Cómo Ganar Dinero y
Notoriedad con la Ecología

por Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC

A diferencia de los métodos utilizados por los Centros Internacionales de Adelgazamiento, este método no le garantizará un éxito inmediato en 21 días o su dinero de vuelta. Sin embargo, le dará una idea sobre cómo lograrlo luego de muchos años de estudios y esfuerzo. En este mundo cruel en que vivimos hoy en día, nada honesto se consigue sin trabajar arduamente. También le indicará cómo será posible lograrlo a toda velocidad, pero eso dependerá de lo deshonesto que usted sea. Pero es mejor que se olvide de cualquier promesa electoral que haya escuchado en los últimos cincuenta años sobre trabajar poco y gozar mucho, y sigamos con lo nuestro.

LOS EQUIPOS CIENTíFICOS

La época de los científicos e investigadores solitarios ha quedado atrás, perdida en la nebulosa de la historia. Los románticos personajes como Copérnico, Galileo, Leibniz o Pasteur se han perdido para siempre. Hoy los científicos deben reunirse en equipos de investigadores, si es que desean llegar a un resultado palpable, en un tiempo que sea relativamente corto. Aunque el principal uso que le damos al dinero es el de comprar tiempo, no alcanza todo el oro del mundo para comprar la Vida Eterna, cosa que un científico necesitará si pretende investigar por su cuenta los misterios del cáncer, del SIDA o el funcionamiento del clima terrestre.

Si queremos triunfar y ganar notoriedad con la joven ciencia de la Ecología, será necesario que primero sepamos cómo se forman y actúan los equipos de investigación científica, aunque sea explicado de una manera muy rápida y simplificada. También será necesario que tengamos conciencia de los intereses económicos que se mueven en el campo de la industria y el comercio, la banca internacional, los pasillos de los Ministerios y los escaños legislativos. Además será necesario que sepamos algo de psicología y otro poquito de ética y Moral. Una vez que contemos con todo ese armamento debemos cargarlo con la munición de los hechos y el sentido común para adentrarnos en el campo enemigo y presentar batalla.

LA IGNORANCIA y SUS CONSECUENCIAS

Un explorador inglés trataba de convencer a un indio de que sería muy conveniente que aceptara una bolsita llena de cuentas de colores a cambio de una bolsa con pepitas de oro que el indio llevaba colgando de su cintura. Como el indio no se mostraba muy impresionado por los argumentos del inglés, éste trazó con un palito un pequeño círculo en la arena, diciendo:
"Esto es lo que el indio sabe ..." y trazando otro círculo mayor alrededor del primero agregó: "...y esto es lo que el hombre blanco sabe." El indio caviló un instante que pareció eterno. Finalmente tomó el palito de las manos del explorador, y trazando un círculo gigantesco alrededor de los otros dos, dijo serenamente: "Y esto es lo que el indio y el blanco ignoran todavía...".

Aunque a esta anécdota la hemos escuchado miles de veces, me gusta repetirla porque siempre hay alguien que no la conoce. Y a veces alguien se da cuenta de que, en efecto, hay cosas que ignoraba. El primer paso hacia la sabiduría es el recoocimiento de nuestra propia ignorancia. Una vez franqueado este primer escalón, los restantes serán mucho más fáciles de subir. Por desgracia, la escalera hacia la Sabiduría no tiene fin. Sólo rellanos de vez en cuando, en donde muchos paran a descansar para recuperar el aliento. Cuando el descanso se hace muy largo, el caminante comienza a olvidar que hay más escalones para subir y finalmente olvida hasta los motivos por los cuales había comenzado a subir. Se encuentra en el rellano de la Estupidez.

En ese caso se hace la ilusión de que ha llegado al tope de la escalera y que ya ha llegado a la sabiduría. Los primeros problemas aparecen cuando comienza a actuar y a moverse en un medio que ya está lleno de otros torpes que comparten su mismo estado de ignorancia, porque el movimiento producido por la turba de ignorantes termina por desestabilizar a toda la escalera y, muchas veces,
provoca el colapso de toda una sociedad que se encontraba subiendo en procura de sabiduría, progreso y bienestar.

Dentro de los diversos campos de la Ciencia hay uno que se llama
Ecología, y que ha tomado una importancia enorme en los últimos tiempos. Es una suerte que, tanto gobiernos como pueblos, hayan tomado conocimiento de la existencia de esta disciplina científica y lo imperioso que resulta prestar oídos a las recomendaciones que hacen los científicos acerca del cuidado que debemos tomar para conservar la salud de nuestro ambiente. Resulta un tanto ocioso hacer la comparación con nuestros hogares: si no limpiamos la casa adecuadamente y no eliminamos los desperdicios, éstos van a terminar por ahogarnos creando condiciones insalubres en nuestras salas y dormitorios. Estaremos a merced de infecciones y enfermedades, de alimañas y plagas de todo tipo. Probablemente enfermaríamos y terminaríamos muriendo.

La ecología es la más joven de las ciencias, y como sucede con los jóvenes—que muchos quieren aprovecharse de ellos antes de que puedan darse cuenta de lo que está pasando—la Ecología está siendo aprovechada -y abusada-
como uno de los negocios más rentables que hayan aparecido sobre este planeta. También se ha convertido en una fundamental herramienta de geopolítica para permitir la continuación ad aeternum del neo-colonialismo. La industria ha hecho de la ecología una inagotable fuente de ingresos que no tiene miras de disminuir, sino todo lo contrario: el comerciante que hoy desee aumentar su ventas debe recurrir a la ecología de cualquier manera posible, para no quedar fuera de la "onda verde". El alardear de "ecológico" ya no se reduce a algunas fábricas o algunos productos químicos sospechosos: el tema está explotado y promovido hasta por supermercados y tarjetas de crédito... Los ejemplos son tan abundantes y obvios que insultaría la inteligencia de los lectores si pretendiese hacer una pequeña enumeración. Todos conocemos de sobra lo que significa la "onda ecológica".

Cuando las ciencias son demasiado jóvenes corren el peligro de ser tomadas muy en serio o, por el contrario, de provocar la aparición de bandas agresivas, intolerantes y peligrosos activistas, más afines a un
fundamentalismo nihilista que a la seriedad y moderación de la Verdadera Ciencia. En las ciencias más viejas es bastante difícil la aparición de este tipo de fascismo porque, aunque todavía no está todo absolutamente probado ni descubierto, las bases sobre las que se asientan han sido fundadas por miles de pequeños y grandes seres humanos, agudos observadores de la Naturaleza y el Cosmos, y las conclusiones de sus observaciones han sido escrutadas y analizadas por otros muchos millones de seres humanos, con técnicas e instrumentos cada vez más perfeccionados. El error científico ha ido haciéndose progresivamente más pequeño y despreciable.

Sin embargo, como toda regla tiene su notable excepción, esta excepción se ha demostrado de manera increíble con el otorgamiento del
Premio Nobel de Química de 1995 a los "científicos" F. Sherwood Rowland, Mario Molina y Paul Crutzen, los inventores y más ardientes propulsores del gigantesco fraude científico de la presunta destrucción de la capa de ozono por parte de los gases Freón (CFC, o cloro-fluoro-carbonos). Desgraciadamente para la Ciencia, el premio fue otorgado -dando un desvergonzado salto por encima de las demostraciones y pruebas científicas- a una teoría que, no sólo no ha sido demostrada en absoluto, sino que ha sido rebatida por la inmensa mayoría de los científicos serios. De acuerdo a la Academia de Ciencias (?) de Suecia, el premio fue otorgado "...por los efectos políticos obtenidos por los trabajos de Rowland y Molina". ¿La Ciencia? Ausente, sin aviso...

Habiendo dejado bastante claro este asunto, es necesario aclarar otros muy importantes para poder cumplir con nuestras intenciones de conseguir y mantener un ambiente sano, que es lo que todos debemos conseguir. Debemos adquirir y desarrollar una conciencia ecológica. Para ellos será absolutamente necesario:

  1. Educarnos, informarnos y mantenernos alertas ante cualquier cosa que pueda conspirar contra nuestra intención.

  2. Tomar conciencia de que, por dinero, notoriedad o poder, el hombre es capaz de cualquier cosa. Sobre todo de disfrazarse de cordero para poder comerse al rebaño.

Y es aquí donde la ignorancia juega un papel fundamental. Por desgracia, los ignorantes -y somos mayoría abrumadora- tenemos la tendencia a creer firmemente en lo que aparece escrito en diarios y revistas, en lo que nos cuentan en radios y televisión, o está publicado en
Internet. Tenemos la malsana tendencia a creer en las cosas sin habernos tomado la molestia de comprobar si en verdad tienen algo de cierto. El problema es serio y nada fácil de resolver. Es imposible que obtengamos la confirmación absoluta de toda la información que recibimos a diario, porque ello implicaría largas horas, días o semanas de estudio e investigación científica. Como tenemos otras cosas más prosaicas que hacer para sobrevivir, esta pérdida de tiempo nos haría morir de hambre en poco tiempo, y recurrimos entonces a una costumbre muy arraigada: creer en la honestidad de nuestros informantes, y sobre todo en su eminente autoridad.

La mayor parte de las veces, esta ha sido una actitud suicida que ha llevado a catastróficos resultados. Los pueblos confían en sus gobernantes y les siguen a cualquier empresa que éstos le proponen. Los que tienen la prudencia y los conocimientos necesarios se niegan a seguir estas locuras y tratan de advertir a sus conciudadanos, inútilmente por lo general, de los peligros que se avecinan. Son muy pocas las veces que los pueblos escuchan las palabras sensatas de los más sabios y se lanzan con todo entusiasmo detrás del primer líder carismático que les dice:
"Síganme, que no los voy a defraudar". La ecología es uno de los campos en que esta actitud es más notable. Los resultados de la ignorancia en acción -seguir a los carismáticos- ha llevado a resultados muy, pero muy poco satisfactorios, y la mayor parte de las veces poblaciones enteras han sufrido sus lamentables consecuencias.

LA FORMACIóN DE LOS EQUIPOS

En cualquier campo de la ciencia son muy escasos los científicos que trabajan solos. Aquellos que lo hacen son raros genios lo suficientemente afortunados como para haber conseguido que alguien les haya montado un laboratorio a su entera disposición. Su especialización y su talento son tan únicos que no precisan de ayudantes que le estorben o compartan luego la notoriedad de algún descubrimiento. El resto de los científicos menos dotados de talento, o con menos relaciones influyentes, deben formar
"equipos de trabajo" si es que quieren sobrevivir. En ese sentido, la ciencia es otra actividad que permite ganar dinero a carradas, como cualquier otra actividad humana lícita. No hay nada de malo en ello. Hay que trabajar para vivir.

Muchas veces el trabajo de los científicos sirve para que el resto de la Humanidad se beneficie, y otras veces para que muchos mueran un poco más rápido, un poco más eficientemente,
mucho más inúltilmente. No me estoy refiriendo a los medicamentos falsificados o a los armamentos buenos, sino a la actividad poco ética de algunas Fundaciones e instituciones formadoras de políticas internacionales que contratan científicos para poder darle una base pseudocientífica—digerible para la credulidad de la gente menos informada- a una teoría que apoyará alguna campaña de alerta pública, con su correspondiente recaudación de dinero, donaciones, subsidios y fondos públicos...

Pondré de ejemplo a temas ecológicos como los ya mencionados
Capa de Ozono y el Calentamiento Global. Detrás de estos temas se encuentran varios miles de científicos de las más diversas especialidades, que forman equipos de trabajo en universidades y centros de investigación especializados .gubernamentales y privados. La razón que está por detrás de la formación de equipos es fundamentalmente económica. El investigador debería ser millonario si desease trabajar solo, porque el costo del equipamiento técnico necesario es astronómico. Y si no es un genio mundialmente reconocido, no conseguirá nadie que lo financie a él solito. Entonces, los equipos de investigación científica se forman con la intención primaria de conseguir subsidios o donaciones para profundizar investigaciones interrumpidas o hechas por otros.

Otras veces, cada vez con mayor frecuencia, los equipos de investigación son formados por alguien que tiene intenciones de probar alguna teoría que le redituará espléndidos beneficios. Son los llamados
"sponsors", y buscan entre la comunidad científica a quienes están dispuestos a ordenar estadísticas y realizar complicados programas de computación que permita darle credibilidad "científica" a la teoría de marras. Pero como en este mundo, el que paga da las órdenes, o por lo menos tiene el derecho a señalar el rumbo a seguir, las investigaciones recién comienzan cuando el sponsor les ha hecho conocer, con toda claridad, cuáles son los resultados que se deben conseguir. A muchos científicos, de dudosa ética y flaca honestidad, no les importa un rábano cuál es la Hipótesis de Trabajo, mientras que los cheques sigan ingresando en su cuenta bancaria y que los resultados de sus "investigaciones" signifique que alcanzará alguna notoriedad que les permitirá asegurar un nuevo período de subvenciones para otra Hipótesis de Trabajo, que a su vez generará nuevos subsidios u otros sponsors. Hay que formar la "cadena". Lamento que esto que les digo haga que muchas personas pierdan alguna idea romántica que pudieran haber tenido sobre el trabajo de los científicos. Ya lo dije: Pasteur murió hace mucho tiempo, y de algo hay que vivir. Y con los tiempos que corren, cualquier trabajo es bueno. Lo importante, es evitar el desempleo.

EL SUFRIDO JEFE DE EQUIPO

Casi siempre, el equipo está dirigido por algún "maestro" o experto de renombre en ese campo en particular. Curiosamente, este experto que ha contruibuido con su nombre y su fama a la formación del equipo y al otorgamiento del subsidio,
es el que menos investigará. Pasará la mayor parte del tiempo leyendo todas las publicaciones científicas para mantenerse al tanto de los progresos de otros investigadores (y usar sus conclusiones si se aplican a su Proyecto), hacer frecuentes visitas al "sponsor" para conseguir más presupuesto y asegurarle que los resultados "están a punto de salir", leer gigantescos catálogos de productos e instrumental científico, buscar el mejor precio, regatear con el fabricante—y ver si no hay alguna comisión o "retorno por debajo de la mesa", luchar contra las burocracias estatales para conseguir un rápido permiso de importación o excención de impuestos, leer los informes de su equipo y redactar los artículos para las revistas especializadas, o para libros que pretenda publicar.

Deberá tragarse su fastidio cuando el técnico enviado por el service de computación goce comprobando la ignorancia que el Gran Maestro tiene sobre asuntos tan simples como Sistemas Operativos DOS, UNIX o Linux, bits, bytes, tracks, sectores, headers, controladores SCSI, salidas RS-232, puertos paralelos y USB, memorias dinámicas y estáticas y demás delicias de las computadoras. Además deberá sufrir la mirada de reprobación que siempre tienen los service de las fotocopiadoras cuando se les llama "con urgencia" por un problema insoluble como cambiar el cartucho del toner.

Luego deberá lidiar contra el editor y sus tipógrafos (ahora operadores de Quark Press) que habrán cometido mil errores; con los dibujantes técnicos que demoran los gráficos y diagramas; con los fotógrafos que no entregan las ampliaciones o que echaron a perder valiosos rollos al revelarlos; con el cadete que extravió un capítulo entero en su viaje al editor; con el contador que siempre le dice que está en rojo en el banco; con el personal de limpieza que tiró a la basura una serie de muestras vitales; con la cocinera que le exige más salsa Worcestershire; etc, etc. El Jefe de Equipo vive literalmente rodeado de inútiles y oligofrénicos que han organizado una conspiración en su contra. Por eso es que, cuando tiene tres minutos libres, el Maestro corre al laboratorio para desintoxicarse aspirando con fruicción el aroma que emana de algún bioterio, o se extasía ante la pantalla de algún osciloscopio que traza una onda cada dos segundos. Mejor que ir al cine...

EL "SPONSOR"

En líneas generales, este es, más o menos, el cuadro de un Equipo de Investigación Científica. Por el otro lado está el sponsor, aquél que ha suministrado los fondos para que esto sea posible. En primer lugar: ¿cuáles son las razones por las que ha donado tanto dinero para investigar algo? ¿Filantropía? En el caso de la capa de ozono, una investigación muy simple puede llegar a costar unos cuantos cientos de miles de dólares, y en algunos casos se necesitan bastante más de un par de millones. Los viejos Romanos, en situaciones similares, se preguntaban:
"¿Qui bono?", que en cristiano básico sería: "¿Quién se beneficia?"

Muchas veces, este dinero es aportado por Fundaciones de todo tipo.
¿Por qué regalan dinero las fundaciones? ¿O en realidad no lo regalan sino que son "honorarios" a cambio de algunos resultados que beneficiarán a los donantes de la subvención? Hay de todo en este campo. Existen quienes realmente regalan el dinero sin otro interés que el beneficio que pueda surgir para la Humanidad, sin afán de notoriedad, sin hacer propaganda, y a veces con grandes sacrificios. Pero, por desgracia, este tipo de sponsor es más escaso que los dientes de gallina. En el otro extremo están los que financian investigaciones que deben probar una cosa determinada. Cualquier otra conclusión no sirve. Lógica y naturalmente, el sponsor quiere ver resultados en un tiempo "prudencial" y generalmente el tiempo para obtener los resultados es limitado.

Este hecho se les ha puntualizado muy claramente a los investigadores que deben probar que algún producto provoca cáncer de cualquier tipo que sea, aún con sólo mirarlo.
"No importa cómo, pero demuestre que provoca cáncer o cualquier otra cosa terrible. ¡que la gente se asuste!" Si se insiste lo suficiente, la gente entrará en pánico y pedirá a los gobiernos que los salven del próximo Apocalipsis y tomen medidas contra ese producto maligno! "Quiero resultados positivos lo más rápido posible. Aquí tiene el primer cheque".

Como nos han venido diciendo a lo largo de muchos años, casi todas las cosas de este mundo provocan cáncer. Nuestras abuelas decían:
"Lo que no mata, engorda", pero hoy nos han demostrado que hasta la gordura también nos mata. Ya no se puede vivir. Ya no nos dejan vivir tranquilos. ¿A usted le gustan los bifes bien cocidos? La parte quemadita de la carne le producirá cáncer. ¿Eso lo asustó y se hizo vegetariano? Los brotes de alfalfa, el apio, los hongos, hasta las papas, tienen un montón de cancerígenos que lo horrorizarían si pudiese verlos! ¿Le gusta un cafecito azucarado después de cenar? ¡Cuidado con el azúcar! ¿Le pone sacarina o ciclamatos? !Para qué! !Se muere mañana! Además es un inconciente por tomar café. Mejor tome mate cocido antes de que descubran que también produce cáncer... Lo mejor que puede hacer es tratar de comer lo menos posible, no fumar, no beber alcohol, no salir con mujeres (ojo al SIDA!), no ver la televisión, no hablar por teléfono celular, apartarse de líneas de alta tensión y centrales nucleares, y así, sólo así, podrá llegar a ser el cadáver más saludable del cementerio. !Lo felicito!.

Le ruego que no crea a pie juntillas todo lo que acabo de contarle. Imagine que ha estado conversando con un Paranoico Verde, uno de esos que ve cáncer goteando de cualquier transformador eléctrico, y que trata de amargarle la vida cuando lo ve a usted gozando de todo lo lindo que tiene este mundo. Cuando le comience a sermonear, simplemente corte un pedacito de esa grasita tan deliciosa que viene con el bife de lomo y saboréela despacito... después beba un sorbito de buen vino tinto reserva y termine el almuerzo con un cafecito reconfortante. Su organismo se llenará de las endorfinas causantes de la felicidad...

No hay nada que haga más infeliz a un Paranoico Verde (o Eco-Pesimista) que vernos gozando de las cosas deliciosas o confortables que tenemos a nuestro alcance. No sé si usted está entre el 25% de la población mundial que algún día enfermará de cáncer, como tampoco lo sabía yo. Elegí creer que que estaba entre el 75% de los que jamás conocerán al cáncer, y este convencimiento me hizo llevar una vida feliz sin otros temores que los tarifazos y los Ministros de Economía.

Imagine que terrible sería si, después de 80 años de cuidarnos de todo aquello que podría provocarnos cáncer, descubrimos que estábamos en el grupo de los 75 de cada 100 que no tienen la predisposición genética necesaria y nunca podremos enfermermar de cáncer. ¡Qué vida desperdiciada, cuántos placeres perdidos! ¡Cuántos sufrimientos y privaciones pasadas! No quiere decir esto que deba usted sentarse a comer como un cerdo y vivir tumbado en una poltrona viendo TV. Un poco de ejercicio diario, poco o nada tabaco, y algo de vino tinto en sus comidas le servirán para llegar a viejo en buenas condiciones físicas.

Los científicos que se prestan a la clase de investigaciones que ya tienen un resultado obtenido "a priori" pertenecen a la clase de los que dicen:
"Yo sólo inventé la bomba. No fui el que la tiró", lavándose las manos—no sin cierta razón. Está los otros que aún llevan dentro suyo el espíritu de Pasteur o Galileo, y se niegan a colaborar en proyectos que afectan a la ética científica y humana. Por desgracia, estos científicos que deberían poder dormir tranquilamente por la noche -de acuerdo a aquello relacionado a "una conciencia tranquila"—en realidad no pueden hacerlo. Como no se prestan a manejos extraños, deben dedicarse a trabajos o investigaciones mucho menos remuneradas, que le insumen largas noches en vela, espiando por un microscopio obsoleto o clasificando y archivando información aburrida que nadie se interesará por leer.

LOS QUE INVENTARON LA BOMBA...

...pero creen que no aydaron a tirarla. Como el "sponsor" les ha dicho muy claro que quiere rsultados concretos y convincentes, lo más pronto posible, gastan gran parte del tiempo en elegir, ordenar y clasificar exclusivamente los datos y cifras que apoyarán la teoría que el "sponsor" les ha proporcionado. Esto significa que
el acusado ya ha sido condenado ANTES de haber comenzado el Juicio. La actividad científica está tan plagada de este tipo de actitudes que es ocioso extenderse ahora más en este tema. Ya lo irán comprobando a lo largo de este artículo.

Los motivos para falsear datos, informes y estadísticas son de orden económico o de búsqueda de notoriedad. Desde que se descubrió la farsa del Hombre de Piltdown, hasta el fiasco del Dr. Benveniste en nuestros días, los ejemplos son abundantes. Cuando la farsa se descubre, la carrera del investigador está terminada y es casi imposible que sea aceptado en ningún otro equipo de investigación. Todavía existe una cierta regla de juego en el campo de la ciencia:
El investigador debe ser lo suficientemente listo como para no dejarse atrapar en un fraude. En la práctica, los fraudes científicos casi siempre se descubren porque alguien del equipo "abrió la boca" y contó cosas que no debía contar. Pero los equipos con "sponsors" están demasiado bien pagados como para que alguien del equipo "abra la boca" y mate a la Gallina de los Huevos de Oro.

Por lo general, es trabajo del sponsor evitar que la frasa sea descubierta, y para ello debe recurrir—paradójicamente-- a grandes campañas publicitarias que confunden los hechos y desvían la atención del público del problema principal:
la distorsión de los datos y falsificación de los informes. Hay muchos ejemplos, pero sólo veremos dos más o menos recientes, pero que tuvieron gran efecto sobre la humanidad: la prohibición del insecticida DDT y la del herbicida 2,4,5-T. Veamos cómo sucedió:

En 1972, cuando William Ruckelshaus, jefe de la
Environmental Protection Agency de los Estados Unidos (EPA), se preparaba a hacer pública la prohibición definitiva del DDT para uso agrícola, confesó ante una atónita audiencia que: "No existe ninguna base científica para prohibir al DDT. Esta es únicamente una decisión política".El gobierno había tenido que ceder ante la intensa presión provocada por una insidiosa y muy bien orquestada campaña de los ecologistas, iniciada por el libro de Rachel Carson, "Primavera Silenciosa", en 1962. La prohibición del DDT se basó en "evidencias y estudios" que posteriormente se descubrió que eran falsificados, o habían sido cuidadosamente distorsionados para presentar una falsa imagen de peligrosidad. Esto fue llevado a cabo por muy conocidas agrupaciones ecologistas como el NRDC (Natural Resources Defense Council) o el EDF (Environmental Defense Fund). Los investigadores ecologistas despreciaron la declaración emitida el 9 de Septiembre de 1971 por el Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos, en su recomendación final a la EPA:

"El peligro reconocido y demostrado del DDT es ESENCIALMENTE CERO. Examinado el asunto bajo esta luz, los beneficios para la Humanidad que se derivan del uso del DDT para el control de la malaria y otras plagas, sobrepasa ampliamente cualquier riesgo potencial".

En efecto, el uso continuado del DDT no sólo permitió que millones de seres humanos de todo el planeta se vieran libres de enfermedades y plagas, sino que el control que se había logrado sobre insectos y otras plagas permitió un incremento del 40% del rendimiento agrícola. Los estudios a largo alcance que se iniciaron en esa época han demostrado hoy que el DDT es tan inocuo para el ser humano, que dosis 100 veces mayores que las usadas normalmente no han producido efectos nocivos. Por otra parte, la consecuencia inmediata de la prohibición fue un enorme y trágico incremento en la mortalidad humana y debilitamiento a causa de enfermedades que el DDT controlaba perfectamente como la malaria, tifus, peste bubónica, fiebre amarilla, leishmaniasis, dengue, encefalitis, etc.

La Hipótesis de Trabajo con la que los ecologistas consiguieron la prohibición del DDT se basaba en la presunción que podría provocar cáncer de hígado en los cobayos. Sin embargo, cuando varios años más tarde se completó el estudio, se demostró
exactamente lo contrario: cuando se suministra en dosis masivas, el DDT resulta ser un fuerte inhibidor del cáncer! Los cobayos testigos tratados con substancias cancerígenas desarrollaron tumores cancerosos, mientras que los cobayos alimentados con grandes dosis de DDT, y las mismas substancias cancerígenas, no contrajeron cáncer alguno!

El Caso del 2,4,5-Tricloro-Fenoxi-Acético

La EPA cede -como siempre- a las presiones políticas ejercidas por los ecologistas. Mejor dicho, el historial de la EPA muestra que parece ser una organización dedicada a recibir cualquier tipo de denuncia neurótica y, haciendo a un lado la ciencia, se dedica a distorsionar los hechos científicos para acomodarlos a las presiones del ecologismo para conseguir la prohibición de todo tipo de productos y substancias químicas. Siguiendo esta inveterada costumbre, el 12 de marzo de 1979 emite la prohibición del herbicida 2,4,5-T, para ciertas áreas consideradas críticas de la agricultura. Pero pocos meses más tarde, la misma EPA admite públicamente que las "evidencias" persentadas por los ecologistas
eran falsificadas, y por lo tanto las conclusiones sobre las que se basaban la prohibición eran inválidas. Aún nos preguntamos por qué las resticciones no han sido levantadas.

La respuesta es bien simple: las presiones políticas son mucho más fuertes que las Verdades Científicas! Más aún, la Organización de Alimentos y Agricultura (FAO) de las Naciones Unidas, publicó en 1981 un informe técnico que confirmaba lo que muchos científicos de toos los países del mundo sostenían: que los residuos de dioxina (o TCDD) encontrados en las muestras analizadas no mostraban niveles significativos ni en los alimentos ni en el agua. El informe de la FAO dice así:

"En vista del bajo nivel de TCDD que se encuentra en el 2,4,5-T técnico y comercial, y en los herbicidas formulados con él (0,1 partes por millón), y de la dosis y frecuencia de uso del 2,4,5-T; de las situaciones en que se lo emplea, y sabiendo que el TCDD se degrada a la luz solar, el panel de t´cnicos de la FAO está de acuerdo en afirmar que no existen posibilidades de encontrar residuos de TCDD en los alimentos".

Sin embargo, a despecho de tantas evidencias científicas y de tantos antecedentes poco decorosos relacionados con el suministro de informes técnicos por parte de los ecologistas, en 1982 se inició en la Argentina una campaña que finalmente consiguió la prohibición judicial del 2,4,5-T hacia fines de 1983,
usando los mismos informes falsificados, provistos por los ecologistas de los Estados Unidos. Con lo que se demuestra una vez más que las presiones políticas valen más que las evidencias científicas. Sobre todo si consideramos que el Taller de Ecología de la UCR colaboraba activamente con Greenpeace en la campaña que pedía la prohibición del herbicida.

NUEVAMENTE EL SPONSOR

Es bueno preguntarse quién estaba interesado en conseguir que se erradicara este herbicida del mercado, y cuáles eran las razones que tenía para ello. Aquí es donde comenzamos a "caminar sobre hielo delgado": En esta materia es muy difícil conseguir recibos y contratros firmados—la corrupción no otorga recibos—debemos recurrir a pruebas circunstanciales, como lo hacen jueces y también los ecologistas. Si ellos consiguen la condena del reo por ese medio, ¿por qué no podemos nosotros hacer los mismo?

En 1979, plena época en que se debatía la prohibición del 2,4,5-T en los Estados Unidos, sucedía que la
segunda cosecha en importancia comercial que tenía el Condado de Humboldt, California, era nada menos que la marihuana, con un valor estimado en los 93 millones de dólares. No es de extrañar, ya que la marihuana es la cuarta cosecha en importancia a escala mundial, detrás del trigo, el maíz y la soja. Esta cosecha que se obtenía en el Condado de Humboldt no era lograda por algunas comunidades hippies -como podría pensar algún despistado- sino por una enorme y muy bien conocida organización con fuertes conexiones dentro de la Justicia, el gobierno y lo que fuese necesario infiltrar para conseguir sus objetivos comerciales: el tráfico internacional de drogas. Me estoy refiriendo a la Maffia, Cosa Nostra, La Mano Negra, etc.

Ese año de 1979, el Consejo de Supervisores del Condado de Humboldt rechazó un subsidio otorgado por el Law Enforcement Assistance Administration del gobierno federal noreamericano, y que estaba destinado a la fumigación aérea con 2,4,5-T para la erradicación de las plantaciones clandestinas de marihuana en el estado de California. "Negocios son negocios", pensaron los concejales, aunque públicamente dijeron que el herbicida podría ser cancerígeno, y se opusieron a que les destruyeran las "plantitas de hierba" que tanto rédito dejaba al condado.
Negocios son Negocios.

EL HONGO, LA MAFFIA Y LA ECOLOGIA

Cuando el profesor Arthur McCain, del Departamento de PatologíaVegetal de la Universidad de Berkeley, en California, propuso al gobierno de su país usar al
"Fusarium Oxysporum F. Cannabis" para erradicar la marihuana de las plantaciones clandestinas, fue derivado a la Sra. Mathea Falco, por entonces Secretaria de Estado para el Control Internacional de Narcóticos, quien no se mostró interesada en el uso de este hongo que crece de manera natural en toda la península Itálica y es absolutamente específico contra la marihuana. Este hongo crece sólo sobre la marihuana, se come a la marihuana y termina destruyendo las plantaciones de marihuana. El resto de los vegetales no es afectado.

Sin embargo, la Sra. Falco arguyó que podría tratarse de una toxina o un mutágeno y, sin llevar adelante ninguna otra investigación oficial, dio por terminado elasunto. Una política le enmendaba la plana, en matería biológica, a un profesor de biología. Así anda el mundo! Cabe preguntarse entonces: Si este "Fusarium" fuese de tal peligrosidad, ¿cómo es que los Italianos gozan todavía de tan buena salud? Lo sospechoso del asunto, y en donde
el juego de intereses se manifiesta con toda claridad, es que la Sra. Falco, antes de ocupar tan elevado cargo dentro del gobierno del presidente Carter, era miembro del Consjeo Asesor de "NORML", la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes de la Marihuana, que quien promueve la legalización de su uso y la venta libre en los kioskos! Por último, para saber con quién estamos tratando, fue NORML quien a través de su abogado Keith Stroup, litigó judicialmente al gobierno de los Estados Unidos e impidió que el Deparamento de Estado ayudara financieramente a la república de Méjico en su programa de lucha y erradicación de la marihuana.

HABLANDO DE LA GENTE

Lo que no conocemos o no comprendemos bien nos causa temor porque irracionalmente creemos que puede llegar a dominarnos de una manera tampoco conocemos bien. Estos dos desconocimientos se potencian entre sí en un "feedback" o realimantación positiva que puede, si no se desconecta la llave, conducirnos a situaciones de pánico. Cuando, de alguna manera, la gente accede a problemas o asuntos de orden técnico o científico, lo hace con desconocimiento casi total de los factores involucrados. Carece la gente de los conocimientos técnicos necesarios para poder llegar a ninguna conclusión medianamente acertada.

Es bueno comprobar que la mayoría de los más eminentes científicos del mundo se muestran muchas veces cautos a la hora de emitir opiniones categóricas cuando el tema no es de su especialidad. Y a veces, aún cuando no sea su especialidad, no opinan hasta haber analizado concienzudamente todos los hechos y haber aclarado todos los aspectos que se presentaban un tanto oscuros.
La gente común es mucho menos prudente. Le basta con leer el diario para opinar, con total desparpajo, sobre cualquier tema, ya sea economía, política, fútbol, cambios del clima, o cánceres de piel.

Sólo los muy analfabetos y los muy sabios reconocen su ignorancia o sus pocos conocimientos sobre algún tema.
El resto de la gente cree que lo sabe todo, o por lo menos quiere hacer creer a los demás que saben muchísimo. Y así Don José apoyará todas las declaraciones de otras personas que aparentan tener más conocimientos que él. Podemos ver entonces insólitas situaciones en donde gente que no tiene otros conocimientos que los adquiridos en la escuela primaria o un bachillerato acelerado, afirmar que "El cloro está destruyendo a la capa de ozono", o sino que "El dióxido de carbono provocará un Calentamiento Global que cambiará de manera catastrófica al clima de la Tierra". Si le preguntamos cómo lo sabe, nos dirá que lo leyó en el diario (o sea, la Biblia), o que los escuchó o lo vió en la radio o en la TV (otras Biblias, pero electrónicas), y que esto lo afirman todos los científicos y los ministros de todos los países del mundo -porque así lo leyó en los diarios.

A poco de seguir preguntando, comprobamos que nuestro amigo no tiene ni la más remota idea de qué es un dióxido ni mucho menos qué significa UV-B o 320 nanómetros. Sin embargo, estará totalmente decidido a apoyar cualquier campaña que proponga la prohibición de los aerosoles o la restricción de los combustibles fósiles, aunque tampoco sepa de qué le están hablando. Sólo ha entendido la parte donde dice que si se expone al sol se enfermará de cáncer, o que el nivel de los océanos subirá hasta tapar al Teatro Colón. También se acuerda de la parte donde dice que los aerosoles son los culpables y que hay que prohibirlos, y que los combustibles fósiles producen muchísimo dióxido de carbono, y que por eso no hay que talar más árboles en la selva del Amazonas. Alguien le dijo que es "el pulmón verde del planeta"!!!

Será prácticamente imposible convencerlo que eso no es así, que todo es una farsa o un negocio fabuloso, o que algunos científicos han distorsionado o "malinterpretado" los datos, etc.El hombre tiene miedo. Y el miedo paraliza o retarda los mecanismos del razonamiento que son necesarios para sobrevivir. El animal que entra en pánico es fácil presa del tigre que salta. El miedo paraliza e impide cualquier escape. La parálisis de los músculos es causada por un cerebro que ha dejado de funcionar adecuadamente.
En el cerebro está la cosa. El uso adecuado de este delicado instrumento nos hará sobrevivir o nos dejará a merced del enemigo si lo paralizamos con el miedo. Por desgracia, esto requiere de mucha práctica previa, dado que la primera vez que fallemos no tendremos una segunda oportunidad. El tigre nos tendrá en sus garras. Y en el mundo de hoy, no hay guardabosques que lleguen a tiempo para salvar a Caperucita Roja. Es necesariooo entonces estar alertas... muy alertas.

LOS ESTUDIOS PUBLICADOS

El panorama general es siempre el mismo: todos han creído lo que han leído en diarios y revistas, o le han contado en la radio y la televisión.Nadie se ha tomado la molestia de consultar otras fuentes para comprobar si esto es verdad. Por otra parte, si el ciudadano común tiene ocasión de leer alguno de los estudios científicos que se publican, sabrá que está escrito en español, inglés o alemán, aunque daría lo mismo que estuviese en chino. La comprensión será siempre cero. Si quiere que hagamos la prueba, lea esto:

"Las observaciones hechas en la Antártida a fines de agosto revelaron gran abundancia de OCLO, -2.5 x 1014 cm -2, que se incrementaba de manera sistemática con ángulos crecientes. En nítido contraste con las observaciones Antárticas, el OCLO no pudo ser detectado en esta (o ninguna otra) serie de observaciones en Fritz Peak, Colorado (40°N). Un valor conservador para el límite superior implicado por los datos de la fig. 2 es de 1.0 x 1013 cm-2. La teoría "standard" de la fase gaseosa homogénea sugiere una cantidad de -5 x 1012 cm-2 para la columna vertical, lo que es consistente con este valor."

Y bien, ¿qué ha sacado en limpio de esta parte de un largo y aburido estudio publicado en la revista Science por químicos del NOAA, S. Solomon, Mount y Schmeltekopf, acerca de la disminución que, según ellos, provoca el cloro sobre el ozono? Cuesta un poco al principio, pero para los que saben del asunto, al cabo de un rato nos damos cuenta de que nos están diciendo que "no han podido encontrar un raro radical cloro" -el OCLO, al que acusan de ser un subproducto del gas Freón- sobre Fritz Peak, en el estado norteamericano de Colorado. "Está bien"- me dirá usted, -"¿Y con eso qué?".

Primero, que según los modelos computarizados de los ecologistas, el famoso OCLO
debería estar presente. Con lo cual se comprueba que los modelos computarizados, sobre los que se basa exclusivamente la teoría de la destrucción de la capa de ozono, no sirven para nada. Segundo, simppemente que sobre el estado de Colorado, Estados Unidos, el país que más producía, usaba y arrojaba al aire los benditos gases CFCs, no se han podido observar los radicales OCLO "culpables" de la destrucción del ozono. Entonces, ¿dónde diablos, cómo y por qué, se ha ido todo el cloro que presuntamente estaría destruyendo a la capa de ozono? Dígamelo usted, porque yo no lo sé, como tampoco lo saben los científicos que elaboraron este sesudo estudio. Según ellos, sospechan que el cloro se ha ido al Polo Sur, y provocaría el famoso Agujero de Ozono.

Lo que hasta hoy no nos han podido explicar es: ¿Cómo hizo el cloro para viajar desde el Hemisferio Norte hasta el Polo Sur? ¿Cuáles son los vientos que los llevaron hasta allí?" Según las últimas informaciones (que datan de hace unos 100 años) y por lo menos hasta esta mañana, los vientos van desde el Ecuador hacia el Norte, y del Ecuador hacia el Sur. Cuando los vientos vienen de los Polos, se detienen antes de llegar al Ecuador, por lo tanto, no pasan de un Hemisferio al otro. Este pasaje de gases desde los Estados Unidos al Polo Sur es un misterio que se lo dejo a usted para que lo resuelva, o para que lo expliquen los ecologistas. Pero con pruebas científicas, no con sospechas.

Tampoco pueden explicar de manera científicamente convincente, cómo hacen los CFCs para llegar hastala estratósfera, en cantidades suficientemente grandes como para ejercer una acción significativa, y permanecer flotando allí hasta que un fotón les arranque el ya famoso átomo de cloro. Porque deberá saber usted que, molécula por molécula, los CFCs, los Freones y Halones,
son más pesados que el hierro!. Cosa que la Academia de Ciencias (?) de Suecia no debería ignorar...

LOS PIANOS VOLADORES

Cuando soltamos un piano desde un décimo piso, la tendencia natural es que caiga hasta la vereda como si fuese
precisamente un piano. Esto se debe a que la densidad del piano es infinitamente superior a la densidad de la atmósfera, Las fuerzas que actúan sobre el piano son principlamente dos: la gravedad de la Tierra y la densidad del aire. Si el piano tuviese la forma de un ala de avión, y es lanzado con el ángulo adecuado, es probable que planease graciosamente hasta la vereda, porque intervendrían otras fuerzas como la del avance, resistencia del aire, flujo del aire sobre las superficies del ala, creación de presiones positivas en la cara inferior del ala y negativas en la parte superior, y si todo esto pasa la prueba exigida por la lemniscata de Bernoulli, entonces se daría el fenónemo aerodinámico que permite volar a los pájaros, aviones, y barriletes. Pero, aún así, el piano no tiene, en rigor de verdad, la menor probabilidad de llegar por sí mismo hasta la estratósfera, ni mucho menos, quedarse flotando allí ad aeternum. La razón para ello, muy simplemente enunciada, es que el piano es más pesado que el aire.

Como el peso atómico molecular promedio de la atmósfera es
29,5 -por estar compuesta de 78% de nitrógeno y 21% de oxígeno- que tienen un peso atómico de 14 y 16, respectivamente, todos los gases más livianos que el aire (Hidrógeno = 1,008, Helio = 4, Metano = 16,04, etc), subirán hasta las capas superiores de la atmósfera y permanecerán allí hasta combinarse con otros agses o elementos, formando compuestos más pesados que el aire. Entonces, estos nuevos compuestos bajarán a la superficie de la Tierra, atraídos por la fuerza de la gravedad ... lo mismo que un piano.

Los CFCs, Freones y Halones son muho más pesados que el aire: el peso molecular varía ente
121 a 137,5 para los Freones de fórmula CF3Cl2 y CFCl3, respectivamente. Para hacer una analogía bastante precisa, si liberamos CFCs desde un décimo piso, bajarán hasta la vereda lo mismo que un piano, aunque no tan velozmente, y con mucha menos peligrosidad. Esta natural tendencia de descender hacia las profundidades de la Tierra, es la que ha contribuido para que los científicos jamás hayan podido encontrar vestigios suficientemente grandes de CFCs en la alta estratósfera. A decir verdad, en la estratósfera se ha registrado la presencia de CFCs, como también de otros detritos de mayor densidad que el aire. ¿Por qué?

Si usted se acuerda de la famosa película "Twister", recordará que los tornados levantaban vacas, camiones y casas hasta alturas considerables, pero que luego caían en frente de las camionetas de nuestros héroes. Las vacas no alcanzan a llegar hasta la estratósfera porque la potencia del tornado disminuye desde su base hacia su parte superior. Las cosas más pesadas caen primero, y las más livianas suben hasta que su peso vence a la acción de los vientos ascendentes del tornado. Así es como llegan hasta la base de la estratósfera -límite de la acción de los tornados- y luego comienzan a caer de regreso a la Tierra. Lo mismo sucede con los CFCs: suben hasta la base de la estratósfera y luego regersan a casa.

En los estudios realizados en 1981 por R. Fabian, S.A. Border y S. Penkett, "Halocarbons in the Stratosphere", (Nature, Dec, 24, 1981) se puede observar el siguiente gráfico sobre la cantidad de CFCs observados a diferentes alturas.

Estudie el gráfico verá que, a los 10 km de altura, los Freones F-11 y F-12 tienen una concentración de entre
120 y 140 partes por billón en volumen (ppbv). Luego la concentración disminuye hasta llegar a unas 9 partes por billón. ¿Cuánto Freón es esto? Prácticamente nada. Esto significa que de 1 billón de moléculas que hayan en un litro de aire, sólo 9 serán de Freones. Póngalo en números y véalo gráficamente:

1,000,000,000,000 contra 9.


FIGURA 1: Concentración de CFCs y Halones en la Estratosfera


Partes por Billón en volumen
Esta figura está en escala logarítmica, donde cada línea hacia la izquierda representa un décimo de la concentración de las líneas hacia la derecha. Nótese la rapidez con que las concentraci9ones de CFCs y Halones disminuyen después de que estos compuestos ingresan a la parte inferior de la estratósfera. La reducción de las concentraciones ocurre de manera significativa muy por debajo de la latura en donde se encuentran la radiación ultravioleta con energía suficiente para disociar a las moléculas de CFCs.

Cuando los ecologistas ven este gráfico dicen, ingenuamente: "La disminución de la concentración de los CFCs se debe a que son disociados por los rayos UV a medida de que van ascendiendo". Prefieren ignorar el hecho científicamente demostrado que la energía necesaria para disociar a las moléculas de CFCs
sólo se encuentra por encima de los 40 km de altura. Entonces, ¿cómo explican la disminución de CFCs entre 10 y 25 km? No la explican. Miran para otro lado.

TAROTERAS, ARTISTAS DE CINE Y OTROS IGNORANTES

Cabe preguntarse entonces, ¿de dónde han sacado los ecologistas la idea de que los CFCs suben hasta la estratósfera y allí se quedan para siempre para ser disociados por la radiación ultravioleta? Evidentemente,
de algún Sponsor.

Como se puede ver, por más que el público , o aún algunos científicos lean algunos de los estudios sobre una materia que no es la suya, es muy poco o nada lo que podrán sacar en limpio. Por lo tanto, la inmensa mayoría se limita a creer en las conclusiones y recomendaciones de los autores de los artículos, en la creencia de que,
si está escrito y publicado, necesariamente debe ser cierto.

Lo cual es una costumbre bastante nefasta. Si además, estas conclusiones sobre una Hipótesis de Trabajo están apoyadas por las declaraciones de personajes famosos, y por otros "científicos", las dudas se disipan y la creencia se enquista en la conciencia. Será casi imposible que esa persona cambie de parecer, por más artículos científicos que demuestren cabalmente que su creencia es errónea. No se detiene la gente a pensar que la opinión de Jane Fonda sobre los peligros de las centrales nucleares, o de Jaqcues Cousteau sobre la capa de ozono tienen tan poco valor científico como la opinión de un gerente de banco sobre oceanografía o sobre arte dramático.

En un tema tan específico como la Capa de Ozono, la climatología, o la enrgía nuclear,
una formación técnica y cientifica normal no es suficiente. Se requieren conocimientos bastante más profundos y especializados para manejar tantos datos y ordenar tantas premisas. Sin embargo, podemos ver opinando con total desparpajo y pasmosa seguridad. A biólogos, cirujanos, investigadores submarinos, veterinarios, senadores, ministros, choferes de taxi, meteorólogos de la televisión y astrónomos caseros, amas de casa, verduleros, artistas de cine, taroteras y horoscoperos, vecinos de barrio, chiquitos de jardín de infantes y, si pudieran hablar, hasta los camellos del zoológico.

Hace bastante más de 50 años, Ortega y Gasset nos quiso poner sobre aviso acerca del entusiasmo con que la gente se reúne en los cafés y charlan, discuten y llegan a pelarse enconadamente,
por cosas que ignoran por completo. Cuando el peso de los argumentos no es el suficiente, se recurre al volumen sonoro de los gritos. Todos hemos podido comprobar que el peso del grito es mucho mayor que el peso de la Razón. Hemos olvidado (o no lo supimos nunca) lo que decía Leonardo Da Vinci: "Cuando se grita, no existe verdadero conocimiento". Si a esto le agregamos la advertencia de Friedrich Nietzsche, "No hay nada peor que la ignorancia en acción", y la sazonamos con un poco de lo dicho por Bertarnad Russel, "Los mayores males que el Hombre inflige al Hombre, son el resultado de encauzar una Fé inquebrantable en dirección de conviccioes equivocadas", tendremos la esencia de un compuesto de altaísima nocividad que se conoce como Neo-Malthusianismo. Este compuesto es la base de la Hiper-ecología, nuestros intolerantes Paranoicos Verdes, los Eco Pesimistas, los adoradores de la Ecología Romántica, que tanto daño causan a la Verdadera Ecología: la Ecología Científica.

DE REOS Y CULPABLES

Como decía al principio, nos atemoriza cualquier cosa que no conocemos bien y tenemos que buscarle por lo menos un nombre a esa cosa desconocida, aunque más no sea para creer que la conocemos un poco mejor. Esto es lo que ha sucedido con el asunto de la Capa de Ozono, el Calentamiento Global y otros mitos de la ecología. Es tan poco lo que se sabe con total seguridad -comparado con lo que resta por saber- que muchos se sienten molestos y atemorizados por ese desconocimiento.
Entonces hubo que buscarle un nombre al culpable, fue necesario encontrar un "chivo expiatorio" que cargara con las culpas. La gente aceptó de buen grado a los CFCs como el chivo que había que sacrificar, aunque finalmente se dio cuenta de que esto no había disminuido ni un ápice sus temores al cáncer de piel o a las catástrofes profetizadas.

Es importante recordar que, una cosa es la actitud del público en lo que respecta a la aceptación de los chivosemisarios y otra muy diferente es la actitud que adoptan
los que proponen el nombre del chivo. Los que proponen son los "sponsors", como ya hemos visto antes. Y esta propuesta está basada en muy sólidas investigaciones de mercado y una expectativa de también muy sólidas ganancias futuras. Desde los sponsors para abajo, podemos encontrar a toda una legión de verdaderos idiotas útiles (honestos, pero idiotas al fin), de inventores de bombas (pero que no las tiran, según ellos), y por último de avivados de toda laya y calaña que lucran con el tema y obtienen pingües ganancias o reconfortante notoriedad; o aumento del tiraje de sus diarios y/o elevación de los ratings de TV, continuación de subsidios para investigación, etc.

En la estratósfera existen otros gases mucho más nocivos (y sobre todo mucho más abundantes) para el ozono que el cloro. Podemos nombrar algunos compuestos del bromo como los más peligrosos, y también los del flúor; el metano y, por supuesto, al ozono mismo. Sin embargo, la elección del cloro como chivo emisario
no fue hecha al azar. Las compañías químicas invierten millones de dólares en proyectos de investigación y desarrollo (R & D, como dicen en Estados Unidos), , en donde trabajan miles de químicos y científicos en busca de nuevos y milagrosos gases y productos que harán subir la cotización de sus acciones en Wall Steret y además les harán ganar cifras fabulosas de dinero.

Es necesario, entonces, que una vez descubierto algún producto prometedor (que podría ser un nuevo gas para las heladeras), este producto sea comercializado rápidamente. La inversión en R & D debe ser recuperada, y con creces si ello es posible. La verdad es que hay una serie de nuevos gases para la refrigeración que están haciendo cola esperando ser vendidos en el mercado, pero por desgracia nadie quiere comprarlos por la muy sencilla razón de que
el mejor y m´s barato de todos sigue siendo el Freón. Este gas se descubrió en 1929 y realmente es algo maravilloso:

  1. Es totalmente inerte, por lo tanto no se combina con ningún otro elemento o substanmcia sobre la Tierra. Por no combinarse con nada, no es tóxico -no se combina con la sangre), ni tampoco es inflamable -tampoco se combina con el oxígeno. Por ello era usado como propelente en los envases de aerosol porque no alteraba ni reaccionaba con el producto contenido en el envase. También es aún muy utilizado para extinguir incendios en lugares de elevado riesgo, como centrales eléctricas y nucleares, cabinas de aviones, habitáculos de tanques, y todo ambiente donde el fuego súbito es un peligro mortal.

  2. Tiene una eficiencia elevadísima para captar, transportar y entregar calor. Por ello se usaba mayoritariamente en la industria de la refrigeración, y las heladeras eran entonces tan eficientes para hacer hielo y conservar alimentos a menos de 18 grados bajo cero.

  3. Por último, es sumamente barato: costaba más o menos $ 1 la libra. Como una heladera común usa alrededor de 250 gramos de gas, el valor del Freón en nuestros refrigeradores era de 1 dólar. A consecuencia de su prohibición, los nuevos gases de reemplazo cuestan unas 20 veces más. Además, como siempre sucede cuando se prohibe alguna cosa, se creó un mercado negro que mueve más dinero que el tráfico internacional de armas.

DECIR LA MITAD DE LA VERDAD ES MENTIR

Quienes impulsan el fraude del ozono lo hacen descaradamente, aún frente a auditorios llenos de científicos
que los desmienten y abuchean. Tal es el caso del Dr. Robert Watson, ex jefe del Panel de Tendencias del Ozono, de la NASA (partícipes necesarios del fraude) que se presentó a la reunión anual de la American Geophysical Union, para hacer un llamado de atención a los científicos presentes sobre los recortes presupuestarios que el Senado de los Estados Unidos había anunciado para la investigación "ambiental" (Un momento!, la platita no se toca!), y los ya muy frecuentes ataques que estaba recibiendo la "ciencia ambiental" por parte de los políticos moderados y del resto de la comunidad científica. La conferencia de Watson se extendió por más de una hora, al cabo de la cual fue airadamente enfrentado por los cientos de científicos presentes, quienes objetaron severamente los conceptos vertidos en su exposición -especialmente en lo refererido a los ejemplos propuestos como "buena ciencia", y que deberían ser apoyados: las prohibiciones del DDT y de los CFCs.

Ni uno solo de los científicos presentes apoyó su postura osalió en su defensa cuando el auditorio lo
abucheó ruidosamente. El Dr. Watson debió retirarse apresuradamente ante el escándalo, creo que cubierto de verüenza (aunque dudo que el pudor y la vergüenza figuren en el inventario moral de Watson). Porque para mentir es necesario no tener un impedimento tan poderoso como la ética. Como sostengo más arriba, no decir deliberadamente toda la verdad es mentir por completo. Watson y sus cómplices mienten de una manera descarada... con el incondicional apoyo de de casi toda la prensa mundial.

LO QUE SE DEBERíA SABER... Y NO SE DICE

Ya vimos que una de las cosas que se omiten decir -o se oculta cuidadosamente a periodistas y editores- es el hecho que los CFCs son 4,5 veces más pesados que el aire, por lo cual es muy difícil que suban en grandes cantidades a la alta estratósfera, donde podrían ser disociados por la radiación ultravioleta. Esta radiaci´+on de tan elevada energía, imprescindible para romper a la molécula de CFC, sólo se encuentra por encima de los 40 kilómetros de altura. Sin embargo, para no incurri en pecado de Watson y de los ecologistas, debo reiterar que los tornados y trmentas llevan hasta la parte inferior de la estratósfera a una pequeña cantidad de CFc y otras partículas livianas como el polvo de los volcanes.

Pero hay otras cosas que la gente ignora porque la prensa se lo ha ocultado muy cuidadosamente. Veamos hechos científicos comprobados.

  1. La cantidad de cloro contenido en todas las liberaciones anuales de CFCs apenas llegan a las 7,500 toneladas. La cantidad de cloro que Madre natura aporta anualmente a la atmósfera es la siguiente:

    a) Emisión de cloro por algas y otros vegetales: - - - - 5,4 millones toneladas.
    b) Fuegos e incendios forestales y de praderas: - - - - 8,4 millones toneladas.
    c) Actividad volcánica: - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 36,0 millones toneladas.
    d) Producción y emisión de Cloro de los Océanos - - 600,0 millones toneladas.

    Comparemos cifras:
    • Hombre y CFCs: - - - - - - - - - - - 7.500 toneladas
    • Naturaleza - - - - - - - - - - - 649.800.000 toneladas.

  2. Los CFCs son biodegradables, se encuentran en todo tipo de zanjas, cañadones, pozos, aljibes, lecho de los ríos y arroyos, y se han detectado hasta 4.000 metros de profundidad en los mares del mundo.

  3. La radiación UV que llega hasta la superficie a través del famoso Agujero de Ozono de la Antártida, y de los mini-agujeros sobre Ushuaia y Punta Arenas, es apenas el 50% de la que cae en el mismo momento sobre Buenos Aires, y sólo el 7% de la que están recibiendo las regiones Ecuatoriales. Sin embargo, aunque esta verdad es conocida desde hace muchas décadas, se siguen derrochando colosales cantidades de dinero en nuevos euqipos y carísimas investigaciones que, lo único que consiguen, es repetirnos lo que ya sabemos de memoria: "Los agujeros de ozono no representan ningún riesgo".

  4. Los ecologistas sostienen -sin ninguna base científica comprobable- que la capa de ozono se ha reducido globalmente un 4%, provocando un aumento del 8% en la radiación UV que llega hasta la superficie. La verdad comprobada por Joseph Scotto, de la American Cancer Society, en su estudio "Radiación Ultravioleta Biológicamente Efectiva: Medidas de Superficie en los Estados Unidos, 1974-1985", (Science, Feb. 12, 1988), es que la radiación UV había disminuído en los EEUU un 7% entre 1974 y 1985, gráfico que podemos ver a continuación.

    Figura 2: Tendencias del Ultravioleta Solar
    Y Mediciones R-B Anuales, 1974-85



    Nótese la clara tendencia hacia una menor radiación Ultravioleta en superficie. La mayor disminución ocurrió en las estaciones de campo del El Paso, Texas, y en Minneapolis, Minnesota.

    De acuerdo a los más serios estudios publicados sobre el tema, la radiación UV que llega hasta la Tierra -y el espesor de la capa de ozono tienen una estrecha correlación directa con los ciclos de manchas solares. Cosa que es posible apreciar en el siguiente gráfico:

    Figura 3

    COMPARACIóN ENTRE LOS VALORES ESTACIONALES
    DEL NUMERO DE MANCHAS SOLARES Y LAS VARIACIONES DEL
    OZONO TOTAL, (1958 a Agosto 1988)




    Es claramente evidente una correlación directa entre los ciclos de niveles de ozono de 11 y 22 años, con los ciclos de manchas solares. Una gran cantidad de manchas solares indican una fuerte perturbación de la superficie del Sol, con explosiones de radiación y partículas.

    Nótese los mínimos de ozono de 1962 y 1985. El mínimo de ozono de 1962 no es mencionado jamás por los alarmistas. La línea de puntos entre 1969 y 1986 indica el marco de tiempo usado por el Panel de Tendencias del Ozono (Ozone Trends Panel) y Watson en su análisis de la información global de ozono.

    Como fue demostrado por el Dr. Fred Singer y otros científicos, la supuesta reducción del ozono denunciada por el Panel de Tendencias es un truco barato de elegir los puntos de máxima y mínima, en un lapso de tiempo mayor que no muestra una tendencia hacia la reducción -o al aumento.

    De haber usado el Panel el mismo lapso de tiempo de 17 años, pero comenzado a contar desde 1962 y terminando en 1979, el estudio hubiese demostrado un aumento de la capa de ozono, de la misma magnitud que la reducción reclamada por el Panel. En otras palabras: Usando la misma metodología del Panel de Tendencias del Ozono, se podría "demostrar" que los CFCs aumentan el espesor de la capa de ozono!

    Fuente: F.K. Angell, "On the Relation Between Atmospheric Ozone and Sunspot Number", Journal of Climate, Noviembre 1989.

  5. Se afirma, irresponsablemente, que un aumento del 4% de la radiación UV sobre la superficie de la Tierra provocará una epidemia de cánceres de piel, cataratas y terribles perjuicios a la fauna y flora del planeta. La verdad científica: la radiación UV varía un 5.000% desde los Polos hasta el Ecuador. En las latitudes medias, la intensidad de la radiación UV aumenta -a grosso modo- un 1% por cada kilómetro que nos desplazamos hacia el Ecuador. Esto significa que los habitantes de Salta (1.000 km al norte de Córdoba), reciben un 100% más de radiación UV, mientras que los habitantes de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia (2.000 km de Córdoba), viven bajo una ducha de rayos uV que equivale al 200%: cuatro veces más! Peor todavía, como la radiación UV aumenta además 1% por cada 50 metros de altura, los pobladores de La Paz, Bolivia, (3.900 metros) reciben un 190% más que los Cruceños (340 m), es decir, un total de 390% más que los Cordobeses, y un 450% más que los Porteños de Buenos Aires.

    Midiendo las distancias y las alturas sobre el globo terráqueo, se llega con rapidez a la conclusión de que Suecos y Noruegos reciben un 400% más de rayos UV cuando viajan a las playas del Caribe, o cuando van a esquiar a Portillo, Chile (3.000 m), en el mes de Agosto. Si comparamos las estadísticas de cánceres de piel y cataratas en los pobladores los trópics con los de Buenos Aires, no se observan diferencias proporcionales al aumento de radiación, como las que afirman los ecologistas que van a ocurrir dentro de muy poco. Las mayores inidencias de trastornos de piel (tumores baso- y espinocelulares) se dan ente los pobladores de origen nórdico-euopeo, y son muy bajas ente los de origen latino-mediterráneo. Son casi inexistentes ente los negros y los indios, cuya piel más oscura les preteje adecuadamente del Sol.

  6. Por lo tanto,si se quiere comprobar el tremendo efecto que tendrán los rayos UV sobre la población de la tierra cuando la radiación aumente el 10% "profetizado", sólo es necesario viajar 100% hacia el Ecuador y esperar las consecuencias. Terribles, no?

  7. Se afirma, con un descaro increíble, que el Agujero de Ozono de la Antártida fue descubierto en 1985 por el inglés Joseph Farman, quien de inmediato afirmó que ello confirmaba la teoría sobre la culpabilidad de los CFCs como origen del cloro que destruía al ozono. Veamos los hechos comprobados ... y la Historia.

  8. No fue Farman sino el Dr. George Dobson quien "descubrió" esta anomalía climática en la Antártida -en el mismo sentido que Colón "descubrió" América. Lo hizo en 1956 durante el famoso Año Geofísico Internacional, y creyó que sus instrumentos estaban descompuestos o mal calibrados. No creía que se podían registrar valores tan bajos del ozono. Sin embargo, cuando al año siguiente se repitieron las mismas observaciones y los mismos bajos niveles de ozono, ya no pudo culpar a sus instrumentos. Por otra parte, los científicos franceses de la base Dumont D'Urville habían obtenido registros tan bajos de ozono que ya no cabía duda alguna de que se estaba frente a un fenómeno nuevo, y de origen natural: durante el invierno, se producía en el Polo Sur una brusca disminución del ozono. Entonces, en 1957, Dobson bautizó a este fenómeno como "la Anomalía Invernal Antártica". Recordemos que George Dobson fue el científico inglés que más investigó sobre el asunto de la capa de ozono por lo cual, cuando murió, se honró su memoria dándole su nombre a las unidades de medida del espesor de la capa de ozono: Unidades Dobson, o DU (Dobson Units, en inglés).

  9. Si fuese el cloro el culpable de la destrucción del ozono dentro del famoso "agujero", entonces no se debe achacar a los CFCs la responsabilidad de esa destrucción, sino al Monte Erebus, el volcán "difusivo" (activo desde por lo menos 1841, cuando fue descubierto), que inyecta más de 1.000 toneladas diarias de cloro, directamente a la estratósfera del Agujero. Sin embargo, las reacciones químicas que los ganadores del Premio Nobel de Química de 1985, (F. Sherwood Rowland, Mario Molina y Paul Crutzen,) llaman el "ciclo catalítico del cloro", y serían las responsables de destruir al ozono, --escuche bien: no se han podido reproducir jamás en ningún laboratorio. Sólo en la imaginación de sus autores o en las amañadas simulaciones por computadora. Irónicamente, esta teoría .mejor dicho, "los efectos políticos y las prohibiciones logradas " por esta insensata teoría- han sido galardonados con un Premio Nobel! Como dije bastante más arriba: ¿La Ciencia...? Ausente sin aviso. Una demostración más (y van ¿cuántas?) de que el Premio Nobel hace ya bastante tiempo que viene siendo usado en muchas ocasiones como una verdadera herramienta de geopolítica, y no como un justo premio a una actividad científica, literaria o humanitaria que produce beneficios para la Humanidad.

PRIMERAS CONCLUSIONES

Cuando el Dinero habla, la Verdad calla...
(proverbio Ruso)

Aunque no hemos llegado al final de la escalera hacia la Sabiduría y el Conocimiento, por lo menos hemos recorrido un importante trayecto en el asunto de comprobar que,
en ecología, el dinero y el afán de notoriedad científica juegan un papel de importancia fundamental. El dinero, porque todo el mundo lo adora, y la notoriedad científica, porque permite acceder a la Plata Grande con mayor facilidad que investigando con humilde devoción en los modestos laboratorios de alguna modesta Universidad. Le ruego que, de ahora en adelante, no se deje sorprender usted por campañas alarmistas, y sepa reconocer a tiempo a los "sponsors" que impulsan estos negocios fabulosos que nos convierten a todos nosotros en el pato de la boda.
Una de las consecuencias del exceso de celo y seriedad científica que demostró el Dr. Joseph Scotto con su investigación sobre la reducción de la radiación UV en los Estados Unidos, fue que se le cortaron todos los subsidios gubernamentales para seguir esta línea de investigación, y se clausuraron todas las estaciones de monitoreo de radiación UV en los Estados Unidos -hoy no hay más datos obtenidos por instrumentos en serio,
sólo los obtenido a partir de simulaciones computarizadas! , y se impidió (por diversos medios de "persuasión" y amenazas), que elDr. Scotto concurriese a Congresos Científicos y "hablara" sobre los resultados obtenidos. El Protocolo de Montreal se hubiese desrrumbado...

Por el otro lado, el Dr. Watson ha practicado de manera constante aquello que he mostrado como condiciones sine qua non para triunfar en el campo "científico ecológico". Tuvo altos cargos en la NASA y gozó de abundantes subsidios para sus "investigaciones". Llegó a la cúspide como Director Asociado para el Ambiente, en la Oficina de Ciencias y Política Tecnológica de la Casa Blanca. Respondía al paranoico vicepresidente
Al Gore, el mismo que juró por lo más sagrado que las ovejas de la Patagonia se estaban quedando ciegas a causa del Agujero de Ozono. ¿No es que se ha demostrado que las ovejas (y la gente) de la Patagonia reciben la mitad de la radiación UV que reciben las vacas (y la gente, también) en Buenos Aires?

Sin embargo, quien llega alto también se golpea fuerte cuando se cae. Cosa que les sucedió a Gore y a Watson,
gracias a sus bocas demasiado grandes. Gore se perdió en el anonimato y ostracismo político, mientras que Watson fue destituído de sus cargos, especialmente el de representante de los Estados Unidos ante el Panel Interguernamental del Cambio Climático (IPCC), porque su visión "científica" conspiraba contra los intereses económicos y el bienestar del pueblo de los Estados Unidos.

EL MEDIO AMBIENTE, O EL AMBIENTE ENTERO

Aunque este subtítulo parece un chiste malo, es más serio que un embargo. Ya nos decía Ortega y Gasset,
"Las palabras, como gastadas monedas viejas, han ido perdiendo su valor con el tiempo". Sirven como someros ejemplos las palabras Democracia, Libertad, Justicia, y Soberanía, que hoy no tienen el mismo significado que le daban los Griegos o los revolucionarios Franceses de 1789.

Y todo el mundo cree que el
ambiente en el que vivimos o el medio en el que estamos insertos, debe llamarse Medio Ambiente, lo cual no es más que una grosera redundancia. Ya nos prevenía nuestro profesor de Castellano en el secundario sobre la estupidez de decir "aterido de frío" o "mendrugo de pan", o "subir para arriba". El Medio Ambiente parece ubicarse en la misma categoría, y todo quedaría como una simple ignorancia más de los ecologistas, sino fuese por que el accionar de los Hiper-Ecologistas puede llevarnos a que en el futuro tengamos precisamente eso: un Medio Ambiente, es decir, la Mitad de Un Ambiente. Siguiendo las recomendaciones de los ecologistas, en el futuro deberemos renunciar a la mitad de lo que tenemos, para proteger a una capa de ozono que ni siquiera sirve para filtrar los rayos ultravioletas.

SALVAR A LA NATURALEZA...

...pero sólo para la Humanidad, es decir, el Ser Humano. En un muy esclarecedor ensayo de Charles Krauthammer, aparecido en la edición de la revista TIME del 17 de junio de 1991, se ponen las cosas un poco más en su lugar correcto. Fíjese usted que TIME es una publicación que se caracteriza por su fuerte y decidido respaldo a los reclamos ecologistas (hay dinero ahí), por lo que no puede ser acusada de anti-ecologista -como seguramente me acusarán a mí, que lo único que quiero es poner las cosas en su correcta perspectiva científica.

En su notable ensayo, Krauthammer nos dice que la sociedad actual requiere, para aceptar a cualquier integrante,
"que tenga una sensibilidad ecológica, lo mismo que una ciega creencia en la Democracia, o una aversión por el poliéster". Sostiene que, desde Bush para bajo, pasando por las compañías química Dow o las petroleras como Exxon, todos se desgarran las vestiduras y profesan un enternecedor amor por la Madre Tierra. ¿Cómo hacemos entonces para elegir entre las docenas de conflictivas propuestas, restricciones, regulaciones y leyes que se imponen en nombre del "ambientalismo", o del "Medio Ambiente"?.

De manera muy clara, no todos los reclamos en nombre de
"la ecología" son merecedores de tenerse en cuenta ni mucho menos de llevarse a la práctica. Entonces, ¿cómo elegir ente ellos? Existe una manera muy simple: primero, distinguir entre necesidades ambientales y lujos ambientales. Los lujos son aquellas cosas que serían muy lindo tenerlas si no tuviesen un costo demasiado elevado. Las necesidades son aquellas cosas que debemos tener, no importa cuál sea el costo. Entonces, debemos aplicar una regla que Krauthammer llama el Axioma Fundamental del Ambiente Sano: combatir los cambios ambientales que amenacen de manera directa la salud y la seguridad de la gente. Eso es una necesidad ambiental. Todo lo demás es un lujo.

Sigue diciendo que un ambientalismo sano, el único que ganará al apoyo de la gente en el mundo, comienza con una sincera y abierta declaración de que
la Naturaleza está para aquí para servir al Hombre. Un ecologismo sano es completamente antropocéntrico: une a los hombres en la acción de preservar a la naturaleza, pero sólo como una auto-preservación. Un ambientalismo sano no sentimentaliza a la Tierra. No exige a la gente que se sacrifique por otras criaturas. De por sí, es bastante difícil pedirle a la gente que se sacrifique por otros seres humanos (piense en la crónica resistencia a las ayudas internacionales o a los impuestos para seguro de desempleo). Pídale al sacrificado obrero, que hace malabarismos financieros para llegar a fin de mes, que debe sacrificarse un poco más en nombre del rinoceronte africano, o las ranas del Amazonas o las ballenas azules y, si en ese momento está de buen humor, quizás obtenga un encogimiento de hombros y una sonrisa de "¿Está usted loco, o se ha fumado un porro de más?. En otras circunstancias menos favorables, si lo encuentra usted reclamando por el "corralito" o recibiendo un "bolsón alimentario", quizás se ponga violento. No hay que tensar demasiado la cuerda...

Por supuesto, este antropocentrismo se pone a contrapelo del ecologismo contemporáneo que se regodea en una adoración de la tierra hasta el límite de la idolatría. Una teoría pseudocientífica -la teoría de Gaia- asegura que la Tierra es un organismo vivo. Este tipo de ambientalismo gusta de considerarse a sí mismo espiritual. Sin embargo, no pasa de ser algo meramente sentimental. Tiene una visión muy selectiva de la benevolencia de la Naturaleza, y Sr. Krauthammer dice que su adoración por la naturaleza se detiene cuando el ciclón de mayo del 91 mató a 125.000 personas en Bangladesh, y dejó a más de 10.000.000 de personas sin hogar!.

LOS ALCES O LA VIDA...

En 1991, los Estados Unidos pasaron por la guerra del Golfo guerra que, en parte o totalmente, se combatió a causa del petróleo. La dependencia energética de los Estados Unidos
no sólo les cuesta dinero sino también vidas humanas. Se trata de un sentimentalismo extraño aquel que renuncia a un petróleo pacíficamente obtenido -porque arriesga perturbar los campos de apareamiento de los alces de Alaska- pero mantuvo su boca cerrada ante los devastadores bombardeos de Bagdad. Sigue afirmando Krauthammer que a él le gusta el alce tanto como a cualquier hijo de vecino, y que lo sentiría mucho si las parejas de alces tienen que ir a divertirse a otro lado. Pero no se puede tener todo lo que se desea y, si la disyuntiva se plantea entre el bienestar de los alces y la reducción de una dependencia que hace que la gente muera en las guerras, elegiré mil veces la vida de los hombres sobre la comodidad de los alces.

La distinción importante está ente los bienes ambientales que son
meramente estéticos y los que son fundamentales. La naturaleza es nuetro guardián, pero no es nuestro Amo. Debe ser erspetada y aún más, protegida. Pero el mundo es del Hombre. Y cuando el Hombre deba decidir entre su bienestar y el de la naturaleza, la naturaleza deberá acomodarse.

El hombre deberá acomodarse cuando su destino y el de la naturaleza estén entrañablemente unidos. El acomodamiento. El acomodamiento más urgente deberá hacerse cuando esté amenzada la integridad del hábitat humano, por ejemplo, el problema de los residuos tóxicos, la basura, la no degradación de los plásticos, etc. Cuando la amenaza para el Hombre sea u nivel menor (por ej,: los contamionantes de los generadores que queman petróleo o carbón, que causan enfermedades pero na dañan fatales al ecosistema), se debería usar un acomodamiento más modulado que equilibre la economía con los problemas de salud. Pero el principio es el mismo: protejamos al ambiente porque se trata del Ambiente del Hombre. El "ambientalismo sentimental" (o Hiper-ecologismo) condenará a este modo de cuidar a la naturaleza, basándose en un marco mental totalmente equivocado. Un sano, un huimanista ambientalismo tiene su razón de ser en el Ser Humano, no en los animales, los árboles o la naturaleza por sí misma.

ULTIMOS CONSEJOS

Después de todo lo expuesto, se habrá dado cuenta de que si realmente desea usted
Ganar Dinero y Notoriedad en la Ecología, lo mejor será que se olvide de la Ciencia y estudie Publicidad y Marketing, que son las disciplinas más empleadas por las Verdaderas y Exitosas organizaciones ecologistas como Greenpeace, Worldwatch Institute, Audubon Society, Sierra Club, Worldwide Fun for Nature (WWF), la Cousteau Society, etc.

Deberá hacer, además, un curso de fundamentalismo (recomiendo las teorías del extinto Ayatollah Khoemeini o las de Osama Bin Laden), y sobre todo, un repaso a fondo de las teorías de los primeros y más efectivos hiperecologistas de la historia: Adolph Hitler y Joseph Goebbels, quienes estuvieron entre los primeros en advetir el peligro de la sobrepoblación mundial, y a través de la
Sociedad Eugenésica de Alemania (curiosamente integrada por Martín Heidegger, y que trabajó estrechamente con la Real Sociedad de Eugenesia de la Gran Bretaña -aún durante plena Segunda Guerra Mudnial!) trataron de buscar una solución al problema: la llamaron La Solución Final. Para una correcta y efectiva implementación de la actual Solución Final Ecológica, sus proponentes usan el Axioma de Oro de Goebbels, convertido en la Regla de Oro del Ecologismo: "Mentir, mentir, mentir,,, que algo siempre queda!"

En base a una enorme cantidad de datos distorsionados, medias verdades y muchas falsificaciones deliberadas, el ecologismo ha cumplido una excelente tarea en desinformar pefectamente a la población del mundo, entre los que se cuentan, por desgracia, las personas que tienen en sus manos los destinos de la Humanidad: los políticos y los gobiernan que dominan. Son estas personas, tan ignorantes como el resto de la población en materia científica, los que se han creído el cuento del Calentamiento Global, el mito de la Capa de Ozono, y el asunto del Amazonas como Pulmón Verde del Planeta. Y como el cuento de los ecologistas realmente asusta a los más desprevenidos, los políticos han eaccionado con pánico y promulgaron insensatas y descabelladas prohibiciones (DDT, CFCs, PCBs, asbestos, etc) que han provocado más daños que beneficios y que provocarán más daños todavía cuando se prohiban definitivamente a los Halones y al bromuro de metilo y otros productos químicos que son la base de la prosperidad y bienestar de los pueblos de la Tierra.

Es importantísimo que los políticos y gobernante se tomen ese instante de tranquilidad que les permita estudiar y analizar con muchísimo cuidado, no sólo lo relativo a la parte técnica y científica de los alegatos ecologistas y la contraparte de miles de científicos que sostienen -y lo demuestran- que todo se trata de un gigantesco y perverso fraude impulsado por intereses económico financieros de centros de poder como la
Comisión Trilateral, el Club de Roma, el New York Council for Foreign Relations, la Zero Population Growth, etc, financiadas por poderosas fundaciones como las Rockefeller, la Atlantic Richfield, la A.W. Mellon, la MacArthur, etc, etc, sino también cuáles son las oscuras motivaciones que impulsan a estas fundacioones y sus organizaciones satélites, y el tremendo impacto que estas políticas tendrán sobre las vidas de cientos de millones de seres humanos en el planeta. En las prohibiciones no sólo deben computarse el número de árboles, o de animales que se salvarán, sino que primero debe computarse en el número de vidas humanas que se perderán!

EL GRAN NEGOCIO DE LAS FUNDACIONES

¿Por qué y para qu´w las gigantescas corporaciones norteamericanas tienen sus fundaciones? Simplemente
porque es un excelente negocio. Las leyes impositivas de los Estados Unidos permite deducir de los impuestos a la ganancia todas las donaciones de dinero a instituciones de "caridad", educativas (Universidades, colegios, etc), de investigación médica o científica, de ayuda social, etc.Esta ley tan formidable es la que permitió que las primeras fundaciones sirviesen para impulsar la investigación cuentífica y la educación superior, y su aplicación posterior para beneficio de la sociedad americana, la industria y el comercio. De hecho, convirtieron a los Estados Unidos en el país más avanzado de la Teirra. Sin embargo, hecha la ley, hecha la trampa: las empresas crearon fundaciones que donoan dinero en una manera que se parece más a una inversión financiera, o a un retorno de ese dinero por la "puerta de atrás".Como el impuesto a las ganancias tiene escalas gradualmente más elevadas, quienes ganen más pagarán porcentualmente más que los que ganan menos Esa ley, de espíritu tan democrático y humanista, es desvergonzadamente burlada por las grandes corporaciones mediante el sistema de las Fundaciones, sus instituciones, organizaciones colaterales y subsidiarias.

Hagamos unos números para verlo más claro: una empresa tuvo un superávit de
$2.000 millones, por los cuales deberá pagar un impuesto del 60%, es decir, unos $1.200 millones, dejándole un dinero "de bolsillo" de $800 millones. Los contadores saben que, donando $50 millones a una fundación (la propia, por supuesto), esa donación la pueden descontar de réditos y descender así a una escala menor, en donde solamente pagarán el 55% de "tax", esto es, poco menos de $1.100 millones. El negocio es redondo: le "regalamos" $50 millones a nuestra fundación y nos ahorramos otros $50 millones de impuestos. Como los $50 millones donados a la fundación serán empleados en "negocios" que servirán indirectamente para promover los negocios e intereses de la corporación, nos hemos ahorrado $100 millones -que le habremos quitado al pueblo y sus servicios públicos. Hay quienes llaman a esto una estafa.

La fundación que recibió los $50 millones se encarga luego de subsidiar a diversas organizaciones (por ejemplo, Universidades que investigan teorías cuyos resultados le han sido proporcionado por la fundación -el sponsor- u organizaciones ecologistas que harán campañas de añerta, etc), y se convierten así en financiadores de los grupos ecologistas que deben protestar contra cualquier producto o actividad que le molesta a la corporación "madre". Las cifras de dinero son escalofriantes, y son ignoradas por el grueso de los medios de difusión y por toda la gente. De un muy revelador artículo publicado en la revista científica (políticamente incorrecta) 21st Century Science & Technology, edición Verano 1992, se habla sobre quiénes son los dueños del movimiento ecologista mundial. Allí se revela que durante el ejercicio 90-91, las 31 más importantes organizaciones ecologistas de los Estados Unidos recaudaron nada menos que
$ 1.177.656.571, entre subsidios y cuotas sociales de sus miembros. Entre ellas figuran de manera notable las organiozaciones Planned Parenthood (control de la natalidad) con $383 millones, Nature Conservancy con $254.251 y Greenpeace International con $ 100 millones.

Es bueno preguntarse en qué emplean tanto dinero estas organizaciones y quién controla en qué y cuándo se gastan estas cantidades monstruosas (que bueno sería que se usaran en Somalía, Ruanda o Chad, para nombrar sólo tres de los millones de lugares necesitados de la solidaridad de los ecologistas), y si es que realmente se usan para fines ecológicos. Tal es el caso de Greenpeace Noruega, cuyo presidente Björn Oekern (que estaba en el directorio de Greenpeace International), renunció a su cargo por estar en desacuerdo con las tácticas del grupo para recaudar fondos, y sostuvo que "nada del dinero recaudado se usó para protección del ambiente", acusando en su denuncia contra Greenpeace, de "ser un grupo eco-fascista". El desagrado de Oekern estaba fundado en que la documental "Survival in the High North" del cineasta islandés Magnus Gudmundsson, que demostraba crudamente cómo Greenpeace había contratado a personas para cazar y torturar salvajemente animales (focas, lobos, osos blancos, etc) para filmar escenas que fueron usadas después en películas de promoción que emplea Greenpeace para recaudar fondos e impulsar las prohibiciones de caza de focas en Groenlandia y la región ártica. Las prohibiciones logradas sumieron a las poblaciones de esquimales de esas regiones en la más abyecta pobreza y los condenaron a vivir de los "sguros sociales" de los gobiernos. Muchos de los jóvenes se dieron a las drogas y la tasa de suicidios aumentó vertiginosamente. Brigitte Bardot se debe sentir muy orgullosa.

Aunque Greenpeace había demandado judicialmente a Gudmunsson por la proyección del film, y había exigido a la Justicia que se prohibiese su exhibición, las pruebas presentadas fueron tan abrumadoras que Greenpeace perdió gran parte de las acciones judiciales y la documental causó sensación en Europa. La primera reacción fue la renuncia de Oekern
y de los casi 15.000 simpatizantes que Greenpeace tenía en Noruega, lo que forsó al cierre de la filial de Greenpeace en dicho país.

A fines de octubre de 1995, y como parte de la desesperada e irracional campaña que Greenpeace llev+o a cabo en contra del gobierno del presidente Francés George Chirac por los ensayos nucleares en Mururoa, la organización ecologista le hizo llegar al Palacio del Eliseo una montaña de carpetas conteniendo 7 millones de firmas recabadas de todas partes del mundo, pero en especal de Europa. Lo que muy pocos saben es que esas 7 millones de firmas se consiguieron con 7 millones de direcciones postales que pasan a figurar en los archivos de direcciones que Greenpeace intercambia (por una buena suma de dinero) con otras organizaciones que necesitan esas direcciones para enviar circulares solicitando donaciones para causas ecologistas. Dado que esas 7 millones de firmas representan un promedio de 10 dólares decontribución, la organización Greenpeace debe haber recaudado no menos de 70 millones de dólares durante su campaña anti-Chirac de 1995. No es mal negocio, sobre todo porque está libre de impuestos.

Entonces, como habrá podido apreciar, el último consejo para obtener
Dinero, Fama y Notoriedad con la Ecología, además de la Ciencia, deberá desechar como cosa inútil a la ética y a la Moral, por lo menos bajo la forma en que la conocemos actualmente. El advenimiento de este tipo de Nueva Moral y ética Ecologista a la actividad humana fue lo que impulsó a una gran número de honestos científicos y famosos intelectuales de todas partes del mundo a redactar y firmar la Apelación de Heidelberg (o Heidelberg Appeal), que fue presentada durante la Cumbre Ecológica de Río de Janeiro en 1992, para que los Jefes de Estado de todo el mundo consideren muy seriamente las próximas reglamentaciones prohibitivas y reguladoras de la actividad industrial.

El espíritu de este documento refleja el espíritu científico, la aceptación de cualquier reto a la capacidad humana de resolver problemas. El ultra-ecologismo rehuye cobardemente este reto y pretende retornar a la forma de vida de nuestros bisabuelos, anadonando los progresos alcanzados hasta el presente -medicinas y vacunas incluidas- presentando al progreso y a la civilización
como cosas demoníacas y perversas, en un mundo donde el Hombre es un villano y sólo los animales y las plantas merecen vivir.

Vida significa cambio y desarrollo, el incesante emerger de problemas (y oportunidades) que son resueltos, manejados y transformados a nuevs formas, listos para enfrentar nuevos cambios y nuevos problemas. El eco-fascicsmo es, de hecho, la última manifestación de un punto de vista utópico y maniqueo impulsado por un acerbo odio a la burguesa civilización occidental. Incapaz de creer en inteligencia, ingeniosidad e imaginación del hombre, su causa favorita es el Control de la Poblaci´+on y cualquier soulción razonables es rechazada con vehemencia. Por ello es que esta Apelaci´+on contó, desde sus primeros albores, con la masiva aceptación de los científicos e intelectuales del mundo que no dudaron ne apoyarla y difundirla entre sus colegas y amigos.

Fue firmada en Río por 425 científicos e intelectuales de renombre, incluyendo entonces a 62 premios Nobel , y el número de adhesiones continúa creciendo de manera asombrosa, con nombres tan eminentes que no puede sospecharse que firmen esta declaración sólo para aumentar su propia reputación. Este documento es de tanta importancia que se haconstituído en una especie de Declaración de Principios éticos Y Morales de la Ecología Científica. Este documento es también un serio peligro para el ultra-ecologismo, por lo cual ha sido denostado por Greenpeace y otras organizaciones del Fundamentalismo Ecológico, como una coartada para las actividades de "las encallecidascorporaciones industriales". Se olvidan de sus "sponsors" industriales. ¿Sólo ellos serán nobles y sensibles?

Dada la importancia que tiene este documento en el asunto de Ganar Fama y Dinero, que voy a transcribirlo en su totalidad para que lo estudie y evite cuidadosamente hacer nada de lo que allí se recomienda. Si no..
jamás llegará a ser un Gran Ecologista y llenarse de plata!.




LA APELACIóN DE HEIDELBERG


  • Nosotros queremos hacer nuestra contribución total para la preservación de nuestra herencia común, La Tierra.

  • Estamos, sin embargo, preocupados en los albores del siglo 21, por el surgimiento de una ideología irracional que se opone al progreso científico e industrial, y que impide el progreso económico y social.

  • Sostenemos que un Estado Natural, algunas veces idealizado por movimientos con tendencia a mirar hacia el pasado, no existe y probablemente nunca haya existido desde la primera aparición del Hombre en la biósfera, dado que la Humanidad ha progresado siempre dominando y transformando progresiva-mente a la Naturaleza a sus necesidades, y no al revés.

  • Suscribimos totalmente los objetivos de una ecología científica para un universo cuyos recursos deben ser inventariados, deben monitorearse y ser preservados.

  • Pero también exigimos que este inventario, monitoreo y preservación estén basados en criterios científicos y no en preconceptos irracionales.

  • Hacemos énfasis en que muchas actividades humanas esenciales se realizan manipulando substan-cias peligrosas o en sus proximidades, y que el progreso y el desarrollo han involucrado siempre un incrementado control sobre fuerzas hostiles, para beneficio de la Humanidad.

  • Consideramos, por lo tanto, que la Ecología Científica no es más que una extensión de este progreso continuado en dirección de una vida mejorada de futuras generaciones.

  • Intentamos hacer valer la responsabilidad y deberes de la Ciencia hacia la Sociedad como un todo. Prevenimos, sin embargo, a las autoridades a cargo de los destinos de nuestro planeta en contra de decisiones basadas en argumentos pseudocientíficos, o información falsa o sin relevancia.

  • Llamamos la atención de todos hacia la absoluta necesidad de ayudar a que los paí-ses pobres alcancen un sostenido nivel de desarrollo que sea igual que el resto del planeta, protegiéndolos de los problemas y peligros provenientes de las naciones desarrolladas, y evitar su enredo en marañas de obligaciones irreales que comprometerían su independencia y dignidad."

  • Los mayores males que acechan a nuestra Tierra son la ignorancia y la opresión, y no la Ciencia, la Tecnología y la Industria, cuyos instrumentos, cuando adecuadamente manejados, son herramientas indispensables de un futuro formado por la Humanidad, por ella y para ella misma, salvando los principales problemas como la Sobrepoblación, el Hambre y las Enfermedades del Mundo."

Firma: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Nombre: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Dirección: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Profesión, cargo o posición: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Dr. Michel Salomon,
Coordinator of the Heidelberg Appeal
10 Ave. de Messine
75008, París, FRANCIA
FAX: (0033) 142-89-0059.




Ahora, si llegado a este punto usted decide que ya no tiene más interés en su proyecto de
Ganar Dinero y Notoriedad con la Ecología, porque los medios y métodos necesarios para conseguirlo le repugnan porque van contra todos los principios éticos y morales que usted valora y, por el contrario, desea hacer su pequeño gran aporte a la Verdadera Ecología, entonces puede sacar una copia de la Apelación de Heidelberg, firmarla al pie, detallar su título académico (si lo tiene), o su condición dentro de la sociedad humana -ya sea gerente o o cartonero- y enviarla a la dirección indicada.

En todo caso, si opta por no apoyar una iniciativa tan sabia y sensata, por lo menos manténgase atento a todas las campañas de alerta ecológica, y analícelas para saber qué hay de cierto o de falso en ellas. Usando los consejos que ha ido recibiendo a lo largo de este pequeño
Manual y Consejero Ecológico, podrá darse cuenta muy rápidamente si hay gato encerrado o si en verdad hay algún motivo para preocuparse y tomar acciones preventivas. Por el momento, loas acciones preventivas que debemos tomar son en contra del accionar turbio e irresponsable de las Fundaciones y sus organizaciones satélite. Para mantener la rentabilidad de sus empresas y su nivel de vida, las Fundaciones quieren llevarnos de regreso al siglo pasado, a épocas en que TODA la gente trabajaba desde antes del alba hasta después del anochecer, en condiciones miserables, para obtener el magro fruto de un suelo flaco y empobrecido por antiguas cosechas, diezmado por las plagas y expuesto a la podredumbre y a las pérdidas causadas por un transporte caro, lento e ineficiente.

Esto les parecerá un Paraíso a los ecologistas, pero a mí me cuenta una historia diferente: que desde el fondo de la Historia, los hombres han visto cómo los trabajadores caían extenuados en los campos de trigo, mientras sus mujeres morían en solitarias y miserables chozas a causa de la fiebre puerperal. Me cuenta historias que, en donde hoy la vida es dura, antiguamente era insoprtable. Dios jamás nos dijo que la cosa iba a ser fácil en este Mundo, sin embargo el hombre consiguió hacer que este mundo fuese algo cada vez más agradable, y que cada vez fuese más fácil para todos vivir decorosamente.

Por ello, para mantener la forma y nivel de vida que hemos conquistado con sangre, sudor y lágrimas, es imprescindible que nos mantengamos alertas a todas las campañas alarmistas del ecologismo y sus intenciones de prohibir todos los productos que son la base de la civilización y el progreso del hombre. Es fundamental que se reconozca que el propósito final es
el control del crecimiento de la población mundial mediante la aniquilación de seres humanos en los países subdesarrollados. Es vital que nos opongamos a sus propuestas y desenmascaremos sus mentiras. Si usted es una persona sincera que considera que a la Tierra debemos salvarla, reflexiones un pco, analice la Apelación de Heidelberg y decídase a practicar la Ecología Científica.



Volver a la página Artículos          Volver a la página Inicial

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Haga click aquí para ver las
estadísticas anuales de este sitio.


Vea aquí otras interesantes
estadísiticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?