POLÍTICA | E-mail | CORREO RECIBIDO | EL LIBRO | ARTíCULOS | AMAZONAS | CLIMA | PESTICIDAS | CLIMA | ENERGÍA | Ondas EM | ENGLISH VERSION | PILOT NOTES | LINKS


Hora de Córdoba

Contador De Visitas

Suscríbase al
Newsletter de FAEC
Escriba su Email


Preview | FeedBlitz

Click to get your own widget
CO2 vs. Temps


Manchas Solares

Condiciones en el Sol

Sea Ice Extent
Hielo Marino


Temperatura Polo Norte


Pronósticos del Tiempo


Blogs: escépticos del clima en Inglés

William M. Briggs
Climate Audit
Climate Change Facts
Climate Change Fraud
Climate Police
Climate Resistance
Climate Scam
Climate Science
CO2 Science
CO2 Sceptics
Friends of Science
Global Climate Scam
Global Warming Heretic
Global Warming Hoax
Global Warming Skeptic
GlobalWarming.org
Greenie Watch
Bruce Hall
Warwick Hughes
Lucia Liljegren
Jennifer Marohasy
Warren Meyer
Maurizio Morabito
Luboš Motl
Tom Nelson
Newsbusters climate
Niche Modeling
Planet Gore
Really Real Climate
Roger Pielke Sr.
Fred Singer
David Stockwell
Philip Stott
Anthony Watts
World Climate Report

Videos de Interés
Penn and Teller -Genial!

El Gran Timo del Calentamiento Global

El Gran Timo...
en 8 partes breves
      ARTICULOS
RECOMENDADOS


Estudios Solares de Theodor Landscheidt


Nuevo estudio desmiente alarma
del IPCC por el Amazonas

Por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC
Marzo 12, 2010

El sitio Eurekalert.com, que contiene por lo general información científica valiosa, publica la noticia de un estudio que desmiente la alarma sobre las sequías del Amazonas, incluida en el Informe AR4 del IPCC, que originara el AmazonClimate, una de las numerosas pifiadas del organismo de la ONU


El Amazonas, Brasil – Crédito: Jacques Descloitres, MODIS Land Rapid Response Team, NASA/GSFC

Dice la noticia, (nos alertó el Dr. Dr. Leif Svalgaard), extractando lo más importante:

(Boston) — Un nuevo estudio financiado por NASA llegó a la conclusión de qua las selvas lluviosas del Amazonas estuvieron notablemente no afectadas por la “una en 100 años” sequía de 2005, sin morir pero tampoco florecer, al contrario de lo publicado previamente y las afirmaciones del Panel del Cambio Climático (IPPC).

“No hemos encontrado ninguna gran diferencia en el nivel del verdor de estas selvas entre años de sequías y no sequías, lo que sugiere que estas selvas pueden ser más tolerantes a la sequías de lo que antes se pensaba,” dijo Arindam Samanta, el autor principal de la Universidad de Boston.

El abarcador estudio publicado en el actual número de la revista Geophysical Research Letters (GRL) usó la última versión de la información del satélite MODIS de NASA para medir el verdor de estas vastas junglas durante la década pasada.

Un estudio publicado en la revista Science en 2007 afirmaba que estas junglas en realidad prosperan por las sequías por las condiciones típicas de las sequías más luz solar en un cielo con menos nubes. El nuevo estudio halló que esos resultados estaban equivocados y no eran reproducibles.

Esto es bastante común: estudios publicados en Science y Nature que luego son contradichos y probados errados por nuevos estudios. Lleva a hacernos la incómoda pregunta: “¿Por qué el sistema de revisión de los pares de esas revistas no detecta las equivocaciones de los estudios que publica”?

Ya son demasiados los estudios científicos publicados por esas revistas –entre ellos el famoso Palo de Hockey. La respuesta nos la había dado ya hace unos años el decano de la Sociedad de Estadísticos de los Estados Unidos, Edward Wegman, cuando le toco evaluar –a pedido del congreso de los Estados Unidos- al estudio de Michael Mann, el ahora desacreditado Palo de Hockey, publicado en Nature.

Wegman expuso la existencia de una red de unos 42 revisores que colaboraban con esas revistas, que formaban un selecto club que publicaban estudios alarmistas, los revisaban entre ellos, se citaban mutuamente y aumentaban su nivel de “celebridad” en la comunidad científica. Además se ocupaban de rechazar de manera sistemática, o retra-sar durante años su publicación, los estudios de los científicos “agnósticos” del cambio climático, tal como quedó demostrado en los emails del Climategate.

“Este nuevo estudio trae un poco de claridad a nuestra embarrada comprensión de la manera en que estas junglas, con su rica fuente de diversidad, se comportaría en el futuro frente a la doble presión de la explotación forestal y el cambio climático,” dijo el profesor de la Universidad de Boston Prof. Ranga Myneni, autor senior del nuevo estudio.

El IPCC está bajo escrutinio por varias inexactitudes de su información, incluyendo su afirma-ción –basada en un estudio defectuoso del World Wildlife Fund (WWF)- de que hasta e 40% de la foresta Amazónica podría reaccionar adversa y radicalmente y ser reemplazada por sabanas a causa de una ligera disminución en las lluvias.

“Nuestros resultados ciertamente no indican tan extrema sensibilidad a la reducción de las lluvias,” dijo Sangram Ganguly, otro autor del nuevo estudio, del Instituto de Investigaciones Ambiental de Bay Area, afiliado con el Centro Ames de Investigación de la NASA, en California.

“La manera en que el informe del WWF calculó este 40% está absolutamente equivocada, mientras que los nuevos cálculos son mucho más confiables y correctos,” dijo el Dr. José Marengo, un científico del clima del Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil, y miembro del IPCC.

Poco más hay que añadir. Quizás interese conocer lo que dice el abstracto del estudio:

ABSTRACTO

Las junglas del Amazonas no verdecieron durante la sequía de 2005

La sensibilidad de las selvas lluviosas del Amazonas a las sequías de la estación seca está pobremente comprendida, con informes de un aumento de la mortalidad de árboles e incendios forestales, por un lado, y un excesivo verdecer de la selva por el otro. Aquí informamos que los resultados previos de verdecer a gran escala del Amazonas, obtenidos de una anterior versión derivada de satélites de infor-mación sobre verdecer del Amazonas –Colección 4 (C4) Índex de Aumento de Vegetación (EVI), son irreproducibles, con junto con esta primera versión como también con la actual versión mejorada (C5), debida a la inclusión de información corrupta de la atmósfera en esos resultados.

No hallamos evidencia de una verdecer a gran escala de las intactas selvas del Amazonas durante la sequía de 205 –aproximadamente 11%-12% de estas selvas afectadas por la sequía muestran verdecer mientras que el 28%-29% muestran un 'amarronamiento' o ningún cambio, y para el resto la información no es de la calidad suficiente para caracterizar algún cambio.

Estos cambios tampoco son únicos –aproximadamente se observan cambios similares en años sin sequías. Ls cambios en la irradiación solar son contrarios a la especulación en el informe anteriormente publicado de un aumento de la disponibilidad de la luz solar durante la sequía de 2005. No hubo correla-ción entre la severidad de la sequía y cambios en el verdecimiento, que es contrario a la idea de un verdecimiento inducido por la sequía. Así, llegamos a la conclusión de que las selvas del Amazonas no verdecieron durante la sequía de 2005.

Referencias:
Estudio disponible aquí (PDF)

Geophysical Research Letters article citation: Samanta, A., S. Ganguly, H. Hashimoto, S. Devadiga, E. Vermote, Y. Knyazikhin, R. R. Nemani, and R. B. Myneni (2010), Amazon forests did not green-up during the 2005 drought, Geophys. Res. Lett., 37, L05401, doi:10.1029/2009GL042154.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Usted es el visitante No:
desde Diciembre 2006


Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web


Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?