Hora de Córdoba
PARTES - E-mail - CORREO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - CLIMA - ENERGÍA - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

La calidad de algunas
ciencias anda por el suelo

Por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC
Marzo 28, 2009

Desde hace mucho tiempo venimos exponiendo en nuestro sitio web las pruebas de la baja calidad y veracidad de los estudios científicos que se realizan en los países que financian generosamente a los investigadores. La Climatología es el campo donde más se comprobado este fenómeno y no muestra señales de se vaya a revertir en el futuro.

Lo que podría cambiar será el sentido del catastrofismo sensacionalista que impregna a los estudios rela-cionados con el clima y, cuando estemos en franco descenso a una nueva Pequeña Edad de Hielo, el clamor seguirá siendo que es el hombre el culpable por sus emisiones de CO2 y que hay que eliminarlas. Es como pedalear hacia atrás pero apuntando siempre al mismo culpable: nosotros los seres humanos y nuestra insaciable avidez por el petróleo y el consumo de energía, carne, y todo lo que nos hace feliz.

Pero la verdad es obstinada y, de a poco, va abriéndose paso entre la maraña de falsedades, fraudes, y fantasías pseudo científicas mostrando que no todo está perdido. Así como ahora hay un ciclo de oscuran-tismo en la ciencia climática, probablemente comience un ciclo similar al Renacimiento, donde las artes y las nuevas tecnologías fueron dejando atrás pensamientos religiosos fundamentalistas y cimentado las bases de la ciencia moderna y el mejoramiento de las condiciones de vida de la población en general. La Inquisición Científica Actual caerá en desgracia y la civilización reanudará su marcha hacia el futuro que todos desea-mos para nostros y nuestros descendientes.

El diario español El Día publicó una breve noticia sobre un estudio realizado sobre la calidad de la investiga-ción científica y nos lleva a comprobar que nuestra calificación de “ciencia por parte de prensa” estaba dando en el blanco desde el primer momento. Es antipático decir, “¿Vieron? Se lo habíamos advertido!”, pero en este caso no nos importa serlo porque lo importante no es predecir el futuro mediante la Climato-logía PlayStation® de James Hansen y el IPCC, sino informar sobre los hechos comprobados y dejar que la gente saque sus propias conclusiones.

Dice la noticia de El Día:

Los estudios más divulgados no son los de mayor calidad

Noticia publicada en El Día (España)
Publicado: Viernes, 27/3/2009 - 22:47

El estudio refleja que el 'excesivo' interés en los factores de impacto de las revistas puede llevar a éstas a 'publicar investigaciones poco relevantes científicamente pero muy fáciles de colocar en los medios para aumentar así su índice de impacto'.

Los estudios científicos más divulgados "no son siempre los de mayor calidad", según una investiga-ción de la Universidad Carlos III de Madrid, que analiza la presencia mediática de la ciencia, conclu-yendo que "no existe una relación directa entre la calidad e importancia de los estudios científicos que se desarrollan y su repercusión en los medios de comunicación", ya que "los investigadores hacen uso habitual de su difusión para concederse una importancia que, científicamente, no poseen", según informó ayer la entidad.

El objetivo del trabajo busca analizar si este fenómeno puede propiciar que los científicos elijan su área de investigación en función de su posible repercusión mediática, en lugar de hacerlo prioritaria-mente por el afán de conocer mejor la naturaleza. Así, explica que los científicos se valoran entre ellos en función de sus publicaciones y, especialmente, siguiendo el índice de impacto científico (SCI, por sus siglas en Inglés).

Para probar esta hipótesis, sus autores seleccionaron varios trabajos de investigación que habían sido publicados en la revista "Nature", "considerada como una de las mejores revistas científicas del mun-do", que después fueron remitidos a tres investigadores españoles para que evaluaran su interés cien-tífico. Posteriormente, se seleccionaron aquellos casos que obtuvieron una puntuación por debajo de 5, "para valorar los criterios de noticiabilidad que se siguieron".

En este sentido, el estudio refleja que el "excesivo" interés en los factores de impacto de las revistas puede llevar a éstas a "publicar investigaciones poco relevantes científicamente pero muy fáciles de colocar en los medios para aumentar así su índice de impacto". Según explica, esto provoca que mu-chas veces imperen en los medios otros criterios a la hora de seleccionar sus artículos, lo que "puede constituir una perversión del sistema científico actual".

No es que “puede constituir una perversión del sistema científico actual” sino que es una demostración ca-bal y demoledora de que el sistema científico ha sido pervertido y corrompido hasta su médula. Como dijo el fallecido Dr. Frederick Seitz, ex presidente de la Academia de Ciencias de los EEUU al comentar sobre el SAR, o Segundo Informe del IPCC sobre el estado del clima en 1995: “Es el proceso de corrupción cien-tífica más profunda que he visto en mi vida.”

Y en todos los informes posteriores del IPCC este proceso se fue agravando cada vez más, hasta que en el último Informe Para Hacedores de Políticas emitido el 7 de febrero de 2007, provocó la renuncia al IPCC de varios de los científicos que había colaborado en el informe técnico, como el Dr. Paul Reiter, denunciado la tergiversación de sus conclusiones y el reemplazo de la mismas con predicciones catastróficas carentes de toda base científica.

Pero habrá que recordar que cuando la histeria sobre el "calentamiento global catastrófico" se revierta a la histeria del "enfriamiento global catastrófico" el hombre seguirá siendo señalado con el dedo acusador. Se seguirá usando la misma Ciencia PlayStation®, los mismos métodos de extrapolación de datos espurios, la misma manera de "ajustar registros de temperatura" para adecuarlos a la hipótesis que esté de moda en ese momento. Lo exige el negocio del mercado de “bonos de carbono” ideado e impulsado por la compañía pe-trolera ENRON y Al Gore en 1997. La pobre gente seguirá sintiéndose culpable por sus pecados ecológicos y seguirá creyendo que los "científicos oficiales" les están contando la verdad. Pero la gente se habrá olvida-do de que antes les predecían calor horrible y ahora le predicen frío espantoso. Ya lo vimos en la década de 1970. La gente tiene flaca memoria. Y se lo tendrán merecido.

Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC



Grabe este artículo como PDF



Escriba su comentario o inicie un debate sobre el artículo:

Usted es el visitante No:
desde Diciembre 2006


Volver a la página Cambio Climático              Volver a la página Artículos

Click for Pilar Observatorio, Argentina Forecast

Locations of visitors to this page

Pruebe la velocidad de su conexión a Internet!

Speakeasy Speed Test

Free counter and web stats
¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?
Ranking entre sitios de la web


Usted es el visitante número

desde Noviembre 28, 2008
Vea aquí nuestras estadísticas


¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?