Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

Segundo Congreso de
Escépticos en Nueva York

Por Bob Carter
Climatólogo Australiano
Marzo 10, 2009
Día Primero:

El primer día de la conferencia sobre el clima organizada en Nueva york por el Instituto Heartland, reunió más de 700 científicos y personalidades políticas de todo el mundo, entre los que contaba el presidente de la República Checa, Vaclav Klaus, quien había sido quien pronunció el discurso de apertura y bienvenida a los conferencistas que expondrán sus informes el segundo día de actividades. Informó de una encuesta realizada en su país donde se muestra que sólo el 11% de la gente cree que el hombre tiene una influencia significativa sobre el calentamiento del planeta.

A continuación se hizo la presentación del Manual del Escéptico Climático, de la periodistas australiana Joanne Nova, y se anunció la impresión y distribución de 150.000 copias.

Luego habló el Profesor de climatología del MIT, Instituto Tecnológico de Massachussets, Dr. Richard Lind-zen quien terminó diciendo “Ganaremos este debate porque nosotros estamos en lo cierto y ellos están equivocados.”

La sesión inaugural de la Conferencia Heartland-2 abrió la noche del domin-go 8 de marzo en Manhattan, con un registro de más de 700 personas, la conferencia tiene casi el doble de participantes que la anterior del año pa-sado. La audiencia para las dos conferencias plenarias, realizadas después de la cena, incluyó una ecléctica mezcla de científicos, ingenieros, econo-mistas, especialistas en políticas, representantes del gobierno, y periodis-tas de diversos medios.

Al dar la bienvenida a los delegados, y abriendo la conferencia, el Presidente del Heartland Institute, Joe Bast, también anunció el lanzamiento de dos nuevas publicaciones. La primera, de Anthony Watts, es un resumen de su extenso estudio sobre las estaciones meteorológicas de los Estados Unidos, que miden la temperatura de superficie. (“¿Es confiable el Registro de las Temperaturas de Superficie de los Estados Unidos?”), que revela que muchísimas estaciones están escandalosamente mal emplazadas para el propósito pretendido. La segunda, “El Manual del Escéptico Climático”, de Joanne Nova de Australia Occidental, es un sucinto y bien ilustrado estudio que resume de manera precisa la evidencia en contra del peligroso calenta-miento supuestamente provocado por los humanos, en una manera humorística y con formato fácilmente comprensible.

El primer discurso plenario fue pronunciado por el Presidente Vaclav Klaus, de la República Checa y de la Unión Europea durante el actual período de 6 meses. Su charla fue recibida, tanto antes como después, por una ovación de pie.

Respondiendo a una pregunta, informó sobre una encuesta recién reali-zada en Chequia, que muestra a sólo el 11% de la gente creyendo que el hombre tiene una influencia sobre el calentamiento global del clima.

El presidente Klaus comenzó su discurso comentando que ha ocurrido muy poco cambio en el debate sobre el calentamiento global desde su exposición hace un año, en la conferencia Heartland-1. Él comparó la situación con su vieja experiencia bajo los gobiernos comunistas donde argumentar contra el punto de vista dominante cae en el vacío. No importa cuán grande sea la calidad de los argumentos y la evidencia que se presenten en contra de la idea del calentamiento peligroso, nadie escucha, y aún cuando se presentan los argumentos escépticos uno es desechado como una persona ingenua y mal informada.

Los ecologistas dicen que el planeta debe ser salvado, pero ¿de quiénes y de qué? “En realidad,” comentó el Presidente, “tenemos que salvarlo, y a nosotros también, de ellos.”

Klaus informó de su descorazonamiento para participar de reuniones con otros políticos en Davos y dentro de la UE. Aquí, él encuentra que no hay ninguna otra cabeza de estado que quiera hacer causa común en apoyo de una evaluación racional de la evidencia científica. En vez de ello, todos creen que los resúmenes provistos por el IPCC representan la “verdad” científica sobre el calentamiento global.

Pero la información científica no apoya la hipótesis de la causa humana; en consecuencia los resúmenes del IPCC no representan a la ciencia sino a la política y al activismo ambiental. Como resultado, han surgido grandes burocracias altamente organizadas, en busca de elevadas rentas, y grupos con intereses viciados, que siguen propagando el alarmismo climático que ahora lo explotan en sus propio beneficio económico y político.

El Presidente Klaus confiesa estar extrañado por el acercamiento de los ecologistas al progreso técnico. Es como si ellos “quisieran detener al progreso económico y llevar a la humanidad de vuelta a siglos atrás,” dijo. Aplicando su ética para “salvar al mundo,” a los electorados occidentales se les está exigiendo por primera vez en la historia que abandonen las actuales tecnologías exitosas antes de nuevas tecnología de reemplazo hayan sido desarrolladas y probadas. Klaus hizo énfasis sobre que no existe ninguna manera conocida y posible en la que la moderna sociedad tecnológica pueda funcionar con las actuales fuentes de limpias y verdes energías renovables.

El segundo discurso plenario fue hecho por el Dr. Richard Lindzen de MIT, un reconocido líder mundial en física atmosférica y un hito en la ciencia meotorológica.

El Dr. Lindzen comenzó haciendo la importante observación de que se un escéptico del calentamiento global peligrosos no lo hace a nadie un buen científico, y que apoyar a la teoría del calentamiento global tampoco hace a nadie un mal científico.


   Profesor de climatología de MIT

Señaló entonces las dificultades profesionales que se les presentan a muchos escépticos cuando científicos cuya investigación ellos respetan, sin embargo apoyan a la teoría del calentamiento global antropogénico. En la mayoría de esos casos, sin embargo, la ciencia que esas personas practican no es sobre el calentamiento global en el sentido estricto del término. Es sólo que al apoyar al calentamiento global la vida se les hace más fácil, en especial la continuación de la financiación de sus trabajos.

Siendo las cosas así, es un problema particularmente preocupantes para los científicos jóvenes oponerse a la prevaleciente ortodoxia alarmista porque de hacerlo ponen en serio riesgo sus probabilidades de seguir recibiendo los fondos para sus investigaciones. Mientras dure la tenden-cia de la histeria del calentamiento la que atrae los fondos habrá un fuerte desincentivo para la mayoría de los científicos de cuestionar en público a la hipótesis.

El Dr. Lindzen comentó que la politización del tema del calentamiento global antropogénico ha tenido una extraordinariamente fuerte influencia en la corrupción de la ciencia. La mayor parte de los fondos que van al estudio del calentamiento global no sería provistos si no fuese por el terror al cambio climático que se le ha inyectado al público. Por consiguiente se ha vuelto la norma corriente incluir en cualquier propuesta de investigación el presumido efecto del Calentamiento global antropogénico en el tópico, sin ninguna relación con si tiene o no alguna relevancia real con lo investigado.

Lindzen aseguró que todo se resume en un asunto de lógica científica contra la autoridad. El movimiento del calentamiento global ha tomado por asalto las fuentes de autoridad, tales como el IPCC y varias academias científicas. Por ejemplo, durante un período de 20 años, la Academia de Ciencias de los EEUU ha tenido una ruta por la puerta trasera para la elección de ecologistas como Miembros de la Academia. El éxito de esta táctica está indicado por el hecho de que el actual Presidente de la Academia (Ralph Cicerone) fue elegido de esa manera y es un ardiente ecologista.

Pero al dar su apoyo o respaldo a las alarmas sobre el cambio climático, la NAS, como también sociedades similares en otros países, jamás hicieron una encuesta entre sus propios miembros. En su lugar, las declara-ciones políticas pro-alarmas que son emitidas por varias sociedades profesionales expresan la visión de sólo los pocos activistas que a menudo controlan al Consejo de gobierno.

A pesar de los múltiples problemas para combatir el alarmista mensaje climático, el Dr. Lindzen concluyó su presentación con una observación acertada sobre que en el correr del tiempo la causa del racionalista climático terminará imponiéndose. “Cuando se trata de la histeria del calentamiento global,” dijo, “ni la gran ignorancia ni la aún mayor deshonestidad estuvieron en poco suministro. Pero ganaremos este debate, porque nosotros estamos en lo cierto y ellos están equivocados.”

Durante una extensa sesión de preguntas y respuestas después de ambas charlas plenarias, los Drs. Klaus y Lindzen estuvieron en estrecho acuerdo sobre dos cosas:

La Primera, es que la histeria del calentamiento global está siendo fomentada por una ideología ecologista; se trata de un movimiento político muy bien organizado. El agarre que esta histeria tiene ahora sobre la opinión pública se explica, en parte, por el hecho de que no hay un movimiento políticamente organizado equivalente para montar la defensa de la ciencia sana. En vez de ello hay una colección de personas que está unidas tan sólo por la ofensa común recibida por el grosero abuso que se está haciendo de la ciencia.

El Segundo punto en común fue expresado en respuesta a la pregunta: “¿Cuáles son los argumentos más efectivos para promulgar la causa de los escépticos de construir una política, no sobre autoridad, el IPCC o cualquier otra cosa, sino sobre ciencia correcta?” Tanto Klaus como Lindzen estuvieron de acuerdo en que los argumentos más importantes eran (1) que la ciencia sólida demuestra que los aumentos humanos de dióxido de carbono no causarán un calentamiento global peligrosos, y que (2) se deber aplicar un completo y profundo análisis de costo-beneficio a todas las opciones de políticas potenciales.

Porque todos en ambos lados del debate aceptan que el Protocolo de Kioto, a pesar de su elevado costo, no hará nada en dirección de reducir de manera mensurable la temperatura global; y el público tiene que ser informado que lo mismo es cierto para la propuesta nueva legislación de “tope e intercambio” de emisiones de dióxido de carbono. Si los contribuyentes tienen que financiar la operación, entonces es justo que se les diga que el considerable sufrimiento y gasto, que ascenderá a muchos billones de dólares, será hacho para no obtener ninguna ganancia que se pueda medir.

No se esperaba que se presentara nueva ciencia en la apertura de las Sesiones Plenarias del Heartland-2. Lo que los participantes obtuvieron, sin embargo, fue mensajes inspiradores pronunciados por dos líderes inspirados de la causa del racionalismo climático.

Bob Carter



Grabe este artículo como PDF



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web


Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?