Free PageRank Checker Display
Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Plataforma Wilkins:
Desmienten su desprendimiento

Por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC
Marzo 1º, 2009

Mediante observaciones fotográficas del satélite europeo ENVISAT, científicos alemanes desmien-ten la versión del CSIC de España sobre el desprendimiento y colapso de la plataforma de hielo Wilkins en la Península Antártica.

Desde que Al Gore hizo un tour de propaganda por España, recaudando 240.000 euros por cada presenta-ción de su documental Una Verdad Incómoda, y reclutando voluntarios para su campaña de propagación del mito –financiados por su fundación Climate Change Action, los científicos españoles se lanzaron a producir partes de prensa y estudios defectuosos para demostrar que el calentamiento de Al Gore y su socio James Hansen avanza más rápido que nunca. La plataforma Wilkins de la Península Antártica occidental ha sido un tema favorito. Sin embargo, como decía Don Juan Tenorio, "Los muertos que vos matáis gozan de buena salud."

Salud precaria, es verdad, pero la plataforma es relativamente nueva, hablando en escala geológica, y 300 o 400 años son un parpadeo en la historia de la Antártida. Se formó como consecuencia de la Pequeña Edad de Hielo, alrededor del 1600-1700, porque se había "derretido-colapsado-desprendido" durante el Período Cálido Medieval entre los años 850-1400. Quizás esta nueva "pequeña edad de hielo" en la que estamos ingresando la vuelva a formar.

Ha comenzado a circular la noticia de que científicos alemanes desmienten que la plataforma Wilkins se ha desprendido, como afirmaron los científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC). Hubo ya una rectificación de la noticia al llevar la superficie del hielo desprendido desde los origina-les 14.000 kilómetros cuadrados a 2.400 km2. De acuerdo con las últimas noticias, el área afectada por variaciones y que está en estudio por los alemanes es de 2500 metros cuadrados, que estaría en proce-so de deshielo. 2400 m2 es la superficie del terreno de una casa en un "country" o barrio cerrado en las afue-ras de las ciudades importantes.

Creemos, sin embargo, que la cifra de 2400 m2 se debe a un error de tipeado de la noticia, porque superfi-cie tan insignificante ni siquiera es considerada por los científicos digna de atención. Lo más probable es que el redactor de la noticia haya olvidado escribir el prefijo “kilo” antes de “metros cuadrados”. De todas formas, la noticia publicada por los diarios online dice algo así:

Científicos alemanes niegan desprendimiento
de bloque de hielo en la Antártida

[Fuente: EcuadorCiencia .com]

Los investigadores se basan en imágenes de la plataforma Wilkins captadas por el satélite europeo Envisat.

Varios investigadores alemanes aseguraron que los satélites colocados en la Antártida no han detectado pruebas del desprendimiento de un bloque de hielo de 14.000 kilómetros cuadrados de la plataforma Wilkins, como aseguró el martes el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC).

Ni en la imágenes del satélite alemán Terrasar, ni en las del europeo Envisat pueden verse ningún desprendimiento en la plataforma Wilkins, en la Antártida, subrayó la experta Angelika Humbert, de la Universidad alemana de Münster.

“No puede saberse todavía cuando se romperá”, agregó por otra parte. Según sus estimaciones, cuando se produzca la descomposición, el bloque de hielo desprendido podría ser de entre 500 y 3.800 kilómetros cuadrados.

Tampoco el profesor Heinrich Miller, del Instituto Alfred-Wegener de Bremerhaven, en el norte del país, cree que se haya producido el desprendimiento del que alertan los expertos del CSIC.

“Según mi valoración de las imágenes de los satélites, desde hace un año, unos 2.500 metros cuadrados se encuentran en proceso de deshielo”, dijo.

Tampoco la organización ecologista Greenpeace ha detectado un empeoramiento dramático en la plataforma Wilkins.

“Los gigantescos icebergs en los que se ha descompuesto esa área helada comienzan a dispersarse por el Océano Austral”, advirtió por el contrario el martes el CSIC español, que también alertó de que el aumento del nivel del mar será una de las consecuencias directas.

Un equipo del CSIC, a bordo del buque “Hespérides”, se encuentra desde el domingo en la zona, anali-zando el impacto sobre el ecosistema del mar de Belinghausen, al oeste de la península antártica. El equipo a bordo del buque de investigación oceanográfica es el primero que llega al lugar del despren-dimiento.

Según los científicos, las temperaturas del agua son “extraordinariamente cálidas” en la zona.

La plataforma Wilkins es una gran superficie de hielo sobre el mar al suroeste de la península Antárti-ca, a unos 1.600 kilómetros del subcontinente sudamericano. En los últimos 50 años, la península antártica ha experimentado el mayor aumento de temperatura registrado en el planeta: 0,5 grados centígrados por década.

“El Año Polar Internacional que ahora se cierra (de marzo de 2007 a marzo de 2009), ha visto, la-mentablemente, la mayor pérdida de hielo documentada hasta el momento, tanto en el Ártico, donde se perdió una importantísima cantidad de hielo en 2007, como en la Antártida, donde estamos asistiendo a una pérdida dramática de hielo”, aseguró desde el “Hespérides” el investigador del CSIC Carlos Duarte.

La desmentida de los científicos alemanes –si hay científicos rigurosos están allí- pone en evidencia que los españoles se toman el asunto del cambio climático con el mismo entusiasmo que la “fiesta de la tomatina” donde es cuestión de acertarle un tomatazo al que se ponga a tiro. Los tomatazos climáticos los reciben los lectores a quienes la palabra “científico” les cierra el entendimiento y les abre la ingenua aceptación de las afirmaciones, por más alocadas o inexactas que sean. “Lo dicen los científicos,” es la excusa para tragarse cualquier petardo.

Los alemanes, por su parte, hablan de “derretimiento” del hielo, cuando lo que está pasando es que el gla-ciar que alimenta a la plataforma avanza y la empuja en dirección al mar. Como se trata de una plataforma o balcón de hielo flotante, el área está sujeta a la acción las mareas que la suben y bajan cada seis horas. Ese movimiento mecánico es suficiente para ir causando tensiones en la zona de “anclaje” con el glaciar y causa que el hielo se quiebre, y no que se derrita.

También se hacen eco los científicos alemanes del "blooper" científico (para calificarlo piadosamente y no decir "fraude") publicado en la revista Nature por Eric Stieg y Michael Mann (de triste recuerdo por su fraudulento "Palo de Hockey" de 1998). Los alemanes no se han enterado ni analizado la autopsia de ese cadáver pseudocientífico que hiceron Steve McIntyre (el desenmascarador del Palo de Hockey) y Anthony Watts en sus respetivos blogs en la Internet.

Precisamente, en relación a la muy publicitada reducción del hielo marino del Ártico que los españoles de CSIC comentan como: "El Año Polar Internacional ... ha visto, lamentablemente, la mayor pérdida de hielo documentada hasta el momento, tanto en el Ártico, donde se perdió una importantísima cantidad de hielo en 2007," en el link al blog de Watts dado más arriba se presentan los últimos datos del estado del hielo Ártico y se puede ver que en el día de ayer la extensión del hielo había igualado la del año 2003, y avanza a un ritmo acelerado, pocas veces visto. Por ejemplo, el gráfico del avance del hielo en el Ártico provisto diariamente por la organización AMSRE, una de la cuatro que vigila mediante satélites la extensión del hielo muestra que el 1º de marzo (hoy) el nivel del hielo era similar al del año 2003, y muy superior al de los años 2007, 2005, y 2004, y que va en camino a igualar la media 1979-2000. El año 2009 está representado por la línea roja que nace desde la izquierda.


Fuente: AMSRE : http://www.ijis.iarc.uaf.edu/seaice/extent/AMSRE_Sea_Ice_Extent.png

Y una vista satelital del Polo Norte muestra el estado actual, comparándolo con el promedio "normal" de 1979-2000, representado por la línea de color anaranjado.


Fuente: http://nsidc.org/data/seaice_index/images/daily_images/N_daily_extent_hires.png

El hielo del Ártico, dado por muerto por Al Gore, Hansen y Cía., parece que goza de muy buena salud, y cada día su estado de salud mejora a una velocidad sin precedentes.

Expertos en desinformación

Luego, es frecuente ver en las noticias referencias a la “organización ecologista” Greenpeace, como si fue-se una fuente confiable de información científica. Ya se ha comprobado que esa organización hace mucho tiempo que ha renunciado a comprender y practicar ciencia “dura” y objetiva, y se dedica a elegir estudios sospechosos que presentan escenarios o predicciones improbables de catástrofes imaginarias de cualquier tipo que sea. La catástrofe del futuro es el principal alimento de Greenpeace, y quiere que la gente compar-ta ese alimento –y se envenene con él. Aumenta la recaudación y su base de poder político que es el leiv motiv de su existencia.

Olvidando que en 2007 el hielo marino de la Antártida batió todos los récords conocidos en extensión, dicen los "científicos" españoles que la consecuencia preocupante del “derretimiento” de la plataforma Wilkins será el aumento del nivel del mar. De acuerdo con los estudios de Glasser y Scambos, (2002) “A structural analysis of the 2002 Larsen B shelf collapse”, que son discutidos en el sitio web alarmista “Celsias: El cam-bio climático no es un deporte”, comentando el posible colapso de la plataforma Wilkins, escriben:

Los glaciólogos estiman que parte de la plataforma Wilkins, que se formó de hielo marino, podría tener unos 300 a 400 años de edad, y que la parte alimentada por el glaciar es más antigua, quizás unos 1500 año. Porque la plataforma Wilkins es parcialmente alimentada por el flujo de un glaciar, sin em-bargo, se espera que su colapso no tenga el mismo impacto potencial que tuvo la barrera Larsen B […] ...cuyo efecto fue el ascenso del nivel del mar en 0,1 a 0,16 milímetros.”

Entonces, la gran barrera Larsen B contribuyó al nivel del mar con poco más de una décima de milímetro, es decir, algo así como dos hojas de papel de diario. Los españoles se preocupan por el ascenso del nivel que causará Wilkins, que podría ser menos de la mitad de una hoja de papel Biblia, casi transparente. ¡Urgente! ¡No hay tiempo que perder! ¡Hay que evacuar Buenos Aires porque se inundará el Teatro Colón!

Los subsidios de Al Gore le hacen a los “científicos” españoles decir cosas que son tan disparatadas como las que nos cuenta la documental ganadora del Oscar, “Una Verdad Incómoda.” Pero la vieja norma rige, negocios son negocios y de algo hay que vivir. ¿Y la Ciencia? Ausente por asesinato alevoso y premeditado. El “climaticidio”, como dicen ahora los calentones, es nuestra culpa y hasta que no compremos los bonos de “indulgencias” no nos recibirán en el Paraíso Ecologista de la Srta. Gaia. Andaaá…

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC



Grabe este artículo como PDF



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web


Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?