Poderoso Potencial

Carbón, uranio, gas naturral, productos del petróleo e hidráulicas producen actualmente más del 97% de la electricidad de los Estados Unidos, siendo el carbón quien toma la parte principal. La Agencia de Información de Energía pronostica que el consumo de energía en los Estados Unidos crecerá cerca del 50% para el año 2020
.

El viento abastece actualmente una pequeña fracción de la electricidad, y la AIE pronostica que para el año 2020 las energías eólicas y solares juntas aún no alcanzarían a proveer ni siquiera 1% de las necesidades de electricidad del país. Ello significa que las energías solares y eólicas no podrán abastecer al crecimiento de la demanda eléctrica de los Estados Unidos.

¿Podrían las leyes más estrictas forzar un cambio de los combustibles fósiles al viento? Sí, pero ello tiene un costo. A primera vista, la energía eólica parece atractiva. El viento es abundante, y las torres de viento (después de haber sido fabricadas) generan energía libre de emisiones de CO2 y otros contaminantes locales como óxidos de nitrógeno y azufre que resultan de la quema de combustibles fósiles. Los Estados Unidos tienen abundantes recursos . Dakota del Norte, Texas, Kansas, Dakota del Sur y Montana están en los cinco primeros lugares del potencial de viento.

Mientras que el potencial de viento es enorme a lo largo de los Estados Unidos, el aprovechamiento de ese potencial es difícil y caro. las razones son muchas.

El viento es diluído.La energía producida por un molino depende del batido de las hélices - a mayor longitud de la pala, mayor potencia posible. Para generar electricidad con un costo efectivo, las torres tienen entre 60 y 90 metros de altura, con hélices cuyas palas son de más de 30 metros. Muchas torres pueden ser combinadas para cosechar lograr efectividad de costo, con infraestructuras tales como caminos de acceso para mantenimiento, instalaciones contra incendios, estaciones meteorológicas y líneas de alta tensión para la transmisión de la electricidad. Pero las torres tienen que estar alejadas de irregularidades locales como árboles, edificios y otras torres, para que el viento fluya de manera uniforme alrededor de las hélices.

La entrega de potencia depende del cubo de la velocidad del viento. Una caída en la velocidad - por ejemplo, una disminuciónde de 16 kilómetros desde 48 a 32 kmph - significa una disminución de la potencia del 70%. Para compensar por la intermitencia del viento, muchas torres deberían ser construidas en muchos sitios en donde el viento estaría siempre soplando.

Ocupación Masiva de Área

Las torres en sí no ocupan mucho lugar. Algunas actividades, como las rancheras, podrían seguir en medio de un ejército de torres. Pero las torres son proclives al ruido y a recibir descargas de rayos. Las hélices pueden lanzar trozos de hielo u otros restos, que enfatizan aún más la conveniencia de su alejamiento de los sitios habitados.

Las palas giratorias son invisibles para muchas aves, lo que provocó que la Audubon Society las etiquetara como "arte culinario de cóndores". Mientras que las futuras tecnologías podrían proveer de hélices que los pájaros puedan evitar, la ubicación debe ser por ahora hábitat-sensible para evitar la matanza de aves, especialmente las especies en peligro de extinción. Para las torres ancladas en el suelo marino, su vibración y los derrames de petróleo de sus generadores pueden perjudicar la vida oceánica y la ecología costera.

Las torres son un riesgo para la aviación, y tienen que estar iluminadas durante la noche. En el caso de las granjas eólicas mar afuera, las torres son un peligro para la navegación que también exige una adecuada iluminación.

Y una comparación con fuentes alternativas de energías es instructivo. Horseshoe Shoal, mar afuera en Cape Cod, es una estación de viento propuesta que ocuparía aproximadamente 54,5 kilómetros cuadrados, con 170 torres, cada una de 127 metros de altura, con hélices de 98,4 metros de largo (la Estatua de la Libertad tiene sólo 91,5 metros de altura), y estarían iluminadas por un total de 680 luces de navegación. ¿Cómo se compara la energía entregada por esta estación - en promedio -(el viento sopla a velocidad variable) con la de una estación productora de electricidad con carbón, gas natural de un promedio de 1000 Megawatts (1 Gigawatt), y que apenas ocupa una decena de hectáreas?

Para producir la energía equivalente requeriría más de 1700 torres, cubriendo un área de 540 km2. La estación Arklow Sandbank, en las costas de Irlanda, sería equivalente en el número de torres y extensión. Más aún, las torres de viento requieren un acceso para mantenimiento (en tierra, se deben construir caminos para llegar hasta cada torre, y en el mar, se deben usar barcos), instalaciones contra incendios, estaciones de meteorología y líneas de transmisión de alta tensión para llevar la electricidad desde las torres, ampliamente esparcidas, desde sus aislados lugares hasta los usuarios.

Las respuestas negativas a los grandes proyectos eólicos están creciendo. El Obispo de Hereford, que es el vocero ambiental de la Iglesia de Inglaterra, dijo recientemente acerca del planeado proyecto Cefn Croes en Gales, que produciría 0,023% de la electricidad de Gran Bretaña, "Estoy opuesto de manera resuelta a dependencia de la miope, cínica, y a corto plazo de la llamada teconología probada del viento costero, que es una abominable ruina del paisaje, su invasión por mosntruosas turbinas de un caracter industrial totalmente ajeno, con su ruido enloquecedor y movimientos perturbadores sin cesar." (Marzo,
14, 2002, This Is Herefordshire)

La vasta área necesaria para recoger los diluídos recursos del viento es la razón por la cual las torres tienen que ser vistas como recursos desbaratadores, más que renovables. Algunas regiones ideales, prístinas regiones, serán desarroladas primero, Pero una segunda ronda de selección de lugares exigirá un intercambio de valores entre costos y hábitats, limitando así la producción de energía. Dependiendo de las condiciones locales del viento y del tipo de torres, para el año 2020, los Estados Unidos necesitarán aproximadamente de 50.000 a 100.000 torres, ocupando unas 19,000 a 25.000 kilómetros cuadrados, para producir sólo el 2,5% de electricidad eólica. Esa es un área del tamaño del estado de Vermont.

Es muy poco probable que aún enormes extensiones de torres puedan proveer cantidades confiables, significativas, costo-efectivas de electricidad. La invasión de hordas de torres, ecosistemas-exigentes, punteando los paisajes serán consideradas como plagas visuales y ecológicas.

Otro aspecto más que merece ser notado, es la naturaleza destructiva de las instalaciones eólicas y solares Los mandatos para las energías eólicas y solares son usualmente acompañadas por subsidios que son soportados por los usuarios de las utilidades y por los contribuyentes de impuestos. En otras palabras, las cuotas para las fuentes de energía destructoras del ambiente son equivalentes a un encubierto impuesto BTU a la electricidad. La aceptación de las fuentes de energías como las eólicas y solares, desbaratadoras del ambiente, para la generación de electricidad significativa, a nivel comunitario, y de calidad confiable, sería costoso para la economía y para el ambiente.


Sallie Balliunas, Ph.D. Doctora en Física, es una astrofísica del Centro Harvard Smithsonian de Astrofísica. Sirvió como Diputada Director del Mount Wilson Observatory y como científica Senior en el George C. Marshall Institute en Washington, DC, preside el Panel Consejero en Ciencias del Instituto, y fue una editora contribuyente del Informe del Clima Mundial.

Sus premios incluyen al Newton-Lacy-Pierce Prize de la Sociedad Americana de Astronomía y el Bok Prize de la Harvard University.

Ha escrito más de 200 artículos de investigación científica. En Diciembre de 1991, la revista Discover la describió como una de las mujeres científicas más destacadas.

Fue consultora técnica de la serie de ciencia ficción de la TV “El Conflicto Final” de Gene Roddenberry, en el aire desde 1997 hasta 2001.

Recibió su título M.A. en 1975, y su Doctorado en Astrofísica (PH.D.) en 1980 en la Universidad de Harvard.

Sus intereses en la investigación incluyen la variabilidad solar y otros factores en el cambio climático, magneto hidrodinámica del Sol y estrellas parecidas, exoplanetas y el uso de la electro-óptica del láser para la correc-ción de turbulencias en las imágenes astronómicas debidas a la atmósfera terrestre.

Las opiniones expresadas por la Dra. Baliunas en sus artículos no son opiniones oficiales del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica.

Varios de sus artículos han sido publicados en las páginas de la Fundación Argentina de Ecología Científica.

Usted es el visitante No.:



desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral


Volver a la página Calentamiento        Volver a la página Artículos
Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?


Pero las eólicas y las solares deberían ser catalogadas como desbaratadoras, más que renovables. ¿Por qué? Como fuentes de energía, ellas devoran al ambiente.
por Dra. Sallie Baliunas

NOTICIAS - EMAIL - CORREO RECIBIDO - EL LIBRO - ARTÍCULOS - AMAZONAS - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS
Artículo publicado originalmente en el sitio:

Sallie Baliunas

Ver Currículum

Lo Que El Viento Se Llevó

 Publicado 
 09/25/2002 

Las llamadas fuentes renovables de electricidad van a ser consideradas este otoño en las negociaciones del Congreso sobre energía. Una propuesta, en la Ley 517 del Senado, ordena que las fuentes renovables de ener-gía - por ejemplo, las eólicas y solares, pero excluyendo a las hidráulicas - abastezcan el 10% de la electricidad, provistas por la mayoría de las instalaciones para el año 2020. Algunos estados ya han impuesto cuotas para las nuevas renovables, no hidroeléctricas.