Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Lo que usted puede hacer -o no,
sobre el calentamiento global

Por Patrick J. Michaels
Climatólogo
[Fuente: World Climate Report]
2 de mayo, 2009

Siempre estamos oyendo acerca de maneras en la que usted puede “salvar al planeta” de los peligros del calentamiento global –desde ir a su trabajo en bicicleta, a apoyar las últimas leyes restrictivas del gases de invernadero, y todo lo que hay en el medio.

En virtualmente todos los casos, los activistas que proponen estas medidas le proveen de una cantidad de emisiones de CO2 que serán ahorradas por esa acción en particular.

Y si usted quiere descubrirlo por su cuenta, la Internet está repleta de calculadoras de CO2 (sólo busque en Google “CO2 calculator”) que le permitirán calcular su “huella de carbono” y cuánto puede usted reducirla tomando algunas acciones conservadoras –todo en vista a reducir el calentamiento global.


COMENTARIO DE FAEC: Si yo fuese usted, no me molestaría en tomar ninguna medida para reducir el calentamiento global por dos razones:

  1. Nada que usted o cualquier otro haga, modificará la temperatura de la Tierra, a menos de que usted crea que el hombre es un Ser Todopoderoso que puede modificar al clima a su antojo, por lo tanto es tiempo y recursos tirados a la basura y,

  2. Mamá Naturaleza (Pachamama, según Evo Morales), ya lo está haciendo por usted desde hace unos 6 a 9 años.

Mi consejo: siga con su trabajo productivo, contribuya al bienestar general, trate que el Estado no le robe más de lo acostumbrado, y goce de la vida mientras pueda. Ahorre energía porque significa una cuenta de electricidad más pequeña, no malgaste combustible porque a fin de mes habrá poca plata para gastos importantes como salud, comer, educar a los hijos, y pasar algún rato ameno con los amigos y la familia –que es lo que a fin de cuentas contribuye a nuestra felicidad y a la del rsto de la sociedad.


Sin embargo, en absolutamente ninguno de estos casos se le dice, o puede usted calcularlo, cuál es el impacto que usted hará sobre el clima y su temperatura. Después de todo, las emisiones de CO2 no son el clima, apenas si son gases. El clima son la temperatura, las lluvias, tormentas y vientos, etc. Si la meta de esas acciones es impedir el calentamiento global, entonces a usted debería importarle un pepino la cantidad de emisiones de CO2 que usted reduce sino que, en vez de ello, usted querrá saber cuánto del planeta estará “salvando.” ¿Cuánto calentamiento global antropogénico está siendo impedido por desenchufar el cargador del teléfono celular, por andar en bicicleta, o por recortar las emisiones nacionales de dióxido de carbono? ¿Por qué no le cuentan los políticos, la EPA, y los activistas del cambio climático la verdad sobretodo el asunto?

¿Cuánto calentamiento estamos evitando?

Para vergüenza de ellos, esa información es fácilmente obtenible y se la voy a pasar en pocas líneas más. ¿Qué cree usted que hacen los modelos del clima? Simple: toman los escenarios de las emisiones de gases invernadero y proyectan el clima del futuro –proveyendo precisamente la respuesta que estamos buscando. Se juguetea un poco con los datos de los “escenarios” para tomar cuenta de su ahorro de emisiones, corren los modelos y presto maestro!, tenemos la respuesta.

Dado que las proyecciones de los modelos del clima futuro son lo que está siendo usado para intentar asus-tarnos para entrar en acción (Ya! Las papas queman!) los modelos climáticos deberían usarse para decirnos cuánto del terrible futuro estaremos evitando si tomamos las acciones propuestas o las ya implementadas, como los mercados de créditos de carbono, o “carbon offsets”.

Entonces, ¿dónde están las respuestas?

Es cierto, los modelos climáticos usados son herramientas muy costosas –son programas de computación extremadamente complejos que llevan semanas de correr en las computadoras más caras del mundo. Por ello no se prestan para servir de calculadoras en la web.

Pero, usted pensará que considerando a nuestro plana nacional de energía, o el plan de la EPA para regular al CO2, que esto sería lo bastante importante como para merecer que un par de corridas de los modelos climáticos determinen el resultado final. De otra manera, ¿cómo pueden los miembros del Congreso evaluar con justicia lo que ellos están por hacer? Otra vez, si la meta es cambiar el curso futuro del clima para evitar las consecuencias potencialmente negativas del calentamiento global, entonces ¿hasta qué punto será exitoso el plan que están proponiendo? ¿Puede conducir hasta los resultados deseados? La gente tiene el derecho a saberlo.

En reemplazo de los modelos climáticos “full-full”, hay algunos modelos climáticos de bolsillo que pueden correr en su PC en materia de segundos y que están diseñados para emular los resultados de los grandes modelos de circulación general del gobierno. Uno de los mejores de estos “modelos de bolsillo” es el Modelo para la Evaluación del Cambio Climático Inducido por Gases Invernadero (o MAGICC, por sus siglas en inglés)

Varias versiones de MAGICC se usaron durante años para simular los resultados de los modelos climáticos a una fracción del costo. De hecho, la última versión de MAGICC fue desarrollada gracias a un subsidio de la EPA. Al igual que un modelo grande del clima, MAGICC toma los escenarios de emisiones de gases inverna-dero y entrega cantidades como la proyección de temperatura promedio global. Justo lo que estamos bus-cando. Sería necesario bastante habilidad técnica para configurar a los calculadores de CO2 de la web para que interactuaran con MAGICC para producir los ahorros de temperatura global basadas en las emisiones evitadas. Pero nadie parece haber sido capaz de hacerlo. Si usted está interesado en intentarlo por su cuenta, MAGICC está disponible aquí.

Como último recurso, para aquellos de nosotros que no tenemos modelos de circulación general, supercom-putadoras, o habilidad técnica especial, es sin embargo posible –a grosso modo, en un estilo de “cálculo en una servilleta de papel”, para obtener una simple conversión de las emisiones de CO2 a temperaturas globa-les. De esta manera, lo que los políticos y nuestros alarmistas del calentamiento favoritos no nos dirán, lo podemos calcular por nuestra cuenta.

Así es cómo se hace:

Necesitamos ir de las emisiones de gases invernadero a las concentraciones atmosféricas de esos gases, y luego a las temperaturas globales.

Determinaremos cuántas emisiones son necesarias para cambiar la concentración de CO2 en 1 parte por millón (ppm), luego calcularemos cuántas ppm de CO2 son necesarias para elevar la temperatura global en 1º C. Entonces, tendremos la respuesta.

De modo que primero lo primero. La Figura 1 muestra las emisiones totales de CO2 (en unidades de millones de toneladas métricas, o MTon cada años desde 1958 a 2006, como también el cambio anual en la concen-tración de CO2 (en ppm) durante el mismo período. Nótese que las emisiones de CO2 están creciendo, como también el cambio anual en la concentración de CO2 atmosférico.


Figura 1. Parte superior: Total de emisiones anuales de dióxido de carbono (MTon), 1958-2006; Parte inferior: Cambio de año en año de la concentración del CO2 atmosférico (ppm), 1959-2006.
(Fuente: Carbon Dioxide Information Análisis Center

Si dividimos las emisiones anuales por el cambio anual de concentración, obtenemos la figura 2 –la cantidad de emisiones requeridas para elevar la concentración atmosférica en 1 ppm. Nótese que no hay ninguna tendencia en la información de la figura 2. Esto significa que la cantidad promedio de emisiones de CO2 requeridas para cambiar la concentración atmosférica en una cantidad unitaria se ha mantenido constante a lo largo del tiempo. Este valor promedio en la figura 2 es 15.678 MTonCO2/ppm.


Figura 2: Emisiones anuales de CO2 responsables de un cambio de 1 ppm en el CO2 atmosférico. (La Figura 1a dividida por la Figura 1b), 1959-2006. La línea horizontal azul es el promedio 1959-2006, la línea horizontal roja es el promedio excluyendo los años influenciados por los volcanes, 1964, 1982, y 1992.

Quizás se pregunte usted por los grandes picos en la figura 2 –indicando que en esos años, las emisiones no resultaron en grandes cambios en las concentraciones del CO2 atmosférico. Resulta que los picos en 1964 y 1992 (y uno más pequeño en 1982), son el resultado de ganes erupciones volcánicas. [Agung y Pinatubo]. Las erupciones enfriaron la Tierra al bloquear la radiación solar y hacerla más difusa, lo que tiene el doble efecto de aumentar la absorción de CO2 por los océanos y aumentar la absorción por fotosíntesis de las plantas –ambos efectos sirven para compensar el efecto de las emisiones añadidas y dieron por resultado un pequeño cambio en las concentraciones atmosféricas. Cuando los efectos volcánicos se atenuaron al año siguiente, las concentraciones de CO2 respondieron a las emisiones como era esperado.

Dado que las erupciones volcánicas son una excepción más que la norma, debemos removerlas de nuestro análisis. Al hacerlo, el promedio de las emisiones de CO2 que llevan a un aumento de 1 ppm cae de 15.678 (la línea azul de la figura 29, a 14.138 MTon de CO2 (línea roja en la figura 2).

Ahora necesitamos saber cuántas ppm de CO2 toma para elevar la temperatura media global 1ºC. Esto es un poco más complicado, porque este valor por lo general no se piensa que es constante, sino que disminu-ye con el aumento de las concentraciones. Pero, para nuestros propósitos podemos considerarlo constante y seguir estando en el juego. ¿Pero cuál es su valor?

Podemos determinarlo mediante observaciones.

Durante los últimos 150 años, más o menos, la concentración de CO2 aumentó unas 100 ppm, de ~280 ppm hasta ~380 ppm, y las temperaturas medias globales subieron unos 0,8ºC durante el mismo tiempo. Divi-diendo el cambio en concentración por el cambio de temperatura (100 ppm/0,8ºC) produce la respuesta de que son necesarias 125 ppm para elevar la temperatura global 1ºC.

Ahora, es posible que algo del aumento de la temperatura observado ha ocurrido como resultado de otros cambios, no sólo por el CO2 (por ejemplo, actividad solar). Pero es también posible que el efecto total del cambio de temperatura resultante de los cambios en el CO2 no se haya todavía manifestado. De manera que, en lugar de ser tan puntillosos aquí vamos a eliminar esas posibilidades y seguiremos adelante con 125 ppm/ºC como un valor razonable determinado por las observaciones.

También podemos determinarlo mediante modelos.

Los modelos del clima corridos con sólo los aumentos de CO2 producen alrededor de 1,8ºC de calentamiento para una duplicación del dióxido de carbono atmosférico. Una duplicación es tomada usualmente como un cambio de 280 ppm. Entonces tenemos 280 ppm dividido por 1,8ºC lo que equivale a 156 ppm/ºC. Pero el calentamiento no está totalmente medido al tiempo de la duplicación, y los modelos siguen corriendo y pro-ducen un calentamiento total de3ºC para el mismo aumento de 280 ppm. Esto nos da 280 dividio por 3ºC lo que equivales a 93 ppm/ºC. El grado en el que los modelos tienen las cosas correctas es altamente debati-ble, pero cerca del medio de todo esto está otra vez ese número 125 ppm/ºC –el mismo que obtenemos a partir de las observaciones.

De manera que, tanto las observaciones como los modelos nos dan un número similar, dentro de un rango de suposiciones lógicas.

Ahora tenemos lo que necesitamos. Son necesarios ~14.138 MTon de emisiones de CO2 para elevar su concentración en ~1 ppm, y se necesitan ~125 ppm para elevar la temperatura global en ~1ºC. De modo que multiplicando ~14.138 MTon/pmm por ~125 ppm/ºC obtenemos 1.767.250 MTon/ºC.

Este es nuestro número mágico:

1.767.250

Escriba ese número en un pedacito de papel y póngalo en su billetera o póngalo como wallpaper en la pan-talla de su monitor. Esta es un muy útil y poderosa pieza de información la que tiene ahora, porque cada vez que se le presenten los ahorros de emisiones que alguna ley o acción para “salvar al planeta” del ca-lentamiento global se supone que producirá, usted podrá ver cuánta diferencia hará en realidad. Sólo tome el ahorro de emisiones (en unidades MTon de CO2) y divídala por 1.767.250. Sólo por diversión, veamos qué obtenemos cuando aplicamos esto a algunas sugestiones “salva planeta”.

Según NativeEnergy.com (en asociación con la ClimateCrisis.net de Al Gore), si usted dejase de conducir su autito compacto durante UN AÑO, usted evitaría la emisión de unas 5,5 toneladas de CO2 (o 0,0000055 MTon) de CO2 ese año. Divida 0,0000055 MTonCO2 por 1.767.250 MTon/ºC y obtiene una cifra tan diminu-ta que no puede ser mostrada en una calculadora de ocho dígitos. (OK, Excel me dice que la respuesta es 0,00000000000311ºC). Y si envía $84 dólares, Native Energy los invertirá en energía eólica y energía de metano para compensar esa cantidad en caso de que usted piense que vale la pena.

Y qué tal algo un poco mayor que no dejar de andar en su auto compacto, sino también su 4x4 y todo lo demás que en su hogar hace que resulten emisiones de CO2 por causa de los combustibles fósiles. Otra vez, de acuerdo con NativeEnergy.com eso ahorraría unas 24 toneladas métricas de CO2 (o 0,000024 MTon) por año. Divida esas emisiones por nuestro conversor y el resultado es 0,0000000000136ºC/año. Si usted carece de toda esa buena voluntad para salvar al planeta no usando electricidad en su casa, para impedir un cienmillonésimo de grado Celsius de calentamiento, por $364 dólares cada año NativeEnergy.com le aliviará de su culpa ecológica.

Y finalmente, fijándonos en la Ley del Clima Waxman-Markey que está siendo considerada en el Congreso, se propone que las emisiones de los Estados Unidos en el año 2050 sean 83% menos de lo que eran en 2005. En 2005 esas emisiones fueron de alrededor de 6.000 millones de toneladas (MTon), de modo que el 83% por debajo de eso serían 1.020 MTon, o una reducción de 4.980 MTonCO2. Pero 4.980 dividido por 1.767.250 = 0,0028ºC por año. En otras palabras, aún si todos los Estados Unidos redujesen sus emisiones de dióxido de carbono en 83% por debajo de sus actuales niveles, alcanzaría para una reducción de la temperatura proyectada de menos de tres milésimos de grado centígrado por año. Una cifra que cien-tíficamente no tiene ningún sentido. Una temperatura que la pueden medir nada más que equipos altamente especializados.

Este es el tipo de información que se nos debería proporcionar. Y como hemos visto aquí, no es tan difícil de obtener.

El hecho de que no se nos provee de este tipo de datos de manera rutinaria, lleva a la conclusión inevitable de que está siendo retenida deliberadamente. Ninguno de los salvadores del planeta quiere que usted sepa que lo que ellos están sugiriendo/demandando no tendrá efecto alguno (por lo menos en lo que al calenta-miento global concierne).

De modo que, si usted realmente lo desea, sáquele el polvo a su vieja bicicleta, cambie sus bombitas incan-descentes por fluorescentes compactas de bajo consumo, o apoye una legislación que elevará su cuenta de la luz. Sólo tiene que darse cuenta de que lo hará por otras razones muy diferentes a la “salvación del pla-neta”. Es un lástima que tenga que escucharlo de nosotros, en lugar de quienes le urgen un cambio en su manera de vida bajo falsos motivos.



Grabe este artículo como PDF



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Usted es el visitante No:
desde Diciembre 2006


Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web


Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?