La Estación de la Semana
(7 de septiembre, 2003)

Cada semana usted encontrará aquí el registro de temperaturas a largo plazo de una estación meteorológica de alguna parte del mundo. Pero, al contrario de las estaciones ubicadas en las ciudades, tan favorecidas por los grandes grupos climáticos y el IPCC, las que se muestren aquí serán "limpias", es decir, ubicadas en un área rural o aislada, libre de los errores de las 'islas de calor urbano'.



Esta Semana – Temperaturas de la Inglaterra Central

Las Temperaturas de la Inglaterra Central, (Central England Temperature, en inglés), es un historial singular y exclusivo que se remonta hasta 1659, combinando registros de estaciones meteorológicas comprendidas dentro de una triángulo limitado por Preston en el noroeste, Bristol en el sudoeste, y Londres en el sudeste, como se aprecia en el mapa.



Fig. 1

Cuando la serie comenzó hacen ya 344 años, Inglaterra era un lugar totalmente diferente al actual. El comienzo de la Revolución Industrial Inglesa estaba aún a 110 años de distancia, y la mayor parte de Inglaterra en ese tiempo era rural. Hoy, todo eso ha cambiado. Hubo más de 200 años de industrialización y urbanización. Dentro de es pequeño triángulo están las ciudades de Londres, Bristol, Birmingham, Manchester, Oxford y muchas otras ciudades y villas conteniendo decenas de millones de habitantes, todas ligadas por abigarradas autopistas y otras rutas y ferrovías.

Abajo se presenta la historia de las temperaturas. En el gráfico se puede ver claramente a la
Pequeña Edad de Hielo de fines de los 1600s (que casualmente coincide son el Mínìmo Maunder Solar), los años en que era común que el Támesis de congelara en invierno. Después vino un período de calor durante la década del 1730, casi tan caliente como lo es ahora, aún cuando Inglaterra era en ese tiempo todavía verde y rural.

La Revolución Industrial – y la urbanización que vino con ella – se remonta a 1780, y vemos un lento calentamiento formándose desde ese punto. Alrededor de 1880, comenzaron los modernos registros de la temperatura en muchos lugares del mundo, suministrando los datos para que el CRU y el GISS compilaran sus reconstrucciones de las “temperaturas medias globales”.

Fue en 1988 que comenzó
“el miedo al calentamiento global”, y las temperaturas de la Inglaterra Central comenzaron otra fase cálida hacia el mismo tiempo. Sin embargo, el reciente calentamiento mostrado en el gráfico es apenas un poco más cálido que el calentamiento de los años 1730s, antes de que siquiera hubiese comenzado la revolución industrial y urbana. Dada la actual concentración urbana, resulta sorprendente que la Temperatura de la Inglaterra Central no sea aún más elevada.

La Temperatura de la Inglaterra Central (
TIC) sufre varios cambios en su apariencia cuando es presentada por instituciones para quienes el “calentamiento global” es un dogma central para su existencia. Por ejemplo, la Agencia del Ambiente Inglesa presenta al gráfico que se muestra abajo, que ellos dice originado en el Hadley Center, comparándolo directamente con las temperaturas medias globales. En su sitio web ellos afirman:

“El registro de las temperaturas de la Inglaterra Central es el registro continuo más largo en el mundo de las temperaturas medidas del suelo y el aire. En conjunto con el registro global de las temperaturas, suministra una dramática evidencia del calentamiento global.”



Fig. 2

Como podemos apreciar en el gráfico de arriba, la evidencia difícilmente es “dramática” – como tampoco es evidencia de calentamiento global por la simple razón que la urbanización y las rutas pavimentadas han transformado lo que alguna ve fue “verde y placentero” en una trampa de calor de cemento. Sin embargo, las TIC han sido corregidas por urbanización – por unos principescos 0,1 a 0,2ºC! Ese ajuste apenas sería suficiente para corregir los efectos de una pequeña villa de pocos miles de habitantes, sin mencionar mega ciudades como Londres, Birgminham, y Manchester. Estadísticamente, se trata de una corrección totalmente inadecuada, para no decir mentirosa.

Pero hay otro aspecto curioso en el gráfico de abajo. Nótese que el gráfico comienza, no en 1659 cuando las
TIC realmente comenzaron, sino en 1770 – justo al comienzo de la Revolución Industrial Inglesa. Han dejado afuera un total de 111 años. ¿Y por cuál razón?



Fig. 3

Si nos fijamos en el gráfico de de la Fig. 2 que se remonta a 1659, la línea de corte de 1770 está marcada en verde oscuro. En ella podemos ver dos eventos que la Agencia del Ambiente
(y probablemente el Hadley Center) han preferido no presentar al público – la Pequeña Edad de Hielo de fines de los 1600s, y el período cálido hacia el 1730.

Tomemos primero al período de 1730. Si Inglaterra pudo hacerse tan caliente durante un período rural de su historia, ¿qué tiene de notable que sea cálido ahora
durante un período de intensa urbanización?

Eso nos deja con la Pequeña de Hielo. Ese es el evento que los autores del http://mitosyfraudes.8k.com/Articulos/Hockey.html Palo de Hockey
dicen que jamás ocurrió. Pero aquí se muestra tan grande como el mundo en el registro de las Temperaturas de la Inglaterra Central.

Por supuesto, eso sólo es posible si todo el registro es mostrado de la manera en que se ve en primer gráfico. La Agencia del Ambiente quiere que el público haga la comparación directa entre las
TIC y la temperatura global al mostrar a ambas juntas en el segundo gráfico. Han omitido la existencia de la Pequeña Edad de Hielo de la primera parte del registro porque si no invitaría a la siguiente pregunta:

Si las TIC son directamente comparables a las temperaturas globales,
entonces, la manifiesta existencia de la Pequeña Edad de hielo en el registro de las TIC
¿también implican la existencia de la Pequeña Edad de Hielo como un evento global?

Ello contradiría al Palo de Hockey, tan vital para la industria del calentamiento, y por ello la solución para la Agencia del Ambiente
era dejar fuera del gráfico a la Pequeña Edad de Hielo y al período cálido de 1730, y presentar sólo esa parte de las TIC que ellos quieren que el público vea. Además de anticientífico, es falto de ética y profundamente deshonesto. Pero los “calentadores globales” recurrirán a cualquier artimaña y llegarán a cualquier extremo con tal de seguir empujando su absurda teoría en una pendiente que se está haciendo cada vez más empinada.

Conectar con "Still Waiting For Greenhouse" de John Daly

Volver a la página Calentamiento        Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?