." mencionando de manera específica a Mann et al. (1998, 1999) a este respecto. Pero como Briffa hace notar más tarde, las ecuaciones de regresión derivadas empíricamente sobre las que se basan las reconstrucciones de las temperaturas, pueden estar comprometidas si las tasas de crecimiento de los árboles de la tierra se han realzado sustancialmente durante los 100 últimos años por alguna otra influencia ambiental que se haya manifestado durante ese mismo período.

¿Cuál podría ser - si existe - esta influencia? Briffa cita a una cantidad de posiblidades, incluyendo el ascenso histórico del contenido de CO2 atmosférico durante este período, y una cantidad de procesos fisiológicos de las plantas que se han hecho cada vez más eficientes en respuesta a este fenómeno; y él explica la manera en que esta influencia puede actuar en oposición al fenómeno de la disminución de la densidad de los anillos de árboles descrita en el párrafo anterior.

De hecho, Lamarche et al. (1984), y Graybill e Idso (1993) demostraron hace muchos años que la histórica subida del CO2 atmosférico podría fácilmente explicar el anómalo brote de crecimiento del siglo 20 de la expansión del ancho de los anillos; y Briffa declara que, "se está acumulando una extendida evidencia de una realzada productividad (espesor del anillo, área basal y masa de la madera) en los siglos 19 y 20, similares a tendencias positivas de crecimiento observadas en primitivos estudios", es decir, en los estudios de LaMarch et al. y Grybill e Idso.

Esencialmente no es un rompecabezas. El realzado crecimiento inducido por el histórico crecimiento del CO2 del aire - posiblemente aumentado por una realzada deposición de nitrógeno (Idso, 1995) - han estado aumentando las tasas de crecimiento de los árboles en todas partes del mundo durante más de un siglo (ver, por ejemplo, nuestros editoriales del 15 de abril, 1999 y 1º abril, 2000): Atmospheric CO2 Enrichment: Boon or Bane of the Biosphere? y The Future of Forests).  Además, este realzado del crecimiento se ha estado acelerando durante el tiempo. (Phillips and Gentry, 1994); y es este constante e intensificado fenómeno biológico que algunos están usando para apoyar su reclamo de que el clima se está calentando a un ritmo acelerado. Nada podría estar más alejado de la verdad, sin embargo. Durante por lo menos las dos últimas décadas, y posiblemente durante las últimas 7 décadas, la verdadera temperatura muy probablemente no ha experimentado ningún cambio neto.

Esta última conclusión podrá sonar increíble para algunos, pero proviene directamente del muy posible hecho de que no ha existido un calentamiento neto desde 1979 al 2000, como lo indicamos en nuestro editorial del 15 de junio, 2000, más el hecho de hasta los contaminados registros de las temperaturas del aire de superficie no muestran calentamiento (en realidad, ellos muestran un enfriamiento!) desde 1930 hasta 1979, como puede verificarse al visitar la sección World Temperatures de nuestro sitio en la web, y computar las tendencias de temperaturas del aire en superficie desde 1930 hasta 1979 mediante las bases de datos del Global Historical Climatology Network y la de Jones et al.

En vista de la extrema posibilidad de que no haya existido ningún calentamiento neto del planeta durante los pasados 70 años, tiempo durante el cual la vasta mayoría del CO2 antropogénico ha sido emitido a la atmósfera, llegamos a la conclusión de que, dado que debería existir una mensurable cantidad del forzamiento radiativo inducido por el CO2 durante este período, debe de haber existido una cantidad de realimentaciones negativas compensatorias que abrumaron totalmente al ímpetu standard del "invernadero" al calentamiento (lea nuestro Estudio de Posición: Carbon Dioxide and Global Warming: Where We Stand on the Issue - Calentamiento Global: Nuestra Posición en el Tema).  Por consiguiente, parecería no haber absolutamente ninguna base en la información fáctica de ninguna clase para suponer que cualquier otro aumento del CO2 en la atmósfera pueda perjudicar al planeta.

Dr. Craig D. Idso
Presidente

Dr. Keith E. Idso
Vice Presidente

Center for the Study of Carbon Dioxide and Global Change

Referencias

Briffa, K.R.  2000.  Annual climate variability in the Holocene: Interpreting the message of ancient trees.  Quaternary Science Reviews 19: 87-105.

Graybill, D.A. and Idso, S.B.  1993.  Detecting the aerial fertilization effect of atmospheric CO2 enrichment in tree-ring chronologies.  Global Biogeochemical Cycles 7: 81-95.

Idso, S.B.  1995.  CO2 and the Biosphere: The Incredible Legacy of the Industrial Revolution.  Third Annual Kuehnast Lecture.  Department of Soil, Water and Climate, University of Minnesota, St. Paul, MN.

LaMarche Jr., V.C., Graybill, D.A., Fritts, H.C. and Rose, M.R.  1984.  Increasing atmospheric carbon dioxide: Tree ring evidence for growth enhancement in natural vegetation.  Science 225: 1019-1021.

Mann, M.E., Bradley, R.S. and Hughes, M.K.  1998.  Global scale temperature patterns and climate forcing over the past six centuries.  Nature 392: 779-787.

Mann, M.E., Bradley, R.S. and Hughes, M.K.  1999.  Northern Hemisphere temperatures during the past millennium: Inferences, uncertainties and limitations.  Geophysical Research Letters 26: 759-762.

Phillips, O.L. and Gentry, A.H.  1994.  Increasing turnover through time in tropical forests.  Science 263: 954-958.

Copyright © 2003. Center for the Study of Carbon Dioxide and Global Change

http://www.co2science.org/edit/v3_edit/v3n13edit.htm


Back to Climate Page         Back to English Version

You are visitor No.:

since January, 2002
FastCounter by bCentral

See here many interesting
statistics about this site

Which countries see us?
Who are our visitors?